Tratamiento de Quemaduras

Google Play

Apple Store

 

Manejo de Emergencias & Materiales Peligrosos

Tratamiento de Quemaduras

Por Angelo Verzoni
037
 
Son frecuentes los incendios mortales en hospitales en todo el mundo. Los expertos dicen que la globalización económica está dando impulso a nuevos enfoques que podrían hacer que eso cambie.
 
Por Angelo Verzoni
 

EN SEPTIEMBRE, MURIERON OCHO BEBÉS recién nacidos cuando un incendio destrozó el ala de maternidad de un hospital en la pequeña ciudad de El Oued, Argelia. La potencial causa fue un exterminador eléctrico de mosquitos defectuoso, según sostuvo un ministro de salud del estado de Argelia. El incendio fue el segundo ocurrido en las instalaciones en los últimos 16 meses. En mayo de 2018, un incendio en el hospital provocó "daños significativos, pero no víctimas fatales", según la agencia de noticias Agence France-Press.

El incendio en la sala de maternidad fue uno de los tres incendios mortales en hospitales que ocuparon los titulares internacionales solamente en septiembre. El mismo día que ardió el hospital de Argelia, dos personas murieron y más de 45 resultaron heridas en un incendio ocurrido en un hospital en Corea del Sur. También ese mes, 11 personas, en su mayoría pacientes ancianos, murieron en un incendio en un hospital en Río de Janeiro, Brasil. Posteriormente, en octubre, cinco personas murieron en un incendio que asoló un hospital en el este de China.

Si bien no hay estadísticas completas sobre la cantidad de incendios fatales en hospitales que ocurran globalmente, estudios académicos y nuevos informes indican que son frecuentes—especialmente en comparación con la situación en los Estados Unidos, donde los incendios en hospitales son raros y, principalmente, nunca mortales.

"Ocurren incendios con una frecuencia alarmante y con consecuencias potencialmente devastadoras en hospitales de todo el mundo", mencionaba un estudio publicado en la revista de anestesia clínica Journal of Clinical Anesthesia en 2014. El estudio incluía una lista de incendios en hospitales que habían sido informados en periódicos internacionales desde 2004 hasta 2013. Desde 2011 hasta 2012, los incendios en hospitales en India predominaban en los titulares, según el estudio, y entre ellos un incendio en el que murieron 93 personas en la ciudad de Kolkata, en diciembre de 2011. En 2013, se informaron tres incendios en hospitales con más de 35 víctimas fatales —dos en Rusia y uno en China. En 2018, tuvo lugar en Corea del Sur el incendio con mayor mortalidad ocurrido en esa nación en casi una década, cuando el humo y las llamas destruyeron un hospital con 98 camas en el sur del país, provocando la muerte de más de tres docenas de personas. Los expertos sostienen que el motivo clave detrás de esta tendencia mortal es la ausencia de un código que se aplique en los hospitales de todo el mundo.

Pero las cosas podrían estar cambiando. Desde hace ya varios años, los expertos sostienen que han surgido en todo el mundo nuevos enfoques en la supervisión de hospitales —el tipo de medidas que organizaciones con sede en los Estados Unidos implementan mediante un mayor control de la seguridad contra incendios y de la seguridad humana.

"Estamos observando la globalización de la economía, y el cuidado de la salud está incluido en esa globalización", dijo William Koffel, un ingeniero en protección contra incendios que participa en diversos de los comités técnicos de NFPA. La empresa consultora en ingeniería en protección contra incendios en la que Koffel se desempeña, con sede en Maryland, Koffel Associates, se especializa en el diseño de instalaciones para el cuidado de la salud y ha participado en diversos proyectos en el extranjero. "Hay organizaciones de cuidado de la salud en otros países que están contactando a consultores de los Estados Unidos porque están interesados en que sus instalaciones funcionen y sean administradas de manera similar a la de un hospital de los Estados Unidos", dijo. "También hay diversos hospitales fuera de los Estados Unidos que actualmente están siendo administrados por organizaciones de cuidado de la salud estadounidenses. Creo que ambas tendencias ciertamente tienen un potencial de crecimiento futuro".

‘Aprender de nuestros errores’

Estadísticamente, virtualmente nadie muere en un incendio de un hospital en los Estados Unidos.

Ello concuerda con los datos de un informe de NFPA publicado en 2017. Desde 2011 hasta 2015, hubo, en promedio, menos de una víctima fatal por año en incendios en hospitales en los Estados Unidos, expresa el informe. Ello es simplemente gracias a que los incendios en hospitales no ocurren con frecuencia. Los cuerpos de bomberos de los Estados Unidos responden a cerca de 1,100 de esos incendios cada año, en comparación con una cantidad de casi el triple de incendios en escuelas.

Pero no siempre fue este el caso. Algunos de los incendios en hospitales con mayor mortalidad del mundo ocurrieron en los Estados Unidos en el siglo XX, tales como el incendio de la Clínica Cleveland, en el que murieron más de 120 personas en Cleveland, Ohio, en 1929; y el incendio ocurrido en el Hospital St. Anthony, en el que perdieron la vida 74 personas en Illinois en 1949. Hace tan solo unos años, en la década de los años ochenta, ocurrían anualmente más de 8,000 incendios en hospitales en los Estados Unidos.

"En los Estados Unidos, tenemos un historial de cobrarnos la vida de personas en incendios de hogares de cuidados intermedios y hospitales", dijo Robert Solomon, un ingeniero en protección contra incendios de NFPA. "Pero hemos aprendido de nuestros errores".

Las deficiencias en la seguridad de los edificios que llevaron a las cifras más altas de víctimas fatales en incendios en hospitales en los Estados Unidos en el pasado, tales como la falta de compartimentación para evitar la propagación del humo y la ausencia de rociadores de incendio, han sido en gran medida eliminadas en las instalaciones de los Estados Unidos, dijo Solomon. Y ello se debe al hecho de que en los Estados Unidos ha emergido un sólido sistema de niveles múltiples de aplicación de códigos que posibilita que los hospitales mantengan su cumplimiento con normas y códigos modernos, entre los que se incluyen NFPA 101®Código de Seguridad Humana, y NFPA 99Código para Instalaciones para Cuidado de la Salud.

Incluso, según las normas de los Estados Unidos, los hospitales —y otras instalaciones para cuidado de la salud—están sujetos a un proceso de aplicación único y especialmente riguroso, en comparación con otros tipos de ocupaciones, que ha generado el nivel de seguridad que hoy existe en los hospitales en los Estados Unidos.

"Un edificio de oficinas, por ejemplo, puede ser inspeccionado todos los años o con una frecuencia similar por personal de una compañía de autobombas de la jurisdicción local, mientras que en una instalación para cuidado de la salud se aplica lo establecido en la jurisdicción local y además una agencia estatal asiste en la obtención de las habilitaciones, un proceso de sondeos de validación que llevan a cabo los representantes de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid federales, y el proceso de acreditación", dijo Koffel.

Solomon expresó que el proceso de acreditación de hospitales se ha transformado esencialmente en la "cuarta entidad" de la supervisión de hospitales en los Estados Unidos, además de la supervisión de agencias locales, estatales y federales. "Para permanecer como hospital acreditado, hay organizaciones privadas que observan minuciosamente todo, desde el control de infecciones hasta la capacitación continua de los profesionales médicos en seguridad contra incendios y seguridad humana", sostuvo. "Si las instalaciones no cumplen con los códigos y normas aplicables, esa acreditación puede verse amenazada, lo que implicaría que las compañías de seguros no abonarán los servicios de tratamiento en esas instalaciones, o puede peligrar el financiamiento de Medicare y Medicaid para el tratamiento y cuidado de los pacientes".

Los expertos sostienen que ese sistema sólido y de niveles múltiples generalmente no existe en otros países —y es ese el problema principal.

"Internacionalmente, no creo que haya el mismo nivel de inspección que el que se observa en los Estados Unidos", dijo Koffel. "Según el trabajo que hemos llevado a cabo y las instalaciones que hemos visto fuera de los Estados Unidos, no es suficiente el tiempo que se emplea en garantizar el cumplimiento de los códigos y suele no haber esos múltiples niveles de inspección".

¿En qué se diferencian los hospitales internacionales?

Una manera de entender aún más el problema de los incendios en hospitales fuera de los Estados Unidos consiste en examinar el Ecosistema de Protección contra Incendios y Seguridad humana de NFPA, un marco de seguridad que consta de ocho componentes que deben funcionar en conjunto para ser eficaces: responsabilidad gubernamental, elaboración y aplicación de los códigos vigentes, normas de referencia, inversión en seguridad, personal capacitado, cumplimiento de los códigos, preparación y respuesta a emergencias, e información al público.

Una falla en cualquiera de estos componentes puede derivar en incendios devastadores en hospitales y otras ocupaciones. En incendios en hospitales internacionales, es generalmente en los componentes relacionados con la construcción de edificios, códigos y normas, y la preparación y manejo de emergencias donde suelen observarse las fallas.

"En hospitales de países de bajos y medianos ingresos generalmente no se aplican estrictos códigos de edificación, procesos de certificación ni la supervisión reglamentaria", dijo Robyn Gershon, una investigadora en seguridad y salud ocupacional y medioambiental de la Facultad de Salud Pública Global de la Universidad de Nueva York. "Todo, desde una construcción deficiente hasta la falta de preparación para emergencias dentro de un hospital, puede llevar a resultados adversos en el personal, las visitas y en la población más vulnerable —los pacientes— durante un incendio u otra emergencia".

Un fallo en el componente del Ecosistema relacionado con el cumplimiento de los códigos fue específicamente citado después del incendio ocurrido en septiembre, en el que murieron 11 personas en un hospital en Río de Janeiro.

"El hospital efectivamente tenía un certificado de aprobación emitido por el cuerpo de bomberos", dijo a NFPA Journal Anderson Queiroz, representante de NFPA en Brasil, en un artículo sobre el incidente y otros incendios fatales recientes en el país ("Brasil en Llamas"). "Pero el cuerpo de bomberos no hace inspecciones regulares para verificar si instalaciones ya aprobadas continúan cumpliendo con el código. …No es infrecuente la falta de mantenimiento de algunos sistemas de protección contra incendios o un cambio en la disposición de las instalaciones sin las actualizaciones necesarias en el diseño de los sistemas de protección contra incendios. Hay una falta de responsabilidad en garantizar que instalaciones que ya están aprobadas continúen cumpliendo con el código".

badim fireEn Septiembre de 2019, 11 personas murieron-mayormente pacientes mayores--cuando un incendio arraso a través del Hospital Badim en Rio de Janeiro, Brasil. Se cree que fallas en el cumplimiento normativa contribuyeron al resultado mortal.

Los expertos dicen que escenarios similares se observan en hospitales de todo el mundo. Si bien puede haber organizaciones individuales que procuran construir instalaciones para cuidado de la salud en el extranjero aplicando códigos como NFPA 101 y NFPA 99, generalmente son pocos, si hay, los controles y contramedidas debidamente implementados en estos países para garantizar que determinados detalles no sean desestimados durante el proceso de construcción o que el cumplimiento va a continuar con el transcurso del tiempo.

"Sospecho que incluso en instalaciones que aplican NFPA 99 y NFPA 101, los sistemas y equipos no están debidamente mantenidos y los requisitos de los códigos no son correctamente cumplidos, ya sea durante la construcción o después de que el hospital esté en pleno funcionamiento", dijo Rich Bielen, personal de enlace de NFPA para NFPA 99. "Si esos códigos fueran rigurosamente aplicados y cumplidos, no veríamos los incendios que estamos viendo".

Un buen ejemplo, dijo Solomon, es un incendio que arrasó el Hospital General de Jazan, en Arabia Saudita en 2015, en el que perdieron la vida 25 personas. "Fue construido aplicando algunas de las disposiciones fundamentales de NFPA 101", dijo sobre las instalaciones, que fueron construidas en 2012. "Pero hubo deficiencias que finalmente demostraron ser fatales".

Koffel hizo una presentación sobre el incidente en la Cumbre y Exposición Internacional sobre Planificación, Diseño y Construcción de Instalaciones para el Cuidado de la Salud de 2018. Allí, señaló que los principales factores que contribuyeron a la severidad del incendio, que incluían una compartimentación de humo inadecuada, plásticos espumados abandonados después de la construcción, bombas contra incendio que no funcionaron apropiadamente y desorden en los corredores —deficiencias que podrían haber sido identificadas y potencialmente corregidas mediante un proceso de aplicación más riguroso en el país del Medio Oriente.

Sin embargo, hacer cumplir los códigos y normas estadounidenses en algunas instalaciones para el cuidado de la salud puede ser más complejo de lo que parece, sino imposible —aún en un área con un entorno regulatorio relativamente sólido.

Jason D’Antona, un experimentado ingeniero eléctrico que se especializa en el diseño y administración de instalaciones para cuidado de la salud y que participa en diversos comités técnicos de NFPA, explicó cómo en los Estados Unidos han transcurrido décadas para el moldeo de nuestras reglamentaciones para la seguridad en función de la disposición de los hospitales, los que se basa en cómo los cuidados clínicos pueden ser mejor prestados. En otros países, dijo, si ese modelo de cuidados clínicos es diferente, la disposición de estas instalaciones puede ser diferente, lo que implica que no se trata solamente de implementar códigos como NFPA 101 y NFPA 99 sin los ajustes necesarios —ya que las piezas no van a funcionar en conjunto.

"Es un sistema holístico", dijo D’Antona, quien actualmente se desempeña como director de ingeniería de Partners HealthCare, con sede en Boston, y que ha trabajado en proyectos sobre instalaciones para cuidado de la salud en Medio Oriente, África y Haití. "En los Estados Unidos, la disposición de los rociadores es de la manera que es porque las unidades clínicas están dispuestas de la manera en que lo están en función del modelo de cuidados clínicos. Donde veo fallas es si se trata de implementar las medidas de manera fragmentada".

En algunos de los países del mundo menos desarrollados, parece haber una ausencia total de concientización sobre los códigos y normas que abordan las amenazas para la seguridad contra incendios y la seguridad humana en instalaciones para cuidado de la salud.

El estudio de 2014 publicado en la revista Journal of Clinical Anesthesia mencionaba que este era el caso en la India, donde los hospitales con frecuencia sufren incendios que se ven agravados por el aire enriquecido con oxígeno. "Las publicaciones de la National Fire Protection Association NFPA 53Práctica Recomendada sobre Materiales, Equipos y Sistemas Empleados en Atmósferas Enriquecidas con Oxígeno y NFPA 99 enumeran las recomendaciones para limitar la concentración de oxígeno en el aire de los hospitales, las que no son aplicadas en los hospitales de la India", menciona el estudio. "En realidad, en muy pocos de estos hospitales de India se sabe de la existencia de un código o norma internacional para el manejo del oxígeno".

Colapso del Ecosistema

Imágenes de Brazil y Saudi Arabia: AP/Wide World. Todas las demás: Getty Images.

Cómo abordar el problema

Una manera en la que la seguridad contra incendios y la seguridad humana en hospitales internacionales parecen estar mejorando es mediante la globalización del cuidado de la salud —específicamente, la intervención de organizaciones con sede en los Estados Unidos en estas instalaciones, ya sea un hospital de los Estados Unidos que inaugura o asesora a instalaciones en el extranjero o un hospital internacional que contrata a una empresa consultora de ingeniería en protección contra incendios de los Estados Unidos. Si bien no hay estadísticas que demuestren que este es el caso, evidencias anecdóticas lo avalan y casi todas las personas entrevistadas para este artículo mencionaron que habían notado mayores esfuerzos como estos durante los últimos cinco a diez años.

"El sistema de cuidado de la salud de los Estados Unidos es muy criticado, pero somos, por mucho, las personas a las que otros les piden ayuda", Brett Spencer, socio y director administrativo de la división de cuidado de la salud de Boston Consulting Group, dijo en la revista Hospitals & Health Networks en septiembre de 2016. En la publicación se mencionaba que la demanda de experiencia en el cuidado de la salud en los Estados Unidos era "fuerte y creciente en muchas regiones del mundo, en particular en Medio Oriente", en ese momento. "Medio Oriente siempre ha estado interesado en el cuidado de la salud en los Estados Unidos. En el sudeste de Asia y en China, creo que tiene que ver con el significativo aumento de la clase media alta. No son lo suficientemente ricos como para viajar a los Estados Unidos para recibir atención, pero quieren más de lo que pueden obtener del servicio de salud público", dijo Spencer.

D’Antona dijo que no era mucho lo que había cambiado en los últimos tres años. Él, también, identificó a Medio Oriente y a China como los mercados más maduros para la intervención del cuidado de la salud estadounidense en dirección hacia el futuro. "Se muestran con grandes aspiraciones por nuestros sistemas de salud", dijo.

Hace casi seis años, Hamad Medical Corporation, la mayor cadena de hospitales del pequeño país de Medio Oriente, Catar, se puso en contacto con dos empresas de ingeniería en protección contra incendios con sede en los Estados Unidos para solicitarles colaboración para la mejora de la seguridad contra incendios y de la seguridad humana en sus instalaciones, dijo Koffel. Una de esas compañías era la empresa de Koffel, y envió empleados a una travesía de casi 7,000 millas para el estudio de las instalaciones de Hamad.

"Hicimos un sondeo de todos sus hospitales de la misma manera en que se haría en los hospitales de los Estados Unidos", dijo. "Les dijimos, entonces, que tenían que hacer lo mismo que se hace en los hospitales de los Estados Unidos —identificar todos sus problemas y elaborar un plan para la mejora".

Otra tendencia que está contribuyendo al combate del problema de los incendios en hospitales internacionales es la de organizaciones para el cuidado de la salud con sede en los Estados Unidos que inauguran sus propios hospitales o se asocian con hospitales existentes en el extranjero.

En 2017, el periódico Baltimore Sun informó sobre esta tendencia, señalando que el Hospital General Massachusetts, de Boston, había anunciado que estaba colaborando con la cadena Jiahui Health de Shanghai en la inauguración de un hospital. La Clínica Cleveland inauguró un hospital de 364 camas en Abu Dhabi en 2015, mencionaba el periódico Sun; la clínica también administraba el Sheikh Khalifa Medical City, un hospital de cuidados agudos de 586 camas situado en Abu Dhabi, y había recientemente adquirido un establecimiento para el cuidado de la salud en Londres. Además, la Clínica Mayo y Partners Harvard Medical International también se habían expandido a otros países, informaba el Sun, y el propio Hospital Johns Hopkins de Baltimore tenía 19 proyectos en curso en el extranjero al momento en que el artículo fue publicado.

La Clínica de Cleveland ha operado este hospital de 364 camas en Abu Dhabi desde que abrió en 2015.La Clínica de Cleveland ha operado este hospital de 364 camas en Abu Dhabi desde que abrió en 2015.

Respecto del por qué los hospitales están haciendo esto, el Sun señaló el altruista motivo de querer salvar vidas y mejorar el cuidado de los pacientes en otros países, así como los beneficios financieros que tales proyectos pueden tener para las organizaciones para cuidado de la salud de los Estados Unidos. Muchos hospitales de los Estados Unidos se han encontrado a sí mismos gastando grandes sumas de dinero en los últimos años, ya que las compañías de seguros cada vez más niegan el reembolso por cuidados en hospitales que no sean de emergencia, lo que lleva a que los pacientes recurran a instalaciones no hospitalarias, tales como centros de atención de urgencias. Pero en mercados que no sean los de Estados Unidos, los hospitales con sede en ese país pueden obtener ganancias solamente con su nombre. Ello se asemeja a cómo grandes cadenas de hoteles como Marriott, con sede en Maryland, desde hace ya largo tiempo han percibido ganancias por la atracción de su marca en otros países. "La mayoría de las personas prefieren ir a un hospital de un nombre que sea conocido, como John Hopkins o Clínica Cleveland", sostuvo Koffel.

Pero la tendencia también puede tener el efecto indirecto de mejorar la seguridad en hospitales internacionales.

Estas instalaciones generalmente son aprobadas por organizaciones internacionales de acreditación del cuidado de la salud, tales como la Comisión Conjunta Internacional (Joint Commission International o JCI), con sede en Illinois. De acuerdo con una copia de 2017 de sus normas de acreditación, JCI requiere que un hospital establezca e implemente "un programa para la prevención, detección temprana, supresión, mitigación y salida segura de las instalaciones en respuesta a incendios y otras emergencias no relacionadas con incendios".

La acreditación de JCI es "un indicador importante de la alta calidad de atención que se está brindando, lo que incluye el entorno de atención", dijo Gershon, la investigadora de NYU. Ahora mismo, hay cerca de 1,000 hospitales acreditados por JCI en más de 65 países fuera de los Estados Unidos. "A medida que más hospitales reciben su acreditación, veremos mejoras en el manejo de emergencias en hospitales —similar a lo que hemos observado en los Estados Unidos a lo largo de los años", dijo.

Aunque Gershon no tardó en señalar que el costo y las acciones gubernamentales actuarán como barreras para este avance previsto. Todo regresa al Ecosistema, y el hecho de que la seguridad en hospitales internacionales no se va a lograr por una sola vía. Solamente puede lograrse mediante "una considerable inversión en personal, capacitación, acreditación, equipamiento, infraestructura y, lo más importante, políticas y procedimientos", sostuvo Gershon. "La voluntad política y el financiamiento son necesarios para que converjan todos estos elementos".

ANGELO VERZONI es redactor de NFPA Journal.

 

 

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies