"Durante semanas, no pude subir un tramo de escaleras ni mantener una conversación sin quedarme completamente sin aliento", escribió en un artículo publicado en el sitio web de noticias de bomberos firerescue1.com en junio.

Walker formaba parte del 10 al 20 por ciento de los pacientes con COVID que, según los científicos, desarrollan lo que se conoce como "COVID prolongado" o "COVID de larga duración"— casos del virus que pueden persistir durante varios meses o más. Los expertos temen que la situación de Walker sea una de las que han afrontado, o afrontarán, muchos bomberos y otros socorristas, a medida que la pandemia de COVID-19 siga afectando al mundo.

En septiembre, la Asociación de Jefes de Bomberos Metropolitanos (Jefes Metropolitanos) [Metropolitan Fire Chiefs Association (Metro Chiefs)] reconoció oficialmente esta amenaza en su Foro de Bomberos Urbanos (Urban Fire Forum o UFF) de 2021, organizado por NFPA. Los Jefes Metropolitanos, una sección de miembros de NFPA que incluye a los jefes de bomberos de zonas urbanas de todo el mundo, refrendaron un documento de posición en el que se insta a los jefes de bomberos a prepararse para la posibilidad de que el COVID prolongado afecte a sus departamentos. El documento instruye específicamente a los jefes para que tomen cuatro medidas para abordar el problema: educar a sus departamentos sobre el COVID prolongado; recopilar datos sobre los miembros del departamento que puedan estar padeciendo síntomas del COVID prolongado; identificar a los médicos locales que tengan experiencia en el tratamiento del COVID prolongado; y monitorear de cerca o, incluso, participar en la investigación sobre COVID prolongado.

Aunque no se conservan datos exhaustivos sobre infecciones por COVID entre los bomberos de Estados Unidos o de otros países, un informe reciente de NFPA muestra que el COVID fue la principal causa de muerte de bomberos en servicio en Estados Unidos en 2020. (Para acceder a un resumen del informe sobre muertes de bomberos en EE. UU. en 2020, ver página 80). A pesar de ello, las tasas de vacunación entre los socorristas siguen estando retrasadas, según los informes de los medios de comunicación.

Además del documento de posición que los Jefes Metropolitanos refrendaron en el UFF de este año sobre el COVID prolongado, el grupo también respaldó documentos relacionados con la amenaza del terrorismo doméstico, los datos en el servicio de bomberos moderno y el efecto del tamaño de las dotaciones en la salud y la seguridad de los bomberos. Todos los documentos de posición pueden ser descargados en nfpa.org/uff.

ANGELO VERZONI es editor adjunto para el NFPA Journal. Síguelo en Twitter @angelo_verzoni.