El ayudante del Jefe

Google Play

Apple Store

 

Artículo Seleccionado >>

El ayudante del Jefe

Por Ben Klaene & Russ Sanders

En una época, la mayoría de los departamentos de bomberos de las grandes ciudades le proveían al jefe de bomberos un ayudante, en ocasiones llamado “conductor” o “chofer.”

Tener este ayudante que llevara al jefe de bomberos a la escena del incendio le permitía al jefe concentrarse en las comunicaciones y tener acceso a los planes pre incidente y a otras fuentes de información mientras se efectuaba el proceso de evaluación de la situación.

Sin embargo, el conducir el vehículo del jefe era sólo una pequeña parte de las tareas asignadas al ayudante. El ayudante del jefe podía también ayudar al comandante del incidente a organizar o coordinar una operación segura y efectiva. En la escena, el ayudante podía efectuar tareas de comando para posibilitarle al jefe la concentración en el desarrollo  de un plan de acción de emergencia y en el despliegue de las fuerzas. Asimismo podía asignársele al ayudante el recorrido completo alrededor del edificio incendiado, el manejo de las comunicaciones, del sistema de responsabilidades, el mantenimiento del cuadro organizacional del NIMS, y la búsqueda de fuentes de información.

En el Departamento de Bomberos de Louisville, Kentucky, a los ayudantes asignados a los jefes de cuadrilla, y jefes asistentes, se les asignaba en general un rol de planeamiento en la escena del incidente, donde el jefe del ayudante del departamento servía como oficial de información  pública. Esta estructura de comando funcionaba bien dado que el rol del ayudante daba soporte directo a las tareas primarias de los oficiales individuales.

Dependiendo del tamaño y complejidad del incidente, por ejemplo, un jefe de cuadrilla o jefe asistente servía en general como jefe de operaciones o comandante del incidente. Re-Stat y Sis-Stat, que son parte de la función de planeamiento manejadas por ayudantes de jefes de cuadrilla y de jefes asistentes, proveían al jefe de operaciones o al comandante del incendio con información importante para asegurar la eficiencia, efectividad y seguridad en el lugar del incendio. El ayudante asignado al jefe del departamento trabajaba directamente con el jefe para asegurar que los medios recibieran actualizaciones oportunas y exactas. Aún cuando los oficiales cambiaran los roles, los ayudantes continuaban en sus roles de planeamiento  e información pública asignados, de esta manera asegurando una suave transición durante un cambio de comando.

Sin embargo, y a medida que los administradores buscaban modos de recortar los presupuestos de los departamentos de bomberos, la posición del ayudante del jefe fue una posible candidata a la eliminación —se hacía muy difícil defender la posición de un conductor o de un chofer.

Los departamentos que no cuentan con ayudantes para el jefe a menudo asignan personal de respuesta a estas tareas en la escena del incidente, una asignación temporaria altamente recomendable como posición permanente. No obstante, las asignaciones temporarias no son tan efectivas como las asignaciones permanentes,  dado que la ayuda al comando será demorada y que no existirá el concepto de equipo desarrollado entre un oficial en jefe y un ayudante asignado regularmente.

Aquellos departamentos que aún cuentan con ayudantes para los jefes defienden enérgicamente su posición y usualmente le otorgan al ayudante un título más adecuado a las tareas que él o ella desempeña, tal como el de técnico de incidente de campo o adjunto de comando.

 

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies