Que la historia no se repita

Google Play

Apple Store

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Que la historia no se repita

Por Shelly Reese

En el año luego del incendio en el club nocturno The Station, la NFPA ha realizado cambios radicales a los códigos que reglamentan la seguridad en ocupaciones para reuniones públicas para asegurar que una tragedia como esas no vuelva a repetirse.

 

HECHOS HISTORICOS

17 de febrero, 2003
En una estampida masiva en el club nocturno E2 de Chicago, pierden la vida 21 personas; hay más personas heridas.

20 de febrero, 2003
Una muestra de pirotecnia en un concierto de Great White en The Station, West Warwick, Rhode Island, da muerte a 100 personas y otras 187 resultan heridas. El incendio se considera como uno de los más mortales en ocupaciones para reuniones públicas de la historia de los EEUU.

13 de marzo, 2003
La NFPA convoca a un foro público y a una reunión especial del Comité Técnico en Ocupaciones para Reuniones Públicas en Boston. La reunión se efectúa en respuesta a los hechos ocurridos en Rhode Island, y en respuesta a la estampida del 17 de febrero de 2003, ocurrida en el club nocturno E2 de Chicago, donde 21 personas perdieron la vida. Se propone una cantidad de Enmiendas Interinas Tentativas (TIAs) para evitar tragedias similares en el futuro.

9 de julio, 2003
En una reunión en las oficinas centrales de la NFPA en Quincy, el Comité Técnico de la NFPA en Ocupaciones para Reuniones Públicas y Estructuras Membranosas, vota para dar apoyo a las enmiendas que requieren rociadores para todas las nuevas instalaciones similares a un club nocturno que tengan capacidad para 50 personas o más y para instalaciones similares existentes con capacidad para 100 o más ocupantes. El comité envía su recomendación final al Consejo de Normas de la NFPA.

28 de julio, 2003
El Consejo de Normas de la NFPA, reunido en Portland, Oregon, emite TIAs a entrar en efecto el siguiente mes que robustecerá los requerimientos del NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, y del NFPA 5000™, Código de Edificación y Seguridad. Las nuevas TIAs están entre las más estrictas de la nación.

1 de enero, 2004
Las ediciones del 2003 de NFPA 1,Código de Incendios Uniforme, y NFPA 101 se convirtieron en el Código de Incendios de Rhode Island.

30 de enero, 2004
NFPA completa, sin gasto para el estado de Rhode Island, múltiples sesiones de capacitación de 5 días en NFPA 1 y NFPA 101 para más de 250 Jefes de Bomberos de Rhode Island.

20 de febrero, 2004
Las cláusulas del Acta de Comprensión de la Seguridad contra Incendios de Rhode Island del año 2003, que adopta los artículos de las ocupaciones de los códigos de la NFPA, entra en efecto. El jefe de Bomberos de Rhode Island debe elaborar un plan de 5 años para mejorar la seguridad contra incendios del estado.

1 de julio, 2004
Rhode Island requiere sistemas de alarmas contra incendios conectadas a la municipalidad para todos los edificios de entretenimientos especiales con multitudes concentradas y capacidades para 150 o más personas, o el estado automáticamente reducirá los límites de ocupación del edificio.

1 de Julio, 2005
Vence el plazo para la instalación de rociadores automáticos en Rhode Island para todos los lugares de reunión con más de 300 ocupantes, excepto lugares de culto con sistema completo de alarmas y edificios del gobierno.

1 de Julio, 2006
Vence el plazo para la instalación de rociadores automáticos en Rhode Island para todos los lugares de entretenimientos especiales y lugares de ocupación concentrada de reunión con capacidad para 150 o más personas.

Apenas luego de las 5 a.m. del pasado 21 de Febrero, la Directora de Relaciones Públicas de la NFPA, Margie Coloian, prendió la radio de su auto.

Mientras se internaba por las oscuras calles cerca de su hogar en Rhode Island hacia las oficinas centrales de la NFPA en Quincy, Massachusetts, escuchó la noticia.

La noche anterior, un incendio había destruido un club nocturno en West Warwick, Rhode Island, y como resultado, una docena de personas había perdido la vida.

"Conocía el área bastante bien", recuerda. "Hasta ese momento, solo había 11 muertes fatales [informadas], y recuerdo haber pensado, ‘Allí no hay lugar para un gran club. ¿Cómo puede haber tantas muertes fatales en un pequeño club?'”.

Pero la tragedia fue mucho más tremenda y sería la causa de cambios históricos efectuados en los códigos de incendio y seguridad humana. 

El año que siguió al infierno de la discoteca The Station se cobró 100 vidas por el incendio que es considerado cuarto en mortalidad en discotecas en la historia de los EEUU. Ese año, la NFPA y varios estados de Nueva Inglaterra trabajaron duro para asegurar que una tragedia como tal no volviera a repetirse. La NFPA ha firmemente establecido nuevas cláusulas para rociadores y manejo de multitudes en lugares con características similares a las de una discoteca. Esas cláusulas, al igual que otras normas más estrictas consideradas o adoptadas por varios estados, señalan cambios radicales a los códigos y normas que reglamentan la seguridad en ocupaciones para reuniones públicas.

"Creo que la historia será la vara para medir la verdadera significancia de estos cambios”, dice Casey Grant, Secretario del Consejo de Normas de la NFPA. "Creo que nos brindan alguna manera de asegurar que este tipo de desastre no vuelva a ocurrir y que la gente que sufrió y murió no lo haya hecho en vano.

"Es difícil para la gente que no está relacionada con los códigos y normas pueda entender el alcance que estos cambios pueden llegar a tener: verdaderamente tienen un efecto en el mundo de mañana. Lamentablemente, y por lo general, se necesita un desastre como éste que sirva de señal de alarma en la corte de la opinión pública para que se dé lugar a cambios duraderos".

Eventos de esa noche
El 20 de febrero de 2003 era una noche sumamente fría. La nieve cubría el terreno fuera del Station Concert Club, donde más de 400 fans se habían congregado para escuchar a Great White, una banda de rock pesado de los años ochenta.

A eso de las 11 p.m., durante el número de apertura de la banda, en el fondo del escenario un tramoyista prendió un "gerb”, un elemento de pirotecnia que arroja chispas, y las paredes y el cielo raso sobre el escenario se prendieron fuego inmediatamente. Confundidos y pensando que el fuego era parte de la actuación de la banda, muchos de los responsables del lugar demoraron la evacuación hacia las salidas por unos preciosos instantes, decisión que resultó fatal.

En tres minutos, la discoteca estaba envuelto en llamas. Las luces inicialmente no se apagaron, pero el pesado humo daba la impresión de que sí lo habían hecho, y cundió el pánico. Cegados por el humo, los responsables no podían ver las señalizaciones iluminadas de las salidas de emergencia. Mientras que la asustada multitud se apresuraba a salir por las puertas y ventanas, la gente se caía y era aplastada. Otros huyeron hacia los sanitarios, que no ofrecían escapatoria.

Docenas de dotaciones de bomberos de todo Rhode Island y del sudeste de Massachusetts respondieron al incendio, acudiendo en ayuda de las víctimas atascadas en las puertas de la discoteca. Los bomberos lograron entrar al edificio en búsqueda de sobre vivientes y con intención de extinguir el fuego, pero pronto les ordenaron la evacuación. Unos momentos después, el techo se derrumbaba. 

Del otro lado de la calle, en Cowesett Inn, se estableció un centro de triage para evaluar el alcance de las heridas de las víctimas. Unas 30 ambulancias y un autobús se alinearon afuera del bar como si fueran taxis. Entre todas, las víctimas ocuparon 15 centros asistenciales.

A las 2 a.m., las ambulancias dejaron de llegar, y los coches fúnebres comenzaron a entrar al lugar. Los camiones de bomberos continuaban echando agua sobre el ardiente esqueleto del edificio donde los cuerpos estaban aún "apilados como leños”, como lo dijera un bombero de West Warwick a un periodista.

La mañana siguiente, a medida que llegaban los periódicos a los umbrales de las casas y los radio relojes emitían los titulares de la mañana, la nación dirigió su horrorizada atención hacia el pueblo molinero de Rhode Island. A pesar de que una investigación formal llevaría meses, los informes de los medios se enfocaron inmediatamente en el interior de la discoteca que no tenía sistema de rociadores, y que contenía espuma y plástico a prueba de sonidos altamente inflamables, y en si los responsables habían dado a la banda autorización o no para que utilizaran pirotecnia.

Un grupo de trabajo fue convocado por el Departamento de Seguridad Pública de la Comunidad de Massachussets para estudiar los códigos de edificación y de incendios de Massachussets, tomando en consideración el incendio en The Station, resumía la situación:

"Cada uno de estos elementos contribuyó a la tragedia: la proximidad de la pirotecnia y el aislamiento de espuma en un edificio con estructura de madera, la falta de conciencia inicial por parte de la multitud de que se trataba de una situación de emergencia, el personal no entrenado, la cantidad de gente con salidas insuficientes, y lo más importante, la falta de un sistema de rociadores salva vidas. Individualmente, cada uno de estos factores representaba un peligro. Juntos, conformaron una tormenta perfecta de eventos que precipitaron la catástrofe”.

Mientras que la gente en todo el país se preguntaba cómo había sucedido algo como esto, el personal de la NFPA ya se había reunido para tratar de responder la pregunta más importante: "¿Cómo podemos evitar que algo así vuelva a repetirse?"

La respuesta de la NFPA
Cuando Coloian llegó a las oficinas centrales de la NFPA la mañana después del incendio, los colegas se habían reunido alrededor de un televisor, viendo cómo continuaba ascendiendo el informe de víctimas fatales.

El Ingeniero en Jefe y Vicepresidente Ejecutivo de la NFPA Arthur Cote se sumó al grupo. Cote, quien había escuchado la noticia antes de salir de su casa, ya se había comunicado con el Vicepresidente de Edificación y Seguridad Humana de la NFPA Gary Keith, quien estaba haciendo los arreglos para enviar un investigador al lugar.

Para las 7 a.m., el personal de la NFPA estaba resolviendo las cuestiones más inmediatas del día. ¿Qué información y estadísticas necesitarían el público y la prensa? ¿Qué códigos y normas relevantes debían ser publicados en el sitio Web de la NFPA para el acceso público y cómo debían ser explicados a los periodistas? ¿Cómo podía la NFPA cumplir de la mejor manera su mandato defensora de la seguridad contra incendios?

"Me incorporé a la NFPA hace 26 años, justo antes del incendio en el Beverly Hills Supper Club" cuenta Cote. Ya era parte del staff cuando se produjo el gran incendio del MGM y el primer bombardeo, del World Trade Center en 1993. Este evento fue sin duda uno de los más intensos contra los que tuvimos que luchar”.

Afortunadamente, la NFPA tenía una nueva herramienta de comunicación en la forma de Internet. Al cabo de unas horas, el personal comenzó a enviar relevantes aportes de colegas de toda la organización, incluyendo consejos de seguridad para asistentes a discotecas recopiladas por el personal de la División de Educación Pública, información estadística e histórica acerca de otros importantes incendios en discotecas del Grupo de Investigación y Análisis de Incendios, artículos del NFPA Journal®, y vínculos a productos de la NFPA relacionados con la tragedia. Asimismo, el personal de Administración de Códigos y Normas puso a disposición códigos relevantes en la Web en forma gratuita. En los 10 días que siguieron al incendio, estos códigos y normas junto con otra información sobre incendios en discotecas fue consultada gratuitamente más de 6,000 veces, según el Editor de la Web de la NFPA, Mike Hazell.

El sitio Web fue instrumental para ayudar a conseguir información en el momento indicado, dice Coloian, cuyo grupo atendió unas 125 llamadas relacionadas con la prensa sólo el día después del incendio.

"Tomábamos las llamadas y las atendíamos lo más rápidamente posible", recuerda. "Las seis líneas con entrada a la Oficina de Relaciones Públicas no dejaban de sonar, y todas las agencias de noticias más importantes trataban de comunicarse. Manejábamos las llamadas con cuatro o cinco miembros del personal, quienes explicaban las normas a los periodistas. Estaban literalmente, todo el día en el teléfono, y esos llamados hubieran tomado más tiempo si no hubiéramos tenido el sitio Web para dirigir la gente hacia él".

A las 12:30 p.m., el Investigador Senior de Incendios de la NFPA Robert Duval había ido al lugar del incendio, en respuesta a un pedido de ayuda de la Oficina del Jefe de Bomberos de Rhode Island.

"Estaba en Chicago por una presentación y luego iba a viajar a Hong Kong para otra presentación. Cuando me enteré del incendio y hablé con Gary Keith y luego con la Oficina del Jefe de Bomberos de Rhode Island, volé de regreso desde Chicago y fui al lugar directamente del Aeropuerto T.F. Green", cuenta Duval.

Siendo el primer investigador externo en el lugar, el trabajo de Duval no era el de asignar culpas sino el de reconstruir los hechos.

"Nuestro grupo de investigación no estudia el origen ni la causa", explica. "Vamos al lugar para decir qué ocurrió y para ver de qué manera nuestros códigos hubieran afectado a la situación si hubiesen sido respetados".

Una buena parte de las dos semanas siguientes, Duval se sumergió en los hechos del incendio.

"Al estudiar los incendios ocurridos, vemos si nuestros códigos están funcionando en las situaciones donde están siendo utilizados y si hubieran hecho una diferencia en situaciones donde no estaban implementados", continúa. "El proceso permite a la NFPA asegurar que los códigos están funcionando adecuadamente o realizar las enmiendas necesarias. Esa es la manera en la que evolucionan algunos de nuestros códigos”.

Códigos en evolución, velocidad revolucionaria 
Entendiendo la naturaleza evolutiva de los códigos de la NFPA, Cote se puso en movimiento para convocar a una reunión especial del Comité Técnico en Ocupaciones para Reuniones Públicas y Estructuras Membranosas incluso antes de que Duval comenzara a investigar los hechos del incendio. Mientras que el informe de los muertos ascendía a 95 muertes confirmadas para el final del día —llegaría finalmente a 100—Cote se dio cuenta que "no había manera de poder quedarnos tranquilos respecto de este tema. Teníamos la responsabilidad en nuestro rol como defensores de la seguridad de adentrarnos en la situación y actuar”.

Tres semanas después de que la última brasa candente fuera extinguida, el comité técnico llevó a cabo una reunión de emergencia en Boston. Unos 30 miembros y suplentes del comité, tanto como sobrevivientes del Station, familiares de las víctimas, y miembros de la comunidad de seguridad contra incendios, se reunieron para hablar sobre el incendio y sobre una estampida similar que había ocurrido no hacía mucho tiempo en el club nocturno E2 de Chicago. En ese incidente, 21 personas perdieron la vida.

La conversación se enfocó en el hecho de si las ediciones 2003 de la NFPA 5000™,Código de Edificación y Seguridad, y de la NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, deberían ser enmendadas inmediatamente en respuesta a las tragedias o si se deberían considerar posibles cambios con posterioridad, cuando se bosquejaran las ediciones 2006 de los códigos.

Los participantes rápidamente acordaron que la situación era muy crítica como para arriesgarse a esperar más y propusieron que la NFPA emitiera enmiendas de emergencia de los códigos, llamadas Enmiendas Interinas Tentativas (TIAs). Las TIAs, que son procesadas de acuerdo con el artículo 5 de los Reglamentos de Regulación de los Proyectos de los Comités de la NFPA, no han pasado por el proceso completo de creación de códigos y normas que incluye propuestas públicas y comentarios en un Informe de Propuestas y un Informe de Comentarios. Son efectivas únicamente entre ediciones de un documento y automáticamente se convierten en propuestas para la siguiente edición del documento, donde luego son sometidas por completo a todos los procedimientos del proceso de creación de códigos y normas.

El comité revisó numerosas propuestas para TIAs enviadas por grupos tales como la IFMA, International Fire Marshals Association (Asociación Internacional de Jefes de Bomberos), y proyectó sus propias propuestas, basándose en las sugerencias que surgieron durante la reunión.

Ron Farr, Jefe de Bomberos en el Departamento de Bomberos de Kalamazoo Township en Michigan, y último presidente pasado de IFMA, propuso una serie de TIAs recomendando la instalación de rociadores en edificios del estilo de una discoteca, ya sean nuevos o existentes. El desafío, recuerda, estaba en diferenciar los lugares de reunión públicos donde la gente estuviera más expuesta de aquellos menos peligrosos.

"Fuimos en busca de aquellos lugares en donde la gente no pudiera salir cuando tuviera que hacerlo. Situaciones donde pudiera haber música a un alto volumen, luces intermitentes, grandes multitudes, y alcohol”, recuerda Farr, quien fuera después designado al comité, junto con otros representantes de la comunidad del servicio de bomberos y de fabricantes de rociadores.

El grupo también se ocupó de cuál debería ser el umbral de la ocupación para instalar rociadores en los edificios. Farr inicialmente sostenía que todas las ocupaciones con características similares a los clubes nocturnos con 50 o más ocupantes, deberían contar con un sistema de rociadores, pero fue finalmente convencido, luego de la posterior simulación de un incendio, que sólo las instalaciones existentes con más de 100 ocupantes necesitaban rociadores, ya que multitudes más pequeñas tendrían tiempo para evacuar un edificio que se estuviera incendiando, tal como la discoteca.

El 25 de julio, el Consejo de Normas revisó y emitió las TIAs recomendadas por el comité técnico para la NFPA 101 y la NFPA 5000. Las TIAs, que entraron en efecto el 14 de agosto, requieren rociadores en clubes nocturnos nuevos y ocupaciones para reuniones públicas similares y en instalaciones existentes con lugar para más de 100 personas. También requieren a los dueños de los edificios que inspeccionen las salidas para asegurarse de que estén libres de obstrucciones y que mantengan registro de cada inspección. La presencia de al menos un organizador de muchedumbre entrenado es requerida para todas las reuniones, excepto para los servicios religiosos con más de 250 personas, salvo que la autoridad competente haga una excepción. Para reuniones más numerosas, se requieren organizadores adicionales en la proporción de 1:250. Finalmente, las TIAs prohíben los “Asientos de festival” (festival seating) para multitudes de más de 250 personas, salvo que se haya llevado a cabo una evaluación de seguridad humana y que la misma haya sido aprobada por la autoridad competente. Los asientos de festival, según el NFPA 101, es una forma de “acomodar a la audiencia en un lugar donde no se ofrecen más asientos que el piso o la superficie del suelo para que los espectadores se reúnan y observen una presentación”.

"Creo que el proceso funcionó muy bien y habló bien de la habilidad de la NFPA para responder a situaciones e implementar las TIAs en el momento adecuado”, dice Farr. "La organización se movió rápidamente para resolver el problema. Todos se dieron cuenta de la importancia y el valor de lo que debía hacerse”.

Los estados actúan
La NFPA no fue la única organización que entendió el incendio como un llamado a la acción. Rhode Island y Massachusetts, los estados cuyos residentes se vieron más afectados por el desastre, también se pusieron en marcha para revisar sus códigos de incendio y edificación..

La Asamblea General de Rhode Island creó una comisión especial de 17 miembros para el estudio de las leyes estatales relativas a la pirotecnia y la seguridad pública. El personal de la NFPA testificó en dos oportunidades ante la comisión y brindó apoyo técnico a la oficina del jefe de bomberos del estado, quien escuchó dos meses de testimonios de expertos en incendios y en manejo de multitudes, de dueños de negocios, del público y de sobrevivientes del incendio.

El 7 de Julio, menos de cinco meses después del incendio en The Station, el Gobernador de Rhode Island Donald L. Carcieri firmó para que las recomendaciones del grupo se convirtieran en ley. Como resultado, Rhode Island adoptó el NFPA 1,Código de Incendios Uniforme, y el NFPA 101, como la enmendara La Junta de Seguridad contra Incendios de Rhode Island, para edificios nuevos y existentes. La ley eliminó una cláusula "abuela" que anteriormente eximía a los edificios antiguos de cumplir con los requerimientos presentes del código de edificación.

"Eso fue probablemente lo mejor que salió de esa ley”, dice Tom Coffey, director ejecutivo de la Junta de Seguridad contra Incendios de Rhode Island "Antes de eso, sólo podíamos adoptar el NFPA 1 y el NFPA 101 para construcciones nuevas. Ahora, estarán cubiertas las estructuras nuevas y las existentes”.

Las nuevas normas entrarán en efecto el 20 de febrero, en el primer aniversario del incendio en el Station.

Rhode Island también adoptó la NFPA 1126, Uso de Pirotecnia delante de una Audiencia Próxima, que restringe a instalaciones más grandes el uso puertas adentro de pirotecnia. Los poseedores de licencias de pirotecnia emitidas o renovadas con posterioridad al 20 de febrero de 2004, deberán demostrar un conocimiento satisfactorio de las normas NFPA para el uso de la pirotecnia.

Finalmente, la ley requiere que se instalen rociadores en todos los “edificios de entretenimiento especial” con niveles de ocupación de 150 personas o más para el 1 de julio de 2006. Los espacios de reunión pública con cargas ocupacionales de más de 300 personas, deberán cumplir estos requisitos para el 1 de julio de 2005. La única excepción serán los lugares de culto con sistema completo de alarmas y edificios municipales del gobierno y del estado.

Reacción del gobierno
Dado que la Asamblea General de Rhode Island especificó un umbral de 150 ocupantes para la instalación de rociadores en lugares similares a las discotecas, se deberá determinar si adoptarían o no el umbral más estricto de 100 personas para las edificaciones existentes especificado por las TIAs de la NFPA. Esa es una cuestión que Coffey espera tratar en la presente sesión legislativa.

En Massachusetts, hogar de aproximadamente un tercio de la gente muerta en el incendio, el Grupo de Trabajo de Incendios y Seguridad Edilicia le presentó su informe al Secretario de Seguridad Pública Edward A. Flynn y al Gobernador Mitt Romney en Septiembre. El comité recomendaba eliminar la cláusula “abuela” que permitía a los edificios existentes para reuniones públicas que operaran sin sistema de rociadores.

Asimismo, la fuerza de tareas de 32 miembros recomendaba que los rociadores fueran instalados en los clubes nocturnos dentro de los tres años, como en discotecas y bares que recibieran a más de 50 ocupantes. Para mejorar el egreso de emergencia, recomendaba que dichas instalaciones mejoraran la identificación de las salidas, invirtieran en dispositivos automáticos de corte de música, y que instalaran puertas de salida principales de 72 pulgadas (188 centímetros) de ancho. El informe del grupo recomienda la prohibición de pirotecnia en tales instalaciones como también el uso de plásticos de espuma en terminaciones interiores en clubes sin sistema de rociadores. Los cambios sugeridos por el grupo de trabajo están siendo proyectados como estatutos legislativos y serán sometidos a la Corte General y agencias de regulación.

Connecticut también aprobó una ley que impone penalidades más duras para los tipos de violaciones a la seguridad que propiciaron el fuego. Una ley recientemente sancionada permite a los Jefes de Bomberos locales y a los oficiales a cargo de hacer cumplir las leyes, cerrar discotecas inmediatamente si los consideran superpoblados, o cuyas salidas se encuentren bloqueadas, o si el uso puertas adentro de pirotecnia pone a las personas en peligro de muerte o lesiones. La ley también requiere que los dueños de los clubes y sus gerentes que hagan un anuncio identificando las salidas de emergencia antes de un show o evento.

Haberlo hecho antes
Los cambios al código hechos por la NFPA y estos estados ofrece poco consuelo a las familias de estas víctimas y aquellas heridas en los incidentes de Station y E2. Seguramente no repararán la pérdida de esas vidas. Pero la próxima vez que los amantes de la música pongan un pie en una discoteca para escuchar a una banda, los consejos de seguridad pública colocadas en el sitio Web de la NFPA podrían inspirarlos a localizar la salida de emergencia más cercana antes de que se apaguen las luces. Podrían también alentar a los gerentes de estas discotecas a realizar anuncios de seguridad pública antes de arrancar con cada show.

En cuanto a las enmiendas de los códigos, indudablemente salvarán vidas. Grant dice que la NFPA demostró la efectividad y flexibilidad del proceso de enmiendas del código como consecuencia de los acontecimientos.

"Desde la perspectiva de los familiares de las víctimas, nada nunca será suficientemente rápido”, dice. "Pero la gente en la comunidad de escritura de códigos sabe que no se pueden escribir los códigos en una noche. Los códigos son un reflejo de la voluntad de la sociedad en una cuestión técnica, y debemos hacer todo lo necesario para asegurar que estas restricciones tengan sentido. Para la NFPA, es generalmente un ciclo de tres años. No queremos que los incidentes en las discotecas E2 y The Station, vuelvan a repetirse”.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies