¿Por qué 13?
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

¿Por qué 13?

Por Russel P. Fleming, P.E.

Un enfoque básico sobre cómo la norma para rociadores de la NFPA quedó vinculada al número “de la mala suerte”

why13 200Cuando Frederick Grinnell trabajaba en un pequeño grupo industrial de seguros para producir reglamentaciones consensuadas para el diseño e instalación de sistemas de rociadores en 1896, era un gran momento para la protección contra incendios. Antes de eso, los sistemas de rociadores fueron instalados utilizando una gran cantidad de diámetros para tuberías y disposiciones de espaciamiento, bajo nueve normas diferentes que se encontraban en uso únicamente en la zona de Boston. El éxito en la normalización del sistema de rociadores condujo a esos pioneros a formar una organización que continuara con ese buen trabajo, la National Fire Protection Association (Asociación Nacional de Protección contra Incendios).

Dado que la norma de rociadores de hecho fue anterior a la creación de la NFPA, alguien en ocasiones se pregunta porqué la norma para sistemas de rociadores es la NFPA 13, en lugar del NFPA 1. ¿Cuál es su significancia? Además, ¿por qué la NFPA asigna un número tradicionalmente asociado a la mala suerte en la cultura de los países occidentales? 

Parte de la respuesta es que la NFPA no fue quien asignó el número y que el número 13 no se asoció a la norma de rociadores hasta 40 años después de que se publicara el documento original. 

La organización responsable de la publicación de las reglamentaciones para rociadores en los primeros años fue el National Board of Fire Underwriters (NBFU), una asociación de aseguradoras de inmuebles tan fuertemente ligada a Underwriters Laboratories que alguna vez compartieron el mismo presidente. Esas reglamentaciones fueron denominadas Reglas y Reglamentaciones del Consejo Nacional de Aseguradoras de Incendio (NBFU) para equipos de rociadores, sistemas automáticos y abiertos, tal como lo recomienda la National Fire Protection Association. 

El NBFU no introdujo un número en la tapa del libro que establecía las reglas para rociadores hasta 1936, cuando el documento se tituló “NBFU Pamphlet No. 13.” (Panfleto NBFU N° 13) El uso del término “norma” pareciera haberse empleado por primera vez en la edición 1940 subsiguiente, titulada  NBFU Pamphlet No. 13—Standards of the NBFU for the Installation of Sprinkler Equipment. (NFBU Panfleto N°13- Normas del NBFU para la instalación de equipos de rociadores)

Pioneers of Progress, (Pioneros del Progreso) un libro escrito sobre el éxito del NBFU desde 1866 a 1941, incluía un apéndice que describía el sistema organizacional del NBFU y sugería que, según la nomenclatura de la actualidad, la norma para rociadores sería más adecuadamente descrita como la número 1.3 o 1-3 en lugar de 13. El sistema del NBFU para la categorización de normas y protecciones de seguridad recomendadas reservaba la División 1 para aparatos de extinción de incendios; la División 2 para auxiliares de extinción de incendios tales como bombas, tanques y brigadas de bomberos privadas; la División 3 para líquidos inflamables; la División 4 para sólidos combustibles; la División 5 para gases peligrosos; la División 6 para polvos explosivos; la División 7 para equipos eléctricos y la División 8 para construcción. En gran medida, este sistema organizacional es aún evidente en los números asignados a las normas más antiguas tales como el NFPA 30, Código de Líquidos Inflamables y Combustibles, el NFPA 70®, Código Eléctrico Nacional, y el NFPA 72, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización. Con el paso de los  años, se han llevado a cabo algunos cambios fundamentales en el sistema de numeración, tales como la redesignación en 1986 de la NFPA 27, Norma para brigadas contra incendios industriales, a NFPA 600. 

En la Categoría 1 para aparatos de extinción de incendios, la primera sub categoría fue listada como  “Aparatos contra incendios de ayuda primaria”. Esto se convirtió en 1-0 o 1.0 o, inexplicablemente, 10. Las reglas para los sistemas de rociadores fueron listadas cuartas en esta categoría, luego de aquellas para sistemas de espuma y dióxido de carbono, y en consecuencia fueron publicadas como NBFU 13.

En 1940, cuando el NBFU aún se encontraba publicando NBFU 13, la NFPA publicó por separado un folleto que contenía tanto las reglas de la NFPA 13 como las de la NFPA 13A, y reglas para el cuidado y mantenimiento de rociadores. Si bien ambas organizaciones publicaron el documento durante una cantidad de ediciones, la última versión de las reglas de rociadores publicada bajo el  símbolo del NBFU, fue producido en 1964. Caso 50 años después, ocasionalmente aún se encuentra alguna referencia al NBFU en las especificaciones de los proyectos.

Finalmente, para aquellos que les preocupa la suerte asociada al número de la norma para la instalación de sistemas de rociadores, piensen en ella como la norma 1.3 en lugar de 13. O simplemente, consideren toda la buena fortuna que trajo a través de los años en términos de vidas salvadas y propiedades protegidas.

Russel P. Fleming, P.E., es vice-presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Rociadores de Incendio y miembro del Comité de Correlación Técnica de la NFPA sobre Rociadores Automáticos.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies