La elaboración de políticas estatales es clave para la adopción generalizada de medidas de mitigación de incendios forestales y reducción de peligros

La elaboración de políticas estatales es clave para la adopción generalizada de medidas de mitigación de incendios forestales y reducción de peligros

05 Mar 2021

Con los incendios forestales previstos a seguir siendo persistentes y destructivos, los gobiernos estatales tienen que trazar un rumbo hacia la reducción de riesgos. La naturaleza abrumadora de algunos incendios recientes, como el August Complex de un millón de acres de California, significa que el curso no puede depender simplemente de aumentar los esfuerzos de extinción de incendios. En cambio, las comunidades en peligro necesitan urgentemente cambios en el entorno construido, recursos para los socorristas, atención prestada al paisaje y un público que entienda mejor cómo reducir el riesgo en sus propios hogares. Los proyectos de ley que se han presentado en las legislaturas estatales en EE. UU. en lo que va del año muestran que algunos legisladores están enfrentando estos objetivos.

Oportunamente, los legisladores de California son quizás los más audaces. Según los investigadores, durante los últimos 50 años, excluyendo los últimos cuatro, los incendios forestales le han costado al estado aproximadamente US$1 mil millones por año, ajustado por inflación. Para cada uno de los últimos cuatro años, ese costo ha aumentado a al menos US$10 mil millones por año (artículo en inglés). El Proyecto del Senado 55 tiene como objetivo reducir los nuevos riesgos al pedir una moratoria de la construcción en todas las áreas de alto riesgo. Sin embargo, aunque tenemos que dejar de agravar el problema, el proyecto de ley no aborda la mayor parte del riesgo: las casas ya existentes.

Sin embargo, otras dos propuestas intentan abordar ese riesgo. El Proyecto del Senado 12 realizaría una serie de cambios importantes en el régimen de planificación del uso de la tierra del estado: requisitos para presionar a los gobiernos locales para que mitiguen el riesgo de incendios forestales tanto para desarrollos nuevos como existentes. Además, permitiría a Cal Fire recurrir a terceros certificados para ayudar con las inspecciones y evaluaciones de la propiedad. Históricamente, Cal Fire solo ha podido inspeccionar una fracción de las propiedades (artículo en inglés) dentro de su jurisdicción. Aumentar su capacidad para educar, inspeccionar y hacer cumplir, especialmente con las nuevas normas de California para eliminar materiales inflamables del espacio inmediatamente junto a la casa, ayudaría enormemente en sus esfuerzos por reducir el riesgo.

El Proyecto del Senado 63 también ayudaría a Cal Fire en sus deberes de educar al público y evaluar propiedades al permitir que entidades calificadas realicen evaluaciones de propiedades e informen los datos a la agencia. Y expandiría el uso de los códigos de construcción de incendios forestales de California a áreas más allá de las que tienen el riesgo más severo. Esto y el requisito del Proyecto del Senado 12 para que Cal Fire actualice los mapas que determinan los requisitos del código de construcción, son necesarios para proporcionar una imagen actualizada del riesgo en el estado y para reflejar el hecho de que algunos lugares que se han quemado recientemente, como el Coffey Park de Santa Rosa, no aparecieron en mapas de zonas de alta gravedad.

En Oregon, la legislatura también está preparada para considerar la legislación sobre incendios forestales. Lamentablemente, la propuesta de 2020 de la gobernadora Kate Brown para un programa sólido de código de construcción de incendios forestales para el estado no avanzó. Sin embargo, como el año pasado, se espera que la propuesta que la gobernadora presente este año también dirigirá el desarrollo de mapas estatales de riesgo de incendios forestales. Esa propuesta de US$50 millones también invertiría US$25 millones en expandir la capacidad de extinción de incendios del estado, pero solo de US$8 a US$10 millones en programas comunitarios de mitigación.

Las sesiones legislativas son fugaces. Ya estamos a mediados de febrero y la sesión de Oregon finalizará en junio; la de California en septiembre. Arizona, que también experimentó una de sus temporadas de incendios forestales más activas en 2020, ha tomado pocas medidas legislativas para abordar el problema creciente y su sesión terminará a fines de abril.

Con millones de hogares en riesgo en miles de comunidades, la mitigación llevará tiempo. Pero, a medida que aprendemos más sobre cómo se queman las casas en la interfaz urbano/forestal y cómo prevenirlo, ahora es el momento de comenzar a aplicar esas lecciones. La formulación de políticas estatales es clave para la adopción generalizada de medidas de mitigación y reducción de peligros. Los legisladores estatales no pueden darse el lujo de seguir dejando de lado este tema. 

Por Meghan Housewright, Directora del Instituto de Políticas de Protección contra Incendios y Seguridad Humana de NFPA

suscribase Nexo blog sub

Share

Atualizamos nossa política de privacidade, que inclui como são recolhidos, tratados e usados os seus dados pessoais. Ao usar este site, você aceita esta política e o uso de cookies