La Capital del Nuevo Mundo
      Olvido su clave?  

 

Investigación & Temas Ecológicos

La Capital del Nuevo Mundo

Por Scott Sutherland

Una visita guiada de los sistemas de protección contra incendios en el CityCenter, la incorporación más nueva y de mayor envergadura en el “Vegas Strip”.

citycenter night 498x249

Una ciudad dentro de una ciudad
Con su sofisticada arquitectura y elegante ambiente urbano, el CityCenter, la incorporación más nueva y de mayor envergadura en el “Vegas Strip”, no se parece en nada al estilo de Las Vegas que conocieron nuestros padres. Lo mismo puede decirse de los sistemas de protección contra incendio de última generación del CityCenter. Scott Sutherland del NFPA Journal® nos lleva de visita.Cuando comencé mi investigación sobre el CityCenter, el nuevo y rutilante mega desarrollo de MGM Mirage que se inauguró en diciembre en el corazón de Las Vegas Strip, me costó un poco entender algunos de los hechos más notables del lugar.

 

Toda la verdad | Información completa sobre CityCenter 
CityCenter ha sido galardonado con seis Certificaciones Doradas sobre Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED, por sus siglas en inglés) otorgadas por el Consejo de Edificación Ecológico de los EE.UU. 
+    CityCenter, el mayor desarrollo de financiamiento privado de América del Norte, es una empresa conjunta entre MGM Mirage e Infinity World Development Corp., una subsidiaria de Dubai World. 
+    CityCenter cuenta con aproximadamente 1.200 pies (366 metros) de frente sobre el Strip.
+    En total, CityCenter cuenta con 7.200 habitaciones de hotel y condominios.
+    El área del centro comercial, Crystals, abarca 500.000 pies cuadrados (46.452 metros cuadrados) de espacios minoristas, para alimentación y de entretenimiento.
+    La Colección de Bellas Artes de CityCenter, valuada en $40 millones de dólares, incluye 15 obras de artistas como Maya Lin, Jenny Holzer, Frank Stella, Claes Oldenburg y Henry Moore. Las obras se encuentran en exposición en las áreas públicas a lo largo de CityCenter.
+    CityCenter se encuentra construido en 67 acres (27 hectáreas), aproximadamente el mismo tamaño de su vecino Bellagio. El terreno del Bellagio abarca 6 millones de pies cuadrados (557.518 metros cuadrados) de espacio, comparado con los 18 millones de pies cuadrados (1,6 millones de metros cuadrados) de CityCenter.
+    En cuatro años de construcción, CityCenter recicló más de 90% de todos los desechos de la construcción, evitando el envío de más de 250.000 toneladas de desechos de la construcción a la escombrera local.
+  Más del 70% del acero utilizado en CityCenter es reciclado.
+  La planta eléctrica de CityCenter producirá un tercio de la electricidad anual necesaria para el Aria Resort & Casino.
+  La tecnología que genera la electricidad de CityCenter utiliza la misma energía para calentar toda el agua doméstica de la totalidad de CityCenter.
+  La tecnología y los programas de conservación de agua de CityCenter utilizan 30% menos de agua que otros edificios y 60% menos de agua en paisajismo al aire libre.
+  CityCenter desarrolló y encargó la primera flota de limusinas propulsada por gas natural comprimido de combustión limpia. Fuente: MGM Mirage

Para empezar, estaban los costos. Con un costo oficial total de $8.500 millones de dólares —fuentes no oficiales ponen el precio total en alrededor de los $11.000 millones— CityCenter es el desarrollo más importante con financiamiento privado del país. Después, el tema del tamaño: 18 millones de pies cuadrados (1,6 millones de metros cuadrados) de espacio para alojamiento, juegos de azar, residencia y espacio para comercios, todo diseñado por un equipo de famosos arquitectos. Existía la visión optimista del CityCenter como un “destino de resort urbano”, que utilizaría arquitectura de vanguardia, arte y negocios minoristas de ultra lujo para atraer visitantes, en un marcado contraste con los hoteles temáticos chillones y ya muy vistos, entretenimientos con desnudos y daiquiris de regalo. Existía el ambicioso plan de construcción total en cinco años, el programa de trabajo continuo durante las 24 horas, y las muy publicitadas muertes de seis trabajadores en el lugar. Encontré que el número de personas que se acercaron a solicitar los 12.000 puestos de trabajo disponibles en CityCenter fue de 160.000, mientras la tasa de desempleo del sur de Nevada —castigada por la recesión— alcanzaba el 14%. También, había las muchas promesas que señalaban que CityCenter daría un vuelco al moribundo Strip, además de una serie de advertencias alarmantes que aseguraban que con el arribo de CityCenter habría poco más de miles de nuevas habitaciones de hotel en la ciudad que ya nadie querría. Y también, un eslogan: “La capital del nuevo mundo”. Hasta para los estándares de Las Vegas, todo parecía muy grande, muy caro, muy ambicioso, muy… demasiado. 

Incluso la historia de los sistemas de incendio y de seguridad humana de CityCenter tomaron dimensiones exuberantes. CityCenter, ubicado en un terreno de 67 acres (27 hectáreas) entre el Bellagio y el Monte Carlo, incluye cuatro hoteles —el emblemático, el Aria, de 61 pisos, incluye un casino y un teatro para 1.800 personas—, alcanzando 7.000 habitaciones y condominios, junto a un par de torres residenciales de 37 pisos, un centro comercial de alta gama, y decenas de bares, restaurantes, clubes nocturnos y galerías. A excepción de uno de los hoteles —el Vdara, ubicado frente a la avenida Harmon desde el macizo de CityCenter— las diferentes torres y galerías comerciales del desarrollo están interconectadas, razón por la cual la jurisdicción local, Clark County, lo clasifica con una ocupación integral unificada. Yo deseaba saber cómo dicho gigante del placer se encontraba protegido contra incendios, y también qué habían sentido los propietarios, diseñadores, constructores y autoridades locales al diseñar y ejecutar semejante coloso de características únicas. Finalmente, estaba el aspecto que ofrecía CityCenter de ser una ciudad dentro de la ciudad. Durante su ocupación máxima —con todos los condominios y habitaciones de hotel llenas, todas las mesas de dados tomadas, todas las localidades para la obra "Viva Elvis" del Cirque du Soleil agotadas— el desarrollo puede albergar hasta 200.000 personas. ¿Cómo se alerta a las personas dentro de sus laberínticos recovecos durante una emergencia? ¿Cómo podemos garantizar que puedan escapar sin peligro, o que simplemente logren salir? Para comprender todo esto tenía que ir a ver el lugar, y también era evidente que necesitaría la ayuda de un guía local que pudiera explicarme los puntos más delicados sobre la protección de una ciudad dentro de una ciudad.

Siempre sospeché que los elementos más atrayentes del Strip eran los que no estaban a la vista y tenían que ver con el conocimiento tecnológico y de ingeniería. Mi guía quizás no podría ayudarme a entender el desmedido orgullo responsable de un eslogan como "La capital del nuevo mundo”, pero por lo menos quería echar un vistazo al funcionamiento interno del CityCenter; una oportunidad para comprender el vasto sistema nervioso mecánico diseñado para mantener la seguridad de sus legiones de visitantes. 

Nunca puede decirse que haya suficiente inteligencia en Las Vegas, y es por eso que me encuentro en CityCenter en un día nublado de marzo para entrevistarme no con uno sino con dos guías locales. Mis contactos son Jeff Grove y Virginia Charter, ingenieros de Rolf Jensen & Associates, empresa contratada para brindar servicios de consultoría de protección contra incendio para todo el proyecto de CityCenter. Grove, gerente de operaciones de la oficina de RJA de Las Vegas, ha trabajado en una serie de proyectos del Strip. CityCenter fue el primer gran proyecto de Charter después de haber sido contratada por RJA en 2005, recién egresada del programa de Tecnología de Protección contra Incendios y Seguridad de la Universidad del Estado de Oklahoma. 

Nos encontramos debajo de la amplia marquesina de vidrio de la entrada del Aria Resort & Casino, la pieza central de CityCenter. Nos abrimos camino a través de la atareada recepción y las áreas del casino, luego por el laberinto de pasillos de servicio iluminados por luces fluorescente, atiborrados con trabajadores del Aria. “Una gran parte de los desafíos que planteaba este proyecto eran administrativos en lugar de técnicos”, comenta Charter. “Contamos con tres arquitectos de registro, cada uno a cargo de diseñar una parte determinada de CityCenter. Podía llegar a ser muy difícil coordinar las áreas en donde el diseño de un arquitecto se conectaba con el de otro. Debíamos reunir a los arquitectos y a los ingenieros de diseño para poder diseñar sistemas de control de humo basados en la idea de que este es un espacio continuo. A veces, tuvimos que organizar muchas reuniones para que esto ocurriera”. 

Seguimos por un pasillo beige hasta llegar a un grupo de oficinas sin ventanas bien dentro del complejo Aria. Resultó que estaba por conocer a mi tercer guía local: Roy Mares, sub-director de operaciones globales de Aria. Mares ha estado involucrado en los sistemas del CityCenter desde que se unió al proyecto en 2006, después de trabajar en sistemas contra incendio y de seguridad humana para MGM en el Mirage. Le pregunto a Mares si a veces necesita descansar del tema de la seguridad en CityCenter, especialmente después del ritmo frenético de los últimos años. “Algunos días lo siento como una obligación", afirma. “Pero la mayor parte de los días puedo mirar a mi alrededor y garantizar que los visitantes no sufrirán peligros, y eso me empuja a seguir”. 

Con el trío de guías a la cabeza, hacemos la primera parada de la visita sobre protección contra incendios del CityCenter en el centro de comando de incendios, ubicado en el edificio central cerca de Frank Sinatra Drive. Además de los soportes de miles de planos del CityCenter ubicados en el centro de la habitación, la característica principal del espacio son las siete enormes pantallas táctiles instaladas a lo largo del muro trasero. Las pantallas son parte de un nuevo sistema integrado de alarma de incendio diseñado por Siemens (que recibió un contrato de $100 millones de dólares para instalar sistemas de incendio, de seguridad y de conservación ambiental en CityCenter) que reemplaza los tradicionales paneles de control de la alarma de incendio. Mediante una indicación táctil, el sistema de Siemens puede mostrar los planos detallados de cada uno de los pisos de todos los edificios de CityCenter, junto a las posiciones precisas de las alarmas, detectores de humo, sistemas de rociadores, conexiones de tuberías verticales, ventiladores de control de humo, etc. Pueden encontrarse las disposiciones para la visualización de información y los controles de sistemas en la edición 2010 del NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización. 

“Una vez que supimos cómo clasificaría Clark County al edificio (como una estructura única), ahí fue cuando Siemens comenzó a trabajar en este sistema unificado de alarma de incendio", informa Mares, mientras un grupo de trabajadores del Cuerpo de Bomberos de Clark County (CCFD) se apiña alrededor de una de las pantallas. “El costado administrativo constituía un desafío, ya que el código base técnicamente no permite esta clase de sistema. Pero el resultado final quizás ofrece mil veces más información que el panel común de gráficos o anunciadores de control de alarma de incendio”. 

Grove afirma que uno de los logros del nuevo sistema es su capacidad de unificar los sistemas de alarma y supresión mientras que también reconoce los componentes estructurales de CityCenter como espacios discretos. “Si se dispara una alarma en una de las torres del condominio, no necesariamente debe evacuarse el casino del Aria, aunque desde el punto de vista del código de edificación se trata de un edificio global”, indica. “En ese sentido es muy flexible”. 

Grove agrega que los operadores del sistema pueden introducir cambios a la información del diseño arquitectónico asistido por computadora (CAAD) para mantenerse al día con los cambios físicos a la propiedad. “Pueden introducirse cambios sin tener que solicitar un panel nuevo [de control de alarma de incendio] sólo debido a que un club nocturno se agrandó o porque tres espacios para alquilar se combinaron en uno”. Grove informa que el sistema —junto con un duplicado, ubicado en un segundo centro de comando de incendios en otro lugar de CityCenter— será manejado por personal de MGM con supervisión del CCFD. 

La redundancia es también una característica de nuestra siguiente parada, la sala principal de bombas de incendio, ubicada al lado del centro de comando de incendio en la planta central. La sala es un cubo de concreto, lleno de enormes tuberías rojas y negras y un zumbido industrial que encuentro tranquilizador. Al igual que el sistema de alarma de incendio, fue el diseño "todo bajo un solo techo" del CityCenter lo que estableció un enfoque unificado en cuanto a los sistemas de suministro de agua y de rociadores. “Es un sistema único con una alimentación centralizada que cubre todo excepto el Vdara, que tiene su propio sistema”, comenta Mares. “También hay una sala de bombas de reserva que cubre todo [excepto el Vdara]. En ningún momento la totalidad de las instalaciones dejan de estar protegidas. Para instalaciones de este tamaño resulta todo un hito estar cubiertos por bombas de incendio primarias y redundantes en diferentes niveles. La fuente primaria de agua del sistema es Clark County; un par de tanques complementarios en el lugar contienen otros 120.000 galones (454.249 litros). Las normas NFPA 13, Instalación de sistemas de rociadores, y NFPA 14, Instalación de sistemas de tubería vertical y de mangueras, estuvieron entre los códigos y normas importantes que se utilizaron en el diseño de sistemas de suministro de agua y de rociadores. 

Una de las prolongadas discusiones que los ingenieros de RJA sostuvieron con MGM se centró en las bombas de incendio que se utilizarían en la parte superior de las torres del hotel. Se necesitaban bombas auxiliares —sujetas a las disposiciones de NFPA 20, Norma para la instalación de bombas estacionarias de protección contra incendios— para mantener la presión del agua en la parte superior de las torres, y RJA promovía el uso de bombas eléctricas. Sin embargo, MGM se mostró reacio a afrontar el costo de construir conductos, las rutas para la energía eléctrica de emergencia desde la planta baja hasta el techo que tendrían que protegerse con una construcción de dos horas de resistencia. Grove reconoce que la construcción de los conductos habría sido "terriblemente onerosa". 

MGM optó por bombas operadas por gasoil, las que eliminan la necesidad de costosos conductos, pero dieron lugar a muchas disputas entre los arquitectos y diseñadores. “Siempre fueron concientes de que se requerían bombas de incendio a nivel del techo, pero se volvió una discusión muy diferente cuando comenzamos a hablar sobre las bombas de gasoil en lugar de las bombas eléctricas que generalmente tratamos de usar”, comenta Charter. Para comenzar, señala, el combustible gasoil en el techo —suficiente para accionar las bombas durante ocho horas, como lo exige el código— creaba una ocupación de grupo riesgosa, y debía protegerse de manera adecuada. También había que hacer frente a los problemas de ruido y humo, en especial considerando que algunos de los inmuebles más elegantes de la propiedad —condominios residenciales cotizados en millones de dólares— se encontraban ubicados más cerca de la azotea. “Finalmente lo solucionamos”, dice Charter, con un poco de cansancio, "pero fue un proceso bastante complicado”. 

Le pregunto a Mares cuál es su mayor preocupación en cuanto al sistema de rociadores: ¿Qué clase de situaciones no lo dejan dormir? “Realmente, no tengo ninguna preocupación", contesta. “Con toda la redundancia y con los cientos de diferentes sistemas diseñados para todas estas ocupaciones, estamos hablando de uno de los edificios más seguros de la historia”. Con una sonrisa agrega: "Con toda el agua que tenemos aquí, es más probable que alguien se ahogue antes de tener que enfrentar un incendio". 

Mares calcula que ha visto el espectáculo “Viva Elvis” en el Aria “por lo menos 50 veces”. Él supervisa todos los procesos mecánicos del hotel/casino, así que si existe algún problema con las máquinas de humo o con el telón utilizado para “Viva Elvis”, por ejemplo, Mares siempre está en la sala técnica del teatro, controlando la parte técnica mientras los artistas celebran la vida del Rey mediante canciones, acrobacias y ropa multicolor. “Hicieron muchos cambios desde que se estrenó”, agrega. “Se ha convertido en un espectáculo muy bueno”. 

Nos encontramos en la base del enorme escenario mientras los trabajadores preparan el decorado para el espectáculo de esa noche y mis guías hablan sobre las alarmas, el control de humo y los egresos. “No existen muchos lugares en el país en donde haya un teatro con 1.800 localidades directamente unido a un edificio de altura [las torres del hotel Aria]”, comenta Grove. “Cada uno de ellos representa una disposición especial del código de edificación, pero aquí forman parte del mismo edificio". 

Si ocurriera un incendio detrás de escena, afirma Grove, el telón del proscenio —uno de los más grandes que se hayan construido, reforzado con acero— puede descenderse y dicha área puede ventilarse para control de humo y recibir la acción de un sistema de diluvio de rociadores de 2.500 galones por minuto (9.464 litros por minuto) mientras se realiza la evacuación del teatro. Si el incendio ocurre en al área de los asientos, el área del escenario y de los asientos se ventilan para un óptimo control de humo, informa Grove. El control de humo para CityCenter se diseñó en cumplimiento con NFPA 92B, Norma para los sistemas de manejo de humo en centros comerciales, atrios y grandes áreas. 

El egreso del teatro —al igual que para la gran mayoría de los egresos en CityCenter— se basa en el concepto de "salida horizontal”, en donde la salida generalmente se realiza en el mismo nivel de piso desde una sección del edificio a otra, y donde dichos límites se encuentran protegidos por barreras cortafuego de dos horas de resistencia. “A medida que uno sale del teatro, se pasa a través de una barrera de dos horas de resistencia al espacio siguiente, y dentro del teatro se escapa dentro de escaleras presurizadas, luego escaleras de dos horas de resistencia que nos dirigen fuera del edificio", dice Mares. “No hay ningún componente del egreso de CityCenter que no esté protegido por barreras o corredores de dos horas de protección. Si necesitan salir, las personas podrán hacerlo”. 

Para nuestra parada final, Charter y yo nos dirigimos a la estación de tranvía de Crystals, el lujoso centro comercial de CityCenter. Un tranvía elevado, o “desplazador automatizado de personas”, conecta CityCenter y los resorts Monte Carlo y Bellagio y puede transportar más de 5.000 pasajeros por hora. (El Strip y sus resorts se encuentran diseñados teniendo un automóvil en mente, y caminar de una propiedad a otra puede resultar una pesadilla para ubicarse. Hay dos tranvías más en el Strip, pero, al igual que el de CityCenter, incluyen una cantidad limitada de paradas, y ninguna de las líneas de tranvías se conectan entre sí). Subimos a un vagón flamante que nos lleva silenciosamente hacia el Bellagio. 

Charter me comenta que RJA utilizó la NFPA 130, Norma para sistemas de tránsito sobre rieles fijos y sistemas de transporte ferroviario de pasajeros, como parte de su plan de protección contra incendio para el tranvía. Sin embargo, al igual que con casi todos los componentes de CityCenter, entraron en juego consideraciones sobre ocupaciones múltiples. “Cuando el tranvía ingresa a la estación de Crystals, comienza a formar parte del edificio de altura, y por eso debemos considerar el control de humo en dicha estación”, informa, a medida que nos desplazamos por las torres de CityCenter. “No tuvimos que analizar el control de humo en las otras dos estaciones porque se encuentran al aire libre”. 

Sin embargo, eso no quiere decir que dichas estaciones se encontraban libres de problemas de protección. Las estaciones de Monte Carlo y Bellagio están diseñadas con marquesinas hechas de tela, con materiales similares a los utilizados en el diseño del Aeropuerto Internacional de Denver, con un estilo tipo carpa. Clark County dictaminó que los techos de tela no pueden considerarse como un sistema de resistencia de dos horas, lo que significó que RJA debía diseñar un método alternativo para proteger las estaciones al aire libre. Charter y sus colegas ofrecieron un sistema de rociadores de diluvio como alternativa, que finalmente Clark County aceptó. 

De hecho, una gran parte del trabajo de Charter fue crear solicitudes para métodos alternativos de toda clase, más de 250, según ella. “Con medios y métodos alternativos, enfrentamos una situación en la que quizás no cumplimos los requisitos del código al pie de la letra pero podemos llegar al mismo objetivo utilizando medios diferentes", afirma sobre el proceso. Nos encontramos debajo de la marquesina de tela de la estación del Bellagio, y sentimos una fresca brisa desértica que cruza la plataforma. El techo, a pesar de sus enormes soportes, tiene una agradable ligereza, una gema del diseño entre las joyas arquitectónicas de CityCenter. “Probablemente dos tercios de los elementos alternativos tenían que ver con aplicaciones únicas de sellos cortafuegos. Trabajamos junto al propietario y a los diseñadores para abordar un problema, como el techo de la estación de tranvía, luego presentamos medios alternativos a la autoridad competente, que podía ser el departamento de edificación, el cuerpo de bomberos o una combinación de los dos, dependiendo de la situación. Ninguno de los procesos fue sencillo: cada uno de ellos generó un proceso muy, muy intenso”. 

Al finalizar la visita, le pregunto a Charter y Grove si no extrañan trabajar en CityCenter, ahora que ya está terminado casi por completo; el proyecto abrió por etapas, con bombos y platillos, durante el mes de diciembre. “Fue un poco raro después del primero de enero”, dice Grove. “Ya me había acostumbrado a lo largo de los años a recibir llamados telefónicos y correos electrónicos a cualquier hora del día y de la noche. Fue tan intenso durante tanto tiempo que cuando se detuvo de golpe resultó un poco raro". 

“Síndrome de abstinencia del Blackberry”, agrega Charter. 

“Sin duda. Pero de alguna manera todavía no terminó”, afirma Grove. “Todavía surgen problemas que el propietario solicita que solucionemos. Cosas pequeñas”. 

Aunque Grove extrañe la experiencia ahora que ya terminó, nadie desempeña un papel tan activo en un proyecto de tales características sin sufrir algunos golpes. Más tarde, al hablar con Doug Evans, ingeniero de protección contra incendio del Departamento de Servicios de Desarrollo, División de Edificación, de Clark County, quien trabajó con los diseñadores y constructores de CityCenter durante tres años, describe algunos de los encuentros como luchas a brazo partido. “Me estaba yendo de una reunión y un ingeniero que estaba trabajando [en sistemas de seguridad] para el proyecto se me acerca y me dice: “¡Me arruinaste la vida!”, relata Evans. “Al comienzo de este trabajo sentí cierta inquietud sobre el tamaño y la velocidad de todo el proyecto, y expresé mis inquietudes, pero nunca recibí una respuesta, aunque realmente no pensaba que me la darían. Pero ahora puedo mirarlo y decir que este es uno de los edificios más seguros del mundo, y no lo digo porque haya trabajado en él". 

“Clark County es una jurisdicción con miles de reglamentaciones”, dice Grove. “Los requisitos del código son los requisitos del código, y si no se cumple con ellos entonces hay que contar con un documento de seguridad humana que justifique la configuración. Como los ingenieros de protección contra incendio del proyecto, tuvimos que participar en innumerables discusiones de ese tipo. En este momento ya son un recuerdo borroso”. 

Todavía hay un escollo importante para CityCenter, The Harmon Hotel, aunque los problemas no tienen nada que ver con la protección contra incendio. La construcción se detuvo después del descubrimiento de una barra reforzada defectuosa en los pisos que ya se habían construido, lo que generó graves inquietudes relacionadas con la estructura. MGM redujo la escala del edificio —ubicado en un lugar muy visible de Las Vegas Boulevard, a lo largo de la fachada de CityCenter— de 49 pisos a 25, eliminando todas las unidades residenciales planificadas. Originalmente se había planeado su inauguración a finales del año pasado, pero ahora la apertura se ha programado para finales de 2010. 

CityCenter tuvo mucho que ver con la distinción recibida por la oficina de Grove como oficina del año 2009 de RJA. También tuvo mucho que ver con el ascenso de Charter, de 26 años, a gerente asociada para los servicios de consultoría de códigos y de ingeniería en protección contra incendios de la oficina. 

Si los incendios fueran imposibles en CityCenter, no habría necesidad de que Mario Romo fuera a trabajar el día de hoy. Me dirijo a ver a Romo, capitán del cuerpo de bomberos de Clark County, después de mi visita. Tiene su base en la nueva Estación 32, ubicada en un terreno de propiedad del CityCenter cerca de Vdara. El plan original de MGM para CityCenter no incluía un cuartel de bomberos en el lugar, pero las cuestiones de jurisdicción finalmente generaron su inclusión, junto al centro de comando de incendio de reserva, ubicado al lado del cuartel de bomberos. La Estación 32, que MGM construyó y acondicionó por $28 millones de dólares, es el primer cuartel de bomberos en construirse dentro de la propiedad de un resort del Strip. La estación incluye un autobomba y personal de rescate, y recibe llamados de CityCenter y otros lugares. 

“La mayoría de los llamados son probablemente del Aria”, informa Romo, sentado en su oficina, un lugar sin pretensiones construido con bloques de concreto. En el área de la cocina, media docena de bomberos está cortando verdura, preparando una comida. “Cuando recién empezamos, sólo llegar al lugar resultaba difícil, ya que el Aria es un laberinto y resulta muy fácil perderse. Ahora tenemos más idea de la ubicación, y el personal de seguridad también aprendió a ayudarnos a encontrar el lugar del problema". 

Romo describe a CityCenter como “muy seguro” en cuanto a la protección contra incendio, mencionando los sistemas de última tecnología, el monitoreo constante de dichos sistemas, el suministro de agua de reserva, etc. Le pregunto cuál considera que sería la mayor amenaza de incendio. “Existe una gran cantidad de áreas de servicio debajo de CityCenter en donde se almacenan materiales, y hay que asegurarse de que no tapen los rociadores”, dice. “Podría haber un incendio en un piso del hotel que podría aislar a las personas de los pisos superiores, en cuyo caso el uso de las escaleras puede resultar peligroso”. 

Hace una pausa, luego me cuenta que el día del incendio del hotel Monte Carlo en 2008 se encontraba en un entrenamiento. Él y otros bomberos podían ver cómo se elevaba el humo desde la fachada del hotel, el resultado de una actividad de soldadura no autorizada en el techo. “Ese incendio tampoco debía suceder, pero sucedió”, reflexiona. “Todo es posible”. 

Scott Sutherland es editor ejecutivo de NFPA Journal.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies