A pesar de la importancia de los departamentos de bomberos voluntarios estadounidenses, la contratación y conservación de los voluntarios ha sufrido una constante disminución durante las últimas tres décadas. Los índices de voluntarios se han reducido de un máximo de 8.05 voluntarios por cada 1,000 habitantes en 1987 hasta un mínimo de 5.8 en el 2017, según el informe del Perfil del Cuerpo de Bomberos Estadounidense del 2018 publicado por NFPA en febrero. Es un tema complejo influenciado por muchos factores. Los cambios demográficos en el país cargan con parte de la culpa, con estadísticas que muestran que en los últimos 20 años cada vez más estadounidenses abandonaron las áreas rurales para mudarse a las grandes ciudades. El porcentaje de personas que vivía en áreas rurales en el 2000 había disminuido alrededor de dos puntos para el 2010, según los últimos datos del Censo estadounidense.

En un Podcast del NFPA Journal transmitido en Febrero, John Montes, en ese entonces especialista en servicios de emergencia en NFPA, describió la falta de técnicos en emergencias médicas en las áreas rurales estadounidenses—pero los mismos factores son los que impulsan la falta de bomberos voluntarios. "Simplemente no contamos con una cantidad suficiente de personas", dijo Montes. "Antes de este cambio… uno podía ver más población en esas áreas, de modo que se contaba con una mayor capacidad para estos servicios voluntarios porque alguien que trabajaba en una fábrica podía también ser un Técnico en emergencias médicas, alguien que trabajaba en AutoZone podía ser también un técnico en emergencias médicas, alguien que trabajaba en un almacén podía ser también un técnico en emergencias médicas". Igualmente importantes a los desafíos enfrentados por los departamentos para encontrar voluntarios son aquellos que enfrentan para conservarlos.

Un nuevo informe publicado por el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios (NVFC) ofrece la primera mirada abarcativa sobre la razón por la que los voluntarios optan por dejar los departamentos—y los hallazgos revelan una crítica división entre la razón por la que antiguos miembros dicen que abandonaron y la razón por la que los miembros y líderes de los departamentos actuales piensan que los miembros abandonan.

Los investigadores esperan que el informe ayude a notificar sobre las estrategias implementadas por los líderes del cuerpo de bomberos para ayudar a revertir la tendencia negativa en la conservación de bomberos voluntarios en todo el territorio estadounidense.

"Espero que este estudio nos permita obtener materiales e información que podamos distribuir entre los cuerpos de bomberos voluntarios que los ayude a ser más exitosos", dijo Steve Hirsch, presidente del Directorio del NVFC.

 RELACIONADO: nota de tapa de la edición de julio/agosto 2017 de NFPA Journal, "Recursos acotados, creciente preocupación" (en inglés únicamente), sobre los desafíos del cuerpo de bomberos rural de los Estados Unidos.

Cultura, sin horarios

De los más de 1,000 bomberos voluntarios actuales y antiguos entrevistados en el nuevo informe del NVFC, más de dos tercios dijo creer que su departamento ha luchado por conservar a los voluntarios.

Durante años, los líderes de cuerpos de bomberos han estado diciendo lo mismo. Y cuando se les pregunta por qué creen que esto es así, por lo general citan el compromiso de tiempo que conlleva ser bombero voluntario – cientos de horas de capacitación además de los llamados en medio de la noche y funciones departamentales. "Implica un enorme compromiso de tiempo que la gente debe pasar lejos de sus familias, sus trabajos", le dijo Robert Griffin, jefe de un departamento de bomberos voluntarios en Carolina del Norte, a la revista Government Technology en 2018.

Pero el informe del NVFC sugiere que algo más está con frecuencia alejando a los miembros de los cuerpos de bomberos – las cuatro razones más importantes de su alejamiento mencionadas por ex miembros están relacionadas con la cultura y liderazgo de los departamentos. "Las razones específicas por las que se abandona que fueron más seleccionadas por ex voluntarios en la encuesta fueron: cuerpos de bomberos con entornos llenos de bandas y grupos que excluyen a otros; líderes del departamento que no se concentran en las necesidades de sus miembros ni las apoyan; departamentos con un entorno en el que los miembros de diferentes generaciones no mantienen una buena relación; [y] falta de camaradería o sentido de la comunidad entre todos en el departamento", dice el informe.

Diferentes cadenas en paneles de mensajes en línea revelan sentimientos similares entre aquellos que dicen ser o que han sido bomberos voluntarios. "Desde que comencé a trabajar en mi departamento actual he sido tratado como una total [basura]", publicó un usuario de Reddit en el conocido Sitio web de debates en el 2016. "Ahora soy un bombero 1 y 2, cuento con mi licencia de conducir, y toneladas de cursos de capacitación y se niegan a dejarme ser un interno. Lo hacen para dañarme". Otro usuario respondió, compartiendo una similar experiencia: "Me siento de la misma manera en mi departamento de bomberos voluntarios. Siempre me trataron como a un niño. Básicamente dejé de ir".

El informe del NVFC incluye también suposiciones de actuales bomberos voluntarios y líderes de departamentos sobre la razón por la que los miembros dejan de asistir, y sus respuestas no coinciden con lo dicho por ex voluntarios. En su mayoría, ellos creen que los malabares que deben hacer entre la responsabilidad de ser un bombero voluntario y sus carreras profesionales y sus vidas personales es el factor más común que suele alejar a los voluntarios de los departamentos.

Las diferentes opiniones no resultan del todo sorprendentes para Hirsch. "No diría que antes de este informe supiéramos con certeza que existía una desconexión entre lo que los líderes creen que ocurre con los voluntarios que abandonan y la razón por la que abandonó la persona que realmente estuvo allí," dijo. "Pero cuando me convertí en presidente del NVFC hace un año y medio, mi tarea de dotación de personal fue acercarme más a los líderes y conocer más sobre estos en el cuerpo de bomberos voluntarios. Tenía la sensación de que existían cuestiones críticas sobre el hecho de que los líderes no siempre comprenden lo que sus voluntarios necesitan o desean. Esta encuesta parece reforzar esa sensación".

Bob Duval, director regional en NFPA que lidera un cuerpo de bomberos voluntarios en un pequeño pueblo en Connecticut, se considera afortunado ya que su departamento no refleja este tipo de grupos exclusivos y falta de inclusión que puede impulsar el alejamiento de los miembros. "Y no estoy solo diciendo eso", le dijo Duval a NFPA Journal en septiembre.

En ese entonces, su departamento estaba dirigiéndose a una comida, a la que habían sido invitados los 25 voluntarios con sus familias para compartir unas hamburguesas, panchos, un costillar, y un festejo con distanciamiento social. Son los eventos como estos, dijo Duval, que mantienen a sus miembros estrechamente unidos y contentos. "Necesitan sentirse valorados, y necesitan comprometerse", dijo.

En lo que respecta al trabajo, Duval intenta instaurar los mismos principios. "Trabajamos para que cada miembro participe en cada tarea", dijo. "Si acudimos a un llamado, no serán solo aquellos que sepan cómo manejar cierto tipo de equipos los que hagan las cosas mientras que otros solo se paran a observar". Ha visto escenarios como ese de manera frecuente en otros departamentos, y pueden resultar tóxicos. "Esos son los departamentos que se destruyen desde el interior".

Duval advirtió que, a pesar de los hallazgos del informe del NVFC, el impacto del compromiso de tiempo no debe ser ignorado ni en lo que respecta a la contratación ni conservación de miembros. Ha sido testigo de esto en su departamento. "En la sociedad de hoy en día, la gente simplemente no cuenta con mucho tiempo para perder", dijo Duval. "De modo que se ha vuelto una ardua tarea encontrar gente y conservarla cuando uno es honesto con ellos, cuando se les dice que si desean combatir incendios deberán realizar una capacitación que podría llevarles de seis meses a un año".

Hirsch dijo que espera que el nuevo informe del NVFC pueda ayudar a los jefes de bomberos voluntarios a darle forma a las prioridades e iniciativas que apuntan a la conservación de voluntarios.

"Yo mismo he sido testigo de estos problemas en cuerpos de bomberos voluntarios", dijo. "En muchos casos en los que los departamentos experimentan enormes problemas con la contratación y conservación de personal, los líderes no son positivos con la gente, al no incluirlos en la toma de decisiones. Es necesario contar con líderes positivos, innovadores dentro del departamento, porque al igual que esas actitudes negativas, las actitudes positivas pueden ser también contagiosas".