Pasado + Presente
      Olvido su clave?  

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Pasado + Presente

Por Fred Durso, Jr.

cocoanutgrove498x397En el 70° aniversario del incendio del club nocturno Cocoanut Grove, NFPA lanza un nuevo esfuerzo para recolectar testimonios y preservar las historias y elementos referentes a la tragedia.

 

 

cocoanutcoalitionCoalición de Cocoanut GroveOrganizaciones participantes de la nueva coalición:
NFPA
Cuerpo de Bomberos de Boston
Sociedad Histórica del Cuerpo de   Bomberos de Boston
Museo del Cuerpo de Bomberos de Boston
Archivos de la Ciudad de Boston
Biblioteca Pública de Boston
Hospital General de MassachusettsPara más información sobre la Cocoanut Grove Coalition, visitecocoanutgrovefire.org. Los miembros de NFPA comparten sus elementos, opiniones e información sobre el incendio mediante Sue Marsh, bibliotecaria de NFPA:.INCENDIOS EN DISCOTECAS
NFPA tiene disponible recursos e información sobre el tema en su sitio: nfpajla.org/discotecas.

El paso del tiempo no ha aliviado el dolor que Walter Zenkin Jr. siente cuando recuerda el incendio del club nocturno Cocoanut Grove. Zenkin, de 82 años, recuerda el 28 de noviembre de 1942 de manera sombría y vívida. Fue el día en que se transmitieron las primeras noticias sobre el voraz incendio ocurrido en el establecimiento del barrio Bay Village de Boston. Él sabía que esa noche Mary, su madre, se encontraba en el famoso club nocturno, y Zenkin, de sólo 12 años de edad en ese momento, no pudo contener las lágrimas a medida

que las noticias ofrecían más detalles sobre la tragedia. Su pesadilla más temida se hizo realidad: su madre fue una de las 492 personas que perdieron la vida como resultado del incendio. En un primer momento accedió a acompañar a su padre, Walter Sr., a la morgue para identificar el cadáver de su madre, que se hallaba irreconocible por las quemaduras con excepción del anillo de bodas, pero más tarde decidió no hacerlo.

El día del entierro de Mary Zenkin, un fotógrafo del periódico Boston Evening American tomó una fotografía de Walter Jr., Margaret, su hermana, y su padre saliendo de la iglesia Nuestra Señora de Monte Carmelo de Boston Este. La fotografía salió en el periódico el 12 de diciembre de 1942, y captó el momento en que un transeúnte delicadamente colocaba una mano en el rostro del niño para consolarlo. La familia conservó la foto, pero luego se extravió cuando, al poco tiempo de la tragedia, se mudaron a una nueva casa.

“Hace años que mi padre habla de esa foto”, dice Noelle Hanafin, hija de Zenkin, de Burlington, Massachusetts. “Al ponerse más viejo, la foto, es algo que quiere volver a ver, aunque resulte muy emotivo para él. Mi padre todavía llora la muerte de su madre todos los días. Creo que le quiere dar un cierre al tema”.

El pasado 15 de julio, El Boston Globe publicó una nota sobre la Cocoanut Grove Coalition (Coalición de Cocoanut Grove), que fue establecida por NFPA en el 2012 para conmemorar el 70° aniversario del incendio. La nota del Globe delineó los objetivos de la coalición compuesta por siete miembros —en esta página incluimos una lista de las organizaciones participantes— como así también su trabajo para organizar historias, materiales y elementos existentes sobre el incendio mediante un nuevo sitio Web,cocoanutgrovefire.org. Otro objetivo es adquirir nuevos elementos, documentos y fotografías que el público pueda tener un su posesión.

Cuando Hanafin vio la nota del Globe, se comunicó con Sue Marsh, bibliotecaria de NFPA y organizadora de la Cocoanut Grove Coalition, y le solicitó ayuda a la NFPA para rastrear una copia del Boston Evening American que incluía la fotografía de su padre. Marsh le contestó que vería lo que podía hacer.

Por casualidad, Marie Stamos, otra residente de Massachusetts, que por esa época estaba limpiando un armario, encontró una pila de periódicos viejos que su madre había conservado. Todos los periódicos incluían titulares sobre acontecimientos de importancia o históricos, y uno de ellos era la edición del 12 de diciembre de 1942 del Boston Evening American que cubrió las repercusiones del incendio de Cocoanut Grove. Stamos también había leído la nota sobre la coalición en el Globe, y cuando vio la copia del Boston Evening American ella también se comunicó con Marsh para donar el periódico a NFPA. El periódico amarillento y deteriorado —una edición especial de 20 páginas dedicada íntegramente a la cobertura del incendio de Cocoanut Grove— llegó a la biblioteca Charles S. Morgan de NFPA de Quincy, Massachusetts (EE.UU.), una semana después del pedido de Hanafin, y no pasó mucho tiempo hasta que Marsh hiciera la conexión. ¿Podía ser esta la edición que Hanafin estaba buscando? Marsh hojeó las frágiles páginas, y como parte de las páginas centrales de la edición, allí estaba la foto que Hanafin había descripto: Su padre, un niño de cabellos oscuros con los ojos mirando al suelo, y un hombre de pie en la base de las escaleras de la iglesia, extendiendo la mano para acariciar la mejilla del niño después del funeral de Mary Zenkin.

De inmediato, Marsh envió un correo electrónico a Hanafin. “¡Buenas noticias! Encontré una copia del Boston Evening American con la foto”, escribió. La foto fue digitalizada, agregada a la colección de la coalición, y se envió una copia a Hanafin. La copia original del periódico se guardó en el archivo de clima controlado de NFPA.

Encontrar la foto es “una de las razones para lo cual se organizó la coalición”, dice Marsh, quien ha organizado la Cocoanut Grove Coalition y actúa como su gerente de proyecto. “Nuestro objetivo es obtener, y centralizar en un solo lugar, todo el material que podamos para que no se pierdan o destruyan más elementos —necesitamos documentar y conservar lo que hay. Me gustaría que el nuevo sitio Web sea el lugar de cabecera sobre el incendio de Cocoanut Grove, un lugar para que las familias y los seres queridos den testimonio, compartan y/o descubran historias que desconocían”.

Importancia histórica 
Las décadas que han pasado desde el incendio de Cocoanut Grove no han disminuido la fascinación del público con el acontecimiento; Marsh dice que recibe más solicitudes de investigación sobre Cocoanut Grove que sobre cualquier otro incidente.

Misterios y teorías sobre el origen del incendio sólo incrementa la intriga por el tema. Lo que se sabe del incidente es que ocurrió una noche en la que más de 1,000 personas —400 más de la ocupación permitida— estaban presentes en el club nocturno. El incendio se inició en el salón del sótano del edificio poco después de las 10 p.m., rápidamente incendiando las decoraciones combustibles del cielorraso y desplazándose hacia una escalera que se dirigía a la entrada del primer piso y entrada principal. El incendio luego se propagó hacia el comedor principal, lo que provocó que los asistentes corrieran hacia la salida principal, una puerta giratoria que rápidamente se atascó con una pila de cuerpos. En tan sólo cinco minutos, según el informe del Cuerpo de Bomberos de Boston sobre el incidente, el edificio se convirtió en un infierno de extremo a extremo. Nunca se pudo determinar una causa.

La falta de respuestas definitivas sobre la propagación del incendio ha intrigado, tanto como desconcertado a Paul Christian, miembro de la coalición y ex inspector del Cuerpo de Bomberos de Boston; y en los últimos 25 años ha acumulado una vasta colección de registros departamentales —informes de incendios y registros de respuesta, por nombrar algunos— además de cientos de imágenes relacionadas con el incendio. “Tengo muchas preguntas sin responder sobre el incendio”, comenta Christian, habitante del sur de Boston de toda la vida. “Algunas áreas del club sufrieron una combustión súbita y generalizada, pero en el comedor principal había elementos combustibles que nunca se prendieron: menúes, partituras musicales, sillas de madera. Lo fantástico de este proyecto es que así la coalición puede obtener todo el material sobre el incendio, que hay dando vueltas por ahí, para realizar investigaciones futuras”.

Otro beneficio del proyecto, dice Marsh, es que creará un centro de intercambio de información para toda esa montaña de material que está esparcida por el área metropolitana de Boston. NFPA, por ejemplo, ha adquirido copias de los planos del edificio que albergaba a Cocoanut Grove, una serie de artículos sobre el tema, un listado de las personas fallecidas y una gran cantidad de fotos.

También llegan contribuciones de otros miembros de la coalición. La Biblioteca Pública de Boston ha contribuido con fotos, entrevistas con los sobrevivientes y otros materiales de investigación. El Hospital General de Massachusetts ha brindado acceso a su colección de Cocoanut Grove, que incluye una extensa bibliografía de artículos académicos sobre los avances ocurridos en el tratamiento de quemaduras desde el incendio, además de libros y fotografías relacionadas. Los Archivos de la Ciudad de Boston han identificado registros de la ciudad y permisos de construcción relacionados con Cocoanut Grove. Ciertas reliquias de Cocoanut Grove que forman parte del Museo del Cuerpo de Bomberos de Boston se han fotografiado y digitalizado, y la Sociedad Histórica del Cuerpo de Bomberos de Boston ha ofrecido una abundante colección de documentos pertenecientes al Cuerpo de Bomberos de Boston, incluyendo historias personales e informes sobre incendios de los diferentes cuerpos. “Estas instituciones tienen mucho material, pero no los suficientes como para organizar individualmente un sitio Web de importancia”, dice Marsh. “Juntos podemos reunir todo este material esparcido para de esa manera poder brindar al público toda la información que podamos identificar sobre el incendio”.

Además de documentar la interesante historia de Cocoanut Grove, el sitio también pone de relieve una serie de resultados del incendio: desde avances en el tratamiento de quemaduras hasta el impacto que tuvo en los códigos y normas de NFPA. Por ejemplo, antes de la tragedia, muchas jurisdicciones no clasificaban a los restaurantes y clubes nocturnos como lugares de reunión pública. El incendio puso de manifiesto los peligros asociados con estos establecimientos y generaron el uso cada vez mayor del Código de Salidas de Edificios, el precursor de NFPA 101®, Código de Seguridad Humana. El Código de Salidas de Edificios finalmente se mejoró y se incluyeron disposiciones relacionadas con escaleras, salidas, iluminación y señalización.

Otro acontecimiento histórico que precedió el incendio también afectó la respuesta de la ciudad a la tragedia. A partir del bombardeo de Pearl Harbor ocurrido un año antes, el gobierno federal inició una campaña, instando a las ciudades a que se preparen para una serie de posibles desastres. Por ejemplo y según su boletín informativo de diciembre de 1942, la oficina local de la Cruz Roja trabajó en conjunto con el cuerpo de bomberos y otras agencias de diferentes ciudades para movilizar cerca de 500 voluntarios para responder dentro de los 30 minutos de iniciado un incendio.

Otros aspectos menos conocidos del incendio —particularmente su causa y rara propagación de las llamas— quizás puedan beneficiarse de la misión investigadora de la coalición. Marsh dice que el objetivo del grupo no es resolver estos misterios sino ayudar a otros grupos interesados a utilizar la nueva información con el fin de iniciar proyectos de investigación. “Si podemos reunir la mayor cantidad posible de información en un lugar, podremos ayudar a que alguien la utilice para establecer posibles respuestas a algunas de estas preguntas”, afirma.

Mientras tanto, el proyecto ya ha recibido nuevos testimonios de sobrevivientes de Cocoanut Grove, incluyendo a asistentes y bailarines, los cuales contaron historias desgarradoras de cómo lograron escapar de las llamas. Marsh también recibió una gran cantidad de nuevos materiales para la colección de la coalición, incluidos un menú y talones de entradas de la noche del incendio.

Hanafin le agradeció a la Coalición y estaba extremadamente feliz de poder mostrarle a su padre la foto que él consideraba perdida para siempre. También se sorprendió del impacto emocional que la foto ejerció sobre ella. “Había escuchado esta historia muchas veces, pero ver la foto hizo que me diera cuenta de que mi padre había perdido a su madre —realmente terminé de comprenderlo,” señala. “Creo que nunca lo comprendí del todo hasta que en la foto, lo vi bajando las escaleras de la iglesia saliendo del funeral de su madre”.

Respecto de su padre, Hanafin sostiene que la fotografía hizo lo que ella esperaba. “Quedó un poco sensibilizado después de verla, pero luego dijo: ‘Guau, qué buen mozo era entonces’”, comenta Hanafin riendo. “Siento que le dio un poco de paz”.

Fred Durso, Jr. es redactor del NFPA Journal


Receta para el desastre
Demasiadas personas y elementos combustibles, y muy pocas salidas contribuyen a una noche de horror.

Por fuera no decía mucho —la estructura original había sido construida como un garaje y más tarde albergó un negocio de distribución de películas— pero en 1942 el club nocturno Cocoanut Grove era el corazón de la vida nocturna de Boston. Ubicado en el límite del distrito teatral de la ciudad, el espacio de dos niveles incluía tres barras y salones, un área para cenar/bailar, cocina y lugar de almacenamiento, los que abarcaban un espacio de cerca de 10,000 pies cuadrados (929 metros cuadrados). Las paredes estaban revestidas en cuero sintético, palmeras falsas rodeaban la pista de baile, y el mobiliario contaba con dibujos de cebra. La banda de la casa tocaba música y había un cuadro de ágiles bailarines de Cocoanut Grove. Un trago costaba 50 centavos de dólar y un filete $2 dólares. El club era visitado por estrellas de cine, cantantes famosos, políticos, figuras de la mafia, soldados de licencia, y hordas de personas que deseaban pasar un buen momento. Estaba lleno de gente, de ruido, humo y hacía calor, y los bostonianos lo amaban.

La noche del sábado 28 de noviembre de 1942, alrededor de 1,000 personas desbordaban Cocoanut Grove, aproximadamente el doble de su capacidad permitida. Muchos habían asistido previamente al partido de fútbol americano entre Holy Cross y Boston College, realizado en Fenway Park, y estaban celebrando (o tratando de olvidar) la victoria aplastante de Holy Cross sobre BC. Buck Jones, estrella de cine de películas de vaqueros, se hallaba en el club nocturno.

El incendio se desató en el atiborrado Salón Melody, ubicado en el sótano del club, alrededor de las 10:15 p.m. “En un minuto, el incendio se había extendido al vestíbulo de arriba. A las 10:18 p.m., el área del comedor principal ya estaba envuelto”, escribe Stephanie Schorow, colaboradora de NFPA Journal en su libro The Cocoanut Grove Fire (El incendio de Cocoanut Grove). “Dos minutos más tarde, el incendio se desplazó rápidamente a través de un pasillo al Salón Broadway”—lo que significa que el incendio había cubierto 225 pies (69 metros), incluyendo ambos pisos del edificio de extremo a extremo, en alrededor de cinco minutos. La primera víctima llegó al Hospital de la Ciudad de Boston a las 10:35 p.m., y los bomberos tuvieron el incendio bajo control 10 minutos más tarde.

Se examinaron una serie de causas posibles del incendio durante la investigación oficial, pero ninguna fue concluyente. Más allá de lo que originó el incendio, este se propagó con una fuerza inusitada, en parte como resultado del mobiliario y decoraciones interiores altamente combustibles. Los testigos recuerdan ver una bola de fuego gigante, blanca o naranja brillante o amarilla azulina, atravesando el comedor y llenando el aire con fuego en un instante. Personas murieron en sus asientos, otras corrieron con desesperación hacia las salidas, o donde pensaron que habría salidas. De hecho, algunas de las puertas de salida estaban trabadas; otras se hallaban escondidas y cerradas, y otras puertas que daban a salidas se abrían hacia adentro, lo que creó atascamientos inmediatos. La entrada/salida principal del club era una puerta giratoria por la que muchas personas pudieron escapar, hasta que se saturó por la cantidad de personas y se trabó, lo que atrapó a los demás. Otros, los afortunados que no fueron pisoteados, quemados o vencidos por el humo denso y acre, encontraron salidas alternativas, como una ventana del sótano que daba a un pequeño patio. La duración del incendio puede haber sido corta, pero el resultado fue catastrófico: Cocoanut Grove causó 492 muertes —200 fallecieron a metros de las puertas giratorias atascadas— lo que lo hace el incendio más mortífero de la historia de Nueva Inglaterra. Sigue siendo el incendio más terrible de la nación en un club nocturno, y en la categoría más amplia de incendios en lugares de reunión pública y clubes nocturnos sólo es superado por el incendio del Teatro Iroquois de 1903, que causó la muerte de 602 personas.

A diferencia de algunos incendios históricos anteriores, como el de Triangle Waist Co. en Nueva York en 1911, Cocoanut Grove no provocó cambios significativos en los códigos de NFPA; el Código de Salidas de Edificios, precursor de NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, ya analizaba los tipos de peligros presentes en el club. Sin embargo, los códigos locales e incendio y seguridad de Boston y de distintas municipalidades de todo el país sufrieron grandes cambios, incluida la reclasificación de los clubes nocturnos y restaurantes como lugares de reunión pública, que es como ya se consideraban en el Código de Salidas de Edificios. El cambio introdujo requisitos más estrictos para salidas, iluminación de emergencia, capacidades de ocupación y otras características de seguridad.

El tema del cumplimiento del código comenzó a analizarse minuciosamente después del incendio de Cocoanut Grove, en el que se encontró que Boston estaba en grave falta. En la nota de un periódico, dos días posteriores al incendio, Robert S. Moulton, secretario técnico de NFPA y autor del informe de la Asociación sobre el incendio, describió la “condición caótica” de las leyes de construcción de la ciudad, las que sostuvo eran objeto de “cumplimiento incompetente, influencias políticas y administración descuidada”. La calamidad de Cocoanut Grove, continuó diciendo, “se debe claramente a la violación flagrante de una serie de principios fundamentales de seguridad de incendio, que han sido demostrados mediante años de experiencia en otros incendios, y que deberían ser conocidos por todos”. Una inspección de incendio a Cocoanut Grove, realizada por la ciudad ocho días antes del incendio, puso de relieve el análisis de Moulton, ya que se determinó que la condición del club era “buena”: La inspección determinó que había una cantidad adecuada de salidas y que las decoraciones interiores no eran combustibles.

In 1943, Barnett Welansky, propietario del club, fue declarado culpable de homicidio sin premeditación de las muertes de 19 clientes de Cocoanut Grove y sentenciado a 12–15 años de cárcel; enfermo de cáncer, obtuvo un indulto en 1946 y murió dos meses después de su liberación. El juicio incluyó prolongados análisis sobre los factores que podrían haber producido un incendio tan violento, pero nunca se alcanzó una explicación concluyente. La causa oficial de los registros del Cuerpo de Bomberos de Boston se encuentra listada como “desconocida”.—Scott Sutherlan

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies