El sistema está quebrado
      Olvido su clave?  

 

NFPA Noticias

"El sistema está quebrado

Por

Por qué el incendio mortal de Londres y otros eventos en casa y el extranjero requieren una llamada mundial de acción.

En junio, los medios estaban consumidos por las secuelas de incendio de la Torre Grenfell en Londres, donde 79 personas perdieron la vida. Noticias periodísticas nos han contado acerca de la inflamabilidad del revestimiento exterior, la falta de rociadores de incendio y la noción de “protección en sitio” entre otros temas. En sí misma, es una tragedia espantosa. En combinación con otros eventos recientes, emergen algunas tendencias perturbadoras que podrían complicar la seguridad contra incendios por décadas.

Por ejemplo, en menos de un año hemos visto a 36 personas fallecer en el incendio de Ghost Ship en Oakland, un antiguo depósito utilizado como vivienda y espacio de entretenimiento. El incendio planteó interrogantes sobre los permisos adecuados para su uso, aplicación del código, falta de alarmas de incendio y el rol de los ocupantes para comprender el impacto del entorno sobre su propia seguridad personal. Vimos un incendio en la fábrica de empaquetado en Bangladesh que dio muerte a 23 personas en un edificio con una protección contra incendios tristemente inadecuada. Fuimos testigos de un incendio forestal en Tennessee que quemó más de 17,000 acres de tierra y en el que murieron 14 personas, planteando interrogantes sobre planificación previa de la construcción en la interfaz urbana para soportar incendios forestales, la capacidad de los bomberos para responder ante un evento de esta magnitud y la concientización pública sobre esta creciente amenaza. Otro feroz incendio en Portugal se cobró las vidas de 62 personas, muchas de ellas quemadas en sus automóviles mientras intentaban huir, planteando interrogantes similares sobre la planificación y preparación. Vimos morir a una niña de seis años de edad en Connecticut cuando un incendio arrasó un hogar recientemente construido que, si hubiera sido construido cumpliendo con los códigos nacionales, hubiera contado con rociadores de incendio y posiblemente el resultado habría sido muy diferente.

Cada uno de estos incidentes es una tragedia individual. Todos juntos, describen un problema más extenso a nivel mundial que exige de acción. Si los observamos en conjunto, son un ejemplo colectivo de cómo, ya sea intencional o accidentalmente, se ha roto el sistema de protección y prevención contra incendios. Un sistema que la gente cree que existe y con el que cuentan para su propia seguridad. Un sistema que, a través de la complacencia, malas políticas colocando a la economía de la construcción por encima de la seguridad, ha defraudado a su público.

¿Dónde nos equivocamos? En cada uno de estos escenarios así como en muchos más no mencionados podemos señalar uno o más factores: uso de códigos y normas desactualizados; aceptación de una menor cantidad de requisitos de seguridad para ahorrar; ignorancia sobre las normas de referencia dentro del código; falta de educación sobre la aplicación de códigos y normas; menor implementación; desconocimiento público sobre los peligros del incendio

Cuando el gobierno y otras entidades no adoptan, o los diseñadores no utilizan las últimas versiones de los códigos y normas, se pierde el beneficio de la última tecnología, investigación y sabiduría colectiva relacionada con la seguridad contra incendios y la seguridad eléctrica y humana.

Cuando los hacedores de políticas deciden eliminar de los códigos las disposiciones sobre seguridad humana y protección de la propiedad, están sustituyendo políticas por requisitos técnicos que fueron determinados después de un gran aporte de todo el espectro de gente experta.

Cuando los usuarios no evalúan ni cumplen con las normas de referencia en el código, no están asegurando que se utilicen las prácticas y productos correctos en las situaciones adecuadas, aumentando la vulnerabilidad para que ocurra el desastre.

Cuando los profesionales involucrados en el diseño, instalación, aplicación y mantenimiento no se han mantenido actualizados en los últimos requisitos pueden terminar por aplicar productos de la forma inadecuada generando así resultados catastróficos.

Cuando las jurisdicciones, bajo presiones fiscales o que por falta de comprensión disminuyen sus esfuerzos por lograr la implementación de las normas, están poniendo en riesgo a las comunidades ya que se deterioran los edificios, cambia la posesión o el tipo de uso.

Y cuando el público da por hecho la seguridad y no recibe educación sobre los riesgos de incendio, sus acciones inadecuadas por falta de conocimiento pueden ponerlos en mayor peligro.

El sistema en el que el público confía para un manejo de la seguridad contra incendios está roto y la solución no se encuentra en una sola respuesta. Se necesitará de un enfoque del sistema para solucionarlo. En NFPA, estamos concentrados en mirar el sistema entero y trabajar con todos los involucrados para llenar las brechas.

Tal vez no podamos evitar cada tragedia, pero al volver a comprometernos y promover un sistema completo de prevención, protección y educación contra incendios, estamos ayudando a salvar vidas y reducir las pérdidas. Esa es la historia que debería protagonizar las noticias del día.

Compartir:

Más Noticias

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter