Manejo de operaciones de reacondicionamiento general
      Olvido su clave?  

 

Artículo Seleccionado >>

Manejo de operaciones de reacondicionamiento general

Por Ben Klaene & Russ Sanders

El manejo adecuado del proceso de reacondicionamiento general es una parte crítica de las responsabilidades del comandante de incidentes (Incident Commander o IC). Mientras la operación se desplaza desde la etapa de emergencia hacia la fase de no emergencia, el IC debe reafirmar la necesidad de un enfoque más cuidadoso y reflexivo.

Si el reacondicionamiento general completa se lleva a cabo a las apuradas pueden producirse lesiones prevenibles, y es por eso que resulta esencial que se pongan en práctica procedimientos de seguridad durante las operaciones de reacondicionamiento y rescate, incluyendo el uso de equipamiento personal de protección.

No debe permitirse que los bomberos se “desvistan” durante las operaciones de reacondicionamiento porque pueden permanecer en el lugar muchos peligros, tales como humo atrapado, vidrios rotos, clavos que sobresalen del piso y objetos metálicos filosos. La vestimenta protege a los bomberos de estos peligros.

Antes de iniciar las operaciones de reacondicionamiento general, los bomberos deben eliminar o reducir los peligros termales o de inhalación. Una gran cantidad de cuarteles de bomberos cuentan con instrumentos que miden los niveles de monóxido de carbono y de oxígeno, pero esos no son los únicos peligros de inhalación. Los componentes dañados de un edificio pueden liberar amianto, PCBs (bifenilos policlorinados) y otros contaminantes transportados por el aire.

La mayor parte de los incendios en estructuras residenciales no duran mucho, y es por eso que no siempre se establecen operaciones de rehabilitación formales. La rehabilitación informal, que señala el cambio de la fase de emergencia a la de no emergencia, debe llevarse a cabo cuando la masa principal del incendio ha sido extinguida y el edificio ha sido completamente ventilado. La rehabilitación informal brinda a los bomberos la oportunidad de re-hidratarse y descansar, y le da al IC, oficial de seguridad y otra clase de personal de mando la oportunidad de evaluar las áreas dañadas y organizar un plan de reacondicionamiento general.

Durante incidentes de mayor escala y temperatura extrema, las operaciones de rehabilitación formales resultan necesarias. El IC debe permitir una rehabilitación informal más larga del personal participante antes de iniciar la operación de reacondicionamiento general, y sería más beneficioso utilizar personal que no haya sido parte activa de ese segmento de la operación.

Cuando un edificio se ve dañado significativamente, el reacondicionamiento general debe posponerse hasta que haya luz del día y los ingenieros estructurales hayan evaluado el edificio de manera adecuada. Si el IC ordenó un ataque defensivo debido a preocupaciones sobre la integridad estructural del edificio, los bomberos deben tener extremo cuidado antes de volver a ingresar al edificio, particularmente de noche.

Los sistemas de imágenes termales pueden ser útiles durante las operaciones de reacondicionamiento general, porque la tecnología permite que los bomberos revisen áreas ocultas sin tener que romper paredes, cielorrasos y pisos. Sin embargo, no siempre es efectivo para identificar lugares ocultos de temperatura elevada. Si las imágenes termales no son concluyentes, resulta necesario retirar paredes, cielorrasos y pisos para apagar el incendio por completo. Sin embargo, contadas veces es necesario un “lavado” total. Hay una línea borrosa entre las operaciones de reacondicionamiento general y de rescate y provocar daños innecesarios a la propiedad, pero esta línea puede afilarse mediante capacitación y experiencia.

Después de que se ha apagado un incendio, los ocupantes de un edificio generalmente están ansiosos por volver a sus hogares para salvaguardar sus pertenencias. Y pueden ser muy persistentes al exigir que el IC les permita regresar a su propiedad si, para su visión no experta, el fuego ha sido extinguido y el edificio está a salvo. Es la responsabilidad del IC determinar si la estructura efectivamente resulta segura antes de permitir que los ocupantes vuelvan a ella. A veces los bomberos pueden ayudar al traer los objetos personales a los ocupantes, pero nunca debe permitirse que éstos vuelvan a ingresar a la propiedad hasta que el reacondicionamiento general se haya terminado y el IC esté completamente seguro de su Seguridad.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies