Primero la buena noticia: la cantidad de incendios estructurales en viviendas en Estados Unidos se ha reducido a más de la mitad desde 1980, mientras que la tasa de muertes asociada con dichos incendios se ha reducido en dos tercios.

Ahora una noticia no tan buena: aún existe una gran cantidad de preocupaciones en torno a este tema.

Estos son algunos de los puntos clave del último Informe sobre Incendios Estructurales en Viviendas de NFPA, publicado en noviembre. El lado positivo, se estimaron alrededor de 339,500 incendios estructurales en viviendas en EE. UU. en el 2019, a comparación de los 734,000 incendios de este tipo en 1980. De manera similar, las muertes asociadas con estos incendios se han reducido de alrededor de 23 muertes en incendios residenciales por millón de habitantes a tan solo apenas más de 8 por millón de habitantes durante el mismo período.

A pesar del progreso, aún se necesitan más mejoras. El último Informe sobre Incendios Estructurales en Viviendas, que se publica anualmente, estima que 2,600 personas perdieron su vida en incendios residenciales en EE. UU. en el 2019, aproximadamente un promedio de 7 personas por día. Lo más frustrante es que la gran mayoría de estos incendios se originó a partir de cinco causas principales – y evitables: cocinas, equipos de calefacción, distribución/iluminación eléctrica, incendios provocados y por fumar. Estas causas representaron el 86 por ciento de los incendios residenciales y el 95 por ciento de las muertes en incendios residenciales entre el 2014 y 2018, concluyó el informe.

A continuación, se presentan algunos importantes hallazgos adicionales del informe – todas las cifras representan promedios anuales de incendios estructurales en viviendas estadounidenses entre los años 2014 y 2018:

  • el 27% de todos los incendios estructurales en EE. UU. se produjo en una vivienda.
  • el 77% de todas las muertes de civiles en incendios se produjo en incendios residenciales.
  • el 49% de los incendios residenciales se originó al cocinar, la causa principal.
  • el 23% de las muertes en incendios residenciales fue causada por materiales para fumar, la causa principal.
  • el 41% de las muertes en incendios residenciales se produjo en viviendas sin alarmas de incendio en funcionamiento.
  • los rociadores de incendio residenciales se hallaron presenten en solo el 7% de los incendios residenciales reportados.

Los rociadores de incendio son un método probado de reducir las muertes, lesiones, y pérdidas de propiedades como resultado de un incendio estructural en una vivienda. La Iniciativa de Rociadores de Incendio de NFPA es una campaña de apoyo que apunta a aumentar la cantidad de nuevas viviendas unifamiliares y bifamiliares protegidas con rociadores de incendio. Para mayor información sobre la campaña, visite firesprinklerinitiative.org.