Aliados en Seguridad
      Olvido su clave?  

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Aliados en Seguridad

Por Steven A. Adelman

Una mirada a la formación de la Alianza de Seguridad en Eventos y la creación de una nueva guía para ayudar a los profesionales de la industria a trabajar de forma segura y crear eventos más seguros

SEA-Esp 498x173

Para los miembros de la NFPA que a diario se encuentran inmersos en la capacitación para la seguridad, el concepto de “la seguridad humana en primer lugar” es tan fundamental que apenas precisa ser mencionado.

Sin embargo, a pesar de los avances en cada aspecto de la tecnología y capacitación en seguridad, la lista de catástrofes a nivel mundial asociadas con eventos en vivo sigue creciendo; desde derrumbes de techos de escenarios al aire libre a incendios en discotecas o incidentes de aplastamiento en multitudes. Claramente, partes importantes del mensaje se pierden entre las reglamentaciones, códigos y pautas existentes, y las personas en el campo de acción.

Para ayudar a cubrir la brecha, un grupo de profesionales de la industria de eventos en vivo ha formado la Alianza de Seguridad en Eventos (ESA, por sus siglas en inglés), una organización diseñada para facilitar mayor seguridad en el trabajo de sus colegas y crear eventos seguros. El alcance de los eventos considerados por ESA es amplio a propósito y varía desde entretenimiento hasta eventos atléticos o cívicos llevados a cabo en sitios pequeños o de gran tamaño tanto interiores como exteriores. El punto principal de ESA es su nueva Guía de seguridad en eventos, un trabajo en progreso, con 37 capítulos que analizan las mejores prácticas en áreas operativas clave para eventos en vivo. La Guía hace uso extensivo de los recursos existentes tales como el NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, y la NFPA 160,Norma para el uso de efectos de la llama ante una audiencia. Para ESA, el énfasis no está puesto en estudiar de forma exhaustiva cada cuestión, sino en presentar información importante de una forma tal que los atareados profesionales en eventos puedan usar, y que pueda ayudarlos a planificar y llevar adelante eventos con el objetivo principal centrado en la seguridad humana.

La necesidad de una Alianza de seguridad en eventos
Comenzó con Indiana. El 13 de agosto de 2011, justo cuando la banda Sugarland estaba por empezar su show en el festival Indiana State Fair, un severo sistema climático, que incluyó fuertes vientos, avanzó por la superficie de Indianápolis. Una potente ráfaga de viento derribó el techo exterior temporario que se había colocado sobre el escenario principal permanente del festival, provocando que partes importantes del techo y de las estructuras de soporte cayeran sobre la gente reunida en frente del escenario. Casi de forma inmediata, se plagó Internet con fotos y videos tomados por los asistentes que observaban horrorizados desde la tribuna. Las opiniones sobre la tragedia, que dejó siete muertos y más de 40 heridos, variaron desde un acto inesperado de Dios hasta una consecuencia completamente evitable de error humano. El dedo acusador por lo que había ocurrido señaló a todos, desde los organizadores del evento, el personal encargado de manejar a las multitudes, los técnicos en techos, inspectores de seguridad y meteorólogos.

A pesar de que los profesionales de la industria de eventos habían sido conmovidos por desastres anteriores, el evento de Indiana movilizó a la gente por varias razones, comenzado por el total de personas que murieron y resultaron heridas. También el tercer derrumbe de un techo exterior relacionado con el clima en América del Norte en solo tres semanas, precedido por los eventos en Tulsa, Oklahoma, y Ottawa, Ontario. Las causas parecen incluir muchos aspectos de las operaciones de eventos, desde el montaje y la ingeniería hasta estructuras de comando de incidentes y control de multitudes, comunicaciones y contratos entre las partes.

A medida que se apaciguaron las aguas, los profesionales de la industria de eventos comenzaron a analizar la razón por la que ocurren tragedias como la de Indiana (y las tragedias que precedieron) y sobre qué podría haberse hecho de forma diferente. Comenzando en enero de 2012, en los eventos de la industria Tour Link y Pollstar Live!, así como en la Academia para Seguridad en Lugares de Reunión de la Asociación Internacional de Gerentes de Lugares de Reunión, y luego el curso Preparación para climas severos, un grupo liderado por Jim Digby, gerente de giras para la banda Linkin Park, decidió tomar las riendas del asunto y formó la Alianza de Seguridad en Eventos.

Los miembros de la Alianza comenzaron a mirar de cerca nuestra propia industria, y encontramos que había muchísima información valiosa disponible para nosotros, incluyendo códigos y normas de consenso creados por organizaciones tales como la NFPA. El tema como lo vimos es que en un campo con pocas barreras para ingresar y que es en su mayoría auto regulatorio las mejores prácticas son muy a menudo un misterio para la gente que más lo necesita. Con el fin de colocar a la seguridad humana en primer lugar, ESA determinó como objetivo cerrar la brecha entre la teoría y la práctica—pero que no necesariamente significara entregar copias del Código de Seguridad Humana.

Según nuestra propia estimación, ESA está formada por gente de acción: productores de eventos, ingenieros, armadores, arrendadores de equipos, gerentes de giras, encargados de armado de equipo, especialistas en seguridad, y muchos más. Una mirada en nuestro espejo colectivo nos brindó la primera percepción principal de ESA: para los profesionales de la industria de eventos, la desventaja de ser un hacedor es que por lo general no somos buenos lectores. Pocos de nuestros colegas posiblemente pasarán horas leyendo una extensa reglamentación, un código industrial, o normas técnicas, siendo la mayoría de ellas incluso un desafío hasta para lectores disciplinados. Era necesario crear algún tipo de guía intermedia para que la gente en esta industria la utilice, una guía que pudiera leerse mientras se hacen malabares con un sinfín de tareas asociadas con la preparación para un evento en vivo.

Afortunadamente, ya se había inventado una versión de esta rueda. En el Reino Unido, luego del desastre de 1989 en el Estadio Hillsborough—un incidente de aplastamiento debido a la multitud aglomerada durante un partido de fútbol que dejó 96 muertos y más de 700 heridos—el Departamento Ejecutivo de Salud y Seguridad del gobierno llevó a cabo un emprendimiento a principios de la década del 90 para codificar las mejores prácticas de seguridad para eventos en vivo. El resultado fue HSG195, más conocida como Purple Guide [Guía Púrpura]. En los Estados Unidos, resolvimos reunir nuestro conocimiento y experiencia colectivos para crear uno propio, a partir del documento británico. Este documento había sido actualizado por última vez en 1999 y fue redactado principalmente para el personal de operaciones de eventos que realiza la dotación de personal de eventos en el Reino Unido. Nos dividimos en grupos de trabajo por áreas de experiencia y comenzamos a escribir [ver “Trabajo masivo para seguridad de multitudes”].

Mientras este trabajo en borrador comenzó detrás de escena, ESA hizo su debut formal, adecuadamente, en Indiana. En abril de 2012, el entonces gobernador Mitch Daniels recibió a los miembros de ESA en el parlamento estatal de Indianápolis. Una sala llena de legisladores de estado, funcionarios de seguridad pública y aliados de la industria respondieron de forma entusiasta a la organización y su misión, y a nuestros planes para crear una versión americana actualizada de la Guía Púrpurabritánica. La reunión fue poco después de la publicación del informe de ingeniería de Thornton Tomasetti y el informe de la gerencia de eventos de Witt Associates sobre el incidente en el festival Indiana State Fair, que encontró deficiencias en el montaje del sistema del techo así como en los procedimientos de comunicaciones y planificación en caso de emergencia durante el festival.

Guía de seguridad en eventos: le enseña a los profesionales a buscar por sus propios medios
El objetivo subyacente de la guía de mejores prácticas de ESA fue ayudar a los profesionales de la industria a formular las preguntas correctas, lo que les ayudaría a encontrar las respuestas correctas para su evento en particular. A través de la Guía de seguridad en eventos, intentamos enmarcar el antiguo proverbio “Si uno le da un pescado a un hombre, lo alimenta por un día; si uno le enseña a un hombre a pescar, lo alimenta de por vida”. Un ejemplo:

1.2.2 La parte del “por qué” de una situación es por lo general la clave. En algunas cuestiones, existe una respuesta correcta absoluta, un único modo que es el mejor y más correcto para hacer algo. Hemos enfatizado esas pocas reglas que consideramos inquebrantables. En la gran mayoría de las situaciones, no obstante, existe más de una forma segura de hacerlo. Para dichos casos, hemos intentado identificar las cuestiones importantes que se deben considerar mientras se intenta buscar implementar una norma o principio de seguridad general a las circunstancias fácticas particulares con las que en realidad uno enfrenta. En otras palabras, intentamos enseñarle a pensar en la seguridad por usted mismo, no sólo a seguir las reglas que pueden aplicarse a usted en diferentes grados, o no.

La Guía nunca tuvo como fin funcionar como un código o una norma, sino como un análisis de las mejores prácticas de las que dependen y a las que se hace referencia en los documentos regulatorios o técnicos más “formales”. Ya que los propios líderes de ESA aprendieron del tema con la ayuda de las organizaciones que ya habían abordado muchos de estos temas, la Guía de seguridad en eventos incorpora y cita varios códigos y normas de la NFPA, así como reglamentaciones, normas y otro material producido por organizaciones, entre las que se incluye la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional, la Agencia Federal de Manejo de Emergencias, PLASA (anteriormente conocida como Asociación Profesional de Luz y Sonido), el Instituto Americano de Normas Nacionales, el Consejo Internacional de Códigos, la Alianza Internacional de Empleados de Escenarios Teatrales y la Asociación Internacional de Gerentes de Lugares de Reunión. Hemos compilado otros trabajos detallados de grupos, luego los destilamos en un formato más fácil de interpretar para los profesionales en eventos. Junto con los requisitos y resúmenes técnicos de las disposiciones regulatorias relevantes, la Guía también hace un análisis sobre la autoridad que ejercerá la toma de decisiones como retrasar, alterar o en el peor de los casos, cancelar un evento a último minuto o incluso mientras el evento está llevándose a cabo. Los intereses potencialmente conflictivos de los seguidores, artistas, representantes, organizadores y aquellos encargados de la seguridad pública pueden complicar el análisis de las acciones adecuadas que se deben tomar durante un evento. Es por eso que para evitar confusiones y retrasos en el proceso de toma de decisiones se debe por anticipado, quién será la autoridad que tomará la decisión final con respecto de seguir adelante o no.

En febrero de 2013, presentamos la primera versión de la Guía de seguridad en eventos. Sus 37 capítulos, incluyendo “Seguridad contra incendios”, “Planificación (de emergencia) de incidentes mayores”, “Comunicación”, y “Manejo de multitudes”, cubren las cuestiones perennes de seguridad en eventos, así como los temas candentes recientes tales como “Preparación para el clima” y “Montaje”. Ya que fue diseñado para ser un documento “vivo”, formado por personas que trabajan en eventos en vivo todos los días. La primera edición se encuentra actualmente en un período de revisión y comentarios de seis meses. Durante al menos el mes de agosto, el equipo de edición de ESA, liderado por Dr. Donald Cooper, ex-jefe de bomberos de estado en Ohio y presidente del Comité Técnico de Búsqueda y Rescate para NFPA 1670, Operaciones y capacitación para incidentes técnicos de búsqueda y rescate, responderá a los comentarios, agregará secciones nuevas, y considerará el impacto de los eventos de último momento sobre el material existente [ver “Razonablemente esperable”]. Dependiendo del volumen de los comentarios y sugerencias recibidos, ESA espera terminar el segundo período de revisión y comentarios públicos a fines de este año, y publicar tentativamente por primera vez la Guía de seguridad en eventoscompleta en marzo de 2014. Las copias de revisión están disponibles para su descarga gratuita en eventsafetyalliance.org.

Próximo programa de seguridad de ESA
La Guía de seguridad en eventos es un punto de partida esencial para el trabajo de ESA. Si bien su texto puede ser más fácil de leer que el de los códigos, normas y otros documentos a los que se hace referencia, no tenemos la ilusión de que los encargados de armados de equipos y montaje de escenarios lo lleven entre bastidores. Nuestra próxima tarea es implementar la información de la Guía en un formato que permita aprender de modo incluso más fácil, a formular las preguntas correctas.

ESA está diseñando un software de planes de seguridad que ayudará al personal operativo de eventos; desde el promotor, gerente del establecimiento, y representante de artistas hasta los jefes de seguridad, empleados de la boletería e incluso de limpieza a pensar más como un gerente de riesgos. En respuesta a las indicaciones, los usuarios ingresarán información específica del lugar y del evento, luego marcarán diferentes casilleros personalizables sobre diferentes condiciones y peligros que creen razonablemente que puedan encontrar. El resultado será un plan para ese evento en particular que aborde las cuestiones de seguridad más razonablemente esperables y que brinde hipervínculos a reglamentaciones, códigos y normas técnicas aplicables.

En un esfuerzo por aumentar la transparencia y responsabilidad, el ingreso de información y el plan resultante serán compartidos de forma automática con los representantes de cada parte líder de ese evento, desde los proveedores hasta los gerentes del evento, y en especial incluyendo a los representantes de la autoridad competente, por lo general los funcionarios locales de la construcción y de bomberos. Nos damos cuenta de que incluso un buen plan puede frustrarse si quienes toman las decisiones no lo conocen. Como un incentivo adicional para los organizadores de eventos que ponen en primer lugar la seguridad humana de esta manera, se compartirá también el asiento de información y el resultado con los representantes de las compañías aseguradoras de los organizadores. Las compañías aseguradoras en entretenimientos líderes han confirmado que, en esta industria empresarial y considerablemente no regulada, les complacería mantener una supervisión más cercana de las inversiones y recompensar financieramente a los asegurados que sigan los pasos necesarios para llevar adelante eventos seguros.

Además de desarrollar el software, la Alianza de seguridad en eventos tiene planes relacionados con la comercialización, educación, cabildeo e incluso capacitación y asesoramiento. Nos estamos reuniendo con líderes de la industria para desarrollar un apoyo más amplio para la misión de ESA y para solicitar comentarios para la Guía de seguridad en eventos de las personas que más probablemente la utilicen.

Hemos intentado convertir el horror de Indiana en algo positivo. Más allá de nuestro autointerés profesional, muchos de nosotros somos padres que deseamos contar con eventos seguros para nuestros hijos. Hemos creado una guía de mejores prácticas para el mundo de eventos en vivo tal como existe. Si intentamos buscar lo inalcanzable, lo hacemos en un esfuerzo de evitar lo inimaginable.

Steven A. Adelman es un miembro de la NFPA y abogado en Scottsdale, Arizona, especializado en litigio y gerencia de riesgo en espacios deportivos y de entretenimiento. Es vicepresidente de la Alianza de Seguridad en Eventos. Su correo de contacto es.


Trabajo masivo para seguridad de multitudes
El esfuerzo en línea que creó la Guía de seguridad en eventos incluye elementos del proceso de desarrollo de normas NFPA.

La Guía de seguridad en eventos fue un extenso proyecto interactivo, creado por una serie de grupos con atributos que imitan a los comités técnicos de la NFPA. En primer lugar, los profesionales de la industria de eventos con experiencia en el asunto se ofrecieron para ayudar a crear secciones de esta Guía. Luego, el jefe de la Alianza de Seguridad en Eventos Jim Digby, gerente de giras de la banda Linkin Park, aprobó a cada líder de los grupos de trabajo y a los expertos que formaron cada grupo, que luego comenzaron a redactar el borrador de al menos un capítulo cada uno. Luego, el coordinador del grupo de trabajo Steve Lemon, jefe de gerencia y planificación de eventos de la compañía Steve Lemon & Associates, supervisó el proyecto completo y sirvió de intermediario con el equipo de liderazgo de ESA. El Dr. Donald C. Cooper, ex-jefe de bomberos de estado de Ohio, trabajó como editor a cargo y abordó las cuestiones de formato y estilo, y ayudó a resolver las cuestiones técnicas o conflictos que surgieron durante la investigación y redacción. Una vez completada la revisión editorial, se le devolvió un borrador revisado al grupo de trabajo para una aprobación final antes de incluirlo en la Guía.

Ya que ESA le da una gran importancia al hecho de obtener un amplio apoyo industrial, la versión inicial de la Guía, publicada en febrero y disponible en eventsafetyalliance.org tiene un sello que dice “Borrador: para revisión y comentarios únicamente”. Desde entonces, los profesionales de la industria han proporcionado sugerencias editoriales adicionales que se han integrado en el texto, y los líderes de ESA se han acercado a otros interesados, como compañías aseguradoras y organizadores de eventos, para que brinden sus propias opiniones a fin de asegurar que el texto refleje sus intereses también.

La Guía actualmente incluye 37 capítulos disponibles para descargarlos de forma gratuita en eventsafetyalliance.org, donde las partes interesadas pueden también presentar sus comentarios y sugerencias. Cuando finalice el período de revisión y comentarios el 6 de agosto, el comité editorial analizará el material adicional, determinará por consenso qué debe incluirse en la siguiente repetición y lo incorporará a una versión actualizada que será publicada en el sitio Web para una segunda ronda de revisión y comentarios públicos.

La Guía de seguridad en eventos fue siempre concebida como un “documento vivo”, respondiendo así a las tendencias y eventos de la industria. La naturaleza inconclusa de la Guía, que intenta capturar una industria en rápida evolución, además del proceso de redacción colaborativo de ESA, hicieron que el emprendimiento fuera, en parte difícil de manejar. Pidiendo prestada una línea de nuestro hermano en el Reino Unido, “creemos que, de todas la peores maneras de crear una guía sobre las mejores prácticas, esta es sin duda la mejor de las peores”.


Razonablemente esperable
El atentado de la Maratón de Boston y los límites de seguridad.

A simple vista, el atentado de la Maratón de Boston el 15 de abril es el tipo de incidente que la Alianza de Seguridad en Eventos debería estar bien preparada para tratar. Como alteración durante un evento en vivo, con certeza este fue un escenario para el que los expertos de ESA en el tema podrían crear rápidamente un modelo para otros planificadores de carreras y líderes cívicos.

No obstante, resultó ser que la tragedia de la maratón ilustra mejor las limitaciones entre lo que pueden hacer las prácticas de seguridad en eventos y la guía de mejores prácticas.

La noción subyacente a las mejores prácticas es que ciertas acciones o incidentes son tan esperables que los profesionales de la industria razonablemente preparados deberían estar listos para tomar acción si cualquiera de estos incidentes ocurriera. Este enfoque de mejor práctica brinda las bases para la Guía de seguridad en eventosde ESA, que luego describe cómo se llevaría a cabo la preparación razonable para estas variadas acciones e incidentes. Pero cuando un incidente no es razonablemente esperado, no puede existir una mejor práctica para tratarlo.

A diferencia del clima severo, una acción criminal o terrorista como el bombardeo en la maratón no está dentro de los tipos de eventos que los profesionales de la industria pueden considerar razonablemente esperables. A pesar de que los bombardeos en lugares públicos no son un tema jamás escuchado en los Estados Unidos, afortunadamente resultan poco comunes, y no existían precedentes para las actividades terroristas cercanas a la línea de llegada en la Maratón de Boston 2013. Como resultado, a pesar de que los líderes de ESA analizaron la posibilidad de agregar un capítulo sobre seguridad en carreras a la Guía de seguridad en eventos, solo pudimos pensar en no mucho más que el de remover los tachos de residuos y buzones que podrían esconder dispositivos explosivos, como ya se ha hecho en carreras en otros países, y aumentar la cantidad de personal de seguridad uniformado al costado de la ruta, aunque ningún nivel de seguridad básico para el público se adapta a todas las carreras.

Al final, la Alianza de seguridad en eventos optó por no volcar lo que ya es obvio en un nuevo capítulo, sino en su lugar compartir nuestro apoyo para las víctimas y sus familiares. Esto nos pareció la mejor práctica bajo tales circunstancias

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies