Procedimientos de desactivación aplicables a sistemas de rociadores fuera de servicio

Procedimientos de desactivación aplicables a sistemas de rociadores fuera de servicio

04 Jul 2022

En la NFPA 25, Norma para la Inspección, Prueba y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, se proporcionan los criterios que rigen las actividades de rutina establecidas para garantizar la fiabilidad de los sistemas de protección contra incendios a base de agua en caso de incendio.

En estas actividades, se incluyen tareas de mayor frecuencia que van desde la simple confirmación visual de algunos elementos, como la posición de la válvula y la temperatura ambiente, hasta actividades de mayor complejidad a intervalos más prolongados, como pruebas de flujo completo y evaluaciones internas.

Todas estas actividades tienen por objetivo mantener los sistemas de rociadores en buen estado de funcionamiento. Sin embargo, ¿qué sucede cuando un sistema se debe desactivar para realizar tareas de reparación o mantenimiento? ¿Qué sucede cuando se rompe una tubería principal de agua, se revienta una tubería congelada o falla una bomba contra incendios? ¿Qué pasos se deben tomar cuando por ejemplo, se encuentra otro problema importante durante las inspecciones o pruebas? Cuando ese es el caso, el edificio está equipado con un sistema de rociadores vulnerable y, por lo tanto, no ofrece el nivel esperado de protección con este sistema en servicio. En la norma NFPA 25, se emplea el término "desactivación" para referirse a un sistema que se encuentra fuera de servicio, independientemente de si este estado se encuentra planificado o no (consulte "Deficiencias y desactivaciones de los sistemas de rociadores"). Con el fin de brindar el nivel esperado de protección de vidas y propiedades, es fundamental que las desactivaciones se aborden y resuelvan lo antes posible. Si por algún motivo, la desactivación se prolonga en el tiempo, se deben tomar medidas adicionales en consideración de la protección de la vida y la propiedad.

Planificación anticipada

En el capítulo 15 de la NFPA 25, se abordan los requisitos afines que incluyen las medidas que se deben tomar para garantizar la reducción al mínimo de los riesgos aumentados y la limitación de la duración de tal desactivación. Una disposición clave de este apartado es que el dueño, o el representante designado de la propiedad debe asignar a un coordinador responsable de la desactivación, a fin de satisfacer los requisitos que se establecen en el capítulo (consulte "Responsabilidades del propietario del edificio para la inspección, prueba y mantenimiento del sistema de rociadores contra incendios”). El coordinador responsable de la desactivación debe diseñar con anticipación, un plan detallado en el que se explique cómo se abordarán las desactivaciones planificadas y de emergencia, y qué medidas se tomarán para garantizar el cumplimiento de los requisitos que se detallan a continuación. El coordinador tiene la responsabilidad de autorizar cualquier desactivación planificada antes de poner el sistema fuera de servicio.

Sistema de etiquetado para desactivaciones

Se debe utilizar una etiqueta para indicar que un sistema, o parte de este, se ha puesto fuera de servicio. La etiqueta se debe colocar en cada conexión del cuerpo de bomberos y en la válvula de control del sistema, así como en cualquier otra ubicación que establezcan las autoridades competentes. En esta etiqueta, se debe indicar qué sistema o sección se ha puesto fuera de servicio. Todo aquel que deba desactivar un sistema tiene la obligación de aplicar un procedimiento de etiquetado, incluso si el propietario no lo hace. Asimismo, las etiquetas pueden incluir una lista detallada de componentes, a fin de facilitar la correcta restauración del sistema para su funcionamiento. A medida que se retiran las etiquetas, estas también se pueden utilizar como una herramienta de verificación para controlar si una válvula o sistema se encuentra en servicio o no.

Etiqueta Valvula Rociador

Programa de desactivación

Cuando un sistema se encuentra fuera de servicio, en la norma NFPA 25 se proporciona información detallada sobre los programas de desactivación y el alcance de estos:

  • Determinación del alcance y la duración esperada de la desactivación
  • Inspección del área o de los edificios afectados y determinación del aumento de riesgos
  • Presentación de recomendaciones tendientes a mitigar cualquier aumento de riesgos
  • Notificación al cuerpo de bomberos
  • Notificación a la compañía de seguros, a la compañía de alarmas, al dueño de la propiedad y a cualquier otra autoridad competente
  • Notificación a los supervisores de las áreas afectadas
  • Implementación de un sistema de etiquetado para desactivaciones

Desactivaciones prolongadas

Además de los pasos que se describen más arriba, siempre que un sistema de protección contra incendios se encuentre fuera de servicio durante más de 10 horas en un período de 24 horas, resulta de vital importancia respetar la disposición más relevante que establece la implementación de una o más de las siguientes medidas:

  • Evacuación del edificio, o parte del edificio, afectado por el sistema que encuentra fuera de servicio
  • Implementación de un programa de vigilancia contra incendios aprobado
  • Establecimiento de un suministro de agua temporal
  • Establecimiento e implementación de un programa aprobado destinado a eliminar posibles fuentes de ignición y limitar la cantidad de material combustible disponible en caso de incendio

Restablecimiento del servicio de los sistemas afectados

Una vez que se hayan completado las tareas de reparación y que se haya restablecido el servicio del sistema, es necesario confirmar los elementos a continuación:

  • Se han realizado todas las inspecciones y pruebas necesarias
  • Se ha informado a los supervisores acerca del restablecimiento de la protección.
  • Se ha informado al cuerpo de bomberos acerca del restablecimiento de la protección
  • Se ha informado a la compañía de seguros, la compañía de alarmas, el dueño de la propiedad y a cualquier otra autoridad competente acerca del restablecimiento de la protección
  • Se han retirado todas las etiquetas relacionadas con la desactivación

Si bien se espera que los sistemas de rociadores contra incendios reciban un servicio de mantenimiento permanente, se reconoce que se pueden presentar circunstancias inesperadas o demoras del servicio planificado o a su vez actividades de mantenimiento que causan que el sistema quede fuera de servicio. La asignación de un coordinador responsable de la desactivación, la planificación anticipada y la comprensión del capítulo 15 de la norma NFPA 25 ayudan a reducir al mínimo los riesgos asociados a la desactivación del sistema.

Consideración importante: Cualquier opinión expresada en esta columna (blog, artículo) es opinión del autor y no representa necesariamente la posición oficial de la NFPA o sus Comités Técnicos. Además, este contenido no está diseñado ni se debería usar para proporcionar consultas o servicios profesionales.

 

suscribete Nexo blog CTA

Share

Atualizamos nossa política de privacidade, que inclui como são recolhidos, tratados e usados os seus dados pessoais. Ao usar este site, você aceita esta política e o uso de cookies