Los recientes terremotos en Puerto Rico y los continuos incendios forestales en Australia son solo un par de ejemplos del tipo de eventos para los que deben estar preparadas las instalaciones para el cuidado de la salud al elaborar programas para el manejo de emergencias, o PME.