Protección de trabajadores eléctricos en edificios en construcción

Protección de trabajadores eléctricos en edificios en construcción

05 May 2021

La seguridad eléctrica en las obras es un tema del que se habla cada vez más en estos días. Entonces, cuando me pidieron que escribiera sobre esto, el nerd de la seguridad en mí comenzó inmediatamente a recitar las normas OSHA 1926 y a citar los requisitos de NFPA 70E en mi cabeza. Luego recordé los días en que probablemente me sentía más en casa en un edificio en construcción que en mi propia sala de estar. La nostalgia me recordó que tenía que volver a poner a mi nerd de la seguridad en la jaula por un segundo y regresar a este mundo donde ahora ayudo a mantener a mis hermanos y hermanas en los lugares de trabajo a salvo de los peligros eléctricos.

Para cualquiera que haya pasado la mayor parte de los últimos 30 años en o alrededor de un lugar de construcción, probablemente no sorprenda cuando digo que el cumplimiento de las reglas de seguridad se ha convertido en una prioridad en muchas de estas obras en todo el mundo. Por ejemplo, la mentalidad ha cambiado de usar cascos solo cuando se expone a un peligro de caída de objetos por encima de la cabeza a la mentalidad de ponérselo en el segundo que salimos de nuestros vehículos. Pronto siguieron las gafas de seguridad y máscaras contra el polvo. Impulsando todo esto fue la organización que fue creada para mejorar la seguridad del trabajador en Estados Unidos, OSHA. No pasó mucho tiempo para que los grandes contratistas generales conviertieran a la seguridad un estilo de vida en sus obras, lo cual fue genial los equipos que trabajaban en los grandes proyectos, pero ¿qué pasa con los más pequeños? ¿Cómo abordamos la seguridad en estos sitios?

Como es la naturaleza humana, cuando un trabajador ha estado operando de la misma manera durante los últimos 20 años, es muy poco probable que su comportamiento cambie sin algún nivel de motivación externa. Para mí, no hubo escasez de superintendentes de trabajo y capataces en la obra para recordarme mis errores y, finalmente, se convirtió en algo natural.

La seguridad y el EPP en las obras de construcción no actúan de manera diferente a, por ejemplo, usar cinturones de seguridad en un automóvil. Sin embargo, todavía hay personas que no están lo suficientemente motivadas para buscar la seguridad como cultura por sí mismas. Recientemente, asistí a una conferencia virtual en la que la seguridad eléctrica era el tema general y una cosa que seguía apareciendo era un enfoque basado en reglas versus un enfoque de seguridad basado en habilidades. Rápidamente me di cuenta de que lo que tenemos aquí es un enfoque basado en reglas. En otras palabras, les enseñamos a las personas cómo hacer el trabajo y luego, una vez que conocen el trabajo, les lanzamos un libro de reglas y les decimos: "¡Aquí, cumple estas!" El desafío comienza cuando el individuo potencialmente ya ha adquirido algunos malos hábitos. Sin alguien que le esté encima para asegurarse de que siguen las reglas, es probable que continúen con el mismo mal comportamiento. Un amigo me dijo recientemente: “Podemos escribir todos los requisitos de seguridad que queramos, y pueden ser las mejores prácticas de seguridad para cualquier tarea determinada, pero si el trabajador no las sigue, bueno, fallamos en nuestro intento de proteger al trabajador ".

Casi todo lo que tu y yo hacemos en este mismo momento fue aprendido por alguien que nos mostró cómo hacerlo. Con un enfoque basado en habilidades, el trabajador solo aprende cómo realizar la tarea con todos los requisitos de seguridad establecidos. En otras palabras, este enfoque crea una fuerza laboral en la que las prácticas laborales seguras son cómo aprenden a convertirse en carpintero, plomero o electricista en primer lugar. En áreas donde este enfoque ha sido la norma, las estadísticas muestran muchas menos lesiones y muertes. Por ejemplo, en esa misma conferencia de seguridad eléctrica, las discusiones giraron en torno a múltiples presentaciones que mostraron cómo el Reino Unido tiene un número significativamente menor de muertes ocupacionales por electricidad.

La buena noticia es que los vientos de cambio están sobre nosotros aquí en los Estados Unidos. Muchas escuelas están comenzando a enseñar la seguridad como una habilidad desde el primer día y estamos comenzando a ver el impacto en la fuerza laboral. Sin embargo, para ver estos resultados, tenemos que centrarnos en la creciente brecha en las lesiones entre los distintos grupos demográficos de edad. Una búsqueda rápida en las tablas de datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos muestra que los trabajadores de entre 20 y 24 años sufrieron 409 lesiones eléctricas, mientras que el grupo demográfico de 45 a 54 años sufrió 343 lesiones en 1999. 20 años después, en 2019, estos números han pasado a 300 y 610 lesiones respectivamente para los mismos grupos de edad. En ambas tablas, el porcentaje de la población activa que compone cada grupo de edad se mantuvo prácticamente igual. Por lo tanto, podemos ver que la integración gradual de la seguridad eléctrica en la capacitación de los trabajadores desde el principio está teniendo un impacto y está haciendo que la próxima generación de trabajadores esté mejor equipada para evitar lesiones en el trabajo.

Sin embargo, el simple hecho de que podamos ver una tendencia en los números que sugiere que las cosas están funcionando no implica de ninguna manera que podamos retroceder en la intensidad con la que promovemos la seguridad eléctrica. De hecho, como ilustran los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales para 2019, todavía hay 1900 lesiones como resultado de la exposición a la electricidad y eso es demasiado. Puede que las cosas estén mejorando, pero aún nos queda un largo camino por recorrer. Podemos mejorar y lo haremos, pero solo si abordamos la seguridad en lugares de trabajo desde todos las direcciones, incluidos los requisitos, la educación y el cumplimiento.

A través de este tipo de enfoque, nuestros lugares de construcción naturalmente se convertirán en un entorno de trabajo más seguro para todos los involucrados. Los trabajadores estarán mejor equipados para reconocer los peligros y evitar los riesgos asociados. Esto no solo reducirá la responsabilidad que enfrentan muchos contratistas, sino que también mejorará la productividad y ayudará a los contratistas a evitar costosos tiempos de inactividad. Un lugar de trabajo con menos lesiones que termina en o antes de lo programado y sin dinero pagado debido a lesiones o algo peor, es un lugar de trabajo del que todos podemos estar orgullosos.

Si desea obtener más información sobre cómo los datos informan las prácticas de seguridad y otros temas relacionados, no querrás perderte la Serie de Conferencias del 125ª Aniversario de NFPA. Esta serie educativa única en su tipo presenta 10 jornadas para profesionales de la construcción, la electricidad y la seguridad humana y se enfoca en los temas que más le interesan. Participa en sesiones de educación informativa, obtén contenido innovador y participa en mesas de diálogo de la industria, oportunidades para establecer contactos, sesiones de chat en vivo, demostraciones de expositores y más. Comienza el 18 de mayo con un Programa Eléctrico de un día dirigido a temas relacionados con el diseño y la instalación, tecnología nueva y emergente y seguridad en lugares de trabajo en el entorno eléctrico.

Regístrate hoy al programa eléctrico. ¡Espero verlos allí! Y recuerda, es un mundo grande, ¡Protejámoslo Juntos!

 

Por Derek Vigstol es Líder de Servicios Técnicos Eléctricos en NFPA

suscribete Nexo blog CTA

Compartir:

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies