Perseguidos por las llamas
      Olvido su clave?  

 

NFPA Noticias

"Perseguidos por las llamas

Por Angelo Verzoni

Al acercarse el 75° aniversario del incendio del Cocoanut Grove, un proyecto de investigación en curso procura revelar el motivo del rápido avance del fuego

Por Angelo Verzoni

En las semanas posteriores al 28 de noviembre de 1942, en el que ocurrió el incendio del Cocoanut Grove, y en el que murieron 492 personas que estaban en el interior del selecto club nocturno de Boston, los sobrevivientes describieron a los investigadores el terror que vivieron mientras las llamas parecían perseguirlos.

“Mientras subíamos las escaleras, el fuego se propagó por todo el cielorraso y nos seguía”, Leroy S. Marks de Boston contó a los investigadores, según los registros difundidos al público por el Departamento de Policía de Boston en 2012. En un relato similar, Roland Sousa de Salem contó: “Nos dirigimos hacia las escaleras, [y] las llamas estaban en mis talones y se arrastraban a nuestro alrededor y se propagaban, luego se inició el humo”.

La llamarada comenzó en el Salón Melody del club, ubicado en el sótano del edificio, corrió luego por unos tramos de las escaleras y en todo el primer piso —una distancia de aproximadamente 225 pies— en solo cinco minutos. El interrogante acerca de qué fue lo que hizo que se moviera a tanta velocidad ha permanecido sin respuesta durante casi 75 años.

Pero un proyecto conjunto, actualmente llevado a cabo por la Fundación de Investigación en Protección contra Incendios o FPRF y el Instituto Politécnico de Worcester o WPI, puede contribuir a que historiadores e ingenieros en protección contra incendios tengan una comprensión más cabal de algunos de los aspectos más desconcertantes del comportamiento del fuego.

El proyecto les da a quienes asisten al curso de modelización de incendios de WPI la oportunidad de aplicar modernas técnicas de modelización del fuego al incendio ocurrido década atrás. “Un profundo debate sobre este incendio con los alumnos nos ha permitido un mejor entendimiento acerca del modo en que el fuego se propagó de un extremo del edificio al otro”, dijo Casey Grant, director ejecutivo de FPRF. “Fue un incendio muy rápido”.

El proyecto concede a los alumnos dos semanas para el estudio del incendio del Cocoanut Grove y para que apliquen al incidente modernas técnicas de modelización, como la dinámica de fluidos computacional, según Nicholas Dembsey, quien instruye sobre modelización del fuego en WPI y cuyos alumnos participan en el proyecto. “Es un excelente caso para emplear con los alumnos”, declaró Dembsey a NFPA Journal. “Muchas veces, cuando se intenta aplicar la modelización del fuego, al leerse los informes sobre la investigación de un incendio, se observa que es mucha la información faltante. En este caso, está bien documentado y tiene ciertas características únicas y eso permite que los alumnos aprendan más sobre modelización del fuego”.

Grant y Dembsey disertarán sobre el incendio y el proyecto de FPRF-WPI durante una sesión de capacitación en la Conferencia y Exposición.

Dembsey contó que  en los dos primeros años del proyecto, durante  el 2014 y 2015, los alumnos tenían la tarea de determinar cuán grande y cuán intenso fue el calor del incendio para propagarse tan rápido como lo hizo. Este año dijo,  se les solicitó a los alumnos que hicieran lo mismo, pero que además introdujeran cambios en el edificio que podrían haber evitado la propagación del fuego (El proyecto se interrumpió en 2016.) A pesar del valor de los tres años de investigación de los alumnos, todavía no hay una respuesta definitiva que explique el motivo por el que el fuego se propagó tan rápidamente.

Aunque encontrar un motivo no es necesariamente la meta principal del proyecto, dijo Grant, si es  su propósito principal servir como una oportunidad de aprendizaje y argumento persuasivo para los alumnos que están pensando en hacer la carrera de  ingeniería en protección contra incendios. Además, encontrar una respuesta a ese interrogante podría ni siquiera ser posible. “No sé si alguna vez resolveremos el misterio del incendio del Cocoanut Grove”, sostuvo Grant. “Pero este proyecto les da a los alumnos la oportunidad de aprender y aplicar al incendio técnicas que no estaban disponibles en 1942”.

Un incendio que “desafió a la lógica”

Grant profundizó por primera vez en el incendio del Cocoanut Grove en 1991, cuando escribió un artículo en NFPA Journal antes del 50° aniversario del incendio. Cuando entrevistaba a los sobrevivientes, un bombero, un militar y un médico de la sala de emergencias que trató a los heridos, quedaba impactado por tantos detalles que corroboraban la rápida propagación del incendio. “Esta cosa se desplazaba con tanta rapidez en las primeras etapas, dramáticamente rápido”, dijo Grant. “Desafió toda lógica”.

Su comportamiento también fue inusual en otros aspectos. A diferencia de lo ocurrido en el incendio del club nocturno Station de Rhode Island en 2003, donde esencialmente todo y todos los que estaban atrapados en el interior quedaron incinerados por el incendio de tan rápida propagación y de tan extremo un calor, en el incendio del Cocoanut Grove quedaron combustibles como muebles de madera y árboles palmeras que no se quemaron. “De hecho, gran parte de los géneros, del ratán y del bambú del Salón Melody y de los laterales y muros más bajos de la escalera desde la que se salía de allí no sufrieron ninguna quemadura y lo mismo ocurrió con la alfombra de la escalera, al contrario de lo que habitualmente se observa en un incendio”, escribió el entonces Comisario del Cuerpo de Bomberos de Boston, William Arthur Reilly en su informe sobre el incendio.

Reilly también describió la rápida propagación del incendio. “Cuando aparecieron las llamas en el vestíbulo del piso a nivel de la calle se lo describió como una “bola de fuego” que se desplazaba a gran velocidad debajo del cielorraso”, expresó. Grant explicó que si bien no se ha descartado ninguna teoría sobre la rápida propagación del fuego, hay una que ha ganado mayor adhesión en los últimos años. La teoría sugiere que una fuga de cloruro de metilo, un refrigerante inflamable que se usaba en el club en ese momento, podría haber causado la rápida propagación del incendio. Debido a que los Estados Unidos habían entrado en la Segunda Guerra Mundial menos de un año antes, escaseaban los refrigerantes de clorofluorocarbono no inflamables, como Freón, por lo que en el club se usaba cloruro de metilo en su lugar.

Pero hay una brecha en esta teoría, dijo Grant. El cloruro de metilo es casi tres veces más pesado que el aire, de manera que si hubiera habido una fuga, ¿por qué no se hundió hasta el suelo? El incendio, por otro lado, fue descrito por los testigos como propagándose en lugares altos, como el cielorraso y en la parte superior de los árboles palmeras decorativos del club.

Incluso la causa del incendio se menciona como “desconocida” en el informe de Reilly. Las teorías sobre la ignición incluyen fallas en el cableado, ignición accidental provocada por la cerilla encendida por un ayudante de mozos y algunas otras. Cualquiera sea la causa, no es esa la principal inquietud de los investigadores hoy, entre ellos los alumnos del WPI, ya que lecciones más valiosas pueden aprenderse tratando de establecer por qué el fuego se comportó de la manera que lo hizo, dijo Grant.

Una de las pocas cosas obvias sobre el incendio del Cocoanut Grove es el motivo que provocó la muerte de tantas personas. El club estaba abarrotado, con cerca de 1,000 personas en la noche del incendio y, como contó Grant, “todas las vías que conducían hacia afuera del lugar tenían algo funcionalmente incorrecto”. La entrada y salida principal, por ejemplo, era una puerta giratoria. Como fueron cientos las personas que corrían para salir del club, el área de la puerta se congestionó. Muchos de los cuerpos fueron más tarde recuperados en esa ubicación.

El incendio tuvo un prolongado impacto, no solamente en Boston, también en el resto del país. Los códigos de edificación fueron reformados, especialmente con respecto a áreas de salida, materiales combustibles, iluminación de emergencia y rociadores automáticos. Muchas jurisdicciones comenzaron a clasificar a los clubes nocturnos como ocupaciones para reuniones públicas. También se introdujeron cambios en el ámbito médico como resultado de la tragedia. El tratamiento de las quemaduras se modificó del doloroso e ineficaz método de pigmentación a la práctica de vendajes con gasas, y se hicieron avances en la transfusión de sangre, en el manejo de la respiración y en el tratamiento de infecciones. Para acceder a más información sobre el legado de este incendio, visite cocoanutgrovefire.org.

Cocoanut Grove sigue siendo el incendio de un club nocturno con la mayor cantidad de víctimas fatales de la historia de los Estados Unidos.

RÁPIDO Y FURIOSO

Un plano elaborado poco después del incendio del Cocoanut Grove de 1942 muestra una vista en corte de la planta baja del club, con los recorridos de la propagación del fuego agregados por NFPA Journal. El círculo verde en la parte inferior central muestra el lugar del sótano, en el Salón Melody, donde se cree que se inició el fuego, resultante, posiblemente, de una cerilla arrojada en la maceta de una planta decorativa. El incendio se propagó por el salón antes de subir las escaleras de la parte inferior derecha y avanzó rápidamente por un gran sector del nivel principal. La única entrada del club era una puerta giratoria que pronto quedó abarrotada cuando los clientes intentaban salir del edificio. En el incendio murieron 492 personas.

perseguidos por las llamas 02

Compartir:

Más Noticias

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter