No hace falta reinventar la rueda

Google Play

Apple Store

 

NFPA Editorial

No hace falta reinventar la rueda

Por Olga Caledonia & Walter Grijalvo

La edificación urbana en América Latina ha cambiado muchísimo en los últimos 50 años. Durante mis 15 años de carrera profesional en la NFPA, he tenido la valiosa oportunidad de viajar repetidamente a varias metrópolis latinoamericanas. Asimismo, he podido constatar que hoy en día el perfil arquitectónico de varias de nuestras metrópolis, por ejemplo São Paulo, México D.F, Panamá, y Santiago, es muy similar al que podemos apreciar en ciudades modernas de países desarrollados. En un mundo de rascacielos y construcciones complejas, ingenieros y arquitectos se enfrentan con interrogantes de seguridad humana y protección contra incendios donde deben presentar soluciones efectivas, muchas veces sin importar el tamaño y el tipo de ocupantes de la edificación. Lograr el nivel adecuado de protección no es posible con la instalación de un solo sistema contra incendios, con la ejecución de un modelo matemático, o con la utilización de una sola norma.

El NFPA 101, Código de Seguridad Humana, define un edificio de gran altura (High-rise Building) como “Edificio que supera una altura de 75 pies (23 m) medida desde el nivel más bajo de acceso para el vehículo del cuerpo de bomberos hasta el piso de la planta más alta que pueda ser ocupada” [NFPA 101-2009: Art. 3.3.28.7]. El NFPA 101 es parte de un sistema normativo donde decenas de normas y códigos establecen los criterios de protección para este tipo de edificaciones. Lamentablemente, es un hecho que la gran mayoría de los edificios de gran altura en Latinoamérica, no cumplen con los requerimientos mínimos de seguridad humana para sus ocupantes.

Incendios emblemáticos en edificios de gran altura, específicamente en Sudamérica, de cierta manera ponen por primera vez en el centro de la discusión entre arquitectos, ingenieros, compañías de seguros y autoridades competentes el tema de la seguridad contra incendios. Los incendios del Edificio Joelma, en São Paulo, con 179 muertos, en 1974, aunados a los incendios de: el Edificio de Avianca en Bogotá, el Edifico de la Caixa Económica en Río de Janeiro, y el Edificio Andraus en São Paulo —todos con pocos meses de diferencia en los años 70— crean una discusión que permite que pocos años después tengamos nuestros primeros congresos en la región; en Bogotá y Río de Janeiro.

Los incendios de los años 70; otros más tarde como el del Hotel Dupont Plaza, en San Juan, Puerto Rico, con 72 muertos, en 1986; y el más reciente, La Torre del Parque Central en Caracas, Venezuela, el segundo edificio más alto de la región; nos han enseñado que nuestras construcciones no son diferentes a aquellas de países desarrollados, y por ende, que es nuestra responsabilidad como profesionales de la seguridad contra incendios obtener instrumentos de cambio que nos faciliten promover una mejora en la idiosincrasia de nuestros países en lo que respecta a la seguridad. En países desarrollados las autoridades competentes, propietarios y residentes de estos edificios son muy exigentes y conscientes acerca de la importancia de contar con un nivel de seguridad contra incendios eficaz en este tipo de edificios.

Es también importante mencionar que estos instrumentos de cambio —normas, códigos, regulaciones— no los tenemos que desarrollar de la nada y en un vacío. La NFPA cuenta no solamente con los instrumentos adecuados, como lo son sus normas y códigos, de referencia mundial, que incluso ya han sido traducidos al castellano, sino también con el entrenamiento necesario para poder aplicarlos. La NFPA, a través de su misión global, entiende que el compromiso de seguridad contra incendios es un compromiso compartido. Y, una de las mayores contribuciones que realizamos como institución es, no sólo la inversión financiera sino la del valiosísimo tiempo de nuestros miembros y voluntarios que, abocados a la traducción y actualización de las normas y códigos, reflejan las últimas tecnologías utilizadas mundialmente.

En los últimos años hemos estado trabajando con varios países en Latinoamérica y el Caribe que se han propuesto actualizar su legislación sobre seguridad humana y protección contra incendios. El NFPA 1, Código de Incendios, y el NFPA 101, Código de Seguridad Humana, son los documentos que dan el punto de partida para poder realmente mejorar los niveles de protección. Recientemente, Ecuador se ha acercado a nosotros a través de sus correspondientes representantes durante el proceso de actualización de su código constructivo. Enhorabuena, celebramos que empiece a permear la responsabilidad en nuestras autoridades competentes, ya que, como lo había mencionado anteriormente, esta es una responsabilidad compartida, que sólo puede llevarse a cabo de manera mancomunada. No queremos limitarnos a mostrar fallas, o a citar trágicos incendios que han costado la vida a personas que, lastimosamente, se sentían protegidas...

¿Cómo podemos ayudar? ¿Cómo podemos cambiar?  Estas son las interrogantes sobre las que podemos contribuir, de manera concreta, con normas y códigos probados, de amplísima difusión mundial y con total disponibilidad en la región

 

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies