Los pro de la preparación para incendios forestales

Google Play

Apple Store

 

Incendios Forestales

Los pro de la preparación para incendios forestales

Por Angelo Verzoni

042

El coordinador de preparación para incendios forestales del Condado de Missoula, Montana, nos cuenta sobre su rol, proyectos recientes y de las equivocaciones que generalmente comenten las personas en la preparación para un incendio forestal

Entrevista realizada y editada por Angelo Verzoni

Un incendio forestal puede causar estragos en una comunidad. No hay quizá mejor ejemplo que el incendio de Camp Fire, que azotó a Paradise y otras ciudades del norte de California en noviembre de 2018, y en el que murieron 86 personas y 11,000 viviendas fueron arrasadas. De acuerdo con las cifras publicadas por el Washington Post, se registraron cuatro víctimas fatales más en el incendio de Camp Fire, respecto de la cifra de muertes ocurridas por causa del Huracán Harvey, un huracán de categoría 4 que asoló la costa de Texas en agosto de 2017.

A pesar de ello, en muchas ciudades, condados y estados de todo el país, la preparación para incendios forestales no está a cargo de los mismos funcionarios de manejo de emergencias que intervienen en la preparación, respuesta y recuperación ante eventos como huracanes, inundaciones y tornados. En lugar de ello, un incendio forestal es con mayor frecuencia visto como un asunto del servicio de bomberos o de la administración de tierras. "Al parecer, son muy pocas las oficinas de manejo de emergencias, estatales o locales, que se involucran en incendios forestales de manera significativa", dice Michele Steinberg, director de la División Incendios Forestales de NFPA.

No obstante ello, un incendio forestal comparte más similitudes con un desastre natural que un incendio de estructura. Al mismo tiempo, sin embargo, no es tan predecible como, digamos, un huracán que se rastrea en una dirección prevista por la costa, y los incendios forestales pueden tener una duración mucho mayor. Es por eso que se argumenta que un incendio forestal es el evento más complejo que afrontan los profesionales de la seguridad pública. Y a medida que continúa el calentamiento del planeta, los expertos pronostican que también aumentará la frecuencia y severidad de los incendios forestales. En un informe emblemático publicado en octubre de 2018, el Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático advirtió que incluso si se cumplen las más ambiciosas metas del cambio climático, el riesgo mundial de incendios forestales se mantiene alto.

Coincidentemente, octubre de 2018 fue también el mes en que Max Rebholz comenzó a trabajar como coordinador de preparación para incendios forestales en el Condado de Missoula, Montana—un cargo con sede en la Oficina de Manejo de Emergencias del condado y creado debido a la peculiar y compleja naturaleza de un incendio forestal. "Fue el primer cargo de su clase creado en el Condado de Missoula", dice Rebholz, quien previamente estuvo al frente de un equipo de control de la vegetación en el Bosque Nacional de Gallatin y que se desempeñó en actividades de respuesta a derrames de petróleo en el noroeste del Pacífico.

Con los incendios forestales y sus impactos forzando cada vez más su camino hacia el frente de la psique de la nación, se prevé que cargos como el de Rebholz se volverán más habituales. NFPA Journal recientemente habló con el nativo de Wisconsin de 26 años de edad sobre la singularidad de su rol, qué ha estado haciendo después de un año y medio en la tarea y cuáles considera que son las concepciones erróneas principales de la preparación para incendios forestales.

La mayoría de las jurisdicciones no tienen un coordinador exclusivo de preparación para incendios forestales, ni nunca las iniciativas para la preparación de incendios forestales han sido llevadas a cabo por organismos de manejo de emergencias. ¿Por qué las cosas son diferentes en el Condado de Missoula?

Creo que la razón de este rol se debe a que los incendios forestales y las experiencias de la gente con incendios forestales están muy arraigadas en las mentes de los residentes del Condado de Missoula. Era necesario contar con un cargo de dedicación exclusiva, especialmente después de la serie de incendios forestales que tuvimos en 2017. En general, los cuerpos de bomberos y el personal responsable del manejo de emergencia están sobrecargados o realmente no tienen la capacidad de centrarse plenamente en la preparación para incendios forestales. Los miembros de la comunidad tienen muchas dudas, y quieren hacer lo que puedan para estar mejor preparados e involucrados. Por eso tiene sentido contar con un rol específico como este.

Es interesante que diga que los incendios forestales están "arraigados en las mentes" de las personas del Condado de Missoula, porque yo creo que muchas personas no piensan en Montana cuando piensan en incendios forestales. Piensan en lugares como California o Australia.

Entiendo, pero el oeste de Montana y el este de Idaho siempre han tenido un legado de incendios forestales. En el Gran incendio de 1910 se quemaron 3 millones de acres en Idaho, Montana y Washington. Actualmente, Montana está en el percentil 86 de probabilidad de incendio forestal, lo que es más alto que en Arizona, e Idaho generalmente tiene la más alta probabilidad de incendios forestales en el país. Así que hemos experimentado muchos efectos de incendios forestales en el Condado de Missoula.

Mencionó algunos de los incendios forestales ocurridos en 2017. ¿Podría ampliar esa información?

Aquí, la mayoría de los incendios forestales son de poca magnitud; el 97 por ciento de ellos son de menos de 10 acres. Pero el año 2017 fue una excepción. Vimos cómo se quemaban más de 230,000 acres en el Condado de Missoula solamente, que tiene una superficie de aproximadamente un tercio del tamaño de Rhode Island. Y durante los meses de julio, agosto y septiembre, en algunas ciudades del Condado de Missoula la calidad del aire era peor que la de muchas ciudades con alta polución, como Beijing, China. No es eso lo que uno imaginaría cuando piensa en el aire de Montana.

¿Cómo es un día en la vida de un coordinador de preparación para incendios forestales en el Condado de Missoula?

Mayormente trabajo con los propietarios de tierras del condado para asegurarme de que sepan cómo prepararse para un incendio forestal. Esto incluye llevar a cabo evaluaciones individuales del riesgo de incendio forestal, visitar sus propiedades y explicarles de manera pormenorizada conceptos como la zona de ignición de la vivienda. Si tienen tierras arboladas, se les enseña qué recursos hay disponibles para contribuir a contrarrestar algunos costos de los trabajos de mitigación, como raleo forestal o quemas prescritas. También trabajo con agencias de seguros y oficinas inmobiliarias y organizaciones sin fines de lucro para garantizar que sus clientes sepan cómo prepararse de la mejor manera para un incendio forestal. Y finalmente, debido a que mi puesto está en realidad conjuntamente financiado por el Servicio Forestal y el Departamento de Recursos Naturales y Conservación de Montana, trabajo en la coordinación de proyectos de la agencia de administración de tierras.

¿Hay algún proyecto en el que ha trabajado del que se sienta particularmente orgulloso?

Absolutamente. Uno de los proyectos de mayor envergadura fue la creación de un nuevo programa de mitigación para residentes de todo el condado que estén dentro del límite de separación entre un incendio forestal y un incendio urbano (wildland/urban interface o WUI) del Condado de Missoula. Se llama Programa de zona de ignición de viviendas del Condado de Missoula. Se trata de una iniciativa conjunta entre la organización sin fines de lucro United Way, del Condado de Missoula y los Cuerpos de Conservación de Montana. Las dotaciones realizan tareas como la quita de vegetación combustible adyacente a estructuras, limpieza de canaletas y creación de zonas no combustibles alrededor de las estructuras. Harán raleos forestales e instalarán pantallas debajo de las áreas de cubiertas, si fuera necesario. Intentan, básicamente, mitigar la mayor cantidad de vulnerabilidades que puedan.

¿Se reúne con los miembros de la comunidad reticentes a sus propuestas o que simplemente no las comprenden?

Seguro. A veces, visito a un propietario de tierras y se muestra preocupado creyendo que voy a decirle: "Tiene que cortar todos los árboles". No es ese el caso. Es difícil cambiar ese relato. Las personas quieren centrarse estrictamente en su situación forestal o en la vegetación, pero le decimos: "Contemplaremos eso, pero no es ese el objetivo primario aquí. Necesitamos primero focalizarnos en su vivienda—los primeros cinco pies, luego continuaremos la tarea afuera". Cambiar ese relato es una carga, pero está comenzando a suceder con más educación y con trabajos de divulgación.

¿Hay algún proyecto futuro que anhele en particular?

Sí, tenemos una organización local de agentes inmobiliarios llamada Organización de Agentes Inmobiliarios de Missoula. Normalmente celebran un evento llamado Desfile de visitas guiadas a viviendas (Parade of Homes Tours), donde se muestran diseños arquitectónicos o técnicas de paisajismo exclusivos. Este año el foco se pondrá en las construcciones resistentes a la ignición.

¿La pandemia del COVID-19 ha afectado su trabajo de alguna manera?

Los últimos meses, con mi puesto en la Oficina de Manejo de Emergencias, fue como si todas las manos se hubieran puesto a la obra para contribuir a la respuesta. De modo que mi rol cambió ligeramente. Pero ahora, más que nunca, creo que es definitivamente importante que la responsabilidad sea de cada uno de los propietarios de la comunidad de hacer lo que puedan para estar mejor preparados y tener una mayor de concientización de sus propias condiciones locales.

Al observar cómo otras áreas están abordando la seguridad contra incendios forestales, ¿hay algo que lo desconcierte?

Cuando se observa el riesgo de incendio forestal en la cartografía del paisaje, no se muestra con precisión la vulnerabilidad de las estructuras. Nosotros, como seres humanos solamente queremos continuamente desincorporar a los humanos como parte del paisaje natural. Pero creo que si no incorporamos a las viviendas como parte del paisaje, estamos perdiendo una parte sustancial del riesgo. Entiendo que la evaluación del potencial de ignición de cada estructura requeriría una enorme cantidad de datos, tal vez algunos datos intrusivos, pero no creo que estemos representando el riesgo de incendio forestal de manera fidedigna en las comunidades, a menos que incorporemos el potencial de ignición de la estructura en lugar de sólo focalizarnos en el potencial de quemado de la vegetación.

¿De que manera NFPA lo ha ayudado al asumir las demandas de este rol?

Visito con frecuencia el sitio web de NFPA y creo que el programa Firewise USA® le otorga a las comunidades estatus y reconocimiento. Le da a las personas un sentido de orgullo y concientización de que viven en un entorno propenso a incendios y que tienen la obligación de mantener un estatus Firewise. Categóricamente alentamos a las comunidades en procura de ese logro. Durante la pandemia del coronavirus, enviamos un kit de herramientas para la evaluación de viviendas virtual y que incluía un enlace a los recursos de NFPA.

Compartir:

Nosotros

 

Quiénes Somos

 

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

 

 

 

 

Hemos actualizado nuestra política de privacidad, que incluye como son recolectados, usados y compartidos sus datos personales. Al usar este sitio, usted acepta esta política y el uso de cookies