Los materiales de revestimiento requieren evaluación

Google Play

Apple Store

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Los materiales de revestimiento requieren evaluación

Por Chip Carson, P.E.

El 30 de diciembre de 2004, un incendio supuestamente iniciado por una bengala, se propagó rápidamente a través del material de espuma plástica que recubría el cielorraso del club nocturno República de Cromagnón  en Buenos Aires, Argentina, dando muerte a 193 personas, en su mayoría adolescentes, e hiriendo a más de 800.

El incendio fue una trágica reminiscencia del incendio ocurrido en febrero de 2003 en el club nocturno The Station en West Warwick, Rhode Island, que tuvo 100 víctimas fatales. En esa ocasión, se había aplicado a las paredes del escenario, material de espuma a prueba de sonidos.

Estos dos incendios demuestran la importancia de controlar el interior de los materiales de los revestimientos en lugares públicos de reunión. Ni la ciencia ni las regulaciones aplicables a los revestimientos de interior son nuevas, y el pasar por alto estos elementos críticos de la seguridad contra incendios puede —y de hecho lo hace—tener trágicas consecuencias.

Los materiales de revestimiento de los interiores tienen un impacto principal en la rapidez del desarrollo de un incendio edilicio y en la dimensión que cobran. Los materiales combustibles utilizados para alinear paredes y cielorrasos brindan una superficie continua para la propagación de la llama, fomentando el rápido desarrollo del incendio, contribuyendo con enormes cantidades de humo que desorientan a los ocupantes, y con materiales tóxicos que pueden causar la incapacitación y la muerte.

Una importante función de los códigos es la de limitar los materiales que producen el desarrollo rápido de un incendio, aminorando el índice por el que se propaga el fuego, con el fin de darle a los ocupantes el tiempo necesario para reaccionar a la emergencia y abandonar el edificio antes de que las condiciones se vuelvan insostenibles.

El NFPA 101, Código de Seguridad Humana, incluyó limitaciones en el uso de plásticos de espuma para materiales de revestimientos interiores por primera vez en la edición 1976, en la cual la Sección 6-2.1.3 dispone, “Los materiales plásticos celulares o de espuma no deberán utilizarse como revestimiento en interiores.” Hubo dos excepciones, una que autorizaba el plástico de espuma en molduras con limitaciones significativas y la otra que autorizaba su uso basada en pruebas reales de incendio.

La prohibición en el uso de los plásticos de espuma como revestimiento interior es casi idéntica en la Sección 10.2.4.3 de la edición 2003 del Código de Seguridad Humana. El código permite materiales plásticos de espuma para ser utilizados como molduras si no es más del diez por ciento del área de la pared o cielorraso, si tiene una densidad de al menos 20 lb/pies3 (320 kg/m3), si su espesor es menor a 0.5 pulgadas (13 milímetros), si tiene un ancho máximo de 4 pulgadas (100 milímetros), y si tiene un índice de propagación de llama de 75 o menor, según pruebas conformes a la NFPA 255, Método estándar de prueba de las características para fuego superficial en materiales de construcción (también conocida como ASTM E-84.)

El Código de Seguridad Humana también requiere limitaciones en el uso de materiales textiles por la misma razón: ellos pueden producir incendios de desarrollo rápido. La Sección 10.2.4.1 contiene tres restricciones acerca de los textiles con clasificación Clase A (índice de propagación de llama menor a 25) en instalaciones nuevas. Estos materiales pueden utilizarse:
Del piso hasta el techo en paredes de habitaciones protegidas con rociadores automáticos.

En particiones de altura inferior a los 8 pies (2.4 metros) o tres-cuartos de la altura del piso hasta el techo, la medida que resulte menor. No se requieren rociadores con esta configuración, dado que el material textil no se extiende al cielorraso.
Hasta los 4 pies (1.2 metros) de altura en paredes. Nuevamente, los rociadores no se requieren dado que el material textil no se extiende al cielorraso.

Una cuarta cláusula autoriza el uso de los materiales textiles cuando los mismos hayan sido probados de conformidad con la NFPA 265, Métodos estándar de pruebas ignífugas para evaluar la contribución al aumento del fuego en habitaciones con revestimientos textiles en paneles y paredes de altura completa.

La mayoría de los requerimientos en el Código de Seguridad Humana están allí incluidos porque alguien perdió la vida, y este alguien usualmente, es mucha gente. A pesar de que estos principios básicos de seguridad contra incendios han estado vigentes por años, los eventos demuestran que deben ser enfatizados repetidamente.

Necesitamos continuamente recordar los fundamentos de la seguridad contra incendios!

Chip Carson es propietario y presidente de Carson Associates, Inc.

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies