Explosión en Baltimore mata a dos, lesiona a docenas y resalta la necesidad de detección de gas

Explosión en Baltimore mata a dos, lesiona a docenas y resalta la necesidad de detección de gas

13 Ago 2020

En al mañana del 10 de agosto, una explosión, lo más probable causada por gas natural, arrasó tres casas adosadas en el noroeste de Baltimore (Maryland, EEUU), resultando en dos muertes y siete personas transportadas a hospitales.

 

La explosión ocurrió en el 4to aniversario de otra explosión de gas natural en Maryland, que resultó en 7 muertos y casi 70 heridos en la ciudad de Silver Springs en el 2016. Aunque la causa de esta reciente explosión sigue bajo investigación, los daños sostenidos en el incidente de Baltimore son reminiscentes a explosiones de gas similares que hemos visto en años recientes en la región de Merrimack Valley en Massachusetts en el 2018 y en Farmington, Maine en septiembre del año pasado.

Los combustibles gaseosos incluyen gas natural, gas manufacturado, gas licuado del petróleo (GLP - típicamente propano y butano), o mezclas de estos gases que son distribuidos comercialmente y usados en dispositivos de cocina o calefacción a gas. Hay varios diferentes códigos, normas, y regulaciones aquí en EEUU que gobiernan el uso seguro de sistemas de combustibles gaseosos.

Para sistemas de gas natural, la empresas de servicios (en este caso Baltimore Gas and Electric) es responsable por las líneas de transmisión y tuberías hasta el medidor de servicio del hogar del cliente. El Departamento de Transporte (DOT) y la Administración de Seguridad de Materiales Peligrosos y Conductos (Pipeline and Hazardous Materials Safety Administration o PHMSA)regulan los servicios de gas y los requisitos jurisdiccionales están listados bajo el Título 49 del Código de Regulaciones Federales (Code of Federal Regulations o CFR). La responsabilidad por el gas desde la salida del medidor de servicio al dispositivo a gas adecuado le corresponde al cliente y es abordado dentro de NFPA 54, Código Nacional del Gas Combustible.

La investigación de NFPA descubrió que un estimado de 4,200 incendios en estructuras residenciales por año fueron causado por la ignición de gas natural que resultó en un promedio de 40 muertes.

Si miramos retrospectivamente reciente incidentes, sabemos que el incendio y las explosiones de Merrimack Valley fueron causadas por una sobrepresurización en las líneas de transmisión de la empresa de gas que causo daño a los equipos de los clientes. Una persona murió, docenas de explosiones e incendios dañaron más de 40 casas, y 30,000 residentes y dueños de comercios fueron forzados a evacuar. En el caso de la explosión del Edificio LEAP en Maine, la tubería de gas afuera de la casa fue agujereada por una operación de perforación que causó que el gas migrara hacía adentro del sótano del edificio. El incidente mató a un bombero, lesionó a otros y destruyó el edificio de la organización sin fines de lucro.

La combustión requiere tres cosas - combustible, oxígeno, y una fuente de ignición. En el caso de las explosiones de gas natural, la fuga de gas es el combustible. El aire ambient sirve de oxígeno, que en las proporciones correctas con el combustible, forman una mezcla inflamable. La última parte del triangulo es la fuente de ignición para encender la mezcla de vapor/aire. Cuando el gas penetra en una ocupación (sea desde afuera o desde un equipo dentro del hogar), gestos simples como prender la hornalla o perilla de la luz pueden pueden servir como la fuente de ignición.

Ambos el gas natural y el gas LP son inodoros e incoloros, que dificulta la detección de fugas. Cuando se usan gases combustibles para aplicación de consumo, se los trata con una sustancia odorífera que emite un olor inconfundible que ayuda a alertar a todas las partes cercanas que ha ocurrido una fuga. Sin embargo, a pesar de los esfuerzo de odorización, el olor se disipa y no todos pueden fácilmente detectar olores. Basado en incidentes como el de Baltimore, varios grupos han pedido que se desarrollen e instalen dispositivos de detección de gas para aplicaciones residenciales.

NFPA 715, Norma para la Instalación de Equipos de Detección y Alerta de Gases Combustibles, se encuentra en etapas tempranas de desarrollo antes de salir a revisión por parte del público. NFPA 715 aborda recomendaciones hechas por investigación de la Junta Nacional de Seguridad de Transporte (National Transportation Safety Board’s o NTSB) llevada a cabo luego de la explosión de Silver Springs; cubrirá la selección, diseño, aplicación, instalación, ubicación, desempeño, inspección, prueba, y mantenimiento de equipos de detección y alerta de gas combustible en edificios y estructuras. El Consejo de Normas tomó la decision de empezar el proceso completo de revisión e invita a todas las partes interesadas a someter sus aportes públicos.

Adicionalmente, la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios, el afiliado de investigación de NFPA, pronto finalizará un informe sobre ubicación de detectores de gas combustible que busca usar el trabajo de modelación para justificar requisitos en NFPA 715 para la mejor ubicación de detectores de gas combustible para asegurar la temprana y precisa detección de fugas.

El incidente en Baltimore y los otros recientes eventos que he mencionado hacen hincapié la necesidad de compartir y entender simples medidas de seguridad contra fugas de gas. Aquí algunas que vienen a la mente:

  • Antes de comenzar cualquier trabajo de construcción, asegúrese de contactar a Dig Safe o autoridades locales similares para prevenir daño accidental a tuberías subterráneas ya que la excavación es una causa frecuente de daño a la línea principal antes del medidor.
  • Si hueve gas - lipicamente un olor a huevo podrido debido al odorizante mercaptan - salga del área o edificio inmediatamente.
  • Evite posibles fuentes de ignición como fósforos (cerillos) o encendedores, perillas de luz, linternas, teléfonos, celulares y otros dispositivos de comunicaciones si llega a oler ese olor a huevo podrido. Tampoco encienda un carro o toque timbres.
  • Valla a una área segura y una vez ahí llame al 911 u otro número local de emergencias y reporte la fuga de gas. Luego siga las instrucciones de los socorridas o empleados de la empresa de gas, mientras se responden a la fuga.

Alex Ing es ingeniero en el Departamento de Materiales Peligros en NFPA

Si este contenido le ha resultado útil, le recomendamos suscribirse a Nexo NFPA™, nuestro boletín mensual personalizado, que le proporciona las últimas noticias, investigaciones, e innovaciones del mundo de la seguridad eléctrica, humana, edilicia y contra incendios—Y lo tenemos disponible en español!

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies