Viejo y en peligro
      Olvido su clave?  

 

NFPA Noticias

Viejo y en peligro

Por

Cómo colisionaron la demografía y topografía para hacer que el incendio de camp en california se convierta en el incendio forestal con mayor mortalidad y el más destructivo de la historia.

 
Por Angelo Verzoni

Ernest Foss fue uno de los muchos jubilados que llamó a Paradise, California, su hogar. Después de crecer en San Francisco, donde luego crió a sus tres hijos y trabajó como músico de estudio, Foss, conocido como Ernie, se mudó al pintoresco pueblo, ubicado a aproximadamente 50 millas al norte de Sacramento en la ladera de Sierra Nevada, para vivir sus años dorados.

Cuando el incendio de Camp rápidamente avanzó a gran velocidad por Paradise el último 8 de noviembre, básicamente arrasando con toda la comunidad, Foss, un hombre de 63 años postrado en una cama con una enfermedad crónica, no pudo huir, reportó el periódico San Francisco Chronicle. El y su hijastro, Andrew Burt, fallecieron mientras Burt intentaba sacar a Foss en una silla de ruedas y evacuar el área.La situación enfrentada por Foss y Burt ilustra en parte la razón por la que el Incendio de Camp se convirtió en el incendio forestal con mayor mortalidad de la historia de California, dando muerte al menos a 86 personas. La demografía de Paradise había aumentado en edad, y una significativa porción de la población contaba con 65 años de edad o más. El pueblo también tenía una proporción significativamente alta de residentes minusválidos. Cuando estas vulnerables poblaciones se enfrentaron cara a cara con la topografía y antecedentes de incendio de Paradise—la mayor parte del pueblo se levanta sobre una interfaz urbano/forestal—estaban dadas las condiciones de un encuentro destinado a terminar en un desastre.Los expertos esperan que una mejor comprensión de los factores que contribuyeron a la severidad del Incendio de Camp ayuden a prevenir futuras tragedias. "Tal vez después del Incendio de Camp podamos finalmente decir que aprendimos la lección y que tomaremos cartas en el asunto", dijo Michele Steinberg, directora de la División de Incendios Forestales de NFPA.

Una población vulnerable

Además de ser el incendio con mayor mortalidad, el Incendio de Camp fue también el incendio forestal más destructivo en la historia de California. Quemó alrededor de 153,000 acres, o 240 millas cuadradas, destruyó cerca de 19,000 estructuras, entre ellas alrededor de 14,000 hogares, y causó pérdidas residenciales y comerciales estimadas en US$11-13 mil millones. El incendio coronó una feroz temporada de incendios forestales en el Estado Dorado, que registró más de 1.8 millones de acres de tierra quemados—más de 550,000 más que la cantidad de acres incendiados en 2017, y solo alrededor de los 200,000 de la escasa cantidad de acres que se incendió en los tres años anteriores combinados.

El Incendio de Camp fue extenso, pero no de un modo anormal. Otro incendio forestal en California en el 2018, el Incendio del Complejo Mendocino, quemó alrededor de 460,000 acres, convirtiéndolo en el más extenso de la historia de California. La dimensión del Incendio de Camp no se registra ni siquiera entre los 15 incendios más extensos que se haya desatado alguna vez en el estado.

Y si bien, según todas las fuentes, el Incendio de Camp avanzó a un paso sorprendente – y en su punto máximo arrasó con el terreno a un índice de 80 canchas de fútbol por minuto, según los informes publicados – muchos otros incendios forestales en California, como el mortal incendio Tubbs que devastó Sonoma y Santa Rosa en 2017, avanzaron también con rapidez.

Lo que diferenció al Incendio de Camp fue el pueblo de Paradise, la comunidad más extensa en su camino. Fundado a fines del 1800 como una comunidad minera, el pueblo fue comercializado en la década de 1970 como el destino para la gente de tercera edad. La campaña funcionó y su población creció a más del doble en los años posteriores, a medida que los jubilados abandonaban las ciudades como San Francisco y Sacramento para "vivir sus últimos años en paz", informó Chronicle. "Existe una desproporcionada población de tercera edad, con renta fija y minusválida. Así se describe a muchos de los miembros de nuestra comunidad", le dijo el Regidor Municipal del Pueblo de Paradise, Scott Lotter, al periódico.

Según los datos de la Oficina de Censos de los Estados Unidos, alrededor del 25 por ciento de los residentes en Paradise tiene 65 años de edad o más. A modo comparativo, el 12.4 por ciento de los residentes en la ciudad vecina de Chico tiene 65 años de edad o más; en California en total, la cifra llega al 14 por ciento, y a nivel nacional, es del 15.6 por ciento. Además, el 18.4 por ciento de los residentes en Paradise tiene menos de 65 años de edad pero son minusválidos, frente al 7 por ciento de la población del estado y el 8.7 por ciento de la población nacional.

012 01

El Incendio de Camp tomó prácticamente a todos por sorpresa. Comenzó como un incendio de matorrales en un extremo del pueblo, y en tan solo unos pocos minutos se convirtió en un significativo incendio forestal impulsado por el viento, y más tarde en un gran incendio urbano. A medida que el incendio azotó Paradise, atrapando a la gente en sus hogares y cortando las vías de escape para los residentes que intentaban huir en sus vehículos, las características demográficas del pueblo se convirtieron en un problema. "Muchas de las al menos 85 personas que fallecieron… era gente anciana, enferma o minusválida," reportó el Sacramento Bee el 4 de diciembre. "Es posible que no hayan tenido la fuerza física, lucidez mental, o tal vez el deseo de salvarse".

Hasta mediados de diciembre, la Oficina del Alguacil del Condado de Butte había publicado los nombres y edades de 53 personas que fallecieron en el Incendio de Camp, muchos de ellos residentes de Paradise. La edad promedio de las víctimas fue de 72.7; la más anciana tenía 99. Si bien es más complicado determinar cuántas víctimas eran discapacitadas, las pruebas anecdóticas sugieren que este fue también un importante factor entre las víctimas del Incendio de Camp. "Una y otra vez, se trata en su mayoría de gente con discapacidades y de edad avanzada, ellos son los que quedan olvidados", le dijo a Bee, Christina Mills, directora ejecutiva de la Fundación para Centros de Vida Independiente de California.

No es extraño que éste sea el caso durante incendios forestales y otros desastres naturales, sin embargo los expertos dicen que muy pocas comunidades cuentan con planes integrales para la evacuación de las poblaciones vulnerables.

"Las evacuaciones están absolutamente repletas de desafíos", dijo Steinberg, comenzando con la presunción de que todos recibirán notificaciones de emergencia, las comprenderán y que tendrán el tiempo, capacidad, recursos y conciencia situacional para poder responder consecuentemente. Con calles empinadas, angostas y sinuosas y poca señalización, se requieren de "heroicos" esfuerzos incluso para que la gente físicamente capaz pueda escapar de incendios forestales en comunidades rurales como Paradise, dijo Steinberg. "¿Qué ocurre con aquellos que están confinados en sus hogares, aquellos que no poseen vehículo, o con aquellos que no pueden manejar? Muy pocos lugares han realizado profundos análisis entre los residentes y gerentes de emergencias, cuerpos de bomberos y policiales sobre cómo será realmente ese "mal día" y sobre qué tienen que hacer realmente cuando llegue".

En una encuesta de casi 400 departamentos de salud locales en Estados Unidos, realizada en 2017 por la Asociación Nacional de Funcionarios de Salud de Condados y Ciudades (NACCHO), el 93 por ciento reportó contar con algún plan de emergencia que incluye a las poblaciones ancianas, y el 92 por ciento reportó contar con un plan de emergencia que incluye a las poblaciones con discapacidades.

El problema, dijo Nick Boukas, director de preparación de salud pública para NACCHO, es que estos planes no siempre son elaborados con la opinión de los organismos de seguridad pública ni con la comunidad en su totalidad, y no siempre se realiza una capacitación. Del mismo modo, otros departamentos y organismos pueden hacer sus propios planes sin la opinión de los departamentos de salud, proveedores locales de atención sanitaria, o la comunidad. "La mayoría de los departamentos de salud podrían tener en cuenta factores como por ejemplo si las poblaciones con discapacidades dependen de equipos médicos duraderos como tanques de oxígeno, pero ¿consideran esto los organismos de incendios y servicios de emergencias médicas y saben qué es lo que necesitan para rescatar o evacuar a estas personas?" dijo Boukas. "La mayoría de las veces se trata de encontrar un financiamiento para reunir a todos y elaborar un plan y una capacitación conjuntos".

A medida que prevalecen cada vez más los incendios forestales, especialmente cuando afectan áreas urbanas, los socorristas y planificadores de emergencias deben estar más atentos a la demografía de la comunidad y lo que las partes interesadas plantean en cuanto a la preparación y respuesta, dijo Boukas. "Esto debe ser un enfoque de toda la comunidad", agregó. "Uno nunca quiere necesitar hacerse de un amigo en la escena de la emergencia – uno prefiere conocerlo de antemano y saber lo que nos pueden brindar".

A pesar de no ser específica de los incendios forestales, la División de Educación Pública de NFPA ofrece una guía de planificación de evacuación de emergencia para gente con discapacidades. El documento resalta, por ejemplo, que aquellos que requieren de asistencia para evacuar no deben esperar a que los socorristas los busquen; se debe contar con un plan que capacite a otros funcionarios o miembros de la comunidad para asistirlos antes a ellos.

En nuevos informes sobre el Incendio de Camp, algunos residentes indican que las notificaciones llegaron demasiado tarde o que directamente nunca llegaron. En una entrevista con el Dever Post en noviembre, el Presidente del Consejo de Seguridad de Incendios de Paradise Rigde, Phil John, defendió el plan del pueblo, de cuya elaboración él fue partícipe. Al mismo tiempo, no obstante, agregó, "Nadie puede hacer planes para un incendio como ese".

Un pueblo en peligro

Los desafíos de proteger a las poblaciones vulnerables de los incendios forestales evolucionan frente al trasfondo de un clima cambiante y un entorno de construcción en expansión, factores que llevan a que los incendios forestales sean más peligrosos. Y Paradise fue el principal ejemplo de cómo pueden influir tanto las características de la comunidad, considerando aquellas naturales como aquellas intervenidas por el hombre, en la severidad de un incendio forestal. Las condiciones que constituyen la interfaz urbano/forestal, o IUF, incluyen grupos de entornos construidos que limitan o existen en áreas propensas a incendios, creando barrios totalmente en peligro. Según SILVIS Lab en el Departamento de Ecología Silvestre y Forestal de la Universidad de Wisconsin, la IUF ha estado creciendo por todo el país durante las últimas décadas. Los datos del laboratorio muestran que, desde 1990 hasta 2010, la IUF de California ha crecido 1.1 millones de acres, la cantidad de hogares en la IUF ha crecido en 1.1 millones, y la cantidad de gente viviendo en la IUF ha crecido en 2.9 millones. Contaremos con nuevos datos disponibles después del Censo del 2020.

En el sitio Web del laboratorio, silvis.forest.wisc.edu/wui, un mapa interactivo muestra la prevalencia de la IUF a nivel municipal. Si se dirige la atención hacia Paradise, el mapa está cubierto de puntos rojos y amarillos que representan las áreas en las que las estructuras limitan o se entremezclan con el bosque. Ilustra un amenazante panorama del modo en que la gente y las estructuras estuvieron en peligro a medida que el Incendio de Camp avanzó por el pueblo.

paradise gif

Para comprender cómo el resultado de un incendio podría haber sido diferente si hubiera ocurrido fuera de un área de la IUF, consideren el Incendio del Complejo Mendocino, que ardió a aproximadamente 75 millas al sudoeste de Paradise el último verano. El área en la que se desató ese incendio cuenta con una cantidad mucho menor de puntos rojos y amarillos en el mapa de SILVIS Lab. Si bien el incendio del Complejo Mendocino incendió casi cuatro veces la cantidad de acres del Incendio de Camp, dio muerte a una sola persona y destruyó menos de 300 estructuras.

012

La gran mayoría del crecimiento de la IUF—97 por ciento, según SILVIS Lab—se ha producido como resultado de una nueva construcción que invade tierras propensas al fuego, y no se espera un cambio en esta tendencia. La gente continuará mudándose hacia esas áreas para vivir más cerca de la naturaleza, evitar reglamentaciones gubernamentales, o reducir costos de vida, reportó el New York Times en noviembre del 2018.

En California, existen pautas para implementar tales prácticas y pueden ser adoptadas y modificadas por jurisdicciones locales. "La información existe", dijo Scott McClain, funcionario de información pública para el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California. "Son pautas para el fortalecimiento de los hogares y espacios defendibles… información sobre el mejor tipo de materiales para el techo, tipo de revestimiento, tipo de cercas, cómo debe construirse una cubierta". (Lea más sobre los esfuerzos por proteger hogares contra la ignición de incendios forestales—y la razón por la que tales esfuerzos no son aceptados de manera universal—en la nota de tapa de la edición de marzo 2018 delNFPA Journal Latinoamericano "Construir. Quemar. ¿Repetir?")

En Paradise, hogares más fortalecidos y un espacio defendible hubiera posiblemente resultado en una menor destrucción, pero es difícil decir exactamente cuánto impacto hubieran tenido tales medidas. Las brasas del fuego volaron de manera sorprendentemente rápida por el pequeño pueblo de Concow y luego hacia Paradise, desatando un nuevo incendio "cada vez que aterrizaban" sobre el completamente seco paisaje o sobre un hogar, muchos de los cuales eran viejos y construidos en madera, dijo McClain.

Vinculó al incendio con la denominada "Tormenta Perfecta" de 1991, una convergencia de tormentas en el Atlántico Norte que creó una masiva y destructiva mega tormenta. "Bueno, esto nos arruinó por completo, por decirlo de alguna manera", dijo McClain. "En un incendio normal, el fuego golpeará un área y avanzará desde allí, es posible evacuar zona por zona. Pero en este caso, las brasas prendieron fuego múltiples partes del pueblo a la vez. Simplemente invadió todo y a todos al mismo tiempo".

 

 

 

Compartir:

Más Noticias

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies