Crónica Especial: Santika, un año después

Google Play

Apple Store

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Crónica Especial: Santika, un año después

Por Pichaya Chantranuwat

Desde Tailandia hasta Rusia, la receta para obtener los incendios más devastadores en clubes nocturnos es siempre la misma: demasiada gente, un número demasiado pequeño de salidas, materiales de edificación altamente combustibles y pirotecnia, mezclado con muy pocas reglamentaciones de seguridad contra incendios y muy poco cumplimiento de la normativa.

 santika 498x247

Recordando a Santika
A un año del mortal incendio que diera muerte a 66 personas en el club nocturno de Bangkok, un experto tailandés en protección contra incendios continúa pidiendo tanto reglamentaciones más estrictas para el control de la seguridad contra incendios basadas en códigos y normas NFPA como la voluntad nacional para hacerlos cumplir.

En los primeros minutos del 1 de enero del año 2009, más de 1.000 personas llenaban un club nocturno en Bangkok denominado Santika Pub. La mayoría eran jóvenes tailandeses, pero también había jóvenes de otras partes del mundo, incluidos los EEUU y Europa, quienes acudieron al club por su reputación de ser uno de los sitios de entretenimiento nocturno más populares de la ciudad. Este atractivo lugar presentaba una importante pista de baile principal, un escenario, y secciones en entrepisos que balconeaban hacia la pista de baile. La celebración de la víspera de Año Nuevo se llamaba “Adiós al Santika”, dado que los propietarios del club estaban planeando el cierre de las instalaciones y su reapertura en alguna nueva ubicación. La banda que se presentaba para el evento “Adiós al Santika” era una banda popular denominada Burn (en español: “Quemar”).

 

santika 300x200x2

Bomberos, policías, socorristas y observadores afuera de la discoteca la noche del incendio.santika 498x247Un bombero analiza el daño, incluido el 
colapso de una gran parte del techo de la estructura.santika 300x200x5

Un investigador inspecciona una columna cubierta con una resina combustible de fibra de vidrio.santika 300x200x4

Algunas de las aislaciones de espuma utilizadas en el Santika se quemaron con una energía similar a la de la gasolina.santika 300x200x1

Un año después, los sobrevivientes del Santika esperan respuestas. Algunos continúan en recuperación, incluida Siriluck Agsornwan, de 21 años de edad, cuya pareja, Smit Yindeethammakit, pereció en el incendio.


MÁS 
El pedido personal de un experto
Con su detallado informe sobre el Santika el autor impele al gobierno a actuar.

El problema del cumplimiento

Gran parte de la protesta pública que generó el incendio del Santika estuvo enfocada en la ausencia de inspección y ejercicio normativo en los edificios públicos de Tailandia, especialmente en los clubes nocturnos. El problema global de los clubes nocturnos
Mientras este tema entraba en prensa, la historia del club Lame Horse en Perm, Rusia, daba vueltas por el mundo.

Apenas después de la medianoche, Burn estaba hacienda su actuación sobre el escenario. La pista de baile estaba repleta de personas, muchas de las cuales fotografiaron a la banda con sus teléfonos celulares. Como parte de la actuación de Burn, se encendió pirotecnia; las chispas fueron direccionadas hacia el cielorraso. Un video del evento, filmado con una video cámara digital encontrada en la escena, muestra el encendido de la pirotecnia; momentos después, a alrededor de las 12:15 a.m., comenzaron a caer chispas desde el cielorraso, aterrizando sobre el escenario. En el minuto siguiente, el video muestra tanto a los cantantes de Burn, como a la gente de la audiencia, mirando el cielorraso de manera frecuente en la medida en que la caída de chispas aumentaba en tamaño y en número. Un minuto después, grandes trozos de material en llamas se desprendían del cielorraso mientras se propagaba el fuego a nivel del cielorraso. 

El incendio fue informado por primera vez en la Estación de Policía de Thong Lor a las 12:20 a.m. El centro de rescate de bomberos, Rama Center, sin embargo, no recibió ninguna llamada hasta las 12:40 a.m. Dos vehículos de incendio de los cuarteles de bomberos de Phra Khanong y Bangkapi, ubicados a unos 2,5 km del Santika, se abrieron camino a través del intenso tráfico y llegaron al club a las 12:48 a.m.

En los 28 minutos que pasaron entre el tiempo de la primera llamada hasta que los bomberos llegaron al lugar, el fuego devoró el edificio. Adentro, la gente hizo intentos desesperados por llegar a una de las cuatro salidas. La electricidad falló y las luces se apagaron, haciendo aún más difícil el escape. Más de 400 personas intentaron descender de los entrepisos del club, empeorando la situación en la entrada principal ya atestada de gente. A medida que se intensificaban las llamas y el humo, y cuando grandes trozos de metal comenzaron a caer desde el techo, la gente comenzó a dirigir sus intentos de escape ya lejos de la puerta principal de salida y hacia las ventanas, las puertas traseras y el sótano. La gente sucumbió al humo y a los altos niveles de gases tóxicos. Una gran barra circular de acero que sujetaba la iluminación del escenario y que se conectaba a la estructura del techo del edificio colapsó, arrastrando y derrumbando con ella una gran parte del techo. Por el agujero escaparon gases y humo, pero la súbita entrada de aire desde el exterior también avivó las llamas en el interior. 

Mientras que los rescatistas de emergencia se ocupaban de los heridos, los bomberos combatían las llamas e intentaban rescatar más gente del interior. Otros bomberos arribaron al lugar; a los 120 bomberos se le sumaron numerosos voluntarios y la policía local, hasta que los esfuerzos de rescate llegaron a sumar más de 200 personas. En el lugar del incendio, había más de 80 vehículos, incluidos 50 camiones de bomberos completamente equipados. Las llamas se controlaron a la 1:15 a.m., y se extinguieron a la 1:30 a.m.
A medida que transcurría la noche, se hizo evidente que el fuego se había cobrado un altísimo precio a medida que cuerpo tras cuerpo era removido de los restos carbonizados del edificio. En total, 55 personas murieron en el sitio y otras 11 perecieron en hospitales locales, o camino a los mismos. Otras 229 personas sufrieron lesiones. Fue el incendio de discoteca más devastador en la historia de Tailandia, y el séptimo en gravedad del que se tiene registro a nivel internacional; la lista incluye ahora el incendio del club nocturno Lame Horse ocurrido en diciembre en Rusia (ver “El problema global de los clubes nocturnos”).

El incendio del Santika, y la subsiguiente investigación, han alertado a Tailandia sobre el hecho de que existen aún muchos riesgos potenciales y vulnerabilidades relacionadas a la seguridad contra incendios en lugares de entretenimiento, desde los aspectos más visibles tales como los materiales de construcción edilicia y los diseños, hasta las laxas e inadecuadas reglamentaciones y políticas del país en materia de seguridad contra incendios. Podría ser un momento decisivo; en respuesta al Santika, el gobierno tailandés ha efectuado un llamado nacional para la adopción y ejercicio de reglamentaciones de seguridad contra incendios, en base a las recomendaciones del informe de NSCT de adoptar nuevos criterios de seguridad contra incendios y reglamentaciones basadas en los requerimientos de los códigos y normas de la NFPA. 

Todo listo para un “desenlace desastroso”
Una investigación policial concluyó que el fuego comenzó cuando los disparos de pirotecnia desde el escenario del club dieron origen a las llamas en el cielorraso del club. Una mirada más detallada del edificio y de la situación en el interior del club en la noche del incendio, indican que estaban dadas las condiciones para un desastroso desenlace en caso de incendio. 

El edificio de tres niveles incluía una planta baja con una pista de baile principal de 306 metros cuadrados, un entrepiso con 236 metros cuadrados, y un salón VIP de 128 metros cuadrados separado de la pista principal. También había un pequeño subsuelo donde se ubicaban los baños. En base a las reglamentaciones sobre las capacidades por pie cuadrado del código NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, la planta principal del Santika podía albergar un máximo de 898 personas. Para el evento “Adiós al Santika”, los testigos presenciales estimaron una multitud de por lo menos 1.200 personas, una cantidad mucho mayor de lo que se consideraría seguro en países donde existen reglamentaciones que limitan el número de personas que pueden ocupar un edificio de manera segura.

El edificio sólo contaba con una entrada principal, ubicada en el frente. La apertura máxima de la puerta era de apenas poco más de 2 metros. También había otra puerta en el lateral del edificio, que abría tanto hacia adentro como hacia afuera. Había una entrada en la parte posterior del edificio, que conducía a un vestíbulo que a su vez conducía a la pista principal. Había dos puertas dobles en el vestíbulo: una ubicada cerca de la entrada posterior, y una segunda puerta, un poco más angosta ubicada cerca de la pista principal. Esa puerta abría hacia adentro, en dirección opuesta a una evacuación de emergencia y una violación fundamental del requisito sobre puertas de egreso en ocupaciones para reuniones públicas. No había suficientes salidas de incendio, y tales salidas no habían sido diseñadas con la suficiente capacidad para facilitar la evacuación. Tampoco había reglamentaciones para obligar a operadores, arquitectos, o ingenieros a cumplir con los lineamientos establecidos en el código NFPA 101. Según los requisitos del NFPA 101, las entradas principales del frente deberían haber tenido más de 3 metros de ancho y deberían haber tenido un tamaño para acomodar dos tercios de la carga de ocupantes permisible. La modelización computarizada de egreso indicó que el tiempo estimado para una completa evacuación bajo circunstancias normales hubiera sido de unos nueve minutos. Este proceso involucraría una larga cola de personas esperando abandonar el edificio a través de la salida principal, dado el ancho de dicha salida. La salida principal se convirtió en una trampa mortal; 32 de las 55 personas que murieron en el interior del edificio fueron encontradas justo del lado interno de la entrada principal.

El edificio donde se encontraba el Santika había sido mayormente construido con acero. La planta baja era de hormigón, y las paredes habían sido levantadas con ladrillos. La estructura había sido construida con perfiles de acero. No había columna principal en la pista de baile central, sino que en su lugar había una cantidad de columnas de soporte que estaban cubiertas en parte con una resina decorativa hecha en fibra de vidrio. Las ventanas y puertas del edificio, con marcos de acero curvos, estaban construidas con vidrio común o vidrio laminado. 

Un número de materiales en el edificio eran altamente combustibles. El techo metálico estaba aislado con un tipo de producto combustible parecido a la celulosa, que probablemente aportó el primer paquete combustible para el incendio. La aislación acústica estaba hecha con espumas flexibles de poliestireno y poliuretano, cada una de las cuales poseen un nivel de energía térmica similar al de la gasolina ardiente. Parte de los muros interiores también estaba decorada con la resina de fibra de vidrio con forma de ladrillo y con un relleno esponjoso, ambos altamente combustibles. Los pisos, muros y cielorrasos del entrepiso estaban cubiertos de madera laminada. Es probable que mucha gente haya perdido el conocimiento debido a los gases tóxicos y al humo emanado por estos materiales, y que eventualmente hubieran sucumbido a la mezcla letal que resultó de los productos de combustión. 

La situación dentro del club en llamas empeoró aún más dadas las obstrucciones, incluidas mesas, sillas y otros ítems que bloqueaban los medios de egreso y el acceso a las puertas de salida. No había señales indicadoras de salidas de incendio ni luces de emergencia, excepto por una, ubicada al frente del área de la cocina. No había instalado un sistema de alarma de incendio ni de rociadores. Había tres extintores portátiles manuales, dos de los cuales nunca fueron utilizados. 

Lejos del lugar, la comunicación entre las partes implicadas era pobre. Los testigos presenciales no informaron sobre el incendio al centro de rescates de los bomberos, Rama Center, con su línea “199” de acceso directo; en cambio, llamaron a la Estación de Policía de Thonglor. El cuerpo de bomberos no fue notificado sobre el incendio hasta pasados 20 minutos de la primera llamada, y tomó otros 8 minutos para que las cuadrillas de bomberos llegaran al sitio, resultado del intenso tráfico de la víspera de Año Nuevo. Los bomberos que arribaban al lugar decían que no podían acceder inmediatamente debido a taxis estacionados frente al edificio, y por la cantidad de personas que habiendo escapado del club en llamas, intentaban sacar sus autos del estacionamiento. 

En general, los problemas a los que se enfrentaron los bomberos y el personal de rescate fueron problemas comunes en situaciones de emergencia en Tailandia. El personal y los equipos que primeramente llegaron a escena no eran los adecuados y se utilizaron de manera deficiente, y además hubo una pobre coordinación de los esfuerzos generales; la demora de aproximadamente 20 minutos para la notificación al departamento de bomberos es en sí misma, una enorme causa de preocupación. Los primeros bomberos en sitio no contaban con los equipos de protección personal adecuados, no teniendo equipos autónomos de respiración. Tal equipamiento es necesario para permitir el ingreso de los bomberos a la estructura, comenzar cualquier acción de combate de incendios e intentar el rescate de los ocupantes que aún pudieran necesitar ser retirados del edificio. También tuvieron que ayudar al personal de rescate a mover a las víctimas hasta las ambulancias que aguardaban, las que se encontraban a unos 100 metros de distacia. A pesar de las dificultades encontradas en escena, los rescatistas encontraron la forma de salvar una cantidad de personas con resucitación cardio-pulmonar. 

Evitando futuros Santikas
Los problemas de seguridad contra incendios que existen en Tailandia, una nación de más de 66 millones de personas, no son la responsabilidad de algún único grupo o autoridad. Le toca a muchos y diferentes sectores el asegurar que este tipo de desastres no vuelvan a ocurrir. 

Los propietarios de edificios necesitan estar familiarizados de manera crítica al manejo de la seguridad en un edificio. Es necesario establecer límites máximos de ocupación; la regla de no más de una persona por metro cuadrado de espacio —el código NFPA 101 permite una persona por cada 0,65 metros cuadrados— debería hacerse cumplir con rigurosidad. Deberían colocarse al frente de la estructura carteles indicadores de la capacidad del edificio, junto con su permiso de actividades, comprobante del seguro, y los nombres de las personas a cargo del edificio. Deberían efectuarse en forma regular, simulacros de evacuación por incendio, con líderes del personal y gerentes de multitudes claramente designados. También debería existir una planificación para el manejo del tráfico durante una emergencia. Asimismo, debería inspeccionarse anualmente el edificio para asegurar que se mantengan adecuadamente las funciones básicas de protección contra incendios, tales como salidas y recorridos de acceso a las salidas libres de obstrucciones.

Para los arquitectos, ingenieros, constructores e inspectores, los códigos de la NFPA deberían aplicarse en todos los trabajos de diseño, construcción y habilitación. Los sistemas de alarma de incendios y las señales de transmisión a una estación de bomberos deberían instalarse de conformidad con el código NFPA 72®, Código Nacional de Alarmas de Incendio y Señalización; debería requerirse que los sistemas de rociadores automáticos fueran diseñados e instalados de conformidad con la norma NFPA 13, Instalación de sistemas de rociadores; que los sistemas de ventilación y control de humo se instalaran de acuerdo con NFPA 92B, Norma para sistemas de manejo de humo en centros comerciales, atrios y grandes áreas. En conformidad con el código NFPA 101, todos los edificios deberían incluir señalización de salida e iluminación de emergencia. Los tipos de materiales de construcción edilicia deberían ser resistentes al fuego o no combustibles conforme a lo establecido en el NFPA 5000, Código de Seguridad y Construcción de Edificios; los materiales vidriados y de vidrio deberían contar con una certificación de seguridad. Cualquier material de aislamiento acústico debería ser retardante de fuego y estar cubierto con placas de yeso u otro material si fuera necesario. Es importante seguir el código NFPA 101 para determinar el número correcto, el ancho y distribución de las salidas. 

Los elaboradores de políticas y funcionarios gubernamentales deberían hacer una serie de esfuerzos a corto y largo plazo. Más inmediatamente, deberían adherir estrictamente a los lineamientos establecidos en el plan rector del desarrollo de la seguridad nacional contra incendios. Deberían hacer cumplir estrictamente la Ley de Control de Edificios, y desarrollar nuevas reglamentaciones con la ayuda del Consejo de Ingenieros. La línea directa de comunicación para emergencies de incendio “199” debería difundirse más ampliamente, y establecerse un nuevo centro de información relacionado con la seguridad contra incendios. Deberían desarrollarse y ofrecerse más recursos de capacitación para el personal de clubes nocturnos y operadores de negocios. Específicamente, la capacitación debe detallar las responsabilidades de los gerentes de multitudes. Las comunicaciones de rescate de incendios deberían mejorarse de modo tal que el personal pudiera alcanzar el sitio de un incidente dentro de los ocho minutos luego de haber sido notificada la situación. Finalmente, debería designarse un comité para estudiar el incidente del Santika y desarrollar un plan de respuesta para implementar las recomendaciones efectuadas en los varios informes investigativos.

Al largo plazo, debería designarse un nuevo Comité Nacional de Seguridad contra Incendios con el fin de evaluar la seguridad contra incendios en algunos tipos de edificios. Un instituto nacional de seguridad contra incendios junto con un modelo de estación contra incendios ayudaría a desarrollar mayor eficiencia tanto en la notificación como en la respuesta a los incidentes de emergencia. Las bases de datos de Tailandia relativas a los incidentes y a la seguridad contra incendio, deberían ser revisadas. Debería implementarse un riguroso código de edificación nacional a la brevedad, y las reglamentaciones de inspección de las edificaciones deberían enmendarse para enfocarse más en medidas prácticas de seguridad contra incendios durante el uso del edificio. 

El cambio ya está comenzando a ocurrir. El Departamento de Obras Públicas de Tailandia junto con la Oficina de Planificación Urbana y Rural del Ministerio del Interior, están impulsando una nueva reglamentación de seguridad contra incendios para lugares de entretenimiento. La reglamentación establece los requisitos para las medidas de seguridad contra incendios que incluyen la instalación de sistemas detección de incendio, alarma y sistemas de supresión, salidas y señales de incendio, luces de emergencia, capacidad física de lugares, y simulacros de evacuación por incendio. Los impulsores de esta normativa esperan que sea adoptada dentro de los próximos seis meses. 

Pichaya Chantranuwat es director general de Fusion Fire Safety Co, Ltd. empresa consultora en Bangkok.


BARRAS LATERALES
El pedido personal de un experto en protección contra incendios
santikaCon su detallado informe sobre el Santika el autor impele al gobierno a actuar.
Pichaya Chantranuwat es Vice Presidente del Comité para el Desarrollo, Investigación y Estudio sobre Desastres del Consejo Nacional de Seguridad de Tailandia (NSCT, por sus siglas en inglés), y es miembro del Comité Técnico sobre Fundamentos de Seguridad Humana y Medios de Egreso para la edición 2009 del código NFPA 101®, Código de Seguridad Humana. También es director general de Fusion Fire Safety Co., Ltd., empresa consultora en Bangkok.

Este artículo está basado en un informe sobre el incendio del Santika que Chantranuwat preparó para el NSCT. El informe analizaba en detalle los factores subyacentes que resultaron en esa significativa pérdida de vidas durante el incendio, incluida la capacidad de ocupantes, los medios de egreso, el diseño y materiales del edificio. En base a sus conclusiones, el informe de Chantranuwat incluyó una larga lista de recomendaciones para mejorar la seguridad contra incendios en Tailandia, incluida la adopción de los códigos y normas de la NFPA y un enfoque sobre el ejercicio normativo más organizado y disciplinado.
Con este informe de base y el personal pedido del autor para que a la seguridad contra incendios le fuera otorgada una mayor atención regulatoria en todo el país, el gobierno tailandés está actualmente impulsando reglamentaciones orientadas a mejorar la seguridad contra incendios en lugares de entretenimiento. Chantranuwat y otros colaboradores esperan que esos esfuerzos se conviertan en ley en el transcurso de este año.

El problema del cumplimiento
Gran parte de la protesta pública que generó el incendio del Santika estuvo enfocada en la ausencia de inspección y ejercicio normativo en los edificios públicos de Tailandia, especialmente en los clubes nocturnos. Una ley del año 2007 requiere que todos los edificios públicos, incluidos bares y clubes nocturnos, sean sometidos a inspecciones de seguridad. La BBC informó en abril que de 6.000 edificios públicos en Bangkok, unos 3.000 habían sido inspeccionados—pero que ninguno de ellos era un bar ni un club nocturno, y que sólo 200 de esos edificios habían pasado la inspección.

“Si usted va a una discoteca en Bangkok y quiere sentirse seguro, siempre verifique la ubicación de las salidas y permanezca cerca de ellas”, dijo un representante del Instituto de Ingeniería de Tailandia a la BBC.
Según los informes de prensa, una investigación del Ministerio de Justicia descubrió que el Santika estaba habilitado como residencia privada y no como club, y que en consecuencia no había sido inspeccionado contra incendios. La BBC informó que la policía había presentado 47 cargos por ilegalidad operativa contra el club entre los años 2004 y 2006, luego de lo cual, el levantamiento de cargos finalizó de manera abrupta; también informó que un alto oficial de policía era accionista del club, y que claramente figuraba en las listas de los documentos de la compañía. 

Otras de las cosas que alimentó la ira pública fue la aparente dificultad, por parte de quienes deben hacer cumplir la normativa, de asignar responsabilidades por el incendio. El Bangkok Post informó en octubre que la policía estaba recomendando la acusación de siete personas, incluidos los propietarios y gerentes del club, junto con uno de los cantantes de la banda Burn, cuya actuación incluía la pirotecnia que la policía determinó como causante del incendio. Hasta el momento, no se efectuó ningún arresto. Se ha presentado una cantidad de juicios civiles contra los propietarios del club tanto por parte de los sobrevivientes al incendio como por parte de las familias de las personas fallecidas.

En junio del año 2009, la NFPA firmó un Memorándum de Entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) con el Consejo Metropolitano de Bangkok del Reino de Tailandia. El programa del MOU, una iniciativa líder a nivel internacional de la NFPA, establece mecanismos para el fortalecimiento de colaboraciones tanto nuevas como existentes para promover el conocimiento sobre normas contra incendio, de seguridad eléctrica y seguridad humana en los países del mundo. A través de este tan particular MOU, la NFPA colaborará con el Consejo Metropolitano de Bangkok para que desarrolle lineamientos utilizados para promulgar leyes de protección contra incendios en Bangkok. Se listaron ocupaciones específicas para reuniones públicas, incluidas instalaciones para entretenimiento, centros comerciales, teatros y estadios deportivos. Para mayor información sobre los programas MOU de la NFPA, visitewww.nfpa.org/international.

El problema global de los clubes nocturnos
Como sucedió en el incendio del Santika, y el incendio en The Station en Rhode Island donde murieron 100 personas en el año 2003, la combinación de pirotecnia y un club atestado de gente nuevamente ha demostrado ser letal.
Mientras este tema entraba en prensa, la historial del club Lame Horse en Perm, Rusia, daba vueltas por el mundo. Una fiesta el día 5 de diciembre incluía una exhibición de pirotecnia, la que aparentemente encendió un cielorraso plástico decorado con ramas de árbol. Cientos de personas intentaron escapar a través de la única salida del edificio. En el último recuento, 150 habían muerto y más de 130 resultaron heridas, muchas en situación crítica. La Associated Press (AP) —agencia de noticias de los Estados Unidos— informó que el gobierno regional de la ciudad renunció como consecuencia del incendio, y que varios funcionarios regionales de la seguridad contra incendios fueron despedidos. Según la AP, cuatro personas, incluidas el propietario del club y el proveedor de la pirotecnia, se encuentran detenidas a la espera de una investigación por negligencia. 

Olga Caledonia, directora ejecutiva del Departamento de Operaciones Internacionales de la NFPA, apunta a una falta de normativa y a una “cultura de la seguridad” insuficiente en muchos países como causas del continuo problema de los incendios en clubes nocturnos en todo el mundo. “La historia del Santika se viene repitiendo en casi todas las tragedias internacionales ocurridas en clubes nocturnos en la última década”, dice. “Hay un patrón común: aglomeración de gente, revestimientos interiores altamente combustibles, salidas insuficientes y la ausencia de extintores automáticos”. 

Caledonia agrega que los esfuerzos que la NFPA realiza en Europa del Este se conocen a través de la Asociación Internacional de Protección contra Incendios y Servicios de Rescate, más conocida como CTIF. La influencia de la NFPA “ha aumentado significativamente” en las 50 comunidades miembros de la CTIF, incluida Rusia, dice Caledonia. También agrega que la NFPA se encuentra explorando la posibilidad de trabajar más cerca del departamento de bomberos voluntarios de Moscú.

Gary Keith, Vicepresidente del departamento de operaciones en campo de la NFPA, dice que eventos como el del Santika o del Lame Horse —o The Station— son la prueba de que los incendios en clubes nocturnos constituyen un problema global; que incluye a países con códigos de incendio abarcativos, incluidos los Estados Unidos. “A pesar de las lecciones aprendidas en el incendio del club nocturno The Station y a pesar de las modificaciones efectuadas a las disposiciones del código modelo, sabemos que el tema del uso, tanto como el ejercicio del cumplimiento de tales disposiciones, requerirán vigilancia constante para minimizar el riesgo de incendios en clubes nocturnos”, dice Keith. Los miembros de la NFPA pueden ayudar a minimizar ese riesgo, agrega, mediante “el apoyo a la adopción de los códigos y normas modelo de la NFPA, junto con el nivel necesario de control del cumplimiento de esta normativa, con el objeto de tener un impacto en su correcto uso en estos lugares”.

Sin importar en qué hemisferio se encuentre el riesgo, los mejores códigos del mundo carecen de sentido si no se los implementa, dice Caledonia. “De otro modo”, agrega, “todo el conocimiento y experiencia de los últimos 110 años que posee la NFPA , no tendrán el impacto que podrían tener”.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies