La vida en la ciudad silvestre

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

La vida en la ciudad silvestre

Por Molly Mowery

O, ¿Qué pueden enseñarnos los osos que comen basura sobre el manejo de los incendios forestales?

Recientemente participé de la conferencia anual del  Rocky Mountain Land Use Institute en Denver, donde formé parte de un panel de debate sobre riesgos de incendio forestal y el papel de las reglamentaciones. También hice algo inusual durante las otras sesiones en las que participé: tomé notas. El tema de este año, “La ciudad silvestre” fue de gran interés para mí, y

quería retener detalles de temas que iban desde el manejo de los espacios abiertos hasta las últimas actualizaciones sobre el cambio climático. Las sesiones me llevaron a reflexionar sobre desafíos aparentemente no relacionados, y sin embargo similares, que enfrentan otras profesiones relacionadas con el manejo medioambiental y sobre las lecciones potenciales que podrían aplicarse a nuestro trabajo de protección contra incendios forestales.

Tomemos, por ejemplo, la vida silvestre. En Colorado, el Condado de Boulder recibe más de 100 llamadas por día para responder a osos potencialmente problemáticos y a leones de montaña. Si bien los especialistas en vida silvestre han desarrollado una cantidad de conocimientos y estrategias para dar tratamiento a este tema, estas interacciones entre lo silvestre y lo humano continúan,  básicamente debido a la basura que atrae a los animales. Debe sacrificarse casi un animal al año dado su acostumbramiento a los humanos y a que esto representa una amenaza para la seguridad.

Este tema puede dar origen a un apasionado debate público sobre nuestras prioridades, nuestras preferencias y nuestros vecinos. ¿Pero qué tiene esto que ver con los incendios forestales? En principio, hay un tema en común: las actividades humanas son directamente responsables de la creación de la basura que atrae a los osos y a los leones de montaña a los entornos urbanos. De igual manera, las estadísticas del National Interagency Fire Center (Centro Nacional Interagencial de Lucha contra Incendios) demuestran que en años recientes, los incendios forestales ocasionados por las actividades humanas han superado en cantidad a los incendios forestales ocasionados por rayos en una proporción de por lo menos seis a uno. Segundo, si bien nadie en la conferencia utilizó el término “interfaz urbano/forestal” (WUI por sus siglas en inglés) para describir la ubicación de las cuestiones relacionadas con la flora y la fauna, allí es exactamente donde ocurren — un recordatorio para mí de que el crecimiento de la WUI no sólo altera el patrón, intensidad y frecuencia de los incendios forestales, sino que también perturba el hábitat natural de las áreas y ecosistemas.

Estas conexiones nos devuelven al tema de la conferencia: ¿cómo creamos una ciudad silvestre, en la que los humanos puedan coexistir de manera compatible y responsable con su entorno? Muchos de nosotros tenemos fuertes preferencias de vivir cerca de árboles, senderos, parques, e inclusive, cerca de la vida silvestre. Pero la vida cerca de estas áreas altera el ecosistema y crea amenazas para nosotros, que pueden ir desde un riesgo aumentado de incendio forestal, hasta la interacción con la vida silvestre u otros riesgos. El Firewise Communities® Program (Programa de Comunidades Protegidas contra Incendios) da tratamiento a este tema a través de las recomendaciones de sus principios Firewise y de la literatura de apoyo.

También puedo ofrecerles una lección del mundo del manejo de espacios abiertos. Los panelistas que venían del otro lado de  las Montañas Rocosas acordaban que el manejo de especies singulares era el modo más difícil de dar abordaje al problema de la vida silvestre en relación al público — simplemente comunicar el problema de los animales y la basura, por ejemplo, no es tan efectivo como manejarlo desde un enfoque más amplio de tratamiento de la vida silvestre como parte de un ecosistema. Lo mismo puede aplicarse a los riesgos de incendio forestal. A menudo hablamos únicamente sobre limpiar las malezas y la basura generada por la caída de hojas secas alrededor de nuestros hogares para reducir el riesgo de incendio forestal, pero en ocasiones la estrategia más efectiva es la de recordarle al público los otros beneficios del manejo responsable del entorno: reducción de insectos y bichos no deseados  cerca de las viviendas, reducción de oportunidades de delitos mediante el aumento de la visibilidad cerca de las entradas, mejora de las relaciones en la comunidad mediante el trabajo con los vecinos o el departamento de bomberos, y la conservación del agua a través del paisajismo Firewise.

Estos detalles pueden perderse en nuestro intento de transmitir nuestros mensajes de prevención de incendios forestales. Y como nuestra profesión lucha para encontrar los mejores métodos de conectarnos con el público, probar una nueva estrategia nunca puede hacernos mal.

Molly Mowery es gerente del programa para Comunidades Adaptadas a Incendios de Alcance Internacional.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies