Mantenimiento de rutina
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Mantenimiento de rutina

Por Matt Klaus

Una mirada a los cambios en la edición 2014 de NFPA 25, Norma para la inspección, prueba y mantenimiento de sistemas hidráulicos de protección contra incendios

nfpa25 498x320Cambios clave en la edición 2014 de NFPA 25.

NFPA 25, Norma para la inspección, prueba y mantenimiento de sistemas hidráulicos de protección contra incendios, se centra en cuestiones de uso y desgaste que pueden reducir la función del sistema hidráulico de protección contra incendios y llevar a un funcionamiento ineficiente del sistema. Los sistemas hidráulicos cuentan con un excelente registro de confiabilidad y en la mayoría de los casos en los que estos sistemas son ineficientes o fallan al operar es por causas que pueden ser fácilmente evitables. Según los datos de la NFPA, el 63 por ciento de los sistemas que fallan al operar es el resultado de un corte en el suministro de agua. La falta de mantenimiento de rutina es otro factor importante en el desempeño insatisfactorio del sistema. Un programa de inspección, prueba y mantenimiento (IPM) como el descrito en NFPA 25 (incluida una nueva prueba del estado de la válvula propuesta en la edición 2014) es un modo simple de mantener la confiabilidad de estos sistemas.

Es importante mantenerse a la par de la evolución de NFPA 25, y la edición 2014 presenta una serie de cambios importantes. Estos cambios incluyen disposiciones del IPM para inspecciones relacionadas con la bomba; pruebas de suministro de combustible para bombas de incendio diesel; definición de "sistema de rociadores"; inspección del interior de las tuberías de rociadores; expansión del alcance de la norma para incluir los sistemas de neblina de agua; nuevas disposiciones del IPM agregadas para la NFPA 13D, sistemas en ocupaciones residenciales y centros de acogida; y el agregado de la prueba del estado de la válvula para asegurar que el agua llegue al sistema del rociador.

Cualquiera que haya estado presente en la Reunión Técnica Anual de la NFPA en Las Vegas en el 2010 sin duda recuerda el debate sobre si debía modificarse la frecuencia de las pruebas operativas en la bomba de incendio eléctrica de una frecuencia semanal a una mensual en la edición 2011. Llevar a cabo este cambio, generó mucha controversia. Por un lado estaban los expertos en bombas y los contratistas que creían que las pruebas semanales eran un factor clave para que las bombas de incendio alcanzaran  un registro de desempeño excelente en cuando a su confiabilidad. Por el otro, estaba la gente que tenía que pagar 52 pruebas operativas al año, en lugar de 12, por un mero aumento en la confiabilidad.

Después de la publicación de la edición 2011, la Fundación para la Investigación de Protección contra Incendios (FPRF) inició un proyecto para observar la recolección de datos de las bombas de incendio que establecería el debate sobre la frecuencia adecuada de las pruebas operativas de las bombas de incendio. El proyecto de investigación utilizó un índice de falla para las bombas de incendio eléctricas y diesel para estimar la confiabilidad de cada tipo de bomba en base a una prueba semanal y mensual.

Frecuencia de la prueba operativa de la bomba de incendio
El Capítulo 8, sobre las disposiciones del IPM relacionadas con las bombas de incendio en NFPA 25, se sometió a algunos de los cambios más importantes para la edición 2014.

El debate sobre la edición anterior se sumergió en el desarrollo de la edición 2014. Después de revisar esta información en ambas reuniones del comité, el comité técnico de la NFPA 25 hizo algunas modificaciones en los requisitos de las pruebas operativas en la sección 8.3. Para las bombas diesel, los requisitos de referencia no se modificaron y la prueba operativa se debe aún efectuar semanalmente.  El comité agregó una disposición que permitiera utilizar una frecuencia alternativa para las pruebas cuando la frecuencia revisada estuviera respaldada por un análisis de riesgo.

Los requisitos para las bombas eléctricas se modificaron sustancialmente. En base a los datos reunidos del proyecto FPRF, se determinó que no todas las bombas, y más específicamente los edificios que las albergaban, se beneficiarían con una reducción de la cantidad de pruebas operativas por año de 52 a 12. El comité técnico decidió que, ya sea debido a los riesgos asociados con el edificio o el tipo de disposición de la bomba para el controlador, se debían probar ciertas disposiciones de la bomba de incendio con mayor frecuencia. Como tal, la edición 2014 de NFPA 25 requerirá bombas eléctricas en edificios de altura, bombas eléctricas con turbina vertical, y bombas que utilizan controladores de servicio limitado para someterse a pruebas operativas semanales. Para todas las demás bombas de incendio eléctricas, una prueba operativa mensual es aún apropiada. El análisis de riesgo que puede efectuarse para las bombas diesel también aplica a las bombas eléctricas.

Verificación de la calidad del combustible diesel
Otro tema candente en el Capítulo 8 fue la prueba del suministro de combustible para las bombas de incendio diesel. Se analizó el concepto en la primera reunión del comité y éste lo rechazó, pero durante la reunión de informe de comentarios resurgió la idea y ahora se requiere de una prueba anual para analizar la calidad del combustible.

El agua y otros materiales como la cera, el jabón y los aditivos pueden contribuir con la corrosión del tanque de acero y con el desarrollo del crecimiento microbiológico en la interfaz del combustible y el agua. El desarrollo del crecimiento microbiológico puede llevar a que se dañen componentes de los sistemas y a la potencial falla de la bomba. El costo de efectuar la prueba de calidad del combustible se consideró razonable, inferior a $100 para los materiales de prueba, y se justificaron los beneficios para el sistema y para evitar posibles daños.

Definición de “sistema de rociadores”
Durante el ciclo de revisión que generó la edición 2013 de NFPA 13, Instalación de sistemas de rociadores, el comité técnico a cargo de la definición de “sistema de rociadores” modificó dicha definición para definir esencialmente un sistema como una red de tubería ubicada por debajo de una válvula de control, fuente de agua, interruptor de flujo y drenaje. En el caso de los edificios de altura, la tubería del sistema que se encuentra ubicada por debajo de un conjunto de montaje de una válvula de control del piso (FCVA, por sus siglas en inglés) se define ahora como un “sistema de rociadores”.

Para poner este nuevo concepto en práctica, se toma como ejemplo un edificio de 50 pisos que está totalmente provisto de rociadores.  El edificio completo se consideró alguna vez protegido por un sistema de rociadores único.  Con la definición revisada, se considera ahora que el edificio cuenta con 50 sistemas de rociadores, uno en cada piso.

Se agregó la definición de NFPA 13 para “sistema de rociadores” a la edición 2014 de NFPA 25. El impacto de este cambio es que cuando la norma exija que se complete una acción de IPM para un “sistema”, esto deberá hacerse en cada piso del edificio que cuenta con un FCVA, o en cada parte del edificio que esté dividida por una válvula de control, interruptor de flujo y drenaje.  El mayor impacto para la aplicación de esta definición sería la evaluación interna requerida por las secciones 14.2.1 y 14.2.2, donde se necesitaría realizar una evaluación interna piso de por medio de un edificio de altura cada cinco años. En ediciones anteriores de la norma, la aplicación común de esta disposición consistía en abrir el sistema y efectuar una inspección interna en dos o tres áreas del edificio. Este enfoque ya no es adecuado debido a la modificación de la definición, que ahora exige que se abra el sistema en piso de por medio según se describe en la sección 14.2.2.

Los propietarios de un edificio que no desearan llevar a cabo la evaluación piso de por medio cada cinco años necesitarían ilustrar a través de una evaluación de riesgo que un programa de evaluación alternativa es adecuado.

Evaluaciones internas
El Capítulo 14 de NFPA 25 tuvo una modificación importante relacionada con lo que en la edición 2011 se denominó "inspección interna". El concepto de una inspección interna se denominará ahora “evaluación interna”, que incluye mirar dentro de la tubería en busca de posible degradación del material, obstrucciones y desarrollo de crecimiento orgánico que pueda tener un impacto negativo sobre el desempeño de los sistemas de rociadores.

Este concepto fue eliminado de la norma durante la primera reunión del comité, pero volvió a presentarse para su análisis más adelante en el proceso e incluyó un cambio significativo a comparación de la edición 2011. La edición 2014 exige que se lleven a cabo estas evaluaciones cada cinco años; la misma frecuencia que en la edición 2011; excepto que un propietario pueda modificar esta frecuencia en base a un análisis del riesgo que considere la historia del edificio y posiblemente su ubicación geográfica.

Se agregó originalmente la evaluación interna como modo de identificar el crecimiento orgánico dentro de la tubería del sistema, como los mejillones cebra y quagga que se encuentran históricamente en la región de Great Lakes y junto al Río Mississippi. Otros sistemas de rociadores pueden ser susceptibles al crecimiento orgánico debido a que se abastecen de fuentes de agua no potable. Para las instalaciones que no presentan antecedentes de crecimiento orgánico, que están ubicadas en regiones geográficas en las que los sistemas de rociadores no son susceptibles de crecimiento orgánico, o que utilizan agua filtrada o tratada, puede ser adecuada una frecuencia de evaluación interna revisada dependiente de un análisis adecuado. Cabe mencionar que esta evaluación debe llevarse a cabo para cada sistema de rociadores, que sería cada piso de un edificio con un conjunto de montaje de la válvula de control del piso.

Sistemas de neblina de agua
Históricamente, la NFPA 25 extraía los requisitos de IPM para los sistemas de neblina de agua de la NFPA 750, Sistemas de protección contra incendios con neblina de agua. Luego de una revisión del alcance de los comités técnicos hecha por el Consejo de Normas de la NFPA, no obstante, se agregaron los “sistemas de neblina de agua” al alcance del Comité Técnico para la inspección, prueba y mantenimiento de sistemas hidráulicos. Como resultado, los requisitos de IPM para los sistemas de neblina de agua ahora se encuentran en NFPA 25.

Esta modificación es más a efectos organizativos que técnicos, pero los usuarios de los códigos deben saber que la información se encontrará en NFPA 25 y que ya no estará en NFPA 750.

Ocupaciones residenciales para asilos y centros de acogida
El Capítulo 1 de NFPA 25 establece claramente que los sistemas de rociadores instalados de acuerdo con NFPA 13D, Instalación de sistemas de rociadores en viviendas uni y bifamiliares y viviendas prefabricadas, no se encuentran dentro del alcance de la norma. Esto se debe a la simplicidad relativa del sistema de la norma 13D y a la cantidad limitada de componentes que exigen la conducción de actividades de inspección y mantenimiento al compararse con sistemas instalados en ambientes comerciales más grandes y complejos. Como resultado, NFPA 25 excluyó explícitamente los sistemas de la norma 13D de su alcance.

Con el correr de los años, no obstante, otras ocupaciones que no son viviendas unifamiliares y bifamiliares simples, tales como las instalaciones de vivienda asistida, viviendas grupales, y diferentes tipos de refugios residenciales a corto plazo, han comenzado a permitir la instalación de los sistemas de NFPA 13D como un medio para proporcionar una cobertura con un sistema de rociadores segura pero redituable. NFPA 101, Código de Seguridad Humana, permite esta disposición para “pequeñas instalaciones residenciales de asilo y centros de acogida”. Ya que NFPA 25 no gobierna este tipo de sistemas, NFPA 101 brinda una serie de requisitos de IPM para esta aplicación, haciendo referencia nuevamente a NFPA 25 en relación a las tareas y frecuencias. Un capítulo nuevo detallando los requisitos de ITM para pequeñas instalaciones residenciales de asilo y centros de acogida se ha agregado a NFPA 25, permitiendo que los propietarios e inspectores que por lo general recurren a la NFPA 25 en busca de las acciones de IPM también encuentren información que de otra manera solo encontrarían en NFPA 101.

Prueba del estado de la válvula
Como se observó al comienzo, la causa más común de una falla operativa del sistema de rociadores es una válvula cerrada que impide que el agua llegue al sistema.  Para tratar este problema común, la edición 2014 de NFPA 25 requerirá ahora una prueba del estado de la válvula que se lleve a cabo siempre que una válvula vuelva a ponerse en servicio. Esta prueba simple permite al propietario, inspector o gerente de las instalaciones confirmar que las válvulas no solo parecen estar abiertas, sino que de hecho está fluyendo el agua a través de la válvula de control que se ha cerrado recientemente.

El fin de completar una prueba del estado de la válvula es verificar que las válvulas de control ubicadas por encima de la conexión de prueba no estén cerradas. Esto no proporciona una garantía absoluta de un flujo de agua no obstruido o de válvulas totalmente abiertas, pero verifica de manera razonable que no haya una válvula totalmente cerrada o compuerta de válvula caída adentro del suministro de agua ascendente de la prueba. Esta prueba no agrega un costo significativo al programa IPM para un edificio, ya que solo lleva unos pocos minutos. Muchas compañías de inspección han estado efectuando pruebas del estado de la válvula durante años como un modo de agregar otra capa al control de calidad.

Matt Klaus es ingeniero de protección contra incendios senior en la NFPA.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies