No es fácil ser ecológica

Google Play

Apple Store

 

Investigación & Temas Ecológicos

No es fácil ser ecológica

Por Tracy Golinveaux

¿Ecología o protección contra incendios? ¿Protección contra incendios o ecología? Una joven ingeniera de protección contra incendios en formación, intenta encuadrar la seguridad dentro del ámbito de lo ecológico. 

Una joven ingeniera en protección contra incendios se divide entre su pasión por el medio ambiente y su compromiso con la seguridad contra incendios.

Cuando pienso en mí, me considero una mujer ecológica, y como alguien verdaderamente apasionada por proteger el medio ambiente. Cuando iba creciendo, me enseñaron la importancia de preservar el medio ambiente haciendo pequeñas cosas tales como reciclar y conservar el agua. Soy una veinteañera, y me considero afortunada de ser parte de una generación tan consciente del medio ambiente.

 

 
Notas Relacionadas
SeguroyEco 300x179bullet Reportaje Especial: ¿Cómo alcanzar el verde?
bullet El tema del suministro
bullet No es fácil ser ecológica
bullet Donde está lo verde
bullet La opción nuclear
bullet Más. Mayor. Más costoso.

Pero también estudio para convertirme en ingeniera de protección contra incendios, y no puedo evitar estar preocupada por algunos de los riesgos de incendio presentados por las prácticas y materiales ecológicos. Comprendo el entusiasmo que viene de la mano de las tecnologías verdes, como el de las turbinas eólicas o los paneles solares, pero me temo que la gente podría estar dejándose llevar por el torbellino verde a expensas de la seguridad.
Tomemos por ejemplo, la publicidad automotriz. Los comerciales de autos que en una época alardeaban sobre los índices de seguridad de los vehículos, ahora intentan vender millas por galón y emisiones reducidas. Salvar el planeta y algunos dólares son grandes incentivos para la industria verde, pero la seguridad también necesita mantenerse como una alta prioridad. La industria de la protección contra incendios tiene una ardua tarea para ponerse al día con la industria ecológica. He notado discusiones y artículos desde hace más o menos un año que abordan este dilema. Estoy feliz de que esta cuestión esté comenzando a captar la atención que merece, pero se requiere hacer algo de manera más definitiva.
Uno de mis primeros recuerdos de ser parte del movimiento ecológico tuvo lugar en la escuela primaria, cuando participé de una competencia de diseño de un cartel para ayudar a aumentar la conciencia por el Día de la Tierra. Pasé días coloreando cuidadosamente cada una de las precisamente dibujadas y perfectamente espaciadas letras de imprenta. Presumí sobre el arte de mi trabajo en clase, segura de que ganaría, pero fui descalificada antes de que la maestra pudiera siquiera enviar mi cartel al jurado. El problema era una falta de ortografía: MEIO AMBIENTE. En ese momento, debí saber que yo había nacido para ser ingeniera, pero me tomó algunos años más darme cuenta de cuál era mi dirección.
Me gradué en mayo pasado de ingeniera civil en el Worcester Polytechnic Institute (WPI) en Worcester, Massachusetts. Elegí estudiar ingeniería civil sólo luego de determinar que quería obtener una maestría en ingeniería de protección contra incendios. Sabía que quería trabajar en un campo que ayudara a mejorar la seguridad contra incendios de los edificios. Comprender cómo construir edificios, pensé, era un paso obvio hacia la comprensión de cómo protegerlos. La mayoría de mis temas de estudio giraban en torno a la ingeniería estructural, pero también me encontré aprendiendo sobre todas las cosas relacionadas con la ecología a través de conversaciones en clase sobre temas tales como la certificación LEED y a través de otros trabajos de clase y proyectos del WPI en los cuales participé. 
Tuve suerte, en los últimos dos veranos, de hacer una pasantía en la NFPA. Me familiaricé con muchos de los problemas relacionados con las tecnologías verdes mediante investigaciones de incendio, trabajo con la Fundación de Investigaciones de protección contra incendios (FPRF, por sus siglas en inglés), y mediante conversaciones con gente del Departamento de Bomberos. La NFPA y la FPRF han efectuado reuniones y han juntado a los comités para revisar los problemas de incendio en la industria ecológica, y considero que es un significativo primer paso para hallar soluciones.
Como ingeniera civil, una de mis principales preocupaciones relativas a la seguridad contra incendios, se relaciona con los materiales de edificación. Puedo apreciar la necesidad de madera de obra diseñada mediante ingeniería como alternativa verde a los miembros de madera tradicionales, por ejemplo, pero también me preocupa el cómo algunos de esos nuevos materiales reaccionan con el fuego. Una edición reciente del NFPA Journal Latinoamericano, por ejemplo, publicó una nota sobre los riesgos de la madera de obra diseñada mediante técnicas de ingeniería [“Construcciones livianas”, Edición de Diciembre 2009]. Unir con pegamento productos de madera reciclada para crear madera de obra mediante técnicas de ingeniería podría reducir la materia prima necesaria para la construcción, pero ¿vale la pena colocar un producto que se quema y colapsa más rápidamente durante un incendio?
Ha sido interesante, como estudiante de ingeniería de protección contra incendios, presenciar las discusiones sobre los materiales de construcción livianos diseñados mediante técnicas de ingeniería. Reconociendo el peligro que acarrea este tipo de construcción, la ciudad de Derby, en Connecticut, recientemente ha aprobado una nueva ordenanza requiriendo el uso de etiquetas adhesivas reflexivas en el exterior de todos los nuevos edificios construidos con madera de obra desarrollada mediante técnicas de ingeniería. Las etiquetas adhesivas advierten a los bomberos sobre la construcción del edificio antes de que ingresen al mismo, y el fundamento de esto es que conocer cómo se construye un edificio y con qué materiales, podría potencialmente salvarles la vida.
Un sistema similar de advertencia se utiliza en Nueva York para la construcción con cabriadas. La División Estatal de Nueva York de Administración y Cumplimiento de Códigos requiere que todos los edificios comerciales e industriales cuenten con un cartel de advertencia para los bomberos si el edificio se construyó con cabriadas. Considero que las etiquetas adhesivas y los carteles son buenas soluciones rápidas, pero con el gran número de edificios construidos en la actualidad con cabriadas y madera de obra liviana, también considero que se necesita más que apenas un cartel para proteger a los bomberos y a las personas que viven y trabajan en tales edificios. Muchas otras alternativas han sido estudiadas para reducir el riesgo asociado a estos materiales, incluido el uso de yeso para recubrir los materiales desarrollados mediante ingeniería, e instalar rociadores. Mi esperanza radica en que continuemos explorando nuevos modos de reducir el riesgo de incendio de estos materiales de construcción.
Otra de las tecnologías verdes que me preocupan es la de los paneles fotovoltaicos (PV), comúnmente conocidos como paneles solares. Aprendí mucho sobre estos paneles en mis proyectos en el WPI, donde el programa se enfoca en el aprendizaje basado en proyectos prácticos. Para un proyecto, pasé siete semanas en Boston estudiando la viabilidad de instalar paneles solares en 10 edificios públicos. Luego pasé tres términos diseñando una estructura verde residencial, que incluía la instalación de un panel PV. Mi lado consciente del medio ambiente quiere que fomente el uso de estos paneles, ya que reducen el uso de la energía, pero mi lado consciente de la protección contra incendios no me lo permite. Una cuestión relativa al PV es que no puede cerrarse de manera completa. Los paneles PV crean corriente eléctrica a partir de la energía del sol, y esta recorre luego los cables conectados a inversores y a cajas de desconexión diseñadas por seguridad. La energía de la caja de desconexión hacia el edificio puede ser cortada fácilmente, pero la energía del panel solar hacia la caja no puede cortarse del todo. Cuando el sol se pone, los paneles pueden continuar proporcionando corriente eléctrica. Los bomberos necesitan estar al tanto de la corriente eléctrica viva que podría estar presente al abordar techos con sistemas de paneles PV.
Los bomberos ya han encontrado dificultades en los sistemas de PV en California. En abril, un gran sistema de PV se vio envuelto en un incendio de azotea en una tienda Target. Los bomberos llegaron a la escena para encontrar una hilera completa de nueve paneles solares envueltos en llamas. Extinguir el fuego, lo que fue hecho cuidadosamente, podría haber sido fatal dada la corriente eléctrica viva producida por los paneles, conducida a través del conducto, y almacenada en el inversor. Para peor, el servicio de bomberos no podía desconectar de manera segura el sistema de paneles solares. Fue preciso llamar a un contratista eléctrico a la escena para desconectar cada uno de los 56 fusibles dentro del tablero. Con este evento en mente, espero que los ingenieros de protección contra incendios, bomberos y fabricantes de sistemas de PV, puedan considerar los peligros relacionados con estos paneles y concebir nuevos modos de evitarlos.
Otro ítem muy popular en el mercado de la ecología son los autos de consumo eficiente que utilizan combustibles alternativos o motores híbridos. Constituyen una manera fantástica de ahorrar dinero y reducir las emisiones. Sin embargo, los automóviles propulsados por combustibles alternativos o motores híbridos crean nuevos problemas de incendio que les son propios. Para comenzar, los bomberos no pueden fácilmente diferenciar qué tipo de combustible o batería encontrarán bajo el casco de un auto en llamas. Combustible y baterías de alto riesgo podrían tornarse peligrosos para los bomberos sin el entrenamiento adecuado. Si los bomberos no están familiarizados con los vehículos híbridos, podrían incluso tener dificultades para saber si están funcionando, dado que algunos son tan silenciosos; conozco alguien que fue casi atropellado por un híbrido pues no lo escuchó venir.
Los bomberos necesitan entrenamiento adecuado en esta área. Este verano, me entusiasmó escuchar sobre una gran oportunidad para la industria de la protección contra incendios para iniciar este tipo de entrenamiento. Mediante un esfuerzo conjunto con otras organizaciones relacionadas, a la NFPA le fue recientemente concedido un subsidio de $4.4 millones de dólares, del Departamento de Energía de los Estados Unidos, para “desarrollar e implementar una conciencia comprehensiva y un programa de entrenamiento de respuesta a emergencias para los 1.2 millones de miembros del servicio de incendios, para prepararse para su rol en la infraestructura de seguridad para la vasta implementación de vehículos de avanzada impulsados con electricidad”. Siento que esta iniciativa no podría haber llegado en un momento mejor, dado que estos autos se están volviendo tan populares.
Se me ha ocurrido que, en los 18 años que he estado estudiando, mis profesores en realidad no me estaban enseñando cómo memorizar cosas tales como ecuaciones diferenciales de modo de poder pasar un examen. Ellos me enseñaron cómo solucionar problemas y cómo aprender. Creo que lo mejor que estoy haciendo en estos momentos como estudiante, es aprender sobre los riesgos de incendio e identificar problemas. Espero algún día trabajar en una empresa que también esté interesada en estudiar estos problemas relacionados con la ecología y encontrar soluciones a estas cuestiones. Sigo convencida que participar del movimiento ecológico ayudará absolutamente a sostener nuestro medio ambiente —sí, eventualmente aprendí a escribirlo correctamente— e intento utilizar mi sentido de la ecología todos los días. Igualmente estoy convencida que es clave que todas las prácticas y tecnologías verdes estén debidamente abordadas teniendo en cuenta el enfoque de la seguridad.
Espero que mi generación de ingenieros de protección contra incendios pueda tener un amplio conocimiento sobre el creciente número de alternativas verdes y que pueda darse cuenta de que con las nuevas tecnologías aparecen nuevos riesgos. Hasta que se encuentren las soluciones, aprender sobre esos riesgos y aumentar la conciencia sobre ellos son grandes metas tanto para mí como para la industria de la protección contra incendios.


Tracy Golinveau es estudiante del programa de maestría de ingeniería de Protección contra Incendios en el Worcester Polytechnic Institute de Worcester, Massachusetts.

Compartir:

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter
Suscripción al Boletín

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies