Identificando y evitando el mal funcionamiento en el suministro de agua y en sistemas de rociadores
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Identificando y evitando el mal funcionamiento en el suministro de agua y en sistemas de rociadores

Por Charlie Bauroth

Un gerente de riesgo deja su oficina una tarde, luego de pasar un largo día protegiendo los activos de su empresa. Su mente está tranquila dado que el proyecto de retro instalación de rociadores para reemplazar los rociadores colgantes por los rociadores verticales del sistema de respuesta rápida de supresión temprana (ESFR por sus siglas en inglés) que protegen el depósito, ha sido completado. La compañía está protegida en caso de incendio.

Tarde esa noche, un incendio se desata en el área alta del depósito de almacenamiento en racks. El calor generado por el fuego activa rápidamente  el sistema no obstruido de rociadores.  El agua comienza a salir de los rociadores pero luego  se reduce a un hilo de agua, y a pesar de los enormes  esfuerzos del departamento de bomberos, el incendio se desarrolla sin restricción, ocasionando severos daños en el depósito.

Durante su investigación,  el departamento de bomberos descubre una válvula casi completamente cerrada en la conexión a la tubería de red de la ciudad.  No habiendo sido completamente re abierta luego de terminar el trabajo en los sistemas de rociadores del depósito, la válvula fue abierta únicamente lo suficiente como para demostrar la presión estática usual en los tubos verticales de los rociadores. Debido a que no se verificó el sistema, el depósito – con su sistema de rociadores intacto – fue casi destruido.

Desde 1999 y hasta el año 2002, en los incendios donde estaban presentes, los sistemas de rociadores sólo fallaron un siete por ciento de las veces en incendios estructurales lo suficientemente importantes como para activarlos, según un estudio de la NFPA. Mientras que el siete por ciento pareciera ser un número pequeño, la realidad es que es un número demasiado alto ya que el noventa y dos por ciento de dichas fallas se debieron a errores humanos, y son en consecuencia, situaciones evitables.

En el estudio de la NFPA,  Experiencia con Rociadores y Otro Equipamiento de Supresión de Incendios en EE.UU., el 65 por ciento de las fallas del sistema fueron ocasionadas por el cierre del mismo,  el 16 por ciento se debió a la intervención  manual en la operación del sistema, y 11 por ciento fue por la falta de mantenimiento. Y todas son situaciones que pueden darse en cualquier lado – inclusive en su empresa.  Por ejemplo, en el siguiente caso de estudio, la prueba luego de la retro instalación de la red de agua identificó un problema en el suministro de agua en un predio.

Un parque empresarial en un suburbio de Massachusetts tenía un inquilino ocupando un edificio único. Era un típico edificio de oficinas de baja altura y bajo riesgo, de aproximadamente  200,000 pies cuadrados  (18,580 metros cuadrados) y  100 por ciento de construcción no-combustible con un sistema completo de rociadores calculado hidráulicamente.

En el año 2003 se finalizó la retro instalación  de la red de agua privada que servía al parque empresarial con un preventor de contra flujo  y válvulas asociadas instaladas dentro de un sistema “Hot Box” (caja caliente). Un sistema “Hot Box” es un pequeño recinto subterráneo calefaccionado que permite el acceso a equipamiento  tal como un preventor de contra flujo. La retro instalación incluía alrededor de 100 pies (30 metros) de redes de agua del preventor de contra flujo a la red pública de agua. La conexión a la red pública de agua no tenía válvulas asociadas a él.

Estas instalaciones habían sido inspeccionadas por la misma compañía de seguros por varios años,  y como parte del servicio, se efectuaba anualmente una prueba de flujo de hidrantes en los hidrantes en la red privada de agua.  La cuidad suministraba datos del flujo de los hidrantes para la red de agua pública en el 2000, que mostraba presiones estáticas de 65 psi y presiones residuales de 60 psi mientras fluían 1,060 galones (4,012 litros) por minuto.  En el año 2002,  la prueba en la red privada de agua mostraba presiones estáticas de 65 psi  y presiones residuales de 52 psi mientras fluían 1,090 galones (4,126 litros) por minuto. La inspección del año 2003 tuvo lugar luego de finalizada la retro instalación de la red privada de agua  y mostraba presiones estáticas de 46-psi y  presiones residuales de 15-psi mientras fluían 497 galones (1,881 litros) por minuto.

Algo debía haber cambiado radicalmente para indicar una caída tan significativa en el suministro de agua disponible hacia las instalaciones. La ciudad fue contactada y se llevó a cabo una nueva prueba de flujo de la red pública, que  no reveló ningún cambio del suministro de agua disponible en el año 2000. Todas las válvulas fueron examinadas y se confirmó que estaban completamente abiertas. El preventor de contra flujo fue inspeccionado y funcionaba correctamente. También se encontró que el flujo era aproximadamente el mismo que en la prueba de red privada del año 2003.

Esta investigación especificó el área de dificultad posible a alrededor de los 100 pies (30 metros) de la red desde la conexión a la red pública de agua al preventor de contra flujo. Se excavó en la conexión a la red pública  con una retro excavadora. Luego del análisis, los excavadores encontraron que el “cupón” dentro de la té había sido cortado por apenas dos tercios de la circunferencia del interior del tubo y aún se encontraba en su lugar. “Cupón” es un término aplicado al metal dentro de una conexión que es removido con el objeto de unir el tubo original al nuevo.

El cupón fue removido y el agujero en la té fue alisado. Toda la nueva tubería instalada fue re inspeccionada para verificar  que no hubiera ninguna obstrucción. Todo fue reensamblado y puesto nuevamente en su lugar y otra prueba de flujo fue realizada para verificar que el suministro de agua estuviera totalmente disponible para el edificio.

La prueba luego de la instalación reveló que había un problema. Pero ¿es común que ocurra regularmente este tipo de obstrucciones en tuberías, o que haya válvulas cerradas y otros malfuncionamientos en el suministro de agua y en el sistema de rociadores? La respuesta: sí.

Las historias con fallas en la protección son muchas y recorren  toda la gama, desde efectuar una prueba de drenaje de red donde la presión estática cae de 80 psi a 0 psi apenas se abre la válvula, pasando por la indicación de que una válvula de control está cerrada, hasta  la disminución gradual de la presión residual de  la red subterránea que se encuentra partida, problema que se descubre luego de varios meses de pruebas.

Con el objeto de reducir las chances de falla en el sistema de rociadores o de suministro de agua de sus instalaciones, usted puede establecer y efectuar un programa regular  de prueba y mantenimiento. Implemente un programa de fallas documentado. Capacite a todo el personal que lleve a cabo estos programas  para asegurarse que las pruebas se efectúan correctamente y que los resultados son adecuadamente analizados.  Supervise de las válvulas de la estación de monitoreo de una estación de propiedad o central utilizando un interruptor de sabotaje. Y al final de todo, trabe todas las válvulas que controlan el suministro de agua para que permanezcan en posición “abierto”.

NFPA 25, Inspección, Prueba, y Mantenimiento de Sistemas Hidráulicos de Protección contra Incendios, ofrece una guía para las pruebas del equipamiento de protección contra incendios, obstrucción, investigación, y programas de falla. También establece requerimientos generales  para el propietario u ocupante de las instalaciones. Para nuestro propósito, la Sección 4.1.2.1 establece el requerimiento básico: “mediante inspecciones periódicas, pruebas y mantenimiento, el equipo deberá verse en buenas condiciones operativas, o deberá conocerse cualquier defecto o falla.” Además, la Sección 4.1.4 establece: “el propietario u ocupante deberá prontamente corregir o reparar las deficiencias, partes dañadas, o fallas encontradas durante el desarrollo de los requerimientos de inspección, prueba y mantenimiento  de esta norma.”

La Tabla 5.1 es un resumen de la inspección, prueba y mantenimiento del sistema de rociadores, y hace referencia a varias secciones dentro de la norma. Por ejemplo, las pruebas de drenaje de la red principal (drenaje de dos pulgadas) deberían ser efectuadas  anualmente y la Tabla 5.1 se refiere a la Tabla 12.1, Sección 12.2.6 que establece en detalle que “una prueba de drenaje de red principal deberá ser efectuada anualmente en cada tubo vertical hidráulico de protección contra incendios para determinar si ha habido algún cambio en la condición de la tubería de suministro de agua o en sus válvulas de control.”  Otras tablas dentro de la  NFPA 25 cubren requerimientos adicionales tales como las pruebas de flujo anuales para hidrantes privados o pruebas y mantenimiento de las bombas de incendio.

Un programa de prueba y mantenimiento de instalaciones adecuadamente diseñado debería incluir los requerimientos básicos establecidos en la NFPA 25 necesarios para el equipamiento de protección contra incendios y componentes presentes en dicha instalación. El programa debería tomar en consideración  cualquier aumento de frecuencias de prueba que pudiera ser necesario para un edificio específico o área geográfica. Por ejemplo, si las instalaciones están ubicadas en un área donde las redes públicas o privadas  de agua son relativamente viejas, la pruebas de drenaje de red podrían proteger mejor su edificio si se efectuaran trimestralmente en lugar de anualmente.

Usted debería documentar todos los resultados de las pruebas y el mantenimiento efectuado y mantener fácilmente accesible ese historial. Ya sea personal de la instalación o un contratista, la persona que efectúa la prueba debería ofrecer los resultados en forma completa a quien estuviera a cargo del programa de prueba y mantenimiento. Más aún, el gerente debería tener el entrenamiento necesario para entender los resultados de la prueba e identificar la existencia de algún problema potencial. Usted puede hacer esto comparando los resultados actuales con los resultados pasados y prestando atención a cualquier cambio importante en las presiones residuales o estáticas o al ver cambios graduales durante un período de tiempo. Si efectivamente se notan cambios o problemas, usted debería inmediatamente iniciar una investigación y tomar alguna acción al respecto.

El Capítulo 13 en la norma NFPA 25 trata sobre la investigación de obstrucciones ambos dentro del sistema de rociadores como en el sistema de tuberías o en el sistema expuesto  de la red. La Sección 13.2.2 requiere una investigación de la obstrucción dentro de la tubería expuesta de la red por una variedad de razones, incluyendo un registro de redes públicas rotas en el vecindario.

Todas las instalaciones que cuentan con protección de sistemas de rociadores deberían tener un programa escrito de fallas para minimizar los riegos aumentados en las instalaciones y limitar la duración de la falla.  El Capítulo 14 en la norma NFPA 25 establece los requerimientos mínimos para un programa de  fallas del sistema hidráulico de protección contra incendios. Estos incluyen:

  1. Un Coordinador de Fallas – debería tener suficiente autoridad tanto para desarrollar, implementar y revisar el programa como para brindar el Soporte de Gestión Senior.
  2. Sistema de Etiquetas de Fallas–brinda un recordatorio visual de la falla del sistema, o de sus componentes, hasta que los sistemas se restablezcan.  Usted debería mantener todas las etiquetas completas para referencia futura.
  3. Identificación del Equipamiento con Falla – todos los sistemas o componentes con falla deben ser identificados.
  4. Fallas Pre-Planificadas –Deben ser autorizadas por el coordinador de fallas. Usted debería contar con todos los materiales necesarios para completar el proyecto en el lugar y estar listo para irse antes de deshabilitar cualquier sistema de protección contra incendios.
  5. Fallas de Emergencia – notificar a todas las partes interesadas inmediatamente, discontinuar las operaciones peligrosas tales como la manipulación de líquidos inflamables u operaciones de trabajo a elevada temperatura, establecer una vigilancia de incendio por hora para las áreas que abarca el sistema de protección con problemas y agilizar el trabajo para que sea completado lo más rápidamente posible
  6. Restaurar el servicio de los sistemas–   verificar mediante pruebas que los sistemas están operando. Asegurar todas las válvulas y notificar a todas las partes interesadas que el servicio de los sistemas está restaurado.

La aseguradora de las instalaciones tiene usualmente formularios de prueba o programas de falla y materiales disponibles que usted puede utilizar para suplementar o en algunos casos para utilizar en lugar de, diseñar su propio programa. Estos materiales a menudo incluyen un programa de “Etiqueta Roja” para cumplir con el requisito del Sistema de Etiquetas de Falla. Además, las aseguradoras  brindan usualmente líneas telefónicas gratuitas para informar sobre fallas y para brindar acceso a personal experimentado en prevención de pérdidas que pueda contestar preguntas – especialmente en el caso de fallas de emergencia tales como roturas en la tubería de la red de agua.

El conocimiento local de las instalaciones y áreas circundantes es una ventaja cuando estamos ante un problema del sistema. Considere este ejemplo. Varios inquilinos ocupaban un viejo complejo de fábricas en una gran cuidad del Noreste. El complejo abarcaba dos cuadras de la ciudad y estaba completamente protegido por sistemas de rociadores húmedos alimentados por múltiples tubos verticales. El sistema de red privado expuesto era complicado y alimentado desde dos puntos separados de conexión - este y oeste – al sistema de suministro municipal.

La ciudad estaba  re acondicionando las calles en el lado este del complejo y re alineando la tubería del suministro de agua municipal existente. Al mismo tiempo, el personal de la gerencia del complejo estaba llevando a cabo pruebas de drenaje de redes principales de rutina en todos los tubos de conexión vertical de los rociadores. La compañía aseguradora de las instalaciones se encontraba en el lugar para ser testigo de la prueba. Mientras se estaba efectuando la última prueba del día, alguien notó que los sistemas ubicados al este del complejo estaban experimentando tremendas caídas de presión residual, atípicas según los archivos de pruebas anteriores.  El gerente local de la propiedad inmediatamente cuestionó a los coordinadores del trabajo que se estaba realizando en la calle acerca de posibles cierres de válvulas  desde la calle o por el trabajo de re alineación. El supervisor del lugar afirmó que todas las válvulas estaban abiertas.

Sin embargo, el representante de prevención de pérdidas, que estaba familiarizado con el uso de las viejas  válvulas de sección de “giro inverso “ de la zona, preguntó si alguna de ellas aún continuaba siendo utilizada. El supervisor no estaba seguro. De esta manera, la válvula de sección que controlaba la alimentación de la red pública en el lado este hacia el complejo fue ubicada y verificada.  El problema resultó ser, en efecto, una válvula de sección de “giro inverso” que había sido operada al girarla en la misma dirección  que todas las demás válvulas de giro del área. Esta válvula había sido cerrada mientras que los trabajadores creían que estaba completamente abierta.

Es absolutamente necesario que los trabajadores del lugar estén familiarizados con las instalaciones, el equipamiento de protección contra incendios y el área. Con pruebas adecuadamente diseñadas, documentadas e implementadas, con  programas de mantenimiento y de falla,  usted disminuye en gran medida las chances de ser despertado en la mitad de la noche para saber que un problema  en el sistema ocasionó la pérdida de sus instalaciones.

Charlie Bauroth es gerente de ingeniería contable et Liberty Mutual Property y es miembro del Comité Técnico de Rociadores Automáticos.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies