El Sr. EPP
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

El Sr. EPP

Por Jesse Roman

ppe

Una conversación con William Haskell, un experto en equipos de protección personal (EPP) del NIOSH 

(Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional) y miembro del comité técnico de la NFPA, sobre las lecciones de EPP aprendidas después de un reciente brote de ébola.

Entrevista realizada y editada por Jesse Roman, redactor del NFPA Journal • Fotografía por Jesse Burke.

El 28 de septiembre de 2014, se envió una ambulancia para transportar a Thomas Eric Duncan al Hospital Presbiteriano de Salud de Texas en Dallas. Se sospechaba que Duncan, de nacionalidad liberiana, había contraído el virus del ébola, un diagnóstico que se confirmó rápidamente, convirtiéndolo en el primer paciente con ébola de la nación en este último brote; y, 10 días después, la primera víctima estadounidense confirmada.

El llamado de emergencia al Equipo de rescate de incendios de Dallas generó un gran alerta entre los socorristas de todas partes.

El episodio y los eventos posteriores llevaron a plantearse muchas preguntas difíciles sobre la capacidad de la nación para tratar con un futuro brote de enfermedad biológica en los EE. UU. Lo que se acordó es que los socorristas en las ciudades y pueblos en todo el país estarán al frente cuando se produzca un brote. Como resultado, el temor al ébola este otoño ha generado que un sinfín de organizaciones, incluidos NFPA, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, Centers for Disease Control), el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH), y la Comisión de Interagencias (InterAgency Board), evalúen las capacidades de respuesta de la nación y lo que es necesario hacer para prepararse para futuros incidentes que incluyan brotes de enfermedades altamente contagiosas.

William Haskell, un experto en equipos de protección personal (EEP), está al frente de los esfuerzos por proteger a los socorristas con el EPP adecuado. Él es un empleado federal y funcionario de proyectos en la rama de Desarrollo de normas y políticas del Laboratorio Nacional de Tecnología de Protección Personal del NIOSH, que lleva a cabo investigaciones, desarrolla normas y efectúa pruebas y certificaciones de los equipos de protección respiratoria. Haskell es también el presidente del Comité de correlación para vestimenta y equipos de protección de los servicios de emergencia y de incendios de la NFPA, así como miembro de comités técnicos de la NFPA para materiales peligrosos, seguridad electrónica, operaciones especiales estructurales/en proximidad, combate de incendios forestales, y vestimenta y equipos de protección del servicio de emergencias médicas. 

Además, Haskell es un antiguo miembro de la Comisión de Interagencias (IAB, InterAgency Board), un grupo de representantes de agencias estaduales, locales y federales con el objetivo de fortalecer la capacidad de la nación para prepararse para emergencias, desastres e incidentes químicos/ biológicos/ radiológicos/ nucleares/ explosivos, o CBRNE, y responder de forma segura y efectiva ante estos.  Como vicepresidente federal del Subgrupo de equipos de la IAB, Haskell asistió en los esfuerzos principales durante el momento de mayor temor al ébola, para desarrollar un documento con recomendaciones de la IAB para asistir a socorristas sobre cómo vestirse y protegerse de la manera adecuada.

Como miembro del Comité técnico sobre vestimenta y equipos de protección de los servicios de emergencias médicas de la NFPA, Haskell participa en un intento que se está llevando a cabo para revisar la norma NFPA 1999, Vestimenta de protección para operaciones de emergencias médicas, en vista del reciente brote de ébola. Si bien NFPA 1999 está por lo general asociada con la protección de socorristas, su alcance se extiende hasta los trabajadores en hospitales e instalaciones similares (informalmente conocidos como “primeros receptores”) que pueden estar en contacto con pacientes con enfermedades infecciosas y para los que puede ser de gran utilidad la norma NFPA 1999. Inquietudes sobre partes de la norma NFPA 1999 han llevado al comité a considerar desarrollar y procesar una Enmienda Tentativa Interina (TIA, por sus siglas en inglés) para la norma, que evitaría el proceso normal de revisión de cinco años; un movimiento reservado principalmente para las situaciones de emergencia. 

El NFPA Journal habló con Haskell sobre las posibles enmiendas a NFPA 1999, los esfuerzos permanentes por mantener a los socorristas seguros durante brotes de una enfermedad biológica, y qué lecciones se pueden aprender de los recientes eventos de ébola que afectaron a los socorristas.

¿Cómo impactó el brote de ébola en África y los eventos posteriores en este país en los debates sobre los equipos de protección personal?

No soy un profesional médico ni experto en enfermedades infecciosas, pero sí cuento con experiencia en EPP. La pregunta que debemos hacernos en estos comités es: ¿Cómo puede afectar la enfermedad o el virus a los socorristas? ¿Cuál es la vía de ingreso al cuerpo humano? Es necesario conocer las características de desempeño que requieren los equipos y vestimenta de protección para detener el riesgo. El evento de ébola este último año nos ha enseñado que contar con un proceso adecuado para asegurarse que los socorristas estén bien equipados y capacitados para usar el equipo hará que todos estemos mejor preparados para eventos futuros. 

¿Qué es lo que salió bien y lo que salió mal en el caso de los socorristas en Dallas y en Nueva York que manejaron la respuesta al ébola en esas ciudades?

En décadas anteriores, los servicios de emergencias médicas, el servicio de bomberos y otros habían tenido que prepararse para responder ante sospechas de casos de SARS (síndrome respiratorio agudo y grave), virus H1N1, y otros peligros biológicos. Desde el punto de vista de los socorristas protegiéndose a ellos mismos, existen muchas similitudes entre las respuestas a esos eventos y a las enfermedades biológicas como el ébola. Si los socorristas cumplen con un buen programa de control de infecciones y se capacitan y practican con sus EPP, esto les dará un nivel aceptable de consciencia y protección.

De lo que leí y vi en las noticias nacionales, los grupos de servicios de emergencias médicas y de combate de incendios en Dallas hicieron un buen trabajo en lo que respecta a su protección durante el transporte de pacientes. Contaban con cierto nivel de capacitación adecuada. Leí que ellos habían sido informados de que el individuo podría haber estado expuesto y contraído ébola, y se protegieron adecuadamente.

Cuando los grupos de servicios de emergencias médicas y de combate de incendios de la ciudad de Nueva York tuvieron que transportar al médico sospechado de padecer ébola, ellos ya contaban con un procedimiento operativo estándar que debían cumplir. Mi sensación es que Nueva York y otras ciudades han aprendido de la respuesta en Dallas y ya han estado trabajando en los protocolos y procedimientos con respecto a los EPP de modo que estarían listos. Ese médico, el Dr. Craig Spencer, había informado que podría haber contraído ébola, de modo que los grupos de la ciudad de Nueva York estaban bien preparados y contaban con los equipos de protección  adecuados para la respuesta y transporte. En todo caso, fue probablemente una exageración, ya que los socorristas de la ciudad de Nueva York estaban utilizando equipos del tipo de respuesta con material peligroso. Pero estaban seguros de que estarían protegidos.

Siendo alguien muy comprometido en el mundo de EPP, ¿cree usted que la mayoría de los socorristas tienen acceso a los equipos adecuados para llevar a cabo este tipo de respuesta biológica?

Probablemente no. Creo que muchos de los departamentos metropolitanos de mayor tamaño sí, pero muchos de los departamentos más pequeños podrían no estar preparados o no contar con el tipo correcto de EPP. Un gran porcentaje de trabajadores del servicio de emergencias médicas en el país son empleados del servicio de bomberos, mientras que otros son empleados de servicios de emergencias médicas privados y compañías de servicios de ambulancias. Desafortunadamente, no creo que exista un nivel de comprensión aceptable a nivel nacional ni requisitos para la capacitación y los tipos de EPP que deben contar en su inventario.

¿Se ha reconocido esta preocupación, y se ha trabajado en su solución?

Diría que sí. Ahora se cuenta con el CDC, con el apoyo del NIOSH y una gran cantidad de organismos federales y estaduales, así como con organizaciones de profesionales y sindicatos, que han estado presentando excelentes pautas relacionadas con la respuesta ante el ébola.

¿Cómo respondió la Comisión de Interagencias a la situación del ébola?

La mayoría de los miembros de la IAB sabían lo que estaba ocurriendo con el brote de ébola en África. Cuando llegó el primer caso a este país, en Dallas, era muy aparente que el CDC estaba haciendo un excelente trabajo presentado pautas e información para la toma de consciencia, incluyendo equipos y vestimenta de protección para los trabajadores del cuidado de la salud y para el personal médico que trabaja en hospitales. A la IAB le preocupaba que el tipo de equipos y vestimenta de protección que se recomendaba para los trabajadores del cuidado de la salud no brindara el diseño, la durabilidad o el rendimiento de protección adecuados requeridos por los socorristas. Entonces en la reunión de octubre de la IAB, se decidió desarrollar un documento con recomendaciones para la selección y utilización del EPP para los socorristas contra los riesgos de exposición al ébola. El documento fue redactado, aprobado y publicado al final de dicha reunión.

¿Describe el modo en que la NFPA, el NIOSH y la IAB trabajan unidos para proteger a los socorristas?

La NFPA y el NIOSH cuentan con un acuerdo de asociación permanente que incluye la cooperación y coordinación de actividades relacionadas con las normas, equipos y vestimenta de protección de los socorristas.  Este acuerdo ya lleva nueve años y fue firmado por el director del NIOSH y el presidente de la NFPA. Una de las cosas que hace el Subgrupo de equipos de la IAB es mantener el listado de equipos estándar de todos los equipos que necesitarían las agencias de socorristas; no solamente para incidentes de terrorismo o amenazas químicas, biológicas o nucleares, sino también para los eventos "de todo tipo de riesgos", como tornados, huracanes y otros desastres. El listado de categorías de equipos cubre una serie completa de EPP.

Siempre que exista una norma de consenso reconocida a nivel federal o nacional, como las normas sobre respiradores del NIOSH y las normas sobre EPP de la NFPA, es de suma importancia para la seguridad del socorrista que el equipo cumpla con dicha norma. Una serie de agencias federales que financian a las organizaciones han estipulado que, a fin de recibir subsidios monetarios federales, los departamentos de bomberos solo deben obtener equipos y prendas de protección que cumplan con las normas, tales como las normas de la NFPA.

Yo mismo y varios otros miembros de la IAB participamos también del Comité de correlación sobre vestimenta y equipos de protección de los servicios de emergencia y de incendios de la NFPA, y también trabajamos en el Comité técnico sobre vestimenta y equipos de protección del servicio de emergencias médicas de la NFPA.  Entonces existe una relación muy cercana allí, que nos permitió desarrollar un documento de recomendaciones de la IAB sobre el ébola para los socorristas. También nos ha ayudado con el proceso que la NFPA está atravesando en este momento sobre una modificación expeditiva a NFPA 1999.

Una revisión del brote de ébola sacó a la luz varias cuestiones, incluidas posibles fallas en NFPA 1999. ¿Cuál es la preocupación?

Actualmente, las prendas, guantes, protectores faciales, antiparras, dispositivos de protección respiratoria y calzado de los equipos de emergencias médicas no son probados bajo la norma NFPA 1999 como un conjunto completo que brinda protección al cuerpo entero. El comité está considerando de forma urgente realizar cambios que exigirían que los componentes de los EPP sean testeados de conformidad con la norma como un conjunto completo y como elementos individuales. De este modo, se les garantiza a los departamentos y socorristas que están obteniendo un nivel de protección de cuerpo completo adecuado, y le permitiría al departamento comprar conjuntos interoperables enteros en lugar de intentar unir piezas separadas.

Otra cuestión es que, si bien existe una serie de fabricantes que cuentan con prendas de protección multiuso que cumplen con NFPA 1999, existen otras prendas para un único uso que no cumplen con esta norma. Una razón es que la norma actualmente presenta una serie de criterios de desempeño opuestos que no permiten que los materiales de las prendas y los productos actuales aprueben los requisitos de certificación. Parecería que si deseamos obtener productos de conjuntos de uso único y multiuso que cumplan con NFPA 1999, deberíamos llevar a cabo algunas revisiones en los criterios de diseño y desempeño en esta norma.

¿Por qué los socorristas necesitan acceso a prendas de uso único? ¿No pueden utilizar una prenda multiuso de alta resistencia cada vez?

Podrían. Si pudieron ver las fotografías de Dallas y Nueva York y de otros casos, ellos utilizaban los equipos de protección de respuesta de materiales peligrosos, que podrían considerarse excesivos para estos tipos de amenazas biológicas, pero eran los equipos que tenían y para los que fueron capacitados a utilizar. Pero el tipo de equipo puede generar inconvenientes relacionados con un estrés térmico y carga fisiológica para el usuario. Las prendas y equipos de uso único certificados por la norma NFPA 1999 tendrán un nivel de transpirabilidad requerido y reducirán la carga fisiológica del usuario, y al mismo tiempo brindarán un nivel adecuado de protección.

¿Cómo se está tratando este tema?

El comité técnico de NFPA 1999 planteó estas preocupaciones en la gerencia senior de la NFPA en noviembre, y el Consejo de normas de la NFPA acordó permitir que el comité avance en el desarrollo de la Enmienda Interina Tentativa (TIA, por sus siglas en inglés) propuesta. Es un proceso expeditivo para enmendar la norma para una situación de emergencia que está fuera del proceso de revisión normal de cinco años. El comité técnico debe verificar el mérito técnico y naturaleza de emergencia en apoyo a la TIA. 

¿Por qué es necesario desviarse del proceso de revisión normal?

Con una Enmienda Interina Tentativa uno debe preguntarse, “¿Existe justificación para un mérito técnico y tiene naturaleza de emergencia?”. Creo que debido a los eventos recientes, el comité técnico acordó que se puede dar lugar al mérito técnico y naturaleza de emergencia. El documento de NFPA 1999 estaba recién ingresando en el ciclo de cinco años, y el comité sabía que iba a tratar esta cuestión en el ciclo de revisión actual. Pero cuando llegaron los casos de ébola al país y los servicios de emergencias médicas comenzaron a asistir tanto casos sospechosos como confirmados, el tema pasó a primera plana. Los socorristas necesitaban productos certificados de acuerdo con esta norma de la NFPA, y esto debía hacerse en un tiempo mucho más breve que el ciclo de revisión normal de cinco años.

Además de este intento, ¿qué puede ver usted como rol de la NFPA avanzando para ayudar a preparar y equipar a los socorristas?

La NFPA cuenta con una serie de comités que maneja áreas relacionadas con los servicios de bomberos y emergencias, incluido el comité de Seguridad y salud ocupacional de los servicios de bomberos, Capacitación del servicio de bomberos, Calificaciones profesionales, y el Comité de correlación sobre vestimenta y equipos de protección de los servicios de emergencia y de incendios. Dichos comités están formados por miembros bien calificados, incluso socorrista, consumidores, mano de obra, peritos, individuos encargados de hacer cumplir la ley, fabricantes y otras clasificaciones. Todo esto puede unirse para tratar este tipo de situación, tanto en la actualidad y lo que es más importante, en el futuro.

Dicho esto, creo que las normas de la NFPA podrían tener un papel más importante en la definición de la capacitación del departamento para estos tipos de respuestas biológicas.

 Creo que la NFPA necesita aumentar el nivel de consciencia sobre una de estas normas, NFPA 1581, Programa de control de infecciones del departamento de bomberos. Esta es una norma que adoptan e implementan muchos departamentos de bomberos, pero diría que no todos probablemente. Esta norma en particular debería aplicarse a todos los diferentes tipos de socorristas, no solo a los servicios de emergencias médicas y de incendios. Creo que la NFPA podría tener un papel mucho más importante en hacer conocer esto.

Jesse Roman es redactor en el NFPA Journal.

William Haskell con una selección de conjuntos de protección personal.

De izquierda a derecha, traje para riesgo biológico Kappler ProVent® 10.000, utilizado con un respirador con mascara depuradora; traje contra materiales peligrosos DuPont Tychem® TK, utilizado con un respirador químico, biológico, radiológico, nuclear (CBRN) con purificador de aire, con un recipiente purificador CBRN; y un traje de protección contra químicos Kappler Zytron® 300 con un aparato de respiración autónomo y filtro CBRN.

A la izquierda, prototipo de traje de protección biológica, hecho con una tela creada por W.L. Gore, para los socorristas y primeros receptores del ébola. El traje, en combinación con la máscara facial y botas, está preseleccionado para ser sometido a una prueba del conjunto para su certificación por parte de terceros con NFPA 1999 a principios de 2015.

Un trabajador humanitario americano infectado con ébola en África occidental es recibido por personal médico en el hospital Emory University Hospital en Atlanta el mes de agosto.

TRABAJO DE TODOS

NFPA Journal agradece a todos los que colaboraron para hacer posible  la sesión de fotos para esta historia, incluidos  Philip Mann de Kappler USA, Emily Smith y Mike Kienzle de W.L. Gore, Jeffrey Stull de International Personal Protection Equipment, y a la Academia de Bomberos del Estado de Connecticut, todos ellos brindaron los equipos de protección personal utilizados en las fotografías, y a William Haskell por hacerlo posible. Muchísimas gracias también a Ken Willette, Tom McGowan, y Chris Farrell del Departamento de incendios públicos de la NFPA, que brindaron todo tipo de asistencia y conocimientos.  Por último, gracias a todos nuestros modelos: en la primera página, de izquierda a derecha, Jesse Roman, redactor del Journal; Scott Sutherland, editor del Journal; y Tom McGowan. Segunda página, Chris Farrell.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies