Los recientes terremotos en Puerto Rico y los continuos incendios forestales en Australia son solo un par de ejemplos del tipo de eventos para los que deben estar preparadas las instalaciones para el cuidado de la salud al elaborar programas para el manejo de emergencias, o PME.

NFPA 101®, Código de Seguridad Humana, requiere de un plan de evacuación y reubicación para ocupaciones para el cuidado de la salud nuevas y existentes. Este plan se concentra en una acción de evacuación y reubicación para eventos convencionales de incendio, así como para simulacros que deben ser realizados para tales eventos. Presenta los requisitos prescriptivos para procedimientos en caso de un incendio, así como un plan de seguridad contra incendios, respuesta del personal, y otras características operativas para garantizar la seguridad de los pacientes.

Como lo demuestran los terremotos e incendios forestales no obstante, planificar un evento de incendio convencional es solo parte de un PME más extenso. Es allí cuando entran en juego NFPA 99, Código para Instalaciones de Cuidado de la Salud y NFPA 1300, Norma sobre Evaluación del Riesgo en la Comunidad y Desarrollo del Plan de Reducción del Riesgo Comunitario. Estos dos documentos complementan el Código de Seguridad Humana al abordar todos los peligros, incluso los incendios, y deberán ser considerados en cualquier conversación sobre evacuación y reubicación de pacientes.

NFPA 99, Capítulo 12, Manejo de Emergencias, exige que los usuarios realicen un análisis de vulnerabilidad del peligro, que incluye la consideración de los peligros naturales y eventos geológicos, así como eventos tecnológicos y causados por el hombre, para instalaciones de cuidado de la salud. Una vez identificados y priorizados los peligros, se deben desarrollar estrategias de mitigación y preparación. Se desarrolla entonces, un plan de operaciones de emergencia, que describe la estructura del comando y aborda las funciones críticas tales como las comunicaciones, los recursos y activos, la protección y seguridad, el apoyo clínico, los servicios públicos esenciales, las conexiones exteriores, y los roles del personal. El proceso descrito en NFPA 99 asiste a los ingenieros en protección contra incendios y administradores de hospitales en la identificación sobre dónde se encuentran los peligros y cómo realizar un plan de manera consecuente. Si se requiere de una evacuación o reubicación, NFPA 101 presenta los requisitos necesarios para implementar tales acciones.

La nueva NFPA 1300 es una herramienta que aborda un enfoque de evaluación del riesgo de todo tipo de peligros para las comunidades, que puede ser definida por los usuarios y puede incluir desde una única instalación hasta un estado o región enteros. Esta norma describe un proceso que ayuda a los usuarios a determinar los peligros y riesgos que enfrenta su comunidad o instalación, y cómo priorizar tales riesgos. La ventaja de utilizar NFPA 1300 es que lleva a los usuarios a mirar más allá de sus propias instalaciones y a considerar el modo en que se relacionan con una más amplia comunidad. Pueden existir peligros y riesgos presentados por la comunidad que pueden afectar una instalación de cuidado de la salud, y el análisis de riesgo descrito en NFPA 1300 está diseñado para identificar estas situaciones. Como aporte adicional, cuando se utiliza junto con NFPA 99, la norma puede abordar las disposiciones del programa de la norma para preparación para emergencias de los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), ya que los CMS no hacen referencia al Capítulo 12 de la edición 2012 de NFPA 99. No obstante, cuando ese capítulo y NFPA 1300 se utilizan en conjunto, brindan una metodología que aborda los requisitos de los CMS.

Otro importante componente de un PME son las normas de cuidado en momentos de crisis, o CSC. En situaciones que representan una verdadera catástrofe, tales como un daño muy expandido a causa de tornados, inundaciones o huracanes, las instalaciones no podrán brindar un nivel normal o estándar de cuidado. En este caso, el énfasis pasa de estar sobre la atención de un paciente individual a una necesidad de una más extensa comunidad. Se deberán tomar muchas decisiones difíciles durante este período de crisis – con frecuencia marcadas por una severa escasez de recursos – en donde la coordinación con múltiples organismos resulta esencial, y es por ello que una atenta planificación previa resulta de suma importancia al considerar las CSC. NFPA 99 exige la elaboración de CSC a través de un enfoque para toda la comunidad, en donde la asignación del protocolo de intervención y los servicios médicos resultan de suma importancia.

La planificación de una evacuación y reubicación de pacientes es un proceso complejo para un hospital o cualquier otra instalación para el cuidado de la salud, pero es esencial para nuestros esfuerzos por proteger una población vulnerable. Recursos tales como NFPA 101, NFPA 99 y NFPA 1300 pueden brindarles a los usuarios importantes herramientas para crear soluciones efectivas y abarcativas.

Rich Bielen, P.E.,es ex-ingeniero en protección contra incendios en NFPA. Los miembros de NFPA y las autoridades competentes pueden utilizar la pestaña de Preguntas Técnicas para publicar inquietudes sobre NFPA 101 en nfpa.org/101.