Corrosión Influenciada Microbiológicamente (MIC) en Sistemas de Rociadores Automáticos
      Olvido su clave?  

 

Sistemas Hidráulicos, Supresión & Extinción

Corrosión Influenciada Microbiológicamente (MIC) en Sistemas de Rociadores Automáticos

Por Dana Haagensen

La mayoría de los sistemas metálicos se encuentran sujetos a varias formas de corrosión, y las cañerías de los sistemas de protección contra incendios no constituyen una excepción a la regla.

Durante los últimos años, la industria de los rociadores automáticos ha sabido de un número cada vez mayor de casos de incidentes en los cuales la corrosión influenciada microbiológicamente o MIC (Microbiologically Influenced Corrosion) ha acelerado la corrosión en las tuberías de metal de los sistemas de rociadores automáticos, provocando escapes, bloqueos y, en algunos casos, fallas. Recientemente, la industria responde a la creciente preocupación por la MIC participando en la revisión de la edición 1999 de la norma NFPA 13,Instalación de Sistemas de Rociadores Automáticos, y creando productos y servicios diseñados para evitar y mitigar la MIC en los sistemas de protección contra incendios.

La mayoría de los sistemas metálicos de tubería se encuentran sujetos a varias formas de corrosión, y las tuberías de los sistemas de protección de rociadores no constituyen una excepción a la regla. Tradicionalmente, la norma NFPA 13 se ha referido a este problema ofreciendo factores de conservación contra la fricción de efectuar cálculos hidráulicos, y especificando las dimensiones mínimas de los tubos.(1)

La MIC, sin embargo, es una forma de co-rrosión única que puede destruir una tubería en pocos años, corroyendo la pared de la tubería, provocando escapes a través de pequeños orificios, y provocando la adhesión de productos de corrosión sobre las paredes internas de las tuberías.(2) Esta corrosión debilita además las paredes de los tubos en las áreas afectadas.(3)

La MIC no constituye un problema nuevo, pero el descubrimiento relativamente reciente de su presencia en instalaciones de rociadores automáticos ha incrementado la preocupación de la industria de la protección contra incendios.(4,5,6,7) El descubrimiento de MIC en las tuberías de rociadores automáticos en instalaciones industriales y en asilos, en diferentes zonas del país, indican que no se trata de un problema aislado.(8,9,10) De hecho, un estudio de la National Fire Sprinkler Association, desarrollado entre 1996 y 1998, reportó aproximadamente 30 casos en los cuales la MIC había afectado sistemas de rociadores automáticos en los Estados Unidos.(3)

Cómo se desarrolla la MIC
La MIC es provocada por varios tipos diferentes de microorganismos que viven de los nutrientes presentes en el agua y reaccionan con los productos de las reacciones de otros microorganismos y con el material de las tuberías.(2,3,11) Estos microorganismos, que se clasifican de acuerdo con las reacciones y productos de los que viven, pueden ser aeróbicos, que requieren la presencia de oxígeno, o anaeróbicos, que no requieren oxígeno.(11)

Los microorganismos introducidos inicialmente en el sistema de tubería de los rociadores a través de la fuente de abastecimiento de agua son aeróbicos y desarrollan comunidades que viven del oxígeno presente en el agua o del aire, en los sistemas de tubería secos. Una vez que se desarrollan estas comunidades locales, continúan creciendo organismos anaeróbicos en el agua estancada, sin oxígeno.3

Periódicamente, los ensayos y activaciones del sistema introducen oxígeno en el agua, rejuveneciendo a los organismos MIC dependientes del oxígeno.3 Y cada vez que se introduce agua en el sistema, aumentan también la cantidad de microorganismos MIC y los nutrientes presentes.

Como las comunidades MIC se desarrollan bajo condiciones específicas, la corrosión es localizada, y puede ocurrir en diferentes áreas del sistema. Por lo tanto, el tratamiento del agua y el reemplazo de tuberías en una parte del mismo no necesariamente resolverá el problema.

La MIC y la NFPA 13
Antes de la revisión en 1999 de la norma NFPA 13, se formó un grupo de trabajo para analizar los temas relacionados con la MIC y los sistemas de rociadores automáticos. El grupo de trabajo presentó un informe al Comité Técnico de Correlación sobre Sistemas de Rociadores Automáticos, el cual generó la propuesta de agregar requisitos a la norma.(12) Esta propuesta fue revisada y adoptada, y constituye actualmente la Sección 9-1.5 de la norma NFPA 13. 

La Sección 9-1.5 no requiere que todos los sistemas sean tratados contra la MIC. En su lugar, estipula que se ensayen y traten adecuadamente las fuentes de abastecimiento de agua que provocan MIC. Como existen varios mecanismos que provocan MIC, la Sección 9-1.5 no especifica una forma particular de tratamiento, dejando esta decisión, basada en los resultados del ensayo, a la instalación.

Cuando se requiere tratamiento, la Sección 9-1.5 exige que toda el agua que ingrese al sistema sea tratada, sin importar si se usa para ensayos o para llenar el sistema. Como la Sección 9-1.5 no permite violar ninguna reglamentación de salubridad en cuanto a los aditivos agregados a los sistemas a base de agua, deben revisarse las reglamentaciones locales, y todo tratamiento debe estar documentado en los planos del sistema de rociadores, según la Sección 8-2.2.

El tratamiento de la MIC depende de los tipos específicos de microorganismos que provoquen la corrosión, por lo cual no es posible exigir un tratamiento universal. Por ejemplo, al introducir cloro en un sistema, pueden destruirse algunos de los microorganismos, pero también pueden promoverse otras formas de corrosión. Para determinar cuáles son los microorganismos causantes de la corrosión, es necesario obtener muestras, tanto de la tubería del sistema de rociadores como del agua utilizada en el sistema.

Para obtener una muestra de la cañería afectada, puede tener que desensamblarse la instalación o introducir una cámara remota que permita establecer el nivel de degradación de las tuberías, aunque también pueden desarrollarse inspecciones no intrusivas. Los métodos de análisis del agua de abastecimiento van desde tomar uno mismo la muestra y efectuar el examen con un kit de análisis, hasta hacer que un laboratorio especializado efectúe el muestreo y el posterior análisis de la muestra.

El tratamiento adecuado depende del tipo de corrosión y el grado de degradación de las tuberías. El agua que va a ser usada en sistemas nuevos debe ser tratada antes de llenar el sistema, según la Sección 9-1.5 de la norma NFPA 13. Los diseñadores de sistemas deberían especificar la instalación de los componentes necesarios para realizar las conexiones de tratamiento. Los sistemas existentes que presenten pequeñas cantidades de corrosión, o pocos tubos infectados, deben limpiarse y deben reemplazarse las porciones de tubería corroída. Las tuberías y componentes de sistemas que presenten gran corrosión pueden llegar a tener que ser reemplazados por completo.

La corrosión que no se elimina puede bloquear el abastecimiento de agua o desprenderse y evitar el flujo de agua por el rociador.(2) La corrosión también puede evitar que el agua tratada llegue a la fuente de corrosión.(4) Y como la degradación provocada por la MIC esencialmente carcome las paredes de las tuberías, las paredes corroídas pueden fallar y disminuir sustancialmente la presión por debajo de las presiones nominales de trabajo.(3)

Una vez que la tubería ha sido limpiada y reparada, todo el agua que ingrese al sistema deberá ser previamente tratada.

Existen distintos productos utilizados para tratar las fuentes de abastecimiento de agua frente a la MIC. En algunos casos puede instalarse un sistema de tratamiento continuo. En otros deben instalarse componentes de conexión para tratar el agua a medida que ingresa al sistema. O puede utilizarse una fuente de agua pre-tratada para llenar el sistema. La mejor solución depende de la disposición del sistema y la naturaleza de la corrosión.

La idea de que la MIC signifique el fin de los sistemas de rociadores automáticos no tiene asidero. No existe ninguna prueba que indique que la MIC afectará a todas las instalaciones de sistemas de rociadores automáticos, y los problemas que presenta la MIC pueden ser evitados, mitigados y resueltos. Los sistemas de rociadores automáticos continúan siendo una herramienta efectiva para proteger la vida y la propiedad por lo que la NFPA y la industria de los rociadores automáticos continuarán desarrollando soluciones razonables para enfrentar el tratamiento de la MIC.

Dana Haagensen es un ingeniero en protección contra incendios asociado a la NFPA. Es responsable de preguntas tecnicas sobre las normas NFPA 13, NFPA 13R y NFPA 13D.

Referencias:

  1. NFPA 13, Instalación de Sistemas de Rociadores Automáticos, NFPA, Quincy, Mass., 1999.
  2. Corrosión Influenciada Microbiológicamente en Sistemas de Protección Contra Incendios, Notas Técnicas Altran, Altran Corporation, Boston, Mass.
  3. Bsharat, Tariq, Detección, Tratamiento y Prevención de la Corrosión Influenciada Microbiológicamente en Sistemas de Protección Contra Incendios a Base de Agua, National Fire Sprinkler Association, Patterson, N.Y., Junio de 1998.
  4. Huggins, Roland J., Ing., "Corrosión Influenciada Microbiológicamente: Qué es y Cómo Funciona," La Era de los Rociadores Automáticos, American Fire Sprinkler Association, Dallas, Tx., Julio de 1997.
  5. Borenstein, Susan Watkins, Manual de la Corrosión Influenciada Microbiológicamente, Woodhead Publishing, Ltd., Cambridge, Inglaterra, 1994.
  6. Kobrin, Gregory, ed., Manual Práctico sobre Corrosión Influenciada Microbiológicamente, NACE International, Houston, Tx., 1993.
  7. Fleming, H.-C., et al., ed., Corrosión de Materiales Influenciada Microbiológicamente: Aspectos Científicos y de Ingeniería, Springer, N.Y., 1996.
  8. McReynolds, Gary S., Prevención de la Corrosión Influenciada Microbiológicamente en Sistemas de Protección Contra Incendios en una Fábrica de Semiconductores, Conferencia sobre Corrosión, Houston, Tx., 1998.
  9. Shenkiryk, Myron, Mitigando la MIC: El Sistema del Aeropuerto Internacional de McCarren fue Limpiado para Corregir la Corrosión Influenciada Microbiológicamente, American Fire Sprinkler Association, Dallas, Tx., 2000.
  10. Marshall, Roy, Las Autoridades de Iowa Sospechan la Presencia de MIC: el Sistema de un Asilo Tapado con Material Color Oxido, American Fire Sprinkler Association, Dallas, Tx., 2000.
  11. Pope, Daniel H., Ensayo y Tratamiento de MIC: Monitor de MIC para Ayudar a Evitar Efectos a Largo Plazo, American Fire Sprinkler Association, Dallas, Tx., 2000.
  12. Informe de la Reunión Técnica Sobre Propuestas de la Primavera de 1999, NFPA, Quincy, Mass., 1999.
  13. Kammen, Jon, "Las Bacterias Sentencian a Muerte a los Rociadores Automáticos," La República de Arizona, 24 de Octubre de 1999.
Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies