Preparar viviendas para incendios forestales: La mejora de la propiedad en los barrios puede evitar pérdidas por incendios

Preparar viviendas para incendios forestales: La mejora de la propiedad en los barrios puede evitar pérdidas por incendios

07 Ene 2023

HIZ detached garage blue Roof no dots spanish edited

La iniciativa política Outthink Wildfire™ de la NFPA® es una audaz llamada a la acción y un reto para acabar con la destrucción de las comunidades por los incendios forestales. Es un impulso integral para abordar uno de los retos más difíciles a los que nos enfrentamos en el ámbito de la protección contra incendios.

El hecho de que ya haya 45 millones de viviendas estadounidenses en peligro de ser pasto de las llamas a causa de los incendios agrava el problema. En una reciente cumbre política, más de dos docenas de expertos debatieron lo que supondría mejorar estas viviendas para hacerlas más resistentes a la ignición y aumentar sus posibilidades de supervivencia. Se utilizaron frases como "retroadaptación" y "endurecimiento de las viviendas", pero ante la amenaza cada vez mayor de incendios forestales, algunos se preguntan si una estrategia de mejora de las viviendas podría ser realmente eficaz para detener la tendencia de desastres multimillonarios que afectan a miles de viviendas en un solo siniestro.

Aunque las mejoras en las viviendas por sí solas no solucionarán el problema, la retroadaptación de viviendas individuales sí que pueden marcar la diferencia en barrios y amplida en regiones. Más de sesenta años de investigación, experimentos y análisis nos dan la confianza necesaria para afirmar que lo que la gente hace en sus casas y en su entorno inmediato puede mejorar la resistencia al fuego y la supervivencia de las estructuras frente a los incendios forestales, tal y como describe en detalle la Extensión Cooperativa Forestal de la Universidad de California (en inglés).

Muchas de estas mejoras estructurales son sencillas y poco costosas, en términos del mantenimiento habitual de una vivienda. Otras implican una inversión importante pero poco frecuente que se amortizará con el tiempo, como la sustitución de tejados y ventanas. Las actividades clave aparecen en las listas de comprobación de preparación de la NFPA, en las normas de la NFPA, en algunas normativas estatales y locales, y en la nueva designación de Hogar Preparado para Incendios Forestales del Instituto de Seguros para la Seguridad de Empresas y Viviendas (IBHS). Todas estas normas y directrices se derivan de lo que los defensores de la protección contra incendios han aprendido de la comunidad investigadora durante décadas.

¿Qué sabemos sobre cómo arden las casas en caso de incendio?

Sabemos que la vegetación en llamas puede prender fuego a las viviendas de tres maneras: irradiando calor a la estructura, tocando la estructura con las llamas y acumulando brasas ardientes o humeantes en la estructura o entrando en ella a través de aberturas. Estos tres mecanismos de propagación del fuego pueden ocurrir al mismo tiempo.

Los culpables más notorios de la ignición de viviendas por la quema de vegetación son las brasas, también conocidas como pavesas. Estos trozos de material incandescentes se amontonan en tejados, canaletas y superficies planas como terrazas. El viento las arrastra hacia cualquier abertura de la casa, como chimeneas, respiraderos, ventanas, puertas para mascotas y grietas bajo las puertas. También pueden quemar mantillo y arbustos cerca de la casa, que luego prenden fuego a la estructura.

Las casas también pueden incendiarse si las llamas tocan la casa, el porche, la terraza, el cerco y cualquier otro elemento estructural. Imagínese un césped seco o un lecho de agujas de pino proporcionando un camino continuo para que las llamas se desplacen hasta las partes vulnerables de sus estructuras. Por último, si hay suficiente vegetación densa a menos de 9 metros (30 pies) de una estructura, puede irradiar suficiente calor como para incendiar las paredes.

Pero a pesar de todos los daños que la vegetación puede causar a las casas, son nuestros propios paquetes de combustible, en forma de vehículos, pilas de leña, edificaciones anexas y nuestras propias casas, los que presentan algunos de los mayores peligros y pueden provocar la destrucción de barrios enteros. Una vez que el incendio forestal que arde a través de la vegetación prende uno de estos paquetes de combustible, podría decirse que ya no es un incendio forestal. Se trata de una conflagración en la que estos elementos arden durante mucho tiempo y prenden fuego a las casas cercanas a través del calor radiante o generando llamas que tocan otras casas o desprendiendo brasas que pasan a prender fuego a las propiedades vecinas.

¿Qué podemos hacer para preparar las casas para los incendios forestales?

Hay una serie de medidas que los propietarios pueden tomar para prepararse.

  1. Actuar en el peor de los casos. Asuma que los bomberos no pueden responder con personal, vehículos y agua para proteger su vivienda. Tenga en cuenta que las mejoras en la protección de su vivienda son para cuando se aproxima un incendio forestal, y usted y su familia han evacuado. Las mejoras deben tener como objetivo evitar que el incendio forestal o las estructuras circundantes enciendan su casa.
  2. Minimice la ignición en el exterior de su casa reparando o sustituyendo el tejado, con ventanas de doble o triple acristalamiento y rejillas de ventilación y aberturas. Repare cualquier grieta en las tejas o el revestimiento, y retire el material inflamable de cubiertas y patios durante las épocas de alto peligro de incendio forestal.
  3. Ocúpese de la zona situada a 1,5 metros (5 pies) del perímetro de su casa y asegúrese de que allí no hay nada que pueda arder: mantillo, arbustos, pilas de madera, accesorios de madera, etc.
  4. Mantenga los grandes paquetes de combustible, como pilas de leña o vehículos, a 9 metros (30 pies) o más de las casas en momentos de alto peligro de incendio.
  5. Reduzca la inflamabilidad de su patio o terreno en un radio de 9 metros (30 pies) de su casa y hasta el límite de su propiedad, ajardinando pensando en el fuego.
  6. Colabore con sus vecinos para reducir los elementos inflamables en sus límites comunes y anímeles a colaborar con sus otros vecinos.

Estos y otros consejos pueden encontrarse en el sitio web de la NFPA. Como defensores de la mejora de las políticas para incentivar y apoyar la protección contra incendios en el hogar y en la comunidad, la NFPA y otras organizaciones afines están trabajando para mejorar la protección contra incendios residencial y comunitaria.

Consideración importante: Cualquier opinión expresada en esta columna (blog, artículo) es la opinión del autor y no representa necesariamente la posición oficial de la NFPA o sus Comités Técnicos. Además, este contenido no está diseñado ni se debería usar para proporcionar consultas o servicios profesionales. 

MICHELE STEINBERG en la Directora de la División de Incendios Forestales.

suscribete Nexo blog CTA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies