seguridad integral

Cada día, millones de personas se despiertan, van al trabajo o a la escuela, y participan en eventos sociales. Pero, de vez en cuando, sucede lo inesperado: un terremoto, un incendio, un derrame químico, un acto de terrorismo o algún otro desastre. Las rutinas cambian drásticamente, y las personas de repente son conscientes de lo frágiles que pueden ser sus vidas y sus rutinas. Cada desastre puede tener efectos duraderos: las personas pueden resultar seriamente heridas o perder la vida, y daños devastadores y costosos pueden ocurrir. Las personas que entran en cualquier edificio de un evento público necesitan estar preparados en caso de una emergencia.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies