En 2016, Ashley Bertling había actuado en espectáculos con fuego durante más de una década. Había fundado Pyrotechniq Productions, con sede en Chicago, una compañía de entretenimiento para eventos cuyos artistas ingieren, respiran y bailan con fuego. Era primavera y se estaba preparando para una función con un cliente de Chicago cuando el cliente la llamó en un estado de pánico. El jefe de bomberos local, dijo el cliente, quería asegurarse de que el vestuario que Bertling y los otros artistas iban a usar en el espectáculo cumplía con NFPA 701, Métodos de Ensayos de Incendios Normalizados para la Propagación de la Llama en Textiles y Películas. Nunca antes Bertling había oído sobre NFPA, mucho menos acerca de la norma.

"Había actuado en todo los Estados Unidos y nunca me habían pedido ese tipo de información", dice Bertling. "Hicimos todo lo que pudimos para cumplir, pero fue imposible". Según lo indicado por la autoridad competente, Pyrotechniq finalmente hizo el show con luces LED, en lugar de con fuego, a pesar de ya haber gastado US+ 700 en el tratamiento de su vestuario con productos químicos resistentes a las llamas. El espectáculo solamente recaudó alrededor de US+ 300.

La experiencia dejó a Bertling con un sentimiento de frustración pero, lo más importante, la motivó a involucrarse en el proceso de normas de NFPA. Sintió que los artistas de espectáculos con fuego no estaban representados ni comprendían de qué trataban normas como NFPA 701 y NFPA 160, Norma para el Uso de Efectos de Llama ante una Audiencia. Contactó a NFPA pero le informaron que no había vacantes disponibles en el comité técnico.

Tres años después, sin embargo, tuvo su oportunidad. El comité técnico de NFPA 160 estaba en el proceso de incorporar información sobre artistas de espectáculos con fuego a la norma cuando un miembro del comité que representaba a la Asociación de Artes con Fuego de América del Norte (North American Fire Arts Association) falleció inesperadamente. "Dejó al comité sin nadie experto en artes con fuego", dice Alexander Ing, personal de enlace de NFPA 160. "El comité no quería establecer reglas para una comunidad que no tenía representación". En mayo de 2019, Bertling fue convocada para cubrir la vacante.

La nativa de Iowa de 34 años ya había causado impacto. La edición 2021 de NFPA 160, con entrada en vigor a principios de abril, incluye un nuevo capítulo que contempla los espectáculos de baile con fuego, de cuya creación Bertling fue parte esencial.

NFPA Journal recientemente habló con Bertling sobre sus contribuciones a la norma, cómo NFPA ha influido en su carrera y lo que espera para el futuro.

¿Cómo ingresó en un campo tan único como el de los espectáculos con fuego?

Era 2004, y yo estaba saliendo con un ingeniero cuya hermana recién había regresado de un viaje a Australia. Trajo al país estas cosas que ellos llaman poi (cadenas de fuego), que consiste en cinta de Kevlar doblada sobre sí misma para hacer una mecha adosada al extremo de una cadena. Se sujetaba a la cadena mientras sumergía la mecha en un agente acelerador de la combustión, y luego, después de quitar cualquier exceso de combustible de la mecha, encendía el extremo y comenzaba a bailar alrededor con la bola de fuego.

Me pareció lo más extraordinario que había visto en el planeta. Era tan exótico y tan inigualable. Mi novio y yo comenzamos a adquirir materiales de Australia, y dentro de las dos semanas siguientes empecé a fabricarlo por mi cuenta para dárselo a nuestros amigos y que así todos pudiéramos bailar con fuego.

¿Cómo pasó de esa experiencia a abrir su propia compañía de espectáculos con fuego sólo un par de años más tarde?

Por la demanda que observaba de la gente a la que realmente le gustaba este tipo de espectáculos, combinada con mi propio espíritu emprendedor. Vivía en Iowa en ese momento, y mis amigos y familiares me llamaban para que actuara en fiestas de cumpleaños y campamentos y pequeñas reuniones o en espacios al aire libre de bares. Se me encendió la lamparita y me di cuenta, pues, que probablemente podíamos cobrar por hacer esto. Así que creamos un grupo.

¿Consideró improcedente que en 2016 le dijeran que su vestuario tenía que cumplir con NFPA 701?

Sí. Cuando el cliente me contactó para decirme lo que requería el jefe de bomberos, fue la primera vez que supe de NFPA. Tenía dos semanas para cumplir con una norma de la que nunca había oído. Así que me hice copias de NFPA 701, NFPA 160 y NFPA 1126, Norma para el Uso de Pirotecnia Frente a una Audiencia Próxima, y leí cada una de ellas en su totalidad. Rápidamente me di cuenta que nuestra industria de espectáculos con fuego estaba en peligro. Los códigos estaban claramente redactados para otro tipo de artistas. NFPA 160, por ejemplo, estaba en realidad redactada para quienes están relacionados con el uso de propano para equipos como máquinas de efectos de llama para escenarios. Pero se estaba aplicando a mi arte, en la que se usan inflamables líquidos.

¿Y darse cuenta de esto la llevo a querer involucrarse con NFPA?

En un cien por cien. Entendí que la intención de los requisitos era la de mantenernos seguros. Pero en algunas circunstancias sentía que en realidad nos estaban dando menos seguridad al excluir información específica para la clase de trabajo que yo estaba haciendo. Si iba a seguir con mis representaciones, tenía que hacer que mi misión fuera educar tanto a los artistas como a los funcionarios responsables de la seguridad contra incendios acerca de qué es lo que hacemos.

Sus denodadas acciones en el comité técnico de NFPA 160 han dado como resultado la incorporación de un nuevo capítulo sobre artistas de espectáculos con fuego en la norma. Cuénteme más sobre eso.

Creía que lo más importante era comenzar con la diferenciación entre bailarines y artistas de espectáculos con fuego de aquellos que usan propano. Comenzamos identificando primero qué son los artistas de espectáculos con fuego y seguimos luego con sugerencias sobre el vestuario que se usa basándose en el tipo de representación, en lugar de requerir que todos usen ropa con certificación contra incendios. La meta era incluir algunos lineamientos, mejores prácticas, medidas de seguridad—aspectos como distancias seguras entre los miembros de la audiencia y los artistas—sin limitar las habilidades de los artistas. Ello les dará a las autoridades competentes un punto de partida para obtener información sobre artistas de espectáculos con fuego cuando sea necesario que aprueben una representación con fuego en sus comunidades.

¿Cómo fue trabajar en su primera norma NFPA?

Ha sido una experiencia muy positiva. Creo que los mejores códigos modelo surgen de las influencias combinadas de quienes están en el campo técnico con experiencia técnica, como científicos e ingenieros en protección contra incendios y de los conocimientos aplicados de personas como yo que hemos manipulado fuego durante muchos años.

¿Qué esperanza tiene para el futuro?

Espero consolidar estas relaciones y colaboraciones para la creación de una norma de mayor firmeza y mayor aplicabilidad. Deseo que NFPA 160 sea el código modelo de referencia en todos los Estados Unidos para la implementación de las mejores prácticas, tanto para los artistas como para las autoridades competentes de este rubro.