Normas en el extranjero
      Olvido su clave?  

 

Ocupaciones Institucionales/Culturales

Normas en el extranjero

Por Jesse Roman

embajadas 620x75Una conversación con Andrew Scott y Robert Diggs, de la Oficina de Operaciones de Edificación en el Extranjero, del Departamento de Estado, sobre embajadas, seguridad contra incendios, seguridad humana, y más.



La agencia de Operaciones de Edificación en el Extranjero (Overseas Building Operations—OBO) del Departamento de Estado tiene una misión colosal. Casi todos los edificios oficiales que EEUU posee y alquila bajo la autoridad del Jefe de Misión recae bajo el dominio de OBO—desde embajadas, consulados y residencias hasta complejos de oficinas y unidades de vivienda, cuarteles de la Marina e instalaciones de apoyo tales como depósitos, edificios de mantenimiento, aeródromos y unidades médicas de emergencia. La cartera incluye 275 misiones en 190 países, que alcanzan una superficie de más de 34 millones de pies cuadrados en bienes propios y 35 millones de pies cuadrados en propiedades alquiladas.



OBO se encuentra a cargo de todos los aspectos del edificio, incluido el diseño, construcción, adquisición, venta y mantenimiento, con un presupuesto anual para construcción de US$2.2 mil millones. “En todos los casos, la misión de OBO es la misma—proveer instalaciones seguras, protegidas y funcionales que den respaldo a las necesidades del personal que trabaja en el extranjero y que trabaja en los objetivos de política exterior del gobierno de los EEUU”, dijo la Directora de OBO Lydia Muñiz durante una audiencia en el Congreso el pasado mes de julio.

Andrew Scott, arquitecto de proyectos de OBO, y Robert Diggs, ingeniero de protección contra incendios, cuentan con una experiencia combinada de 36 años en OBO, y forman parte de la misión de esta oficina para asegurar que las embajadas de la nación ubicadas en el extranjero se construyan bajo las más rigurosas normas de seguridad, protección y funcionalidad. Scott y Diggs hablaron con NFPA Journal sobre su trabajo, y los desafíos de mantener los más elevados estándares de seguridad construyendo a la vez en los entornos más diversos —y en ocasiones peligrosos— que se pueda imaginar. 

¿Cómo trabajan unidos los distintos sectores de la oficina y cuáles son sus roles individuales?
Scott: Tenemos todas las disciplinas representadas en la organización: mecánica, eléctrica, estructural, seguridad humana, seguridad contra incendios, arquitectura, arte, y diseño interior. También contamos con profesionales de servicios inmobiliarios, coordinadores de proyecto, gerentes de construcción, estimadores de costos, gerentes de instalaciones, y gerentes de protección—todo lo necesario para desarrollar y mantener las propiedades de todo el mundo. Durante los procesos de desarrollo de planificación y proyecto, los especialistas de incendio y de diseño entre otros, tienen posiciones clave en los equipos. Mi función de arquitecto y de gerente de diseño de proyectos implica tanto estar pendiente de las cuestiones arquitectónicas como de asegurar que todas las diversas disciplinas se integren en la visión del edifico.

Diggs: Como ingeniero de protección contra incendios, coordino los requisitos de protección, de seguridad humana y los requisitos de la ingeniería de protección contra incendios—haciendo foco en asegurar que contamos con una estructura bastante segura y conforme al código. 

¿Bastante segura?
Diggs: Uso el término “bastante” dado que a menudo debemos tomar decisiones equivalentes o hacer modificaciones en el edificio para asegurar que incorporamos todas las cosas que necesitamos desde el punto de vista de la seguridad. Por ejemplo, está el caso de los requisitos para tuberías verticales de tipo 1. Sólo necesitamos 65 psi, aún a pesar de que NFPA 14, Instalación de sistemas de tubería vertical y de mangueras, puede indicar 100 psi. La razón es que el departamento de bomberos local no puede manejar 100 psi, de modo que no existe motivo para imponer un requisito que no puede ser cumplido. Dicho esto, somos estrictos en mantener la conformidad con el código, ya que además somos la autoridad competente. En consecuencia, como propietarios, miramos las cosas de una manera, y como autoridad competente implementamos algo parecido a una auto-regulación, lo cual implica una mayor responsabilidad sobre nosotros. 

¿Ustedes son la AC aún cuando están en un país extranjero? ¿Cómo funciona eso?
Diggs: Las instalaciones de las misiones diplomáticas son inviolables bajo la ley internacional, de modo que en general, podemos seguir nuestras propias normas. A su vez, existe la obligación de respetar la ley del estado receptor, y por razones prácticas, intentamos mantener buenas relaciones con las autoridades locales, de modo que buscamos resolver cualquier cuestión conflictiva respecto de normas locales más restrictivas de manera amigable, y reuniéndonos con los funcionarios del estado de manera puntual según cada caso. 

¿Qué tipo de ajuste se ven en necesidad de hacer eventualmente en el código?
Diggs: En NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, existe algo denominado instalaciones de acceso limitado—un edificio que cuenta con acceso limitado en lo relativo a incendios y rescate. Nuestros edificios se encuentran dentro de esa categoría. Si bien técnicamente no podemos decir que no cuentan con ventanas, funcionalmente no cuentan con ventanas, dado que no se puede acceder al edificio a través de la ventana fácilmente. Por este motivo, una cantidad de requisitos se activan desde el código de construcción de edificios. Evaluamos el riesgo, el uso del edificio, y básicamente lo tratamos como si fuera una estructura especial. No imponemos todos los requisitos de una instalación de acceso limitado, o subterráneo o de una estructura sin ventana. En su lugar, utilizamos requisitos para edificios de altura u otros edificios, y construimos un edificio del tipo de los edificios basados en el desempeño. Este es el tipo de enfoque macro que le damos a nuestro diseño.

La enorme cantidad de edificios y diversidad de contextos y condiciones, debe presentar muchos desafíos para un arquitecto.

Scott: Estamos construyendo en contextos muy diferentes, desde entornos muy calurosos y desérticos con muy poco acceso a cualquier tipo de infraestructura, hasta entornos muy bien desarrollados tales como Londres, París, o Yakarta.

Nuestro trabajo incluye construcciones lejos del centro de la ciudad en grandes sitios abiertos, así como en zonas urbanas densamente pobladas, ambas situaciones nos ponen frente a desafíos interesantes. Por ejemplo, en Yakarta estamos en la mitad de la construcción de un edificio de altura de 10 pisos. Además de definir el edificio como una estructura sin ventanas y de buscar las soluciones para eso, también tenemos que considerar los temas de la protección. Hay ciertas partes del edificio donde necesitamos tener acceso restringido, pero al mismo tiempo, esto nos crea una barrera. En nuestros edificios necesitamos dos medios de egreso, y a menudo eso se vuelve difícil de mantener. Por esta razón, a veces implementamos soluciones híbridas en las que logramos colocar las puertas de egreso con herrajes de egreso especiales.

¿Qué tipo de evaluaciones deben hacerse antes del diseño de un edificio?
Scott: Antes de emprender el proyecto, efectuamos un estudio de planificación inicial que es realmente extenso. ¿Cuál es el clima político de este lugar?¿Qué probabilidades hay de enfrentar revueltas o manifestaciones? También ahonda en el costo de materiales y de mano de obra. Aborda todas las condiciones medioambientales así como si es zona con alto riesgo de sismo o de inundación. Se considera qué tipo de protección contra incendios se brinda en la ciudad: ¿existe algún departamento de bomberos? ¿Qué tipo de represas hay disponibles? Es un estudio muy detallado en realidad, de modo que cuando comenzamos el proceso de diseño, tenemos una muy buena idea de las limitaciones con las cuales debemos tener cuidado.

Hay mucha agitación en el mundo en estos momentos, desde Ucrania hasta Gaza y Siria. Ocurrieron eventos trágicos en Libia en 2012, en el que militantes atacaron un complejo diplomático de EEUU en Bengasi y en el que fallecieron el embajador de los EEUU y un funcionario del Servicio Diplomático de los EEUU. ¿Cómo impactan estos eventos del mundo real en OBO y cómo los manejan?
Scott: El departamento revisa con frecuencia nuestras normas y siempre está preparado para reconsiderar lo que funciona y lo que no. A menudo nos preguntamos: ‘¿qué podríamos hacer mejor?’ En ocasiones se trata de un proyecto en curso, y es difícil hacer modificaciones. En otras situaciones es un proyecto en etapa de diseño y entonces es más fácil hacerlo.

Es obvio que es necesario mantener una gran flexibilidad durante el proceso de diseño, pero ¿existen elementos estándar que es necesario incluir en todos los edificios?
Diggs: Existen elementos específicos estandarizados dentro de nuestros edificios desde el punto de vista de la protección contra incendios, uno de los cuales es la bomba de incendios. Habitualmente diseñamos nuestras bombas de incendio para 1,000 galones por minuto y 150 psi. Ese es el parámetro mínimo.

Asimismo, nuestros edificios deben ser bastante auto suficientes. No estamos en una isla, pero alimentamos nuestra propia bomba de incendios, contamos con nuestro propio generador, tenemos todo tipo de mecanismos para asegurar que la embajada pueda continuar funcionando, incluso en las circunstancias más críticas. Un excelente ejemplo es el de Puerto Príncipe, Haití, en el que acabábamos de terminar de construir unas instalaciones diseñadas según normas antisísmicas muy rigurosas, y las mismas pudieron resistir un tremendo terremoto con daños mínimos. Se convirtió en el centro de actividades para la reconstrucción de ese país. Y todo esto fue gestado en el código. 

¿Tuvieron algún proyecto reciente particularmente desafiante?
Diggs: Teníamos un edificio existente de cinco pisos que funcionaba como cancillería en Surinam que no contaba con sistema de rociadores porque había sido construido tiempo atrás. Para evitar el costo innecesario de albergar un tanque de agua separado en la propiedad, construimos un estanque de cuatro pies de profundidad en el complejo, rodeado de algunos muebles de jardín, de modo que ahora cuentan con un espejo de agua, y luego lo conectamos a una bomba de incendios tipo turbina vertical mediante un canal y a un sistema tipo pozo, totalmente conforme a NFPA 20, Instalación de bombas estacionarias de protección contra incendios. Lleva un poco de innovación y creatividad, pero resulta en un ganar para todos, tanto desde el punto de vista de la arquitectura como de la ingeniería

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies