El ardiente pasado de Chile
      Olvido su clave?  

 

Perspectiva Regional

El ardiente pasado de Chile

Por Michelle Steinberg

ValparaisoEsp 498x202¿Modificará el futuro el incendio forestal de Valparaíso?

Las tendencias de los destructivos incendios forestales son espeluznantemente similares en todas partes del mundo. Los medios informaron en 2012 sobre el “peor de todos” los incendios, en referencia al incendio ocurrido en el Cañón de Waldo en Colorado Springs, Colorado, en el que se perdieron 346 viviendas y la vida de dos civiles. Justo un año después, otro nuevo

incendio, en esta oportunidad “aún más destructivo que el anterior” se desarrolló en Black Forest apenas a unas millas de distancia, en el que fallecieron otros dos residentes y se incendiaron más de 500 viviendas.

Cuando se escucharon las noticias sobre el “peor incendio” en la ciudad portuaria de Valparaíso, Chile, el pasado abril, los medios rápidamente señalaron la ardiente historia de aquella región y comentaban sobre “el peor de todos los incendios” en referencia al año anterior. El incendio de febrero de 2013 en la colorida ciudad ubicada al pie de las montañas, destruyó más de 100 viviendas y lesionó a más de 27 personas, incluidos 5 niños. Más de 1,200 personas debieron ser evacuadas de sus hogares.

No obstante, el incendio de abril de Valparaíso, excedió de manera significativa los mencionados escenarios en términos de destrucción. En principio se atribuyeron 15 muertes al incendio. Asimismo, se evacuó del recorrido afectado a una cantidad de personas casi diez veces mayor– más de 10,000. Se destruyeron unas 500 viviendas. Y, a diferencia del incendio de 2013 en el que un hombre de la zona fue arrestado por iniciar el incendio supuestamente de manera accidental mientras usaba un soplete, este incendio fue un clásico resultado de condiciones listas para ser arrasadas por las llamas de la naturaleza. Según oficiales locales, las temperaturas el 12 de abril, cuando comenzó el fuego, eran inusualmente altas, y también soplaban fuertes vientos en la región. La ciudad está rodeada de reservas naturales y bosques que han sufrido sequías durante años. Esta combinación es ideal para que un punto de ignición se convierta en un incendio masivo. El fuego se trasladó de los bosques y los árboles a los edificios y viviendas, siendo las densas y mal construidas estructuras de las zonas más pobres de Valparaíso el combustible ideal para que creciera y se propagara el fuego.

Luego del destructivo incendio, no obstante, los medios citaron a funcionarios utilizando terminología y transmitiendo conceptos que pocos americanos oyen luego de un desastre provocado por un incendio forestal. El alcalde de la 3° ciudad en tamaño de Chile, Jorge Castro, dijo en una entrevista con el canal chileno 24H, "Somos demasiado vulnerables como ciudad. Hemos sido los constructores y arquitectos de nuestro propio peligro.” El World Post (una publicación de Huffington Post) informó sobre comentarios que la Presidenta chilena Michelle Bachelet hizo a la prensa local en relación a la reconstrucción y recuperación. Bachelet ha indicado su negativa a permitir una reconstrucción que no tome en cuenta la seguridad, y a poner a las personas—en especial personas de bajos recursos—nuevamente en situación de peligro. "Creemos que esta es una tremenda tragedia, sin embargo... es también una gran oportunidad para hacer las cosas bien. Lo que estamos considerando en términos de reconstrucción, es la manera de reconstruir de manera más ordenada, mejor y más adecuada" el estado de Valparaíso como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Bachelet podría estar involucrada en la reconstrucción y recuperación del desastre por todo el término de su mandato. Menos de dos semanas antes del incendio de Valparaíso, el país sufrió un terremoto que alcanzó una magnitud de 8.6 seguido de una réplica de 7.6 el 3 de abril. El evento gatilló la evacuación de un sorprendente número de gente, 928,000, y causó un grave daño estructural en 2,500 viviendas. La buena noticia para la presidenta, no obstante, es que sus predecesores durante el mandato y a nivel local, se habían preparado de manera diferente para eventos tales como terremotos y tsunamis, y no así para incendios forestales. CNN informó sobre la efectividad de códigos de edificación anti sísmica de larga data que redujeron la magnitud de la destrucción y la pérdida de vidas. Bachelet elogió los esfuerzos de preparación de los locales, incluida la educación sobre seguridad humana y los simulacros de emergencia efectuados, que limitaron el número de víctimas fatales a seis personas.

Las normas de planificación y de edificación también pueden funcionar para áreas propensas a incendios. Los residentes pueden aprender prácticas simples que pueden evitar que sus viviendas y propiedades sean arrasadas por un fuego que invada las zonas urbanizadas. El programa Firewise de NFPA da cobertura a estos principios prácticos en firewise.org; y sus normas incluyen el modo de reducir los riesgos de incendio en estructuras y el modo de desarrollar infraestructura adecuada para el combate de incendios en nuevos desarrollos inmobiliarios. NFPA estará observando y aprendiendo sobre los esfuerzos chilenos para reconstruir y recuperarse de manera más segura de este último desastre. Con el liderazgo de todos los niveles de gobierno y mediante el compromiso de los residentes de formar parte de la preparación de su propia seguridad, tal vez el incendio de abril de 2014 en Valparaíso sea “el peor” de los que el país tenga que experimentar en toda su historia.

Michelle Steinberg es gerente de projectos de incendios forestales en NFPA

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies