¡BOLA! La carga inadecuada de carros de golf puede provocar vapores y fuego

¡BOLA! La carga inadecuada de carros de golf puede provocar vapores y fuego

Como fuente global de información y conocimiento sobre incendios, electricidad y peligros relacionados, nuestro departamento de asuntos públicos recibe todo tipo de preguntas. Por ejemplo, las consultas de los medios de comunicación de esta semana incluyeron solicitudes de información de la NFPA sobre el incendio forestal en Australia; sistemas de protección contra incendios ineptos en Los Angeles; prácticas de evacuación para residentes discapacitados en edificios de gran altura en Minneapolis; tiempos de respuesta del departamento de bomberos en Dallas; e incendios de carros de golf en Florida.

No sé por qué esta última consulta sobre carros de golf sobresalió, pero lo hizo. Lo más probable es que resonó conmigo porque estoy en el área de Boston y, como suele ser el caso en Nueva Inglaterra en febrero, hace frío y es sombrió. Entonces, hoy, la idea de un crucero de nueve días, ir a la playa o la casa de un amigo en un carro de golf despertó mi interés. Y en la típica forma de un empleado de la NFPA, esos pensamientos rápidamente me llevaron a preguntarme sobre los posibles peligros de incendio que pueden afectar a el propietario de un carro de golf.

Global Market Insights y otros analistas de tendencias dicen que los carros de golf son populares porque son alternativas convenientes, económicas y ambientales para transportar personas en distancias cortas. La industria del golf lidera este grupo de usuarios, como es de imaginar. Solo en el 2018, había más de 500 campos de golf en desarrollo en todo el mundo, y, por supuesto, requieren vehículos de baja velocidad (VBV). Pero, otros también están recurriendo a los carros de golf, incluida la industria hotelera, universidades, aeropuertos, lugares turísticos, urbanizaciones y residentes en algunos estados que autorizan el uso en las calles. Los carros modernos son relativamente silenciosos, producen bajas emisiones del motor, son fáciles de operar, pueden acomodar entre 2-14 pasajeros y cuentan con todo tipo de características.

Los carros de golf tienden a usar baterías de plomo ácido, como las que se usan en los automóviles; y típicamente crean una cantidad muy pequeña de hidrógeno cuando se carga. El hidrógeno es un gas inodoro e incoloro que es inflamable. Por lo general, no es preocupante, pero puede serlo si una batería muy grande se está cargando en un pequeño gabinete sellado, o si se carga incorrectamente, como informó recientemente The Palm Beach Post en Florida. El jefe de bomberos del condado de Palm Beach, David DeRita, dijo al periódico que los departamentos de bomberos están viendo un aumento en las llamadas de monóxido de carbono que tienden a estar realmente relacionadas con el hidrógeno. El funcionario de bomberos señaló que cuando hay hidrógeno presente, solo tocar un interruptor de garaje o la luz de la puerta del garaje, que funciona con electricidad, podría activar el fuego. “Estamos hablando de una doble situación aquí. Si no te asfixia, puede matarte a través de un incendio ", dijo DeRita.

Como parte de su mantenimiento básico, las baterías de plomo ácido requieren la adición periódica de agua destilada. Hasta 2018, los carros no contaban con mecanismos de seguridad que apagaran la carga si los niveles de agua bajaban demasiado. Es igualmente preocupante si el agua excede la línea de llenado porque la batería necesita espacio adicional o aire para hacer su trabajo. Hace unos años, Al Guzzetta, propietario de Cart Masters, habló con una estación de noticias de Fort Myers sobre los peligros asociados con el llenado excesivo de agua de la celda de la batería. Aconsejó: "No los llene como una batería de automóvil normal porque el cargador los hace filtrarse como una cafetera".

Los peligros también pueden surgir cuando los carros se están cargando. En septiembre, WCSC-TV en Carolina del Sur informó que la carga inadecuada del carro de golf resultó en daños por casi US$60,000 en una casa y una furgoneta de Seabrook Island. En ese incidente, se usó un cable de extensión modificado de 50 pies, no el cable del fabricante, para cargar un carro de golf eléctrico. El cable carecía de la tercera punta necesaria para conectar a tierra la electricidad, lo que provocó que el carro de golf en el camino de entrada se incendiara y encendiera tanto la casa de al lado como una camioneta cercana.

Hoy en día, los carros de golf con baterías de iones de litio están comenzando a afianzarse en el mercado. Aunque los costos iniciales pueden ser un 20% más altos, los beneficios a largo plazo y la facilidad de mantenimiento están siendo bien recibidos. Por ejemplo, los modelos de baterías li-on se pueden cargar completamente en cuatro horas (o al 80% en una hora), a diferencia de las ocho horas para las baterías de plomo ácido. El peso de las baterías de iones de litio también es aproximadamente dos tercios más ligero, lo que es un buen augurio para el desgaste de los carros. Hay poca información disponible sobre incendios u otros incidentes peligrosos relacionados con carros de golf cargados con iones de litio, pero como hemos aprendido en los últimos años, las baterías de iones de litio pueden explotar o sobrecalentarse; y dado que los carros de golf tienden a usarse en lugares al aire libre donde las temperaturas pueden ser altas, existe la posibilidad de que escuchemos de estos desafíos en el futuro.

Los carros de golf están destinados a ayudar a los usuarios a disfrutar de actividades al aire libre, transporte conveniente y una serie de otros beneficios. Siga estos sencillos pasos para asegurarse de que su VBV y sus seres queridos estén a salvo de daños:

  • Siga las recomendaciones de carga del fabricante.
  • Use el cargador provisto por el fabricante.
  • Cargue el vehículo en un área ventilada.
  • Asegúrese de cargar el carro cuando haya alguien en casa, y nunca durante la noche.
  • Y si su carro tiene una batería de plomo ácido, asegúrese de que su casa y garaje tengan detectores de monóxido de carbono.

Para obtener consejos adicionales y videos útiles, visite el sitio web de la Asociación Nacional de Carros de Golf.

Por Cathy LongleyGerente de Comunicaciones en NFPA

Originalmente publicado en inglés en nfpa.org/blog

 

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies