Riesgo Acelerado
      Olvido su clave?  

 

Ocupaciones Industriales/Almacenamiento

Riesgo Acelerado

Por
036
 
Los vehículos modernos presentan hoy el mayor riesgo de incendio de la historia. Para abordar ese riesgo, los expertos están analizando desde otra perspectiva el diseño y los elementos de seguridad de los garajes de estacionamiento, características comunes del paisaje urbano alrededor del mundo.
 
Por Jesse Roman
038

Al igual que en innumerables antiguos centros industriales, las dársenas junto al río Mersey en Liverpool, Inglaterra, han sido sometidas a una marcada transformación en décadas recientes. En donde alguna vez los obreros trabajaban con esfuerzo entre sucias chimeneas, y barcos de carga yendo de aquí para allá desde y hacia depósitos de ladrillo, la zona ribereña actual está colmada de turistas y locales exclusivos, y una creciente línea de restaurantes de moda, centros de entretenimiento y lujosos hoteles.

Durante las últimas horas de la tarde en víspera del Año Nuevo 2017, King’s Dock, tal vez uno de los aburguesados barrios ribereños más turísticos de la ciudad, recibió una enorme cantidad de visitantes. Además de la habitual actividad en anticipación a la festividad nocturna, miles se acercaron a King’s Dock esa tarde para asistir al popular Show Internacional de Caballos de Liverpool, que se realiza en el estadio Arena Echo con 11,000 asientos y ubicado en el centro del vecindario. Hacia las 16:30 casi todo el espacio en el estacionamiento de múltiples pisos de King’s Dock, ubicado próximo al estadio, estaba lleno de vehículos, muchos de ellos grandes camiones y vehículos utilitarios elegidos para el transporte de los equinos.

Sue Wright y su esposo Mark estaban en uno de los últimos vehículos que ingresaron al abarrotado estacionamiento esa tarde. Mientras la pareja salía del auto y se dirigía a la salida, no tenían manera de saber que ni ellos ni el resto de las otras cientos de personas jamás volverían a ver sus vehículos intactos.

Según un informe posterior al incidente elaborado por el Departamento de Bomberos y Rescate de Merseyside, la primera señal de falla se registró exactamente a las 16:29, cuando una cámara de televisión con acercamiento de imagen capturó la presencia de humo que provenía de un vehículo Land Rover estacionado en el tercer piso. Para el momento en que Wrights pasó caminando, aproximadamente 10 minutos después, "las llamas salían disparadas desde el motor pasando a los neumáticos", le dijo Susan Wright a la BBC. "Parecía una bola de fuego en frente del vehículo y generaba muchísimo humo".

Se alertó de la situación al Departamento de Bomberos y Rescate de Merseyside a las 16:42 y llegaron a escena ocho minutos después. Para el momento en que las dotaciones de bomberos llegaron con las mangueras al tercer piso, aproximadamente 18 a 20 vehículos ya estaban comprometidos en el incendio. Los vehículos ardían tan fuertemente que las tres líneas de manguera que habitualmente se despliegan para incidentes de este tipo no eran suficientes para extinguir el fuego, explicó el Gerente de Grupo de Merseyside Barry Moore en una entrevista con NFPA Journal en enero.

"Si la absorción del calor del agua puede superar la salida de calor del fuego, podremos extinguir el fuego — si no lo hace, perseguiremos al fuego por siempre, y esto fue lo que nos sucedió esa noche", dijo. "Con la carga combustible de esos modernos vehículos y la cantidad de vehículos en el garaje esa tarde, el fuego simplemente seguía creciendo y creciendo y no podíamos ponernos a la par de ese crecimiento. Superó nuestra capacidad de extinción".

Los bomberos de Merseyside rodearon y lucharon contra las llamas durante casi una hora, agregando recursos al combate de manera continua, pero nunca pudieron vencerlo, ya que las temperaturas excedían los 2,000° F en la proximidad del incendio y los neumáticos en los vehículos incendiados comenzaron a explotar. Los tanques combustibles de plástico—ahora comunes en casi el 80 por ciento de los vehículos — se derritieron y rompieron, derramando gasolina en llamas por los pisos de concreto, que comenzaron a desintegrarse a causa del intenso calor.

Al igual que muchos garajes, el estacionamiento de King’s Dock estaba equipado con un desagüe en cada piso para desagotar el exceso de agua en la superficie y eliminarla del garaje. Una ranura de 15 milímetros de ancho se extendía a lo largo del piso del garaje por debajo de las filas de autos estacionados; así el agua que se filtraba por esta ranura era atrapada por una alcantarilla de aluminio debajo y eliminada hacia el exterior. Aproximadamente dos horas después de comenzado el incendio, la alcantarilla se derritió, permitiendo que la gasolina encendida cayera libremente por la ranura de desagüe sobre los vehículos estacionados en el piso inferior. Mientras tanto, la ranura en el piso superior actuaba como una ventilación que transportaba gas recalentado y humo hacia los vehículos en el piso de arriba. En cuestión de minutos, decenas de automóviles y camiones arriba y abajo de los bomberos estaban envueltos en llamas, y se tomó la decisión de que los bomberos evacuaran el edificio, que estaba en riesgo de un colapso estructural.

"Aproximadamente 10 ó 15 minutos después de salir, se produjo una gran escalada de fuego y el estacionamiento completo quedó en llamas", dijo Moore.

A medida que el fuego se propagaba, comenzaron a evacuar los edificios en el área circundante, y los bomberos cambiaron su foco de extinción a contención. Finalmente, para las 07:45 del 2 de enero, casi 40 horas después de que los bomberos de Merseyside llegaran a escena, el fuego se extinguió solo. Para ese entonces, el garaje no era algo más que un pedazo de concreto carbonizado, sepultando los retorcidos restos de casi 1200 automóviles, camiones y vehículos utilitarios. Cabe destacar que no se reportaron muertos ni lesionados por el incendio.

Prestando atención a lo ocurrido en el incendio de King’s Dock, los investigadores e ingenieros de protección contra incendios de todo el mundo quedaron impactados por la magnitud del evento.

"Fue tan dramático lo ocurrido que de inmediato empezaron a surgir las preguntas, "¿Qué ocurrió aquí? ¿Cada uno de los automóviles en el garaje abierto de ocho pisos de altura se quemó? ¿Cómo es posible?" dijo Casey Grant, director ejecutivo de la Fundación de Investigación y Protección contra Incendios. "Desde el punto de vista de la ingeniería de protección contra incendios, fue casi como Grenfell. La gente comenzó a formularse todo tipo de preguntas".

039

 

039 01’¿CÓMO ES POSIBLE ESTO?’ El exterior del estacionamiento de King’s Dock, arriba, después del incendio que destruyó la estructura completa. Abajo, las instalaciones presentaban un diseño y características de construcción que permitieron que el fuego se propague e imposibilitaron la contención por parte del cuerpo de bomberos local.

 

Grant no fue el único en comparar el incendio con el incendio de la Torre Grenfell, el edificio residencial de gran altura en Londres que se incendió y dio muerte a 72 personas en junio de 2017. Si bien no se perdió ninguna vida en King’s Dock, el incidente "está siendo considerado y tratado por nosotros como algo muy parecido a Grenfell — un precursor de lo que podría ser un incidente mucho más catastrófico", dijo Moore. "Si este incendio se hubiera iniciado solo media hora después, hubiéramos tenido 600 automóviles más haciendo cola para salir de este edificio, por un evento que habría recién terminado. Creemos que es nuestra responsabilidad compartir lo que hemos aprendido de este evento y darle el mayor alcance posible".

La revolución del plástico

Debido a que King’s Dock no tuvo el resultado mortal de Grenfell, la atención de los medios mundiales ha sido limitada, y se ha silenciado el correspondiente enojo del público. Pero el incidente le dio una seria sacudida a la comunidad de protección contra incendios — los investigadores, elaboradores de códigos, funcionarios de incendios, entre otros, consideran a King’s Dock como un evento pionero, y tal vez como un momento trascendental para la protección contra incendios en garajes de estacionamiento.

Una preocupación clave, dicen los expertos, es preguntarse si las pautas de protección contra incendios actuales previstas para garajes de estacionamiento son aún adecuadas considerando el marcado cambio que han atravesado los vehículos en recientes décadas. Existe también una creciente preocupación sobre cómo mejor proteger las nuevas tendencias de diseños y los planos en garajes urbanos (vea, "En estantes y apilados").

"Muchos de nosotros en el campo de la supresión y protección contra incendios, y me incluyo, nos preguntamos, ‘¿Contamos con toda la información necesaria?’" dijo Michael Carsillo, presidente del Comité de Garajes y Estructuras para Estacionamiento que supervisa NFPA 88ANorma para Estructuras de Estacionamiento. "Los avances en la tecnología automotriz son muy reales y están evolucionando con rapidez. Existen brechas en nuestros conocimientos sobre el modo en que el diseño y construcción de los automóviles impactan sobre las características del fuego y su propagación".

En las secuelas de King’s Dock, Grant dijo que mantuvo varias conversaciones con ingenieros inquietos que se acercaron a él de forma independiente para analizar la necesidad de contar con una investigación más profunda a cerca de las estructuras de estacionamiento y las características de los incendios en modernos vehículos. El concuerda en que resulta de suma importancia contar con un proyecto. "Simplemente repasamos nuestra lista de proyectos de investigación para el 2019, y este problema es nuestra prioridad más importante", dijo. "Cuando uno coloca un sistema de rociadores en un garaje de estacionamiento, uno obviamente desea estar seguro de que controlará un incendio — uno no quiere dudar y tener la esperanza de que el sistema funcione. Antes de construir 10,000 garajes más en todo el mundo, debemos estar seguros".

Los detalles específicos del proyecto dependen de los patrocinadores y los recursos disponibles, dijo Grant, pero el objetivo principal será cuantificar los riesgos de los incendios inherentes a los vehículos modernos y determinar el diseño y optimización de los esquemas de protección contra incendios óptimos para que los garajes puedan combatirlos. Los hallazgos del proyecto posiblemente tendrán un impacto sobre al menos dos documentos de NFPA, NFPA 13Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores, y NFPA 88A. Respaldando esta cuestión encontramos el hecho de que los materiales utilizados en las construcciones de casi todos los vehículos han sufrido un marcado cambio con el correr de las décadas. Las empresas de automóviles, presionadas por cumplir con los requisitos mínimos de seguridad y desempeño del combustible exigidos por el gobierno, metódicamente han sustituido las partes metálicas por nuevos plásticos duraderos para que los vehículos sean más livianos, seguros, más resistentes al óxido, y más económicos. Los vehículos contienen también más piezas electrónicas y cableado de plástico de lo que solían tener, agregando potenciales fuentes de ignición.

"La transición comenzó en la década del 60 en el interior de los vehículos, cuando se comenzó a desear contar con materiales más suaves y tableros acolchonados en lugar de tableros de acero para la protección contra choques", dijo Dan Madrzykowski, un antiguo investigador del Instituto Nacional de Normas y Tecnología (National Institute of Standards and Technology, o NIST) que ahora trabaja en el Instituto de Investigación de Seguridad para Bomberos de UL. "En la década del 70, los automóviles comenzaron a dejar de tener sus paragolpes de acero, que fueron reemplazados por cubiertas de paragolpes de uretano. A medida que creció la necesidad de contar con un mejor consumo por kilómetro y una mejor resistencia a la corrosión, se reemplazaron las láminas de metal por plástico o fibra de vidrio. Hoy, incluso los componentes de los motores que eran tradicionalmente de hierro fundido o aluminio, tales como el colector de admisión, ahora están hechos de plásticos resistentes para altas temperaturas".

Tales cambios significan que los vehículos modernos pueden presentar un mayor riesgo de incendio que los antiguos vehículos, una evolución que se equipara con el problema de incendio en hogares modernos. En la década del 50, los hogares estaban generalmente construidos con vigas de madera sólida de lenta combustión y decorados con muebles de madera dura y telas naturales. Los hogares modernos, por el contrario, están ahora construidos por lo general con materiales de madera liviana de más rápida combustión y decorados con muebles de aglomerado, espumas de polietileno, y cargados con plásticos altamente combustibles. Las pruebas científicas, junto con evidencia anecdótica de bomberos y defensores de la seguridad contra incendios, demuestran que los incendios en estructuras residenciales en la actualidad arden con mayor rapidez y más ferozmente que hace una generación atrás.

Una tendencia similar pareciera haber emergido en la industria automotriz. Según el Consejo Americano de Química, los vehículos modernos ahora están compuestos por un 50 por ciento de plástico por volumen, aun cuando los plásticos representan únicamente el 10 por ciento del promedio del peso del vehículo. Los expertos de la industria creen que a medida que vayan surgiendo mejores tecnologías y adicionales exigencias para el mejor rendimiento del combustible, el porcentaje de plásticos en los automóviles simplemente aumentará. Por ejemplo, para el 2025 en Estados Unidos las normas de Rendimiento de Combustible Corporativo Promedio exigirán que las flotas de vehículos de pasajeros de los fabricantes de automóviles presenten un promedio de 54.5 millas por galón. Según un análisis por IHS Chemical, un grupo de investigación de la industria de productos químicos, para cumplir con tales requisitos y similares requisitos europeos, el auto promedio incorporará aproximadamente 350 kilogramos de plásticos para el 2020, comparado con los 200 kilogramos en el 2014.

Al no contar con un conjunto definido de incendios en garajes de estacionamiento a nivel mundial, es difícil cuantificar el modo en que la tendencia a utilizar más plásticos en vehículos ha cambiado la frecuencia o intensidad de los incendios en garajes, pero muchos expertos creen que la evidencia anecdótica es sorprendente. Además de King’s Dock, una gran cantidad de recientes incendios en garajes en los que se incendiaron decenas e incluso cientos de vehículos ha ocupado su lugar en los titulares de noticias (vea un listado parcial de tales incidentes a continuación). Para ver las estadísticas de incendios en garajes y almacenamiento de vehículos en Estados Unidos desde el 2012 hasta el 2016, utilice la nueva herramienta interactiva de NFPA "Incendios por Tipo de Ocupación o Propiedad" en nfpa.org/firesbypropertytype.

 

041

Incendios recientes en garajes de estacionamiento + incendios relacionados

NEWARK, NUEVA JERSEY

En enero, 17 vehículos quedaron destruidos en un incendio en el piso superior abierto de una estructura de estacionamiento en el Aeropuerto Internacional de Newark.

BROOKLYN, NUEVA YORK

Un incendio el pasado mes de septiembre en el garaje de estacionamiento de un centro comercial (arriba) destruyó más de 130 vehículos y causó lesiones en 21 personas, incluyendo 18 bomberos, y el centro comercial tuvo que permanecer cerrado por dos días.

REINO UNIDO

En 2015, se desató un incendio en una bodega de carga de una embarcación que transportaba 600 vehículos nuevos y usados por el Canal de la Mancha. Según un informe de la Comisión Nacional de Seguridad en Transporte estadounidense, la formación de arco eléctrico en un sistema automático de frenos en un vehículo fue la causa por la que se encendieron las llamas, generando una pérdida de $90 millones en carga y la destrucciónde la embarcación, valuada en $10 millones.

PARIS, FRANCIA

Un incendio en el 2012 en un garaje subterráneo de cinco pisos en Ritz Carlton destruyó al menos 50 vehículos y causó daños valuados en $5.3 millones. J.R.

 

Para contar con una concreta evidencia, tal vez el mejor estudio sobre el modo en que han evolucionado los incendios en garajes de estacionamiento proviene de un informe elaborado en el 2015 por cuatro investigadores franceses. Los investigadores observaron los datos reunidos en una encuesta de varios cientos de incendios en garajes de estacionamiento franceses entre 1995 y 1997, y los analizaron comparándolos con una encuesta de incendios en garajes franceses registrados entre el 2010 y 2014. La conclusión: "Los riesgos de incendio en estacionamientos de vehículos han sufrido un marcado aumento en 20 años con la evolución de actividades y las nuevas tecnologías para automóviles", escribieron los autores.

Los datos sugieren que es mucho más probable que un típico incendio en un garaje hoy en día incluya más vehículos que un incendio similar dos décadas atrás, dando a entender que los incendios ahora arden con mayor severidad. En incendios en garajes entre 1995 y 1997, el 98 por ciento incluyó menos de cuatro vehículos; solo el 1 por ciento de los incendios incluyó más de cinco vehículos, y ninguno de los incendios analizados incluyó más de siete vehículos. Por el contrario, el 8 por ciento de los incendios en garajes entre el 2010 y 2014 incluyó más de cinco vehículos, y el 6 por ciento incluyó más de siete vehículos.

040

Los datos revelaron que los incendios en modernos garajes también parecen ser más difíciles de extinguir. En 1997, el 95 por ciento de los incendios en garajes analizados se extinguió en menos de 60 minutos. No obstante, en incendios en garajes franceses ocurridos entre el 2010 y 2014, solo el 40 por ciento se extinguió en menos de una hora; el 30 por ciento de los incendios tomó más de dos horas para poder extinguirse, y el 10 por ciento llevó más de cuatro horas. Por otro lado, menos del 1 por ciento de los incendios en 1997 llevó más de dos horas en extinguirse.

Copilando los hechos

Si bien gran parte de la evidencia apoya la idea de que los incendios en vehículos son más riesgosos que en eras pasadas, recién se empieza a debatir sobre qué hacer al respecto. Básicamente, es necesario realizar investigaciones más profundas para presentarles a los elaboradores de códigos y normas opciones bien claras.

Un importante hallazgo en el incendio de King’s Dock, dijo Moore, fue que nada sobre el garaje fue inadecuado — dos inspecciones previas revelaron que todo era legal y que cumplía plenamente con todas las reglamentaciones sobre edificación. "Ese es un mensaje muy fuerte — no existía ningún problema con la construcción del edificio de este estacionamiento de vehículos. Estaba bien mantenido y limpio, y aun así esto ocurrió", dijo. "No existe ninguna razón para pensar que esto no pueda volver a ocurrir en otro estacionamiento de vehículos. Este tipo de incendios puede ocurrir en cualquier ciudad del mundo en cualquier momento".

En todo el mundo, pocos garajes de estacionamiento fuera de Estados Unidos deben instalar protección con rociadores para cumplir con los códigos de construcción. En el Reino Unido, las estructuras de estacionamiento deben cumplir con el Documento B Aprobado, un código de construcción redactado en 1968, que no exige la presencia de rociadores porque sus autores llegaron a la conclusión de que "no ocurriría un incendio que se propague de un vehículo a otro y que si ocurriese, las Brigadas Metropolitanas invariablemente llegarían al lugar en tres o cuatro minutos", dijo el informe de Merseyside.

Preocupado porque estas pautas podrían estar desactualizadas, en el 2010 el gobierno publicó los resultados de "Propagación de Incendios en Estacionamientos de Vehículos", un proyecto de tres años de duración encargado por el gobierno y que llegó a la conclusión, entre otras cosas, de que los rociadores son efectivos tanto para controlar incendios en desarrollo como aquellos totalmente desarrollados. A pesar de esa observación, no se agregó jamás ningún requisito sobre rociadores en el Documento B Aprobado. En los meses posteriores a King’s Dock, los funcionarios de Merseyside han dicho que si se hubieran instalado rociadores en el estacionamiento cuando se construyó en 2007, el incendio no se habría propagado como lo hizo, Mientras tanto, el problema empeora con cada año que pasa.

"Ya han pasado casi 10 años desde ese estudio, y la diferencia entre los vehículos vendidos en el 2009 y en el 2019 es considerable, incluso en ese tan breve período", dijo Moore, haciendo referencia a los plásticos y combustibles agregados en vehículos modernos. "Nosotros en el Reino Unido aun estamos construyendo según las reglamentaciones establecidas en 1968, y cuando uno mira nuestra región, todos los estacionamiento son exactamente iguales. Todos están en cumplimiento, pero los vehículos han cambiado. Uno podría argumentar que las reglamentaciones de construcción no lo han hecho".

En los Estados Unidos, NFPA 88A es la norma más utilizada para estructuras de estacionamiento. En líneas generales, el documento no exige la presencia de rociadores en estructuras de estacionamiento que son consideradas abiertas — lo que significa que cuentan con una cantidad mínima de ventilación natural sobre al menos dos de sus costados. Los garajes de estacionamiento subterráneos, o aquellos tapados o cubiertos en tres o más de sus costados, se consideran garajes cerrados y deben contar con protección con rociadores.

Sin planos, es difícil decir si el garaje de King’s Dock habría sido considerado abierto o cerrado y por lo tanto si habría estado sujeto a los requisitos de rociadores de conformidad con NFPA 88A, dijo Kevin Carr, enlace de personal de NFPA que trabaja sobre el documento. Sin embargo, dijo que el incidente en Liverpool ha "abierto el debate" y generado interrogantes entre los miembros del comité técnico y funcionarios del código sobre si los requisitos generales, incluso los requisitos para rociadores, en NFPA 88A son suficientes. "Ahora mismo nos encontramos en modo de investigación", dijo. "El evento en Liverpool ha realmente provocado que la gente se detenga a cuestionarse sobre las causas, cuestiones relacionadas, y cómo podemos obtener algunos datos más para realizar los agregados correctos y necesarios en el código".

En la edición actual de la norma, que fue publicada este año, el comité de NFPA 88A agregó información para definir mejor si un garaje se considera abierto o no. Asimismo agregó pautas para los garajes con vehículos autónomos, vehículos con combustible alternativo, y estaciones electrónicas de carga, "reconociendo que la tecnología en el mundo automotriz está cambiando y que estos garajes serán receptores de esa tecnología", dijo Carr.

A medida que se realizan las reuniones sobre la edición 2023 de la norma, agregar el requisito de rociadores en garajes abiertos posiblemente se pondrá en debate, pero requeriría de una profunda evaluación e información adicional, dijo Carr.

Wes Baker, ingeniero principal en FM Global y miembro del comité técnico de NFPA 13, dijo que después del incendio en Liverpool, se le debe dar otra mirada a los requisitos de protección contra incendios en garajes de estacionamiento. "Cuando uno observa la cantidad de plásticos en los automóviles actuales, tanto en el interior como en el exterior, ya nadie debería sorprenderse ante un incendio de esta magnitud", dijo acerca de King’s Dock. "Si ese mismo incendio hubiera ocurrido hace 30 años, se habría incendiado un solo automóvil, pero no más".

NFPA 13 clasifica a un garaje de estacionamiento como una ocupación de "Riesgo Ordinario, Grupo I", definida como un espacio "con una cantidad moderada de contenidoscon baja combustibilidad". Las ocupaciones con ese tipo de clasificación requieren de densidades de protección con rociadores "diseñadas para algo en donde pueda existir un incendio, no demasiado grande", dijo Baker. "Con elevadas cantidades de plásticos, definitivamente sugeriría al comité de NFPA 13 que analice una categoría de "Riesgo Extra" para las mismas, a diferencia de la categoría de "Riesgo Ordinario". Ahora mismo, probablemente lo estamos subestimando".

Desde el incendio en King’s Dock, Barry Moore y sus colegas en el Departamento de Bomberos y Rescate de Merseyside coincidirían en que los incendios en vehículos no han tenido la suficiente promoción y han sido subestimados por demasiado tiempo. Están trabajando para divulgar ese mensaje en conferencias sobre protección contra incendios en Europa y recientemente en Estados Unidos. Moore denomina a los eventos en King’s Dock "la tormenta perfecta", pero también "un muy buen estudio de caso".

En sus presentaciones, dijo que desea dejarles a la audiencia dos claros mensajes, el primero es que los riesgos y peligros de los incendios en estacionamiento de automóviles han cambiado, de modo que se deben aplicar rápidamente muchos recursos. "No querrán contar con recursos insuficientes si enfrentan lo que hemos enfrentado nosotros", dice. El otro mensaje — y uno que Merseyside también le ha remarcado al gobierno británico al evaluar el Documento B Aprobado tras el incendio de Grenfell — es que los rociadores contra incendio deben estar presentes en todas las estructuras de estacionamiento.

"Cuando uno se enfrenta a esta tormenta perfecta, los rociadores no extinguirán el incendio pero podrían contenerlo el tiempo suficiente como para permitirles a los bomberos extinguirlo en sus etapas tempranas en lugar de dejar que se propague de forma incontrolable", dijo. "Cuando el incendio comienza a propagarse y el calor alcanza las ventilaciones y comienza a correr el combustible, es allí donde perderá el control con rapidez. Si esto coincidiera con un momento de gran ocupación y mucha gente estuviera intentando abandonar el estacionamiento, ¿qué ocurrirá entonces?"

JESSE ROMAN es editor para el NFPA Journal.

Parking Garages sidebarHed 0319EL FUTURO DEL ESTACIONAMIENTO Al igual que en muchas instalaciones de estacionamiento urbanas en todo el mundo, Autostadt en Wolfsburg, Alemania, utiliza sistemas automatizados para posicionar y guardar con precisión los vehículos en estructuras de gran altura. GETTY IMAGES

En estantes y apilados

En estantes y apiladosLa creciente popularidad de las instalaciones de estilo estanterías para el almacenamiento de automóviles presenta un emergente marco de preocupaciones por incendios para los expertos en seguridad.

LAS ESTRUCTURAS DE ESTACIONAMIENTO están en rápida evolución de modo tal que les permite apilar muchos más vehículos en un espacio mucho más reducido a fin de maximizar los costos y eficacia.

Un garaje que abrió este año en Houston, por ejemplo, se jacta de contar con 244 espacios de estacionamiento en un edificio con un espacio ocupado de tan solo 700 pies cuadrados — según un simple cálculo matemático, eso implica un lugar de estacionamiento por cada 2.8 pies cuadrados. Por el contrario, antes de ser destruido por el fuego el año pasado, el estacionamiento de King’s Dock de ocho pisos de altura en Liverpool — un tradicional espacio de estacionamiento de concreto construido en el 2007 — podía albergar 1,600 vehículos dentro de un espacio ocupado de 53,000 pies cuadrados, un lugar de estacionamiento por cada 33 pies cuadrados.

El garaje de Houston, diseñado por una empresa llamada Utron, alcanzó su excepcional proeza de eficacia al utilizar robots para apilar vehículos sobre estanterías mecánicas de 10 pisos de altura. Quienes utilizan el robot de U-tron pueden estacionar vehículos con una separación de 4 pulgadas, con un espacio libre superior de 6 pulgadas, según un reciente artículo en axios.com. Actualmente, la empresa cuenta con ocho garajes automatizados en funcionamiento, la mayoría en lujosos edificios residenciales en Nueva York, Nueva Jersey, con 25 más en desarrollo en Estados Unidos únicamente.

U-tron es prácticamente la única empresa que construye estos garajes de la nueva generación — en Estados Unidos y alrededor del mundo, las configuraciones de garajes apilables se están difundiendo con rapidez a medida que la mecanización y automatización se vuelven más avanzadas y asequibles, y a medida que los urbanizadores buscan soluciones de estacionamiento en áreas en las que la tierra es tan valiosa como el oro.

Si bien los beneficios son claros, en cuanto al uso de espacio de estos nuevos garajes, muchos investigadores y elaboradores de códigos están preocupados por lo que podrían significar para la protección contra incendios estos arreglos de vehículos estrechamente apilados. Actualmente, existen pocas pautas en NFPA 13Norma para la Instalación de Sistemas de Rociadores, o NFPA 88A, Norma para Estructuras de Estacionamiento, que aborden estas nuevas configuraciones de estacionamiento. Eso es porque la investigación efectuada al respecto es escasa como para descubrir el modo en que podría arder un incendio y propagarse en estos garajes tan densamente ocupados y el tipo de diseño y densidad de los rociadores que serían suficientes como para extinguir el fuego.

El comité técnico de NFPA 13 ha recibido preguntas sobre estos tipos de instalaciones y es consciente del ´silencio´ de la norma sobre esta cuestión, dijo Wes Baker, miembro del comité e investigador en FM Global. Él y otros miembros del comité de NFPA 13 le han solicitado a la Fundación de Investigación de Protección contra Incendios que emprenda un proyecto para responder algunas de las preguntas pendientes que les permitan ofrecer de manera confiable pautas a los diseñadores de sistemas. Es todavía demasiado pronto para decir si el proyecto planeado de la Fundación sobre incendios en vehículos en garajes de estacionamiento este año incluirá investigación sobre estos nuevos tipos de configuraciones de garajes.

"Hemos visto estanterías de almacenamiento de automóviles que son tan altas como el edificio, y esto es algo totalmente diferente a lo que se consideró al elaborar las pautas de NFPA sobre tradicionales garajes de estacionamiento", dijo Baker. "Al calor le gusta viajar verticalmente, pero en lugar de encenderse hacia arriba y chocar contra concreto, los automóviles por encima podrían quedar expuestos a las llamas. En lugar de un incendio bidimensional, uno se enfrenta a un incendio tridimensional. Esto para mí es un tipo de arreglo de almacenamiento, y se debe proteger como un depósito que guarda vehículos".

Baker cree que solamente instalar rociadores por encima en el cielorraso no sería efectivo en estos arreglos de estanterías porque los automóviles debajo bloquearían el agua impidiendo que alcance los automóviles que se encuentran abajo. Él imagina que en cambio sería necesario un arreglo de rociadores en estanterías, en el que los rociadores estén ubicados en cada nivel de estantes con vehículos. "Pero el problema con eso es que estos automóviles entran y salen constantemente de modo que se debe prestar atención al hecho de que al mover todas esas piezas no se golpee y rompa un rociador", dijo. "Hay que asegurarse de que sea práctico así como también funcional".

Por encima de esas preguntas de logística, decenas de otras variables complicarían cualquier pauta abarcativa para rociadores en estos nuevos garajes, dijo Steven Wolin, miembro del comité técnico de NFPA 13, y vicepresidente en Reliable Automatic Sprinkler Co. "Pueden existir tantas configuraciones de almacenamiento de vehículos para un garaje en particular, que ese es uno de los mayores desafíos", dijo. Variables tales como la distancia entre vehículos, cuántos se apilan encima de otro, y qué tan ventilado o encerrado está el espacio pueden marcar grandes diferencias en el modo en que el fuego arde y se propaga, y el tipo de protección contra incendios que se necesita.

No obstante, se siguen construyendo instalaciones como estas en todo el mundo. "Hasta ahora, es uno de esos desafiantes escenarios en los que se construyen edificios y alguien tiene que descubrir cómo colocar allí un sistema de protección", dijo Wolin. "Uno tiene que simplemente pecar por ser extremadamente conservador en el diseño, sabiendo que en este momento no existe una gran cantidad de pautas sobre el tema". J.R.

 

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies