Estrategias para la seguridad de gestión de multitudes

Estrategias para la seguridad de gestión de multitudes

22 Jun 2021

Un regreso a los eventos deportivos, conciertos, festivales y actuaciones llenos de gente y a plena capacidad parecía inimaginable al principio de la pandemia de COVID-19, ya que grandes lugares como estadios, canchas y salas de música permanecieron cerrados u operados a una capacidad muy limitada. Sin embargo, aquí en los Estados Unidos ahora estamos viendo que estas ubicaciones comienzan a abrirse a multitudes más grandes e incluso a algunas a su capacidad máxima. Pero, al hacerlo, no podemos pasar por alto los desafíos de seguridad que conlleva la presencia de grandes multitudes.

El 30 de abril de 2021, lo que debería haber sido una celebración se convirtió en una tragedia, ya que 45 personas murieron y más de 150 personas más resultaron heridas en un festival religioso. Se estimó que asistieron al evento casi 100,000 personas. Cuando terminó la celebración, los asistentes comenzaron a salir por pasillos que no podían acomodar a la multitud. Se informó que algunas personas pudieron haber perdido el equilibrio, tropezar y luego hacer que las personas detrás de ellas fueran empujadas hacia adelante, aplastando a las personas mientras la multitud las obligaba a avanzar.

Se han establecido disposiciones para garantizar el movimiento seguro y ordenado de personas durante una emergencia. Cuando se pasan por alto estos protocolos y características de seguridad, puede tener un impacto drástico en la eficiencia de la respuesta de egreso durante eventos como incendios u otras emergencias relacionadas. Este blog resume algunos de los requisitos del código de NFPA 101, Código de seguridad Humana, que son exclusivos de las ocupaciones de reuniones públicas con grandes multitudes.

Carga de ocupantes

Los lugares de reunión pública grandes tienen una gran cantidad de ocupantes—en algunos casos, decenas de miles de personas—para los cuales están diseñados para adaptarse a la seguridad tanto al entrar como al salir de la instalación. En general, la carga de ocupantes se determina utilizando factores que se basan en cómo se usa el espacio o se determina usando la población máxima

probable del espacio en consideración, el que sea mayor. Sin embargo, en áreas de ocupación para reuniones públicas de más de 10,000 pies2 (930 m2), la carga de ocupantes no puede exceder la densidad de una persona por cada 7 pies2 (0.65 m2). Este límite de ocupantes existe para evitar el hacinamiento. Cuando se produce hacinamiento, caminar se convierte en un movimiento desordenado, y luego el hacinamiento puede llevar a un "punto de atasco" completo, de modo que todo movimiento de los ocupantes se detiene.

Evaluación de la Seguridad Humana (ESH)

Cuando la carga de ocupantes de una ocupación de reunión pública supere los 6,000, se tiene que realizar una evaluación de seguridad humana. La evaluación de seguridad humana requerida reconoce que los sistemas fijos de protección y supresión por sí solos no garantizan un egreso seguro cuando hay un gran número de personas. El comportamiento esperado de la multitud es parte de dicha evaluación, al igual que la consideración de técnicas para manejar cualquier problema de comportamiento. La evaluación tiene que incluir una valoración de todas las siguientes condiciones y las medidas de seguridad apropiadas relacionadas:

  • La naturaleza de los eventos y de los participantes y asistentes
  • El movimiento de acceso y egreso, incluidos los problemas de densidad de multitudes
  • Emergencias Médicas
  • Peligros de incendio
  • Sistemas estructurales permanentes y temporales
  • Condiciones climáticas severas
  • Temblores
  • Disturbios civiles o de otro tipo
  • Incidentes con materiales peligrosos dentro y cerca de la instalación
  • Relaciones entre la administración de la instalación, los participantes del evento, las agencias de respuesta a emergencias y otros que tienen un papel en los eventos alojados en la instalación.

Un nuevo lugar de reunión pública sujeto a la ESH tiene que evaluarse antes de la construcción para garantizar que los elementos físicos necesarios sean parte del diseño. Además, la administración de las instalaciones tiene que evaluarse antes de la ocupación del edificio. Las disposiciones de la ESH ayudan a facilitar una mejor comunicación entre los diseñadores y quienes gestionan las instalaciones después de la construcción. El objetivo es proporcionar a los gerentes sistemas de seguridad que sean compatibles con el uso real del edificio. De manera similar, las disposiciones de la ESH para ocupaciones de reunión pública existentes incluyen requisitos para sistemas de edificaciones y evaluaciones de administración de instalaciones, una narrativa de seguridad humana, planos de planta, análisis y cálculos de ingeniería, planes operativos y una guía de referencia de sistemas. Se pueden encontrar detalles extensos sobre la ESH, incluidos los factores que tienen que considerarse en una ESH, el comportamiento de la multitud y los enfoques de diseño basados ​​en el desempeño en el material del Anexo A en NFPA 101, Código de Seguridad Humana, que deberían seguirse al completar una ESH.

Entrada/salida principal

Se requiere que cada ocupación de reunión pública, nueva o existente, tenga una entrada/salida principal. Este concepto es para tomar en cuenta a los ocupantes que probablemente salgan de la instalación a través de las mismas puertas que usaron para ingresar y que les resultarán más familiares. En algunos tipos de nuevas ocupaciones para reuniones públicas, la entrada/salida principal tiene que dar cabida hasta dos tercios de la capacidad total de egreso, mientras que en otras ocupaciones para reuniones públicas puede representar el 50 por ciento. En destinos para reuniones públicas donde no hay una entrada/salida principal bien definida, se permite que las salidas se distribuyan alrededor del perímetro del edificio, siempre que el ancho total de la salida proporcione no menos del 100 por ciento del ancho necesario para dar cabida a la carga de ocupantes permitida. Este concepto reconoce que algunos edificios de ocupación de reuniones públicas, como un gran estadio deportivo, no tienen una entrada/salida principal bien definida. Los ocupantes ingresan al edificio por puertas en múltiples paredes, a través de una de las múltiples entradas/salidas principales. En condiciones de egreso de emergencia, todos los ocupantes no intentarán usar un grupo común de puertas, porque algunos ocupantes están familiarizados con su entrada/salida y otros están más familiarizados con una diferente. En tales casos, la intención es que el ancho de salida se distribuya entre las diversas salidas sin que se requiera una salida determinada proporcione el 50 por ciento de la capacidad de egreso.

Pisos de Auditorio y Estadios

En nuevas ocupaciones para reuniones públicas donde el área del piso de los auditorios y estadios se usa para actividades/eventos de ocupación para reuniones públicas, no menos del 50 por ciento de la carga de ocupantes puede tener medios de salida provistos sin pasar por áreas de asientos fijas adyacentes. Esto puede ocurrir cuando un estadio grande que generalmente alberga juegos deportivos cambia para albergar un evento de concierto y usa el área del piso para colocar asientos temporales adicionales para acomodar a los ocupantes adicionales. Tiene la intención de reducir la cantidad de fusión y uso compartido de medios de egreso entre personas en áreas de asientos fijas y aquellas que se ven obligadas a viajar desde el piso del estadio hacia las secciones de asientos para egresar del edificio. Independientemente del lugar de la ocupación de reunión pública, se tienen que mantener las rutas de acceso y egreso para que el personal médico de emergencia, de seguridad y de manejo de multitudes pueda llegar a cualquier individuo en cualquier momento (asientos en el piso, asientos fijos, asientos de teatro, asientos festivos, etc.), sin dificultad.

Planes de acción de emergencia (PAE)

Los planes de acción de emergencia (PAE) tienen que proporcionarse en lugares de reunión pública y son un componente fundamental para garantizar la seguridad de humana en los edificios. Estos planes tienen que incluir al menos un mínimo de 18 elementos diferentes, algunos de los cuales incluyen lo siguiente:

  • Detalles del edificio
  • Personal del edificio designado responsable de las tareas de emergencia
  • Identificación de eventos que se consideran peligros para la seguridad de humana y los procedimientos específicos para cada tipo de emergencia.
  • La formación del personal
  • Documentaciones
  • Inspección, prueba y mantenimiento de las instalaciones del edificio que brindan seguridad a los ocupantes.
  • Realización de simulacros
  • Procedimientos de evacuación

El PAE de la instalación tiene que enviarse a la autoridad competente para su revisión y debería ser revisado y actualizado según lo requiera la autoridad competente. Después de cualquier simulacro o emergencia real o emergencia reportada que ocurra en el edificio, el propietario del edificio o el representante designado debería preparar un informe posterior a la acción para documentar la función del hardware, los procedimientos y la organización de emergencia de los ocupantes del edificio.

Gerentes de multitudes

Las ocupaciones para reuniones públicas tienen que contar con un mínimo de un gerente de multitudes capacitado o un supervisor de gestión de multitudes. Cuando la carga de ocupantes supere los 250, se tienen que proporcionar gerentes de multitudes o supervisores de gestión de multitudes capacitados adicionales en una proporción de un gerente de multitudes o supervisor de gestión de multitudes por cada 250 ocupantes en la mayoría de las instalaciones.

Aquellos designados como gerente de multitudes o supervisor de gestión de multitudes tienen que recibir capacitación aprobada en técnicas de manejo de multitudes, ya que tienen que comprender claramente los deberes y responsabilidades requeridos específicos del plan de emergencia del lugar. La capacitación debería abarcar todos los aspectos de la gestión de multitudes, incluidas, entre otras, las acciones específicas necesarias durante las operaciones normales y de emergencia, e incluir una evaluación de las capacidades de manejo de personas de un espacio antes de su uso, la identificación de peligros, y evaluación de los niveles de ocupación proyectados y la idoneidad de los medios de ingreso y egreso. Los procedimientos para proporcionar gerentes de multitudes capacitados también tienen que formar parte del plan de acción de emergencia escrito.

En conclusión, controlar las multitudes es un aspecto crítico de la seguridad humana en ocupaciones de reuniones públicas grandes. Los diseñadores, propietarios y personal de las instalaciones, así como los inspectores y las autoridades competentes locales desempeñan un papel importante a la hora de garantizar un entorno seguro para los ocupantes cuando hay multitudes. Con la debida diligencia de todas las partes, no se pasarán por alto las características de seguridad humana necesarias para la gestión de multitudes.

 

Por Kristin Bigda, Ingeniera Principal de Protección contra Incendios, NFPA

 suscribete Nexo blog CTA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies