El COVID-19 brinda la oportunidad de elevar los esfuerzos de reducción de riesgos comunitarios

El COVID-19 brinda la oportunidad de elevar los esfuerzos de reducción de riesgos comunitarios

En estos tiempos inciertos ...

No puedo contar la cantidad de veces que escuché o leí esta frase durante la semana pasada. En medio de esta pandemia de COVID-19, nuestro mundo está en crisis. Enfrentamos desafíos increíbles en las próximas semanas y meses. Tememos lo conocido y lo desconocido.

Pero incluso durante estos tiempos inciertos, hay una buena razón para el optimismo. Porque donde viven los desafíos, también lo hacen las oportunidades.

Si bien esta guerra contra el COVID-19 no es algo que alguna vez desearíamos, tenemos la oportunidad de aprovechar un cambio sin precedentes en la actitud y el comportamiento del público. Estamos entrando en esta batalla como una cultura de rescate, una en la que confiamos en un sistema para proporcionar una red de seguridad siempre presente. Una en el que a veces somos complacientes en el trabajo de prevención de emergencias. PERO - con un poco de esfuerzo, finalizaremos esta batalla con una cultura de responsabilidad.

Si bien los desafíos son enormes, existe la oportunidad de emerger de esta pandemia como un mundo impulsado para prevenir, asociarse, planificar y proteger.

En muchos lugares, ya estamos viendo señales de esto.

Los medios de comunicación han centrado la atención del público en el problema en cuestión. Las personas están tomando medidas para proteger a los miembros de la familia y a los extraños por igual a través del distanciamiento social y las cuarentenas. Se transmiten en línea servicios religiosos y se cierran restaurantes para mantener saludables a los feligreses y clientes. Los niños en “coronaciones” (vacaciones por coronavirus) están aprendiendo virtualmente a medida que los padres se convierten en maestros de escuela ad-hoc en casa. Inesperadas asociaciones público-privadas están surgiendo en un esfuerzo por combatir las dificultades físicas, emocionales y financieras. Las personas están siendo reeducadas con

definiciones enmendadas de "emergencia" y desarrollando la autosuficiencia en caso de que surja la necesidad de atención médica.

Las declaraciones de emergencia a menudo toman la batuta en estas acciones. El público se está moviendo hacia el cumplimiento.

Y, gente, esto es emocionante y alentador.

En mi papel en NFPA, estoy inmersa en todo lo relacionado con la Reducción del Riesgo Comunitario (RRC). Mi trabajo se centra en aumentar la conciencia y la implementación de RRC para ayudar a las comunidades a identificar, priorizar y planificar la mitigación de riesgos. Requiere una inmersión en los datos, aportes de los socios y mucho pensamiento creativo y estratégico para alcanzar el objetivo final de lograr comunidades más seguras.

Un ingrediente importante en el éxito de RRC es un público activo y centrado en la responsabilidad de la seguridad individual y comunitaria. La pandemia de COVID-19 es un catalizador desafortunado que impulsa este cambio positivo.

Tomará tiempo ver los resultados que consideramos positivos. Pero es valioso pensar en el futuro. Si su comunidad actualmente adopta el RRC, preste atención a las oportunidades para expandir sus mensajes personalizados. Apoye a sus residentes vulnerables y asegúrese de satisfacer sus necesidades. Tome nota de las coaliciones que se están formando ahora. Comience a planificar nuevas estrategias para aprovechar un renovado sentido de responsabilidad entre los dueños de negocios, estudiantes y familias. Preste atención a la gran cantidad de datos de la comunidad que se deslizan por nuestras pantallas todos los días.

Si es nuevo en RRC (o no), tómese un tiempo para leer NFPA 1300, Norma sobre Evaluación de Riesgos Comunitarios y Desarrollo de Planes de Reducción de Riesgos Comunitarios. Comparado a otras normas, es una lectura corta, pero contiene una gran cantidad de información útil para cualquiera que quiera comprender los fundamentos de RRC.

Preste especial atención a la información sobre la Evaluación de Riesgos Comunitarios (ERC). Este proceso está guiado por un análisis de 9 perfiles comunitarios diferentes para proporcionar una visión clara de los riesgos en las comunidades. Una mirada a los perfiles como la demografía, la infraestructura crítica, la economía y otros puede proporcionar información útil durante la lucha contra el COVID-19, así como también después de éste.

Si bien estos son tiempos inciertos, trabajemos juntos y asegurémonos de que algo bueno provenga del caos. Aprovechemos las oportunidades.

Para recursos adicionales sobre RRC, vaya a nfpa.org/CRR. No dude en comunicarse con el equipo de RRC de NFPA también vía

Por, Karen Berard-Reed, Gerente de Programas de Educación Pública en NFPA

Originalmente publicado en inglés en nfpa.org/blog

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies