No comprometa la seguridad contra incendios mientras responda al Coronavirus: Mantenga las puertas cortafuego operables

No comprometa la seguridad contra incendios mientras responda al Coronavirus: Mantenga las puertas cortafuego operables

A medida que los incidentes del coronavirus han seguido aumentando en los EE. UU., ha sido dificultoso para usted pasar las últimas semanas sin escuchar sobre los informes de su propagación. Es comprensible que todo esto genere conversaciones y preocupación entre todos nosotros.

Si bien nadie sabe cuál será la verdadera extensión del virus o su impacto, está claro que todos están pensando mucho sobre las formas de implementar medidas preventivas para mantenerse a salvo.

En NFPA, recientemente hemos escuchado que algunas instalaciones han comenzado a abrir puertas cortafuego para que las personas no tengan que tocarlas para abrirlas. Si bien puedo ver la lógica en términos de prevención de la propagación de gérmenes, mantener abiertas las puertas cortafuego presenta peligros y riesgos significativos en caso de incendio.

Es imperativo que no perdamos elementos institucionales de seguridad mientras trabajamos para abordar a otros. En este caso, debemos equilibrar el riesgo del coronavirus con otros peligros reales que tienen el potencial de dañar a muchas personas en un período muy corto de tiempo.

Los códigos y normas NFPA como NFPA 1, Código de Incendios, NFPA 101®, Código de Seguridad Humana y NFPA 80, Norma para Puertas Cortafuego y Otras Protecciones para Aberturas, rigen la instalación, inspección, prueba y mantenimiento de puertas cortafuego. Las puertas cortafuegos y otros protectores de apertura, como persianas y ventanas, deben poder funcionar en todo momento. La operatividad de estos sistemas incluye apertura, cierre y empestillamiento. Las puertas cortafuego deben mantenerse cerradas y empestilladas o dispuestas para que se cierren automáticamente durante el momento del incendio. Además, está prohibido bloquear o colocar calzas entre las puertas en la posición abierta, ya que viola la operación requerida y la función de cierre de la puerta.

Si bien puede ser más "conveniente" o, en este caso, una opción más segura desde la perspectiva de la propagación de gérmenes, interferir con la operación de la puerta contra incendios puede tener graves consecuencias durante un incendio. Además, permitir que las puertas cortafuegos se mantengan abiertas corre el riesgo de que se convierta en una práctica aceptada en el edificio para cualquier número de situaciones. A los residentes y al personal del edificio se les debe enseñar soluciones que cumplan con el código y no se deben habituar a anular las prácticas de seguridad contra incendios.

Cualquier cosa que pueda evitar que la puerta se cierre y se trabe correctamente durante una situación de emergencia, como mantener la puerta abierta con objetos, pegar el pestillo, usar cuñas de madera o topes de puerta abatibles, o anular el dispositivo de cierre, es una violación de las normas. Para que sean efectivas, las puertas contra incendios no solo deben cerrarse, sino también mantenerse cerradas. Los incendios de edificios son capaces de generar presiones suficientes para forzar la apertura de las puertas contra incendios si no se mantienen cerradas con suficiente fuerza de cierre, lo que hace que las puertas sean incapaces de proteger la abertura en la que están instaladas y potencialmente permitiendo que el fuego se extienda a un espacio adyacente y más allá del compartimento de origen.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., ofrecen una gran cantidad de información, pautas y recursos para limpiar y desinfectar instalaciones en el entorno comunitario: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/organizations/cleaning- desinfección.html

Y, por supuesto, como dicta el sentido común, ¡Lávese las manos regularmente, bien y con frecuencia!

Por Kristin BigdaIngeniera Principal de Protección contra Incendios, NFPA

Originalmente publicado en inglés en nfpa.org/blog

Compartir:

Deja tu comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies