La complicada relación entre equipo médico en el hogar, cortes de energía y desastres naturales

La complicada relación entre equipo médico en el hogar, cortes de energía y desastres naturales

NOTA: Este blog se publicó originalmente en “NFPA Today” en octubre de 2019 y se ha editado. A medida que se acercan los meses de primavera y verano en el hemisferio norte, los temas de equipo médico duradero, seguridad del paciente y su relación con los desastres naturales vuelven a ser oportunos.

Como suele ser el caso cuando uno trabaja en seguidad humana y edilicia, y uno se esfuerza por llamar la atención sobre los peligros potenciales, se ha producido un incidente trágico para subrayar las preocupaciones y oportunidades señaladas en este blog. Newsweek informa que un hombre de 67 años de edad del Norte de California, dependiente del oxígeno, con EPOC e insuficiencia cardíaca congestiva, murió cuando una empresa de servicios públicos cortó el suministro eléctrico a su hogar. Su equipo médico requería energía para entregar el oxígeno necesario. A los 15 minutos de que PG&E desconectó el servicio eléctrico en el área debido a la amenaza de incendios forestales, los socorristas locales recibieron una llamada de emergencia de un usuario de equipo médico de soporte vital. A pesar de sus intentos de rescate, mientras usaban linternas, el hombre murió.

Equipo Médico Duradero (EMD) es el término utilizado para el equipo médico que los pacientes usan en el hogar para mantener una salud óptima. En los últimos años, ha habido un cambio de paradigma en una atención médica que pone mayor énfasis en controlar la salud del paciente y la transición de la atención médica de los hospitales y consultorios médicos a los hogares y dispositivos móviles de los pacientes. Dado este cambio, es seguro decir que el uso de EMD aumentará en el futuro.

El uso de EMD tiene sentido para las organizaciones de atención médica que buscan reducir las responsabilidades generales y operativas; industrias de seguros interesadas en pagar menos en primas; y pacientes con la esperanza de ahorrar algo de dinero en gastos médicos. Algunos estudios muestran que la curación del paciente también mejora mientras se trata o se recupera en un entorno familiar. El problema es que aquellos que usan EMD, incluidos concentradores de oxígeno, máquinas de presión continua en las vías respiratorias (CPAP), ventiladores, bombas de infusión IV, bombas de succión, camas eléctricas y otros equipos, dependen significativamente de una fuente de energía confiable para garantizar su seguridad y bienestar. La mayoría de los EMD funcionan con electricidad, por lo tanto, si hay una pérdida de energía primaria en el hogar, los pacientes podrían estar en grave riesgo si no hay planes de energía alternativos.

La pérdida de energía puede provenir de un desastre natural, problemas de la red eléctrica o cortes de energía controlados intencionalmente (a veces denominado “corte de energía de seguridad pública”), como los que Pacific Gas & Electric (PG&E) considera en áreas del Norte de California. Las líneas eléctricas de PG&E han sido responsables de algunos incendios forestales recientes en su mercado, incluido el Camp Fire de 2018 que mató a 86 personas, por lo que la empresa espera reducir o eliminar posibles igniciones de sus líneas eléctricas al iniciar apagones controlados en áreas donde podría haber un alto riesgo de que ocurra un incendio forestal.

Según la Oficina del Subsecretario de Preparación y Respuesta, aproximadamente 2.5 millones de personas cubiertas por Medicare en los Estados Unidos usan alguna forma de EMD, por lo tanto, es esencial que tengamos una infraestructura de suministro de energía resistente para garantizar que esos EMD estén totalmente alimentados para un uso adecuado. Se desconoce la cantidad de usuarios de EMD cubiertos por otros programas como Medicaid, seguro de pago privado y programas de Asuntos de Veteranos. Algunos EMD pueden estar equipados con energía de batería de respaldo, pero esa fuente generalmente solo durará unas pocas horas.

Garantizar la seguridad de los pacientes que dependen de EMD debería ser una prioridad entre los gerentes de emergencias y también de los responsables de la planificación de políticas. Los planes de emergencia jurisdiccionales deberían incluir una forma de identificar a los residentes más vulnerables que dependen de EMD. El programa del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), emPOWER, que utiliza la base de datos de reclamos de Medicare para identificar a los pacientes que utilizan EMD, puede ayudar a ese esfuerzo. Los planes de emergencia, por ejemplo, podrían requerir la evacuación del paciente, si es posible, y la reubicación en un centro de atención médica que tenga un sistema de energía de respaldo. Otros planes pueden requerir que el paciente sea revisado si tiene un generador u otro medio que le permita defenderse en su lugar. La última opción puede ser una mejor estrategia, en algunos casos, si la reubicación del paciente no es práctica debido a la condición del mismo, las condiciones ambientales, los recursos disponibles en ese momento y la logística asociada con el traslado del paciente y múltiples piezas de EMD. Más allá de la evacuación y la defensa en el lugar, la base de datos emPOWER también se puede utilizar para ayudar a las empresas de servicios públicos a priorizar los esfuerzos de restauración de energía y a los gerentes de emergencia para enfocar sus recursos de respuesta.

En junio, los miembros del personal de la NFPA se unieron a representantes del Instituto Meridian, Clean Energy Group, la industria del cuidado de la salud, el sector energético, el Departamento de Asuntos de Veteranos de los Estados Unidos, y varias otras organizaciones en MIT en Cambridge, Massachusetts, para discutir el sistema de suministro de energía resistente y los potenciales problemas para pacientes que usan EMD. Se consideraron dos métodos comunes de suministro de energía de respaldo: generadores y sistemas combinados de almacenamiento solar / energía (ESS).

Se señaló que los generadores tienen sus limitaciones, ya que el equipo debe mantenerse y reabastecerse de combustible, puede ser ruidoso y es probable que produzca contaminantes. Los sistemas de almacenamiento a baterías y solar pueden ser una buena opción, se determinó, pero el costo puede ser un factor prohibitivo, especialmente para pacientes de bajos ingresos. Los hallazgos clave se compartieron en el informe del Instituto Meridian, incluidas las recomendaciones acerca de que las opciones de energía solar y ESS se investiguen más a fondo para ver cómo los pacientes pueden acceder de forma asequible y pagar por soluciones de energía alternativa que pueden salvar vidas.

NFPA reconoce que también es necesario abordar el poder resiliente para EMD en sus códigos y normas. Con ese fin, el Comité de Correlación del Código Eléctrico Nacional (NEC) está formando un grupo de tareas para examinar cómo se deberían gestionar los requisitos actuales en el NEC para el EMD. El objetivo será determinar si es necesario realizar cambios en el código para abordar los criterios de interfaz entre las fuentes de energía alternativas y el sistema de distribución para el EMD. Además, la nueva NFPA 855, Norma para la Instalación de Sistemas de Almacenamiento de Energía Estacionarios y NFPA 110, Norma para Sistemas de Energía de Emergencia y de Reserva también pueden desempeñar un papel en el tratamiento de la durabilidad de los EMD; esos documentos deberán revisarse para ver cómo sus requisitos pueden respaldar aún más la infraestructura del EMD.

El NFPA 99, Código de Instalaciones de Cuidado de la Salud ya contiene los requisitos para la atención del paciente, electrodomésticos y equipos, sin embargo, la aplicación actual de NFPA 99 excluye la atención médica a domicilio. Por lo tanto, actualmente no hay requisitos para el EMD en NFPA 99. El comité de correlación en Instalaciones de Cuidado de la Salud se reunirá en Phoenix, Arizona el próximo mes para completar su trabajo en la edición 2021 de NFPA 99. El tema de EMD estará en la agenda y se espera un diálogo sobre si el EMD debe tenerse en cuenta en una norma en el futuro.

Abordar el aspecto de resiliencia del EMD en el protocolo de gestión de emergencias, a través de colaboraciones progresistas y en los códigos y normas que proporcionan puntos de referencia para la seguridad, ayudará a garantizar que los miembros más vulnerables de nuestra comunidad estén seguros la próxima vez que la energía se vea comprometida por eventos climáticos, cortes de energía y paradas forzadas.

Por, LisaMarie Sinatra, Gerente de Comunicaciones en NFPA

Originalmente publicado en inglés en nfpa.org/blog

Share

Deixe um comentário

Certifique-se de preencher os campos indicados com (*). Não é permitido código HTML.

Atualizamos nossa política de privacidade, que inclui como são recolhidos, tratados e usados os seus dados pessoais. Ao usar este site, você aceita esta política e o uso de cookies