En octubre, se dio muerte a un trabajador de la construcción en un proyecto residencial en Nueva Jersey al quedar electrocutado realizando tareas de andamiaje por tocar un cable de alta tensión. Ese mismo mes, se dio muerte a otro trabajador en un sitio de construcción en Maryland cuando la plataforma de pluma articulada que estaba operando supuestamente tocó un cable eléctrico. En diciembre, se dio muerte a un trabajador de Amtrak en Nueva York al colocar una escalera contra un transformador de una subestación que creyó estaba apagado, pero de hecho estaba aún energizado.