NFPA 25 provee guías para maximizar la protección contra incendios durante el proceso de restauración de sistemas de rociadores

NFPA 25 provee guías para maximizar la protección contra incendios durante el proceso de restauración de sistemas de rociadores

10 Mar 2021

Durante las últimas semanas, uno de los temas comunes en artículos y publicaciones de redes sociales sobre las recientes tormentas de invierno en EE. UU. ha sido el impacto de las caídas extremas de temperatura sobre las tuberías. Numerosos videos e imágenes han mostrado fugas congeladas extrayendo de los sistemas y tuberías reventadas resultando en el continuo flujo de agua desde los sistemas de plomería, que incluyeron todas las partes de los sistemas de rociadores contra incendios automáticos.

NFPA 13, Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores, contiene estipulaciones que requieren la protección del sistema de rociadores del frío donde se puede esperar exposición a bajas temperaturas. Opciones para este tipo de protección incluyen soluciones anticongelantes listadas, el uso de rociadores secos o sistemas de rociadores secos, y trazado de calor. Aunque estas son soluciones efectivamente si se hacen y mantienen correctamente de acuerdo con NFPA 25, Norma para la Inspección, Prueba, y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, por lo general estas no son soluciones proporcionadas en espacios condicionados donde se espera que los sistemas de calefacción mantengan las temperaturas por encima del punto de congelación. En situaciones donde cortes de suministro y apagones programados que desactivan el sistema de calefacción, las tuberías llenas de agua en esas zonas calefaccionadas pueden ser sometidas a temperaturas extremas, causando que se congele el agua y subsecuentemente fallas dentro del sistema. Esta es una situación más allá de lo que la norma anticipa normalmente.

Desafortunadamente, como muestran esos videos e imágenes hace unas semanas, muchos sistema estuvieron sometidos a temperaturas frías récord y sufrieron fallas. En ese momento, el edificio tiene un sistema de rociadores comprometido y ya no protege al nivel que se espera cuando el sistema está en servicio. En NFPA 25, el término para un sistema que está fuera de servicio es desactivación. De hecho, una de las específicamente identificadas "desactivaciones de emergencia" es tubería congelada o con roturas. Las desactivaciones necesitan ser corregidas y resueltas lo más rápido posible para poder proporcionar el nivel esperado de protección de la vida y propiedad. Si la desactivación se alarga, es necesario tomar medidas adicionales en consideración de la protección de la vida y la propiedad.

Programa de desactivación
En el tiempo antes de la restauración del servicio, NFPA 25 proporciona detalles sobre programas de desactivaciones y que deberían cubrir:

  • Determinación de la extensión y la duración prevista de la desactivación
  • Determinación de las áreas o edificios involucrados inspeccionadas y el aumento de los riesgos
  • Sometido recomendaciones para mitigar cualquier aumento de los riesgos
  • Notificación al cuerpo de bomberos
  • Notificación a la compañía de seguros, a la compañía de alarmas, al dueño de la propiedad o representante designado y a otras autoridades competentes
  • Notificación a los supervisores de las áreas que van a verse afectadas
  • Implementación de un sistema de rótulos de identificación de la desactivación

Desactivaciones prolongadas
Además de estos pasos, la estipulación que puede llegar a ser la más importante o de mayor impacto es disponer la implementación de una o más de las siguientes medidas cuando el sistema de protección contra incendios estará fuera de servicio por más de 10 horas en un período de 24 horas:

  • Evacuación del edificio o parte de éste afectados por el sistema desactivado
  • Implementar una vigilancia de seguridad contra incendios
  • Establecimiento de un suministro de agua temporal
  • Establecimiento e implementación de un programa aprobado para eliminar potenciales fuentes de ignición y limitar la cantidad de combustible que pueda provocar un incendio

Restauración de los sistemas al servicio
Cuando se haya completado el trabajo de reparación y el sistema ha sido restaurado al servicio, hay que verificar los siguientes:

  • Se han llevado a cabo todas las inspecciones y pruebas necesarias
  • Se ha informado a los supervisores acerca de que la protección ha sido restaurada
  • Se ha informado al cuerpo de bomberos acerca de que la protección ha sido restaurada
  • Se ha informado al dueño de la propiedad o representante designado, a la compañía de seguros, a la compañía de alarmas y a otras autoridades competentes acerca de que la protección ha sido restaurada
  • Se ha quitado el rótulo que indicaba la desactivación

Los impactos de recientes eventos climáticos estarán presentes por un buen rato, y a medida que los patrones climáticos se vuelven más extremos, estos tipos de incidentes lo más probable serán cada vez más comunes. Tomar las precauciones adecuadas y establecer un plan para manejar este tipo de situaciones con antelación pueden hacer una gran diferencia en la mitigar los impactos de climas extremos sobre los sistemas de rociadores.

NFPA ofrece una serie de cursos en línea que pueden ayudar a garantizar la efectividad de los sistemas de rociadores en varios ambientes, incluyendo Serie de cursos en línea de NFPA 13, Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores (2019) y Serie de Cursos en Línea de NFPA 25, Inspección, Prueba y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua (2020).

JONATHAN HART es líder técnico e ingeniero principal en NFPA

suscribase Nexo blog sub

Share

Atualizamos nossa política de privacidade, que inclui como são recolhidos, tratados e usados os seus dados pessoais. Ao usar este site, você aceita esta política e o uso de cookies