Modificaciones a los sistemas de rociadores existentes

Modificaciones a los sistemas de rociadores existentes

28 Sep 2021

Con muchas empresas reconsiderando cómo se utilizarán sus espacios de oficina después de la pandemia, es probable que un número significativo se someta a renovaciones o rediseños. Si a esto le sumamos los acondicionamientos habituales de los inquilinos, incluyendo espacios sin acabados en edificios de construcción nueva, y seguramente habrá miles de sistemas de rociadores existentes que requieren modificaciones para proteger adecuadamente los espacios rediseñados.

Esto a menudo plantea la pregunta de hasta qué punto el sistema de rociadores tiene que actualizarse a los requisitos de la norma más reciente, si es necesario volver a calcular el sistema y qué tan extensas tienen que ser las pruebas del sistema modificado. Afortunadamente, la edición 2019 de NFPA 13 dedicó un capítulo a los requisitos para estas instancias por primera vez y esa información se trasladará a la edición 2022 que se publicará próximamente.

Cambio de uso/ocupación

A los efectos de esta discusión, nos centraremos en situaciones en las que no se cambia la clasificación de uso u ocupación del espacio. Cuando ese sea el caso, es probable que se requiera un análisis más complejo para determinar el impacto de los cambios en las densidades de diseño, las áreas de operación y varios otros cambios posibles. NFPA 25, Norma para la Inspección, Prueba y Mantenimiento de Sistemas de Protección contra Incendios a Base de Agua, responsabiliza al propietario de garantizar que se lleve a cabo una evaluación en estos casos, muchos de los cuales van más allá de la reconfiguración del espacio de oficinas donde es probable que el espacio protegido siga siendo una ocupación de riesgo leve.

General

Cuando un edificio está en proceso de renovación o remodelación de su espacio, la eliminación o adición de paredes, tabiques y techos puede afectar negativamente la eficacia del sistema de rociadores diseñado originalmente. En estos casos, a menudo se tienen que reubicar o agregar numerosos rociadores para proteger adecuadamente el espacio reconfigurado.

Esto no significa necesariamente que todo el sistema tenga que reevaluarse para garantizar el cumplimiento total de la última edición de las normas. De hecho, las partes del sistema existente que no están sujetas a las modificaciones pueden considerarse aprobadas previamente bajo la cláusula de retroactividad de NFPA 13, Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores y no necesitan ser evaluadas. Siempre que se realicen adiciones o modificaciones a un sistema existente, se tiene que indicar una cantidad suficiente del sistema existente en los planes para aclarar todas las condiciones para que la autoridad competente las evalúe. Esto significa que uno de los primeros pasos a tomar en estos casos debería ser recopilar la mayor cantidad de planes y cálculos existentes que estén disponibles. Es posible que se requiera un análisis más complejo para todo el sistema si no se puede confirmar la base de diseño original.

Cálculos hidráulicos

Si bien algunos han argumentado que las modificaciones menores no deberían afectar la demanda del sistema de manera significativa como para requerir cálculos, NFPA 13 si requiere que se proporcionen cálculos para verificar que se logrará la tasa de flujo de diseño del sistema. Ediciones anteriores de la norma incluían una nota de anexo que indicaba que no era la intención exigir un análisis hidráulico completo del sistema de rociadores existente, además del nuevo diseño de rociadores. Esta nota se ha eliminado en ediciones recientes. Esto no necesariamente requiere una serie completa de cálculos hidráulicos, particularmente si las modificaciones se realizan en una parte del sistema que no es la más exigente hidráulicamente. En este caso, la parte modificada del sistema puede calcularse hidráulicamente desde el ramal o montante hasta el punto donde se utilizan los cálculos originales para demostrar que se puede cumplir con el caudal de diseño. Esto no está del todo claro al leer la norma, especialmente sin citar la nota del anexo anterior, por lo que ciertamente vale la pena consultar con la autoridad competente local para determinar qué aceptarán para estos casos.

Prueba hidrostática

Los sistemas de rociadores recién instalados tienen que someterse a pruebas hidrostáticas para verificar si hay fugas a una presión de al menos 200 psi (14 bar) durante un período de al menos 2 horas. Cuando los sistemas existentes se modifican de manera que el trabajo afecte a menos de 20 rociadores, el sistema solo requiere pruebas a la presión operativa del sistema. Cuando la modificación afecte a más de 20 rociadores, esa parte del sistema tiene que aislarse y probarse a 200 psi (14 bar) durante 2 horas. Si el nuevo trabajo no se puede aislar, la prueba se puede hacer a la presión operativa del sistema incluso si las modificaciones involucraron más de 20 rociadores. En general, las partes existentes del sistema no necesitan someterse a una nueva prueba hidrostática.

Lograr un equilibrio

Muchos edificios están experimentando cambios de manera rutinaria que pueden afectar el sistema de rociadores contra incendios y requieren una modificación del sistema para proteger adecuadamente el espacio a medida que evoluciona. Las disposiciones para las modificaciones de sistemas existentes en NFPA 13 están destinadas a garantizar que el espacio tenga una cobertura adecuada, que la demanda del sistema aún se pueda satisfacer y que la calidad del trabajo se haya completado lo suficientemente bien. Esto está destinado a lograr el equilibrio adecuado entre garantizar que no se ignoren los cambios, que no se descarte la última norma en su totalidad y decir que todo tiene que actualizarse a esos requisitos.

 

Por Jonathan Hart, Líder Técnico, Servicios Técnicos de Ingeniería en NFPA

 

suscribete Nexo blog CTA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies