Respuesta Tardía

Google Play

Apple Store

 

Lugares de Reunión Pública, Discotecas & Egreso

Respuesta Tardía

Por Angelo Verzoni
 respuestatardia
Dos años después del incendio en la Torre Grenfell, miles de edificios en el Reino Unido, y posiblemente a nivel mundial, siguen expuestos al riesgo que implica el uso conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles. Los expertos dicen que esto no es sorprendente.
 

El 29 de mayo, dos semanas antes del segundo aniversario del incendio de la Torre Grenfell, el New York Times publicó un artículo sugiriendo que cientos de miles de británicos aún corren el riesgo de perder sus vidas en un incendio similar a aquel que dio muerte a 72 personas y lesionó a otras 70 en Londres el 14 de junio de 2017.

El incendio de Grenfell,—que envolvió y se propagó a una velocidad sorprendente alrededor de la Torre Grenfell, un complejo de departamentos de 24 pisos, dejó nada menos que un armazón ennegrecido—fue alimentado en gran parte por los plásticos combustibles presentes en los materiales de los muros exteriores que habían sido agregados a Grenfell unos años antes como parte de un proyecto de remodelación. Tras el incendio, los funcionarios de gobierno del Reino Unido prometieron eliminar el riesgo que significa contar con tales materiales en todo el país.

Pero el artículo de Times indica que aún queda un largo camino por recorrer.

"Aproximadamente 16,000 edificios de departamentos privados [en el Reino Unido] aún están envueltos en el tipo de revestimiento exterior que alimentó el fuego en Grenfell", dice el periódico. "Sus propietarios se sienten atrapados en yescas que no pueden vender, y algunos residentes se han visto forzados a unirse en grupos y patrullar sus edificios durante las 24 horas, siempre en guardia vigilando la posible presencia de alguna chispa u olor a humo".

Para aquellos que estudian el problema o quienes trabajan para reducir el riesgo de incendio de los materiales de muros exteriores combustibles como los que recubrían a Grenfell, el artículo de Times resultó preocupante pero no sorprendente, dado el costo y la complejidad que implica extraer y reemplazar estos materiales. Además, en conversaciones recientes con NFPA Journal, estos expertos resaltan que a pesar de que el artículo de Times insinúa que existen sólidas reglamentaciones para estos materiales en otros países, como Estados Unidos, la presencia de conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles—un término utilizado para describir el sistema completo de muros exteriores de un edificio, que es por lo general simple y erróneamente denominado "revestimiento"—debería aún representar un tema de preocupación a nivel mundial, no solo en el Reino Unido.

"No me sorprende", dijo del informe de Times, Birgitte Messerschmidt, directora de la División de Investigación Aplicada en NFPA. "Lo que ocurrió en Grenfell es muy escalofriante, pero hemos visto condiciones similares en muchos otros edificios de otras partes de Europa, así como en todo el mundo".

Una tarea costosa y complicada

Según el Times, desde el incendio de Grenfell, el gobierno británico ha asignado alrededor de £400 millones, o un poco más de 500 millones de dólares estadounidenses, para ayudar a las autoridades locales a quitar y reemplazar los conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles de cientos de edificios públicos de vivienda, y que el trabajo aún continúa. El mayor problema presentado ahora dice el periódico, son los edificios de departamentos privados de gran altura ya que "nadie desea pagar el precio para quitar el revestimiento".

La situación no sorprende a Messerschmidt, que sabe lo costoso y complicado que puede ser este trabajo. "Imaginen intentar pelar una enorme papa y luego intentar colocarle una nueva cáscara", dijo. "Lleva mucho tiempo, y es muy costoso".

El artículo en The Times sorprendió a Lain Cox antiguo miembro del servicio de incendios del Reino Unido y actual presidente de la Alianza de Rociadores Comerciales en Londres. En una reciente entrevista, Cox le dijo a NFPA Journal que durante aproximadamente las dos últimas décadas, las prácticas de construcción en el Reino Unido han priorizado la eficiencia energética por sobre la seguridad, permitiendo la proliferación de materiales para muros exteriores recubiertos por plástico, como los que se agregaron en Grenfell. Si bien plantean un riesgo de incendio, tales materiales aumentan la eficacia energética del edificio, por ejemplo, al permitir que los edificios puedan retener el calor con mayor facilidad.

Cox dijo que claramente llevará bastante más que un par de años corregir cualquier daño que se haya ocasionado. "De pronto todos se han dado cuenta de que lo que han hecho ha empeorado los edificios", dijo – incluso desde el punto de vista de la sustentabilidad. "Un edificio no es muy sustentable si se incendia de forma tan fácil".

La situación ha dejado a algunos residentes de estas propiedades del Reino Unido en pánico. "Si piensas en eso todo el tiempo, te vuelves loco… estás viviendo en un edificio que es básicamente inseguro", le dijo Rachel Guy al Times. Guy vive en un edificio de departamentos privado en Londres que está parcialmente cubierto por los mismos paneles de material compuesto de matriz metálica (MCM) que Grenfell. Dice que un bombero le dijo que las llamas podrían alcanzar una altura de 10 pisos en solo siete minutos. Según el Times, a Guy le preocupa que su madre anciana jamás podría bajar las escaleras en caso de incendio.

Como parte de una solución interina exigida por las brigadas locales de incendio, los residentes como Guy han comenzado a realizar rondas de vigilancia de incendio dentro de sus edificios, recorriendo los pasillos por turnos mientras sus vecinos duermen, buscando cualquier señal de humo o llamas, dice el Times. Es una práctica arcaica y tal vez "el nivel más bajo de lo que se pueda hacer", dijo Messerschmidt, pero es mejor que nada.

Otros esfuerzos, como la instalación de rociadores de incendio o la actualización de los sistemas de alarma, serían posiblemente menos costosos que reemplazar las vastas envolturas de los conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles, pero aun así podría ser resultar un precio muy alto para muchos propietarios de edificios. Además á, tales medidas no han logrado obtener el apoyo del gobierno. Según el Times, las nuevas recomendaciones regulatorias presentadas al Parlamento un año después del incendio de Grenfell desilusionaron a los defensores de la seguridad al no recomendar rociadores de incendio en edificios existentes de gran altura o incluso en los nuevos edificios de menos de 10 pisos de altura. Tampoco recomendaron requisitos más rigurosos para incluir una segunda escalera en tales edificios. Grenfell contaba con una sola escalera y no contaba con rociadores de incendio. Su sistema de alarma no era óptimo para un edificio de este tipo y dimensión, y los ocupantes supuestamente habrían recibido la orden por parte del administrador de que en caso de un incendio deberían refugiarse en sus respectivos lugares, siempre y cuando el incendio no fuera dentro de su unidad.

En noviembre de 2018, el gobierno del Reino Unido anunció una nueva prohibición sobre materiales para muros exteriores combustibles. Si bien tuvo un gran alcance al prohibir la presencia de cualquier material combustible para su uso en conjuntos de montaje de muros exteriores, sólo se aplica a edificios residenciales nuevos de más de 18 metros de altura, o aproximadamente seis pisos – estipulaciones que no fueron bien recibidas por algunos expertos en seguridad.

"¿Por qué se limita la prohibición a edificios con una altura superior a 18 [metros]?" dijo James Dalton, director de política general de seguros para la Asociación Británica de Aseguradores, en una charla sobre la prohibición. "Acepto que 18 [metros] es el límite de altura antes de que el incendio se vuelva más desafiante para el combate del Servicio de Incendios y Rescate, pero estoy haciendo el esfuerzo de intentar comprender la razón por la que en el futuro, alguien podría construir un hogar de día o un alojamiento para estudiantes que tuviera apenas un poco menos de 18 [metros] de altura y entonces lo cubra con material combustible".

En junio, una declaración publicada por la Asociación de Protección contra Incendios (FPA) del Reino Unido también se refirió a la prohibición, diciendo que no tiene un alcance suficiente y pidiendo una nueva prohibición que no permita el uso de materiales combustibles en muros exteriores de edificios independientemente de su altura. "Si queremos evitar otra tragedia como la de la Torre Grenfell, es tiempo de realizar algún cambio inmediato", dijo FPA.

Grenfell y el Ecosistema de Seguridad de NFPA

Cuando se producen eventos devastadores como el ocurrido en el incendio de la Torre Grenfell, por lo general se buscan chivos expiatorios a quienes cargar con la culpa. En el caso del incendio en Londres ocurrido en junio de 2017, en gran medida se le asignó ese rol al gobierno británico. Si bien la "cruzada anti regulatoria de hace décadas" del gobierno, sin lugar a dudas ha jugado un papel importante en la creación de las condiciones que condujeron al desastroso incendio, reportó el New York Times, éste no fue el único factor. El Ecosistema de Seguridad de NFPA ilustra el modo en que pueden producirse incendios y otros desastres debido a múltiples fallas en el sistema, no solo una única falla. En el caso del incendio de Grenfell, las fallas se produjeron en al menos cinco de los ocho componentes, o engranajes del Ecosistema.

Responsabilidad gubernamental
En lugar de exigir una prueba a escala real, las reglamentaciones del Reino Unido sobre conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles contenían fisuras que permitían los conocidos "análisis teóricos" para demostrar que los conjuntos de montaje de muros exteriores en edificios con una altura mayor a los 18 metros, o aproximadamente seis pisos de altura, eran seguros contra incendios. Además, el país carecía de sólidas reglamentaciones sobre rociadores de incendio o escaleras de salida en edificios de altura.

Inversión en seguridad
Por lo general, los materiales tales como aquellos agregados en Grenfell son elegidos por ser menos costosos, lo cual resulta en una falta de inversión en seguridad por parte de los propietarios de edificios. Existen por lo general alternativas más seguras, aunque más costosas. Las inversiones en sistemas de protección contra incendios, tales como los rociadores de incendio, resultan también de suma importancia para garantizar la seguridad.

Fuerza de trabajo calificada
Los diseñadores que condujeron los análisis teóricos sobre la fachada de Grenfell no sabían lo suficiente como para darse cuenta de que estaban aprobando una configuración peligrosa. Además, los trabajadores que instalaron el sistema no sabían lo suficiente como para ver que estaban contribuyendo con una posible trampa mortal. "Simplemente existió una completa falta de comprensión sobre el hecho de que al optar por el material más económico ponían en riesgo la seguridad", dijo Birgitte Messerschmidt, directora de la División de Investigación Aplicada en NFPA.

Cumplimiento del código
La manera en que estaba instalado el conjunto de montaje de muros exteriores adosado a Grenfell, no cumplía con los códigos y normas relevantes – un hecho que habría sido demostrado en una verdadera prueba de incendio a escala real. Además, muchos sistemas de protección contra incendios activos y pasivos en el edificio no estaban en cumplimiento, incluso sus puertas cortafuego y el sistema de ventilación de humo.

Preparación y respuesta a la emergencia
En los días posteriores al incendio, los jefes de emergencia dijeron que la coordinación de los servicios de recuperación era "caótica". Un jefe le informó a The Guardian: "Parecía no existir un liderazgo general. Se deberían haber implementado los procedimientos de respuesta estándar, pero no pudimos ver ninguna señal de ello".

Priorizando el riesgo para un problema a nivel mundial

Sin un camino claro de cómo corregir todos estos problemas en todos estos edificios en el Reino Unido, en un solo paso, resulta de suma importancia priorizar las propiedades con el mayor nivel de riesgo.

"Para abordar la totalidad, hay que hacerlo en base al riesgo", dijo Cox. "Medidas temporales como las rondas de vigilancia de incendios ayudan, pero siendo humanos los humanos, si esto continúa durante tres o cuatro años, la vigilancia de la gente terminará fallando. Tenemos que emprender trabajos de implementación de medidas correctivas, pero no contamos con los recursos para hacerlo en cada edificio de forma inmediata, de modo que debemos priorizar el riesgo". NFPA desarrolló una herramienta para hacer exactamente eso después del incendio en Grenfell. La herramienta, conocida como Herramienta de Evaluación y Comparación de Incendios en Fachadas Exteriores (EFFECT™), ha estado activa durante tan solo un poco más de un año. Los usuarios ingresan datos relacionados con un conjunto de edificios – los materiales utilizados en componentes de muros exteriores y cómo se disponen dichos componentes, la presencia de rociadores de incendio, fuentes de ignición cercanas, y demás – para determinar qué factores se combinan para plantear el riesgo más alto para un incendio que compromete los conjuntos de montaje de muros exteriores. Durante los aproximadamente 15 meses que EFFECT ha estado en uso, ha atraído a más de 500 usuarios de todo el mundo – una señal de que los conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles son un problema global.

011

No obstante el artículo de The Times, reportó que el revestimiento que cubría a Grenfell "estaba prohibido en Estados Unidos y muchos países de Europa" – expresión que Messerschmidt describe como preocupante, ya que podría crear una falsa sensación de seguridad. La realidad, dijo, es que los expertos aún no conocen el grado de propagación en el uso de conjuntos de montaje de muros exteriores combustibles. "Decir que no existen en países como Estados Unidos es ingenuo", dijo. De hecho los datos de NFPA muestran que desde el 2007 hasta el 2011, se produjeron alrededor de 5300 incendios en conjuntos de montaje de muros exteriores en Estados Unidos; en aproximadamente el 25 por ciento de ellos los muros exteriores fueron el colaborador primario en la propagación del fuego, aun cuando el fuego no se hubiera originado en dichos conjuntos de montaje exteriores – un indicador clave de que los conjuntos de montaje contenían materiales combustibles. No disponemos de datos más recientes.

En el Reino Unido, existe una prueba de incendios en fachadas a escala real "bastante estricta", dijo Messerschmidt, que en teoría debería evitar incendios como el que azotó a Grenfell. El problema, dijo, es que el país ha permitido que los edificios pasen esta prueba en base a una evaluación a cargo del diseñador, que se denomina análisis teórico, a contraposición de realizar una prueba física real.

En Estados Unidos, NFPA 285, Método de Prueba de Incendio Estándar para Evaluar las Características de Propagación del Fuego de Conjuntos de Montaje de Muros Exteriores que no Soportan Carga que Contienen Componentes Combustibles, sirve como la prueba de incendio de fachadas a escala real. Existen pruebas de que desde Grenfell, la norma se ha ganado su lugar a nivel mundial. Un informe publicado en enero 2018, por la compañía mundial de reaseguro SCOR declaró: "la acreditada prueba de NFPA 285 que ya lleva décadas de implementación y que incluye pruebas a escala real es considerada actualmente la más relevante [de todas las pruebas de incendio en conjunto de montaje de muros exteriores] y debe prevalecer su aplicación en casos de incertidumbre o conflicto con otras normas".

Pero al igual que con cualquier código o norma, es únicamente efectiva si se la cumple. "Si uno cumple plenamente con la norma, no deberían existir problemas", dijo Messerschmidt. "Pero sabemos que a veces las jurisdicciones locales otorgan ciertos permisos especiales, o la gente simplemente no cumple".

Angelo Verzoni es redactor del NFPA Journal

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies