Brasil en llamas

Google Play

Apple Store

 

NFPA Noticias

Brasil en llamas

Por Angelo Verzoni

DispatchesBrazil opener1119

Los expertos dicen que un incendio en un hospital y otros incendios en Río de Janeiro sirven como ejemplos principales de los quiebres en el Ecosistema de Protección contra Incendios y Seguridad Humana de NFPA.

El 12 de septiembre, se dio muerte a 11 personas, muchas de ellas pacientes ancianos, en un incendio que destruyó el Hospital Badim en Río de Janeiro, Brasil. Los investigadores dijeron que el fuego había sido posiblemente iniciado por un cortocircuito eléctrico en uno de los generadores de energía de emergencia de las instalaciones.

Tras el incendio, el alcalde de Río, Marcelo Crivella, les informó a los periodistas que el hospital estaba en cumplimiento con los códigos y normas locales, sugiriendo que el incidente había sido más debido a un extraño accidente que a una tragedia que podría haberse evitado. “Lamentablemente, los accidentes ocurren en todos lados”, dijo.

Pero en una conversación con NFPA Journal, Anderson Queiroz, representante de NFPA en Brasil, expresó sus dudas sobre si el hospital en realidad cumplía con los códigos locales – a pesar de lo que muestran los registros gubernamentales. Además, dijo Queiroz, parecería haber existido una falta de capacitación entre el personal del hospital sobre cómo reaccionar ante una emergencia.

“El hospital sí contaba con un certificado de aprobación emitido por el cuerpo de bomberos”, dijo Queiroz. “Pero el departamento no realiza inspecciones regulares para verificar si las instalaciones ya aprobadas siguen cumpliendo con el código. Asimismo podemos ver en videos que aparecieron del incendio que parecería no existir un procedimiento claro sobre cómo evacuar el edificio de manera rápida y segura”.

En otras palabras, el mortal incendio en el hospital de Río fue, como la mayoría de los incendios con grandes pérdidas experimentados en todo el mundo, totalmente evitable, y los expertos en seguridad en NFPA dicen que sirve como el principal ejemplo sobre cómo puede funcionar el Ecosistema de Seguridad de NFPA.

Códigos fuertes, cumplimiento y educación débiles

Brasil ha experimentado otros serios incendios recientes, entre ellos un incendio en octubre en un conocido bar de Río en el que se dio muerte a tres bomberos y otros tres resultaron heridos. El peor incidente en la memoria reciente ocurrió en el 2013, cuando un masivo incendio destruyó el club nocturno Kiss en Santa María, una ciudad de aproximadamente 280,000, dando muerte a más de 240 personas y lesionando a más de otras 600. Fue el tercer incendio más mortal registrado en la historia de los incendios en clubes nocturnos. Después del incendio, se observó un empuje en Brasil hacia un fortalecimiento de los códigos y normas, según Olga Caledonia, directora de Desarrollo Internacional en NFPA.

Incendio Discoteca Kiss
En el 2013, un incendio en la discoteca Kiss en Santa Maria, Brasil, mató a más de 240 personas. Getty Images.

Esos esfuerzos aparentemente continuaron hasta la actualidad. En agosto, alrededor de dos semanas antes del mortal incendio del hospital, se había actualizado el código de incendios de Río de Janeiro y ahora incluye más códigos y normas de NFPA que nunca antes, según Queiroz. El código de incendios de Río ahora hace referencia a más de 20 documentos de NFPA. “Es un paso importante para mejorar los requisitos de seguridad no solo de los hospitales, sino de todos los tipos de instalaciones”, dijo Queiroz.

Pero como muestra el Ecosistema de Seguridad de NFPA, contar con códigos y normas firmes en su lugar es solo parte de lo que se necesita para garantizar la seguridad humana y contra incendios.

Presentado por NFPA en su Conferencia y Exposición anual en 2018, el Ecosistema brinda un marco abarcativo que identifica los componentes que deben funcionar juntos para ayudar a evitar las pérdidas, lesiones y muertes provocadas por incendios, peligros eléctricos y de otro tipo. El desarrollo y uso de los códigos en vigencia es solo uno de esos componentes; otros incluyen responsabilidad gubernamental, normas de referencia, inversión en seguridad, fuerza de trabajo calificada, cumplimiento del código, preparación y respuesta a la emergencia, y un público informado.

“Los códigos y reglamentaciones no fueron un problema” en el incendio del Hospital Badmin, dijo Caledonia. Tampoco fueron el problema en otros recientes incendios de alto perfil que se han registrado en Río, incluso un incendio que consumió los dormitorios de un campamento de fútbol en enero, dando muerte a 10 adolescentes, y el gran incendio en septiembre de 2018 que arrasó con el histórico Museo Nacional de Brasil, destruyendo algunas de las históricas piezas de arte más preciadas del mundo.

En cambio, Caledonia y Queiroz dijeron, es principalmente la ruptura en otros componentes del Ecosistema lo que perpetuó el daño causado por incidentes como estos.

Los registros gubernamentales muestran que el Hospital Badmin contaba con un certificado de aprobación emitido por el departamento de incendios local lo que significa que estaba en cumplimiento con los códigos y normas locales. Pero Queiroz dijo que solo significa que las instalaciones estaban en cumplimiento en un único punto en el tiempo. Con frecuencia en Brasil, se desestima la inspección de propiedades y aplicación de los códigos de forma continua.

“Resulta común que exista una falta de mantenimiento de ciertos sistemas de protección contra incendios, o un cambio en la disposición de las instalaciones sin las actualizaciones necesarias en el diseño de los sistemas de protección contra incendios”, dijo Queiroz. “Existe una falta de responsabilidad para asegurar que las instalaciones que ya fueron aprobadas sigan cumpliendo con el código”.

Agravando esta falla en el componente de cumplimiento del código del Ecosistema en Río, y en Brasil en su conjunto, se encuentra una falta de educación pública en relación a la seguridad contra incendios, que resulta en una falta de inversión en seguridad, dicen los expertos. Esto es evidente no solo en el incendio del hospital en el mes de septiembre, sino también en otros importantes incendios recientes ocurridos en Río.

“Brasil ha estado inmerso en una tormenta económica durante los últimos seis años aproximadamente”, dijo Queiroz. “La seguridad contra incendios quedó detrás de otros problemas, generándose una reducción en las inversiones en seguridad, lo que aumenta el riesgo de incendios. En general, la gente simplemente no piensa en un incendio en sus vidas diarias. Educar a las personas es un enorme desafío. Tenemos que crear consciencia sobre el peligro del incendio de modo que ellos deseen invertir en seguridad. Esta es la única manera de evitar nuevas tragedias”.

Una falla en las inversiones en seguridad, así como una falta de acción gubernamental para brindar un financiamiento para dichas inversiones, es en gran parte lo que llevó a una destrucción generalizada durante el incendio del Museo Nacional de Brasil el año pasado. El edificio de 200 años de antigüedad no contaba con rociadores y otras medidas básicas de protección contra incendios necesarias para proteger un edificio de tal magnitud y vulnerabilidad.

Para conocer más sobre el Ecosistema de Seguridad de NFPA, visite nfpajla.org/ecosistema.

ANGELO VERZONI es redactor del NFPA Journal. Fotografía superior: Reuters

Compartir:

Más Noticias

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies