Un estudio publicado en septiembre en The Lancet Planetary Health (en inglés) estima que al menos 33,000 personas mueren anualmente por la contaminación causada por el humo de los incendios forestales, y que una desproporcionada cantidad de esas muertes se produce en América Central y América del Sur. Entre los grupos de mayor riesgo, según la investigación, se incluyen los niños de hasta 9 años y las personas mayores de 80 años.

"Observamos que la exposición a [partículas finas] relacionadas con incendios forestales fue significativamente asociada a un aumento de la mortalidad por todas las causas, cardiovascular y respiratoria a nivel global, pero las asociaciones variaban entre países y regiones", señalan los autores en el estudio. "Los responsables de la formulación de políticas y los profesionales de la salud pública deberían aumentar la concientización sobre la contaminación por incendios forestales para propiciar las respuestas del público e implementar acciones para evitar la exposición".

A nivel mundial, 33,000 muertes al año se traducen en aproximadamente el 0.6 por ciento de la totalidad de las muertes, según el estudio. Pero en algunos países, el porcentaje de mortalidad total relacionada con la contaminación por incendios forestales es mayor. En Guatemala, donde el porcentaje es el más alto, es de algo más del 3 por ciento.

El segundo porcentaje más alto es el de Tailandia, con un 2.3 por ciento, y los tres porcentajes siguientes más altos se observan en América Central y en América del Sur—Paraguay (2.1 por ciento), México (1.7 por ciento) y Perú (1.6 por ciento). El estudio se basa en investigaciones anteriores sobre los efectos del humo de los incendios forestales en la salud de las personas. Un estudio publicado en The Lancet Respiratory Medicine en 2020 (en inglés) reveló que los niños que viven en zonas propensas a incendios forestales en Brasil tienen un 36 por ciento más de probabilidades de ser ingresados en hospitales por problemas respiratorios. Un estudio de 2017 publicado en Environmental Health Perspectives (en inglés) estimaba que casi 1,500 de las muertes ocurridas en Europa pueden atribuirse a la contaminación por incendios forestales cada año. Pero los autores del nuevo estudio, para el que se emplearon los datos de 16 años de 749 ciudades de 43 países, sostienen que es la labor más exhaustiva que se ha hecho hasta el momento para la evaluación del problema.

Aun así, los investigadores creen que subestima considerablemente la cantidad global de muertes relacionadas con la contaminación por incendios forestales, según un artículo publicado en New Scientist (en inglés). No se recopilaron los datos, por ejemplo, de Indonesia o Malasia—países que han sufrido algunos de los incendios forestales más graves del mundo en los últimos años. Además, el estudio solamente se centró en uno de los varios contaminantes atmosféricos potencialmente nocivos que se sabe que liberan los incendios forestales.

La nueva investigación se publicó un mes después de que las Naciones Unidas emitiera un importante informe (en inglés) en el que se concluía que un planeta cada vez más caliente ya no es un aspecto evitable del futuro. Esa tendencia al calentamiento, creen los científicos, probablemente significará también un futuro con incendios forestales cada vez más frecuentes y graves.

Kaohsiung, Taiwan

incendio Taiwán Lam Yik Fei Dic21
 Los expertos afirman que el incendio que arrasó un decrépito edificio de 13 plantas en Taiwán en octubre, en el que murieron decenas de personas, demuestra los peligros de las fallas en el funcionamiento de un ecosistema de seguridad.

Mortal incendio en Taiwán revela las deficiencias del ecosistema

El 14 de octubre, un incendio de gran magnitud destruyó una propiedad abandonada en Kaohsiung, Taiwán, dejando 46 personas muertas y decenas de heridos. Fue el incendio de estructuras más mortal de las últimas dos décadas en Taiwán.

Los medios de comunicación taiwaneses informaron que se está investigando a una residente del edificio por haber provocado el incendio tras haber supuestamente tirado un espiral de incienso encendido; el compañero de la mujer también ha sido acusado de no recordarle que mojara el espiral antes de arrojarlo. Pero los expertos en seguridad advierten que las acciones de los residentes que condujeron al incendio no deberían desviar la atención de los años de inacción por parte de los funcionarios gubernamentales que llevaron a la existencia de condiciones inseguras en el edificio en primer lugar.

"La responsabilidad penal es un pésimo sustituto del correcto funcionamiento del Ecosistema de Protección contra Incendios y Seguridad Humana de NFPA", dijo Meghan Housewright, directora del Instituto de Políticas de Seguridad contra Incendios y Seguridad Humana de NFPA (NFPA Fire & Life Safety Policy Institute). "Todo indica que los funcionarios eran conscientes de que había personas residiendo en un edificio con numerosos riesgos de incendio. Un público consciente de la seguridad es clave para un ecosistema que funcione, pero los actos individuales de negligencia no deberían ser chivos expiatorios de las deficiencias de inspección, aplicación y atención a la seguridad de los actores gubernamentales".

Según el New York Times, el edificio de 13 plantas de uso mixto, conocido localmente como "el edificio fantasma", es "una de las muchas estructuras envejecidas en todo [el país] que han quedado en un estado de grave deterioro como resultado de una gestión deficiente y la negligencia del gobierno". Según el Times, el edificio presentaba numerosos riesgos para la seguridad contra incendios, como cables eléctricos expuestos y montones de basura apilados en los pasillos.

Eventos del Ciclo de Conferencias para América Latina y MENA programados para febrero

En febrero, la Serie de Conferencias del 125° Aniversario de NFPA contará con dos programas dirigidos a una audiencia internacional. Tanto el programa Enfoque en Latinoamérica y Enfoque en Medio Oriente y África del Norte (o MENA) están previstos para el 16 de febrero. Ambos programas estarán enraizados en el Ecosistema de Protección contra Incendios y Seguridad Humana de NFPA.

"Hemos descubierto que el ecosistema realmente tiene repercusión con nuestras audiencias internacionales", dijo Olga Caledonia, directora de Desarrollo Internacional de NFPA. "Les ofrece una manera de entender y contextualizar fácilmente los desafíos de la protección contra incendios, de la seguridad eléctrica y otros desafíos de la seguridad humana en sus propias comunidades".

Visite nfpa.org/conferenceseries para obtener más información sobre los próximos programas.