Hace poco fui de compras a una tienda de venta al público importante de EE. UU. Mientras estuve allí, vi pasillos que conducían a una salida en la parte trasera que estaban bloqueados por cientos de cajas de mercadería; las cajas estaban desatendidas y aparentemente estaban ahí para su empaque y almacenamiento. Si ocurriera una emergencia, la capacidad de esta salida se reduciría en gran medida y el egreso sería un proceso lento y obstaculizado.

Los negocios de venta al público continúan enfrentando inconsistencias en la cadena de suministro y desafíos de personal como resultado de la pandemia en curso; la combinación de estos problemas puede llevar a que se olviden o se pasen por alto los problemas básicos de protección contra incendios. Un concepto fundamental del NFPA 101®Código de Seguridad Humana, es proporcionar medios de egreso libres y sin obstrucciones, y esto no debe ignorarse en las ocupaciones mercantiles.

La configuración y las características de los grandes espacios comerciales pueden presentar desafíos de egreso únicos en el día a día. La presencia de pasillos y exhibidores de mercadería, ocupantes que compran con carritos, áreas de pago y mercadería sin reponer pueden convertirse en obstrucciones e impedimentos para un egreso segura y eficiente. Para abordar estos desafíos, el NFPA 101 contiene requisitos que son exclusivos de las ocupaciones mercantiles para garantizar que el egreso esté dispuesto de manera segura y que el egreso permanezca libre y sin obstrucciones durante una emergencia.

Se requieren pasillos que conduzcan a cada una de las salidas y el ancho total de egreso de esos pasillos debe ser, al menos, igual que el ancho requerido de la salida a la que conducen. Sin esta disposición, los ocupantes podrían verse obligados a pasar por un pasillo relativamente estrecho o enfrentarse a un obstáculo similar antes de llegar a las puertas. La capacidad de egreso de las puertas, en lugar de proporcionar una salida simultánea para la gran cantidad de ocupantes asignados a ese punto de salida, no se utilizaría en su totalidad. Los pasillos que establece el código deben proporcionar un ancho libre de no menos de 36 pulgadas (91.5 centímetros) en ocupaciones mercantiles nuevas y no menos de 28 pulgadas (71 centímetros) en ocupaciones mercantiles existentes. Las ocupaciones mercantiles de clase A, aquellas con un área bruta total de más de 30.000 pies cuadrados (2.800 metros cuadrados) o que ocupan más de tres pisos con fines de venta, también deben tener no menos de un pasillo con 60 pulgadas (152.5 centímetros), como mínimo, de ancho libre que conduzca directamente a una salida.

Dado que las tiendas a menudo intentan utilizar el espacio de los pasillos para exhibir mercadería, proporcionar pasillos despejados garantiza que la disposición interior de los estantes y otras exhibiciones temporales o permanentes de mercadería estén restringidas y no bloqueen u obstruyan el acceso a una salida. Debe tenerse en cuenta que el ancho de pasillo requerido es un ancho libre, no un ancho total, por lo que ninguna obstrucción (incluidas cajas, almacenamiento o exhibidores) puede interferir con el ancho libre previsto para el egreso.

En muchos espacios comerciales, en especial, en los grandes almacenes, a menudo solo hay una entrada principal para los clientes. En distintas ocupaciones mercantiles de grandes almacenes, donde la única entrada es a través de una pared exterior del edificio, la mitad del ancho de egreso requerido desde la calle también debe ubicarse en esa misma pared exterior. En este tipo de edificios, la pared que contiene la entrada/salida principal debe tener el tamaño suficiente para incluir la mitad de la capacidad de egreso requerida de la tienda, porque el público está familiarizado con esta entrada/salida y la mayoría de los clientes la usarán para salir en condiciones de emergencia.

Otro desafío único, y un impedimento potencial para el egreso libre y sin obstrucciones, es la presencia de áreas de cajas. En muchos espacios comerciales grandes, como los supermercados, los clientes tienen que pasar por áreas para pagar la mercadería antes de salir de la tienda. El proceso de pago, junto con los clientes que hacen cola con los carritos, puede generar obstáculos para el egreso. Las cajas también pueden estar bloqueadas con exhibidores, cadenas u otras barreras, cuando no están abiertas. Por estas razones, no se puede confiar en que el área de cajas ofrecerá un egreso libre y sin obstáculo durante una emergencia, y el código requiere que al menos la mitad de todas las salidas estén ubicadas de manera tal que los ocupantes puedan evitar pasar a través o alrededor de estos obstáculos.

Los carritos presentan otro peligro. Los clientes abandonan los carritos en cualquier lugar de la tienda si ya no están en uso o los dejan desparramados por la entrada/salida en lugar de llevarlos afuera. Las tiendas deben contar con disposiciones sobre cómo se retirarán o estacionarán los carritos para minimizar la posibilidad de que puedan obstruir los medios de egreso. Esto puede incluir un área para carritos adyacente a las salidas, construida de manera tal que restrinja el movimiento de los carritos con ruedas. No se puede permitir que los carritos que han sido recolectados y dispuestos para el uso de los clientes al ingreso a la tienda se desparramen en la salida de emergencia. Lo que podría parecer espacio adicional en el área de ingreso a la tienda probablemente también se utilice como salida de emergencia y no puede considerarse espacio adicional para el almacenamiento de carritos, a menos que se hayan dispuesto las condiciones para esto.

En muchas tiendas de venta al público, llegar a una salida que no sea la entrada/salida principal a menudo implica atravesar un almacén de la tienda. En las nuevas ocupaciones mercantiles de clase A y B, se permite acceder a la salida a través de almacenes. (Las ocupaciones mercantiles de clase B son las de más de 3.000 pies cuadrados [280 metros cuadrados], pero menos de 30.000 pies cuadrados [2.800 metros cuadrados] de área bruta total, que ocupan no más de tres pisos para fines de venta). También se permite la salida a través de almacenes en las ocupaciones mercantiles de clase A existentes que cuentan con sistema completo de rociadores y en todas las ocupaciones mercantiles de clase C nuevas, y de clase B y clase C existentes. (Las ocupaciones mercantiles de clase C son las de no más de 3.000 pies cuadrados [280 metros cuadrados] de área bruta total distribuida en un piso que se usa para fines de venta). La ruta de acceso a la salida a través de almacenes debe definirse y mantenerse, lo que depende de la educación de la gerencia y los empleados de la tienda. No se puede proporcionar más de la mitad del acceso a la salida a través del almacén, el área no puede cerrarse y el pasillo principal que atraviesa el almacén debe tener al menos 44 pulgadas (112 centímetros) de ancho. Disponer los medios de egreso en ocupaciones mercantiles requiere abordar algunos peligros únicos característicos de estos espacios. Las disposiciones del NFPA 101 reconocen esto; seguirlas ayudará a garantizar que los medios de egreso permanezcan libres y sin obstrucciones durante un incendio o una emergencia similar.

KRISTIN BIGDA es líder técnica para los Servicios Técnicos de Ingeniería en NFPA. Los miembros de NFPA y las autoridades competentes pueden utilizar la pestaña de Preguntas Técnicas para publicar sus inquietudes sobre NFPA 101 en nfpa.org/101. Para seguir el avance de la próxima edición del Código, visite nfpa.org/101next.