Inspección, prueba y mantenimiento
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Inspección, prueba y mantenimiento

Por Michael Friedman, PE

NFPA 25 — Lograr que se implemente y se haga cumplir
La NFPA 25, Inspección, comprobación y manutención de sistemas hidráulicos de protección contra incendios, establece un patrón de procedimientos a ser ejecutados y un intervalo de tiempo entre la ejecución de los mismos para los varios componentes y dispositivos de los sistemas hidráulicos.

Los procedimientos e intervalos de tiempo son aplicados independientemente a cada actividad de inspección, prueba y mantenimiento (ITM por sus siglas en inglés). La organización de la norma es tal, que cada tipo de sistema hidráulico está en un capítulo propio. A su vez, dentro de los varios capítulos, existe una tabla de procedimiento y texto para describir lo que se debe hacer para la inspección, prueba y mantenimiento de los componentes y dispositivos.

Los propósitos primarios de la NFPA 25 son los de incrementar el desempeño y la confiabilidad del sistema. Esto significa proveer procedimientos que ayuden a asegurar la conformidad de acuerdo a la intención y funcionalidad original del sistema. Muchos edificios son construidos utilizando “canjes” tales como sistemas de rociadores, por características de protección contra incendio pasivas como la compartimentación de pared clasificada. Los sistemas de rociadores deben ser operacionales o el edificio se transforma en una ocupación que no reúne los requisitos.

Actualmente, los códigos para edificios requieren que la mayoría de las estructuras nuevas utilicen rociadores, excepto por las viviendas unifamiliares y bifamiliares. Esto está cambiando, ya que el requisito de los sistemas de rociadores en viviendas unifamiliares y bifamiliares fue añadido al NFPA 5000®, Código de Seguridad y Construcción de Edificios, y al NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, durante el desarrollo de las ediciones 2006. Ahora, la cantidad total de sistemas hidráulicos en servicio está creciendo exponencialmente. Es necesario un medio y método para asegurar que los mismos funcionen de acuerdo a lo esperado.

El enfoque de este artículo es sobre cómo podemos ganar aceptación, implementación, y ejecución de las estipulaciones de la NFPA 25. Los pasos para lograrlo son; una coalición de las partes interesadas previo a la creación de regulaciones facilitadoras; programas para educar a los grupos de usuarios, inspectores y los ejecutores de los requerimientos administrativos y técnicos de la NFPA 25; inspectores de capacitación para desempeñar competentemente los procedimientos requeridos dentro de su nivel de pericia; establecimiento de un programa de acreditación de inspectores; y utilización de las normas de la NFPA, estableciendo procesos para revisar la NFPA 25 a medida que surgen situaciones basadas en el desempeño en el mundo real de los procedimientos de ITM.

Las claves se mantienen centradas en el objetivo de salvar vidas y proteger la propiedad, la comunicación entre las partes interesadas y creer en la creación de un entorno que acentúe la intensificación de la confiabilidad del sistema.

La NFPA 25 ha sido adoptada en muchos estados y jurisdicciones, y se está contemplando su adopción en otros. Aún existe resistencia para aceptar la implementación, e incertidumbres respecto de la aplicación. La preocupación de la industria de la protección contra incendios es la de reforzar la aceptación del “concepto de rociadores” mediante el incremento y mejoramiento del rendimiento del sistema.

Entonces, ¿cómo hacer para que este documento logre una adopción más amplia y, una vez adoptado, cómo reforzamos la norma adoptada?

Los primeros pasos son la educación y la conciencia. La audiencia a la que se orienta esta etapa incluye la comunidad de ingeniería/arquitectura, desarrolladores y propietarios de edificios, contratistas, oficiales de bomberos, y funcionarios del código.

Enfrentaremos diferentes niveles de conocimiento y oposición en cada segmento de la industria. Por lo tanto, las presentaciones a cada grupo deben enfocarse particularmente sobre el tema que resulta más candente para cada una de las organizaciones. Para los desarrolladores y propietarios de edificios, es preciso que el enfoque se centre en la economía y sugerencias acerca de cómo minimizar el costo. Esto puede hacerse separando los diferentes procedimientos de acuerdo a las calificaciones necesarias para desarrollar cada actividad. Por ejemplo, no es necesario que la inspección de las válvulas o manómetros de presión sea realizada por un contratista. Se puede capacitar al personal de las instalaciones para efectuar las inspecciones como parte de sus obligaciones de rutina. Simplemente, deberán registrar las actividades y los resultados de acuerdo con el intervalo especificado en la NFPA 25, de cualquier manera que deseen.

Para el servicio de bomberos, necesitamos asegurarnos que entienden que no incurren en responsabilidad sólo por hacer cumplir los requerimientos de la NFPA 25. Lo mismo se podría decir de las organizaciones de inspección en sí mismas. En la sociedad de hoy en día, cada quien está preocupado acerca de la responsabilidad y la transferencia del riesgo. La NFPA 25 deja bien en claro que la responsabilidad última para la adhesión a la norma es del propietario del edificio o su parte legalmente designada.

La solución es llegar a estos grupos y celebrar seminarios. Los contratistas, por medio de sus capítulos deberían requerir aparecer en las agendas de las reuniones locales de desarrolladores/propietarios de edificios, organizaciones de jefes de bomberos regionales o locales, reuniones de arquitectos/diseñadores locales y otros grupos que necesiten la educación para lograr una adecuada comprensión de sus responsabilidades.

El segundo paso implica capacitación y competencia. Las personas y las organizaciones que “hacen el trabajo” deben tener el conocimiento y la pericia necesaria para desempeñar correctamente las tareas. La NFPA 25 contiene una lista de procedimientos a ser ejecutados en cada una de las actividades de ITM tabuladas, y establece: “ 4.1.2.3  Estas tareas deberán ser desempeñadas por el personal que ha adquirido competencia por medio de la capacitación y la experiencia”.

El NICET (por sus siglas en inglés, Instituto Nacional de Certificación en Tecnologías de Ingeniería) actualmente tiene un Sub-campo de Protección contra Incendios denominado Inspección y Prueba de los Sistemas Hidráulicos. Como con todas las certificaciones del NICET ésta es una credencial individual; requiere aprobar un examen de múltiples niveles y poseer una experiencia de cierta cantidad de años para obtener la credencial.

Antes de la NFPA 25 –1992, existió una tendencia a ver la inspección como un recorrido rápido o como un generador de ingresos para el trabajo de servicio. Hemos experimentado un crecimiento sin precedentes en los requerimientos de rociadores para las estructuras residenciales y comerciales. Algunos de los requerimientos de rociadores permiten la reducción de otras características de construcción, especialmente aquellas que tratan sobre la clasificación ignífuga de las paredes y montajes de piso/cielorraso. Incumbe a todas las partes asegurar la más elevada confiabilidad posible del sistema de rociadores y, eso significa tomar el compromiso de hacerlo bien.

La solución para esta preocupación es llevar a cabo clases de capacitación internas, así como también por toda el área. La audiencia objetivo incluye contratistas, personal de mantenimiento de las instalaciones, el servicio de bomberos y cualquier otra organización involucrada con el acto físico de inspeccionar, probar y revisar los resultados de los procedimientos. La NFPA ofrece un seminario de 3 días, en cumplimiento de las estipulaciones 2002 para los Sistemas de Rociadores Automáticos y Mantenimiento del Sistema de Rociadores de la NFPA, y varias publicaciones que incluyen la NFPA 25, el Manual de Sistemas Hidráulicos de Protección contra Incendios – edición 2002, y el Manual de la NFPA 25 en CD-ROM. Además, hay juegos de video y DVD sobre Inspección y Prueba de los Sistemas de Rociadores Automáticos. La Asociación Nacional de Rociadores contra Incendios ofrece programas y clases que ayudan a los inspectores a prepararse para el programa de certificación del NICET.

El tercer paso, es compartir razonablemente las responsabilidades. La NFPA 25 expone los procedimientos a ser realizados y el intervalo entre las actividades. La NFPA 25 no identifica o exige a ninguna organización, autoridad, contratista, o individuo específico cumplir con la actividad de ITM. El requisito es que la persona que ejecute el procedimiento sea competente, mediante la capacitación y la experiencia.

Una manera de responder a la cuestión económica es dividir la responsabilidad por la ejecución de los diferentes procedimientos basados en el nivel de pericia requerido para hacer la tarea “competentemente”. Por ejemplo, la NFPA 25 requiere inspección de los manómetros de presión en los sistemas de rociadores automáticos a ser inspeccionados, semanal o mensualmente dependiendo del tipo de sistema. La norma también requiere inspección y comprobación de las bombas de incendio en períodos semanales o anuales. Creo que podemos acordar que el nivel de conocimiento y pericia no necesita ser el mismo para realizar estas desiguales tareas. En los casos que he mencionado, las personas de las instalaciones pueden ser capacitadas para observar y tomar nota de las presiones y completar informes. Del mismo modo, una persona de las instalaciones puede ser capacitada para observar y registrar las condiciones de una prueba de operación de la bomba semanalmente. Sin embargo, conducir una prueba de bomba de incendio e interpretar además los resultados eleva el nivel de habilidad requerido, donde un contratista de protección contra incendios sería la mejor elección.

La solución para arribar a costos razonables en el proceso de conformidad con los requerimientos de la NFPA 25 es que los propietarios y contratistas de la propiedad determinen quién, dentro de cada organización, puede ejecutar competentemente los requerimientos de ITM para cada sistema en particular. A las personas seleccionadas debe proporcionárseles capacitación y los procedimientos e informes deben ser desarrollados para llevar a cabo el procedimiento y registrar los resultados. El propietario conserva los registros. La Autoridad Competente local puede establecer los procedimientos de informe como mejor se adapte a sus capacidades. Los registros sólo necesitan mantenerse disponibles para cuando la revisión sea requerida por la Autoridad Competente.

Por último, la creación de coaliciones; porque la aceptación, implementación y aplicación de un adecuado entorno ITM no florecerá si existe fuerte resistencia, oposición, o indiferencia de parte de cualquiera de los interesados.

La NFPA 25 ya está ampliamente adoptada. Para hacer que la norma se convierta en un modo de vida, todos necesitan trabajar en equipo. La palabra “coalición” en el contexto de este artículo significa una alianza de partes comprometidas hacia un objetivo común. No hay dudas sobre el objetivo: preservación de la vida y de la propiedad. Los pasos incluyen la instalación del sistema de rociadores y la mejora del desempeño y la confiabilidad. La NFPA 25 es el medio para logra lo último.

Entonces, la solución es establecer un ambiente abierto donde todas las partes interesadas en el entorno ITM tengan oportunidad de expresar sus preocupaciones. Y la comunicación se logra mejor si se realiza cara a cara, no detrás de los escritorios y las paredes.

El tiempo es decisivo, las reuniones entre las partes deberían ser convenidas previas a la implementación de las regulaciones y las acciones de aplicación. A nadie le gustan las sorpresas cuando se perciben posibles efectos negativos. Aún si las partes no concuerdan en todos los puntos, la oportunidad de expresar la opinión e intercambiar puntos de vista resultará en un mejor entendimiento por parte de todos los interesados. No importa quién tome la iniciativa para unir a las personas, pero alguien deberá hacerlo. Una vez que se sabe que la NFPA 25 es parte de un código, los grupos del gremio de contratistas y los grupos del servicio de incendios necesitan juntarse y organizar una serie de reuniones con los grupos de propietarios residenciales y comerciales, negocios comerciales e industriales, y administradores educacionales para mantener discusiones de mesa redonda acerca de cuándo y cómo serán implementadas las estipulaciones de la NFPA 25. Por supuesto, la reunión deberá ser más que un monólogo. Es recomendable que la autoridad de aplicación mantenga una mentalidad abierta, para poder acomodar las situaciones especiales que surjan dentro del grupo de usuarios.

Michael Friedman, Ingeniero Profesional, es Consultor de Protección contra Incendios, trabajando primariamente en el campo de la Capacitación y Educación. Es Ingeniero de Protección contra Incendios registrado y tiene títulos de ingeniería del Rensselaer Polytechnic Institute y del M.I.T.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies