Acción Civil
      Olvido su clave?  

 

NFPA Noticias

"Acción Civil

Por Angelo Verzoni
Tras violentas protestas ocurridas en todo el país, los jefes de bomberos metropolitanos respaldan los procedimientos para ayudar a los cuerpos de bomberos a mejor abordar incidentes de disturbios civiles.
 

Por Angelo Verzoni

El 20 de septiembre, Jon Hannan, jefe de bomberos en Charlotte, Carolina del Norte, se encontraba en ese momento visitando las instalaciones de NFPA en Massachusetts para asistir al Foro de Incendios Urbanos, o UFF anual cuando recibió un llamado informándole al respecto de disturbios ocurriendo en su ciudad. Keith Lamont Scott, un hombre de raza negra de 43 años de edad, había recibido en aquel mismo momento, un disparo mortal de parte de un oficial de policía de Charlotte.

La muerte de Scott preocupó a Hannan, ya que habiendo servido como jefe de bomberos en Charlotte, la ciudad más grande del estado, durante casi nueve años, sabía el incidente intensificaría la tensión entre los cuerpos policiales y la comunidad afroamericana de la ciudad, posiblemente generando violentas protestas como había ocurrido en eventos similares en otras ciudades. El hecho lo preocupaba; ya que además del hecho de haber matado a un ciudadano se sumaba que era otro más de una serie de tiroteos fatales a hombres de raza negra que estaban ocurriendo en toda la nación, por parte de la policía.

Parte del desafío de Hannan fue que, encontrándose él en el foro anual UFF – en el que coincidentemente se abordaba la temática de cómo deben responder los bomberos ante incidentes de disturbios civiles – necesitó él encontrar la mejor manera posible para manejar la situación a distancia.

Los socorristas en Charlotte no tuvieron mucho tiempo para preparase. Según The Charlotte Observer, esa misma noche, solo algunas horas después del tiroteo, comenzaron las protestas que pronto se tornaron violentas; 16 oficiales de policía sufrieron lesiones en enfrentamientos con manifestantes. Se registraron reportes de manifestantes que arrojaron piedras, botellas y conos viales de cruces, dañando además vehículos atascados en el embotellamiento de la Carretera Interestatal 85. A la mañana siguiente, ante la ausencia de señales que indicaran más calma por parte de los manifestantes, Hannan partió de Boston en el primer vuelo a Charlotte. "Sentí que tenía que estar en mi puesto de trabajo ante un evento de semejante seriedad", dijo.

Las noches de violencia de Charlotte ilustraron la urgencia con la que los cuerpos de bomberos y otros socorristas manejaron las situaciones de disturbios civiles, que se producen cuando los manifestantes y otros grupos de personas se tornan violentos y destructivos, planteando un riesgo para ellos mismos y para la comunidad. Seguacute;n Russ Sanders, secretario ejecutivo de IAFC/NFPA, Asociación de Jefes de Bomberos Metropolitanos, el grupo de bomberos que coordina el UFF, en el pasado, los cuerpos de bomberos trabajaban desde sus propias políticas con respecto a disturbios civiles o se manejaban sin ningún procedimiento formal para responder ante tales situaciones. Pero gracias a dos nuevos documentos de descripción de la situación, firmados por los líderes de los bomberos urbanos que asistieron al UFF, los cuerpos de bomberos en todo el país cuentan ahora con los recursos necesarios para utilizar en caso de requerir asistencia y formular una respuesta ante situaciones de disturbios civiles. "Ahora podemos trabajar todos utilizando la misma partitura musical, por decirlo de algún modo", dijo Sanders. "Creo que es un gran paso en la dirección correcta".

Relaciones, capacitación y comunicación

El primer documento es un informe oficial que aborda la respuesta de los bomberos ante disturbios civiles, detalla los antecedentes detrás de los eventos de disturbios civiles con la participación de los bomberos y las medidas que pueden tomar para estar mejor preparados para estos eventos; medidas tales como mantener una relación positiva con los miembros de la comunidad y además el modo en que deben trabajar los bomberos con los cuerpos policiales tanto antes y durante los eventos de disturbios civiles. El segundo documento, un procedimiento operativo estándar o SOP (Standard Operating Procedure) para los cuerpos de bomberos brinda detalles sobre cómo dar una respuesta segura en eventos de disturbios civiles; desde la manera de cómo definir la composición y el propósito de los grupos de socorristas en la primera línea, hasta la descripción del procedimiento para abandonar la estación de bomberos, en caso de que fuera necesario.

Los documentos son esencialmente productos generados según lo aprendido por los líderes de los bomberos urbanos; a partir de lo que funciona mejor y no menos importante, lo que no funciona. Por ejemplo, dijo Sanders, algunos SOP prohibían que los bomberos utilicen escaleras de mano para subir a las ventanas o a los techos de los edificios en lo que se conocen como "zonas calientes" de protesta, o áreas de intensos disturbios. Ahora, según los nuevos documentos, se permite tal uso de escaleras de mano si se debe realizar un rescate.

Protesta, disturbios, desorden

Algunos de los temas cubiertos en el informe oficial sobre disturbios civiles y el procedimiento operativo estándar abordados en el Foro de Incendios Urbanos incluyen:

Relaciones con la comunidad

Respuesta conjunta del cuerpo policial

Comunicación y coordinación con el cuerpo policial

Estructura de comando

Capacitación

Protección de la fuerza

Responsabilidad del personal

Instalaciones

Vehículos

Coordinación entre organismos

Financiamiento y logística

Inteligencia y medios sociales

Movilización

Operaciones de respuesta

Ayuda mutua

"Si se debe realizar un rescate, es posible que haya que correr el riesgo y trepar al edificio por una escalera y quizás también extender líneas interiores", dijo Sanders, agregando que esto es algo que los bomberos hacen con naturalidad. "Es simplemente un tema de sentido común. Ningún cuerpo de bomberos se alejará si hay una persona colgando de una ventana en el segundo piso. Intentarán rescatarla."

La participación de los bomberos en situaciones de disturbios civiles no es algo nuevo. Según un informe oficial, en Benton Harbor, Michigan, en el año 2003 los amotinados incendiaron 21 edificios, voltearon autos, y arrojaron piedras y ladrillos a los socorristas que intentaban apaciguar el conflicto. Otro ejemplo, sucedió en San Bernardino, California, en el año 2006, en el que se incendiaron contenedores, se rompieron comercios, y se dañaron negocios y vehículos cuando una multitud de más de 1000 personas que salía de un festival de punk-rock tomó las calles, abogando por la superioridad de la raza blanca. Como un bombero nuevo en la década de los 60 Sanders recuerda haber dado respuesta a situaciones similares; aquella década de los sesenta fueron años testigos de innumerables protestas, algunas violentas, asociadas con la guerra en Vietnam, el movimiento de derechos civiles, y otros levantamientos sociales.

Pero con el aumento de disturbios civiles en años recientes, generados principalmente por fatales tiroteos policiales, Sanders dijo que es ahora el momento de presionar para la creación de normas sobre la respuesta de los bomberos a estas situaciones. "El tema de los disturbios civiles fue abordado con naturalidad en el UFF porque habíamos atravesado los incidentes de Ferguson y Baltimore", dijo, refiriéndose a los incidentes de protestas generalizadas y la violencia desatada por las muertes de hombres de raza negra en manos de la policía. Según el informe oficial, tan sólo en Baltimore, las protestas en toda la ciudad implicaron 150 incendios de vehículos y 60 incendios estructurales. La Dra. Lori Moore-Merrell, asistente del presidente general de la Asociación Internacional de Bomberos, redactó el informe oficial y el SOP junto con Sanders e hizo eco de su opinión con respecto al carácter oportuno de estos documentos. "Muchos de estos cuerpos (urbanos) no contaban con un procedimiento operativo estándar aplicable para responder ante disturbios civiles o tenían una política muy anticuada", dijo en una entrevista en octubre con NFPA Journal. "Por eso decidimos… que necesitábamos realizar este debate e identificar algo relevante del momento actual".

accioncivil2 escenacallejera

ESCENA CALLEJERA
Manifestantes se encuentran con la policía en Charlotte, Carolina de Norte, en septiembre.

Cuando se le pidió que identifique parte de los puntos de referencia más importantes de los documentos, entre otros temas, Moore-Merrell señaló las secciones del informe oficial que subrayan la importancia de que el cuerpo de bomberos construya una relación sólida con la comunidad y de la capacitación para dar respuesta en eventos de disturbios civiles junto con el cuerpo policial y otros organismos de socorristas. "Eso es una gran parte del asunto", dijo. "Hay que comprometerse y comunicarse con el cuerpo policial".

Para algunos cuerpos de bomberos, el informe oficial y el SOP sirvieron como una afirmación de los procedimientos que ya habían estado siguiendo. En el caso de Hannan, el Cuerpo de Bomberos de Charlotte o CFD cuenta con políticas aplicables que reflejan aquellas establecidas en los documentos del UFF. "Nuestro cuerpo de bomberos pone mucho empeño para mantenerse actualizado en sus políticas", dijo Hannan. "Creo que las políticas actuales ya están bastante bien alineadas con todo lo que se planteó en el UFF".

Cuando se calmaron las aguas después de los dos días de protestas en Charlotte, montones de edificios y vehículos quedaron dañados y decenas de funcionarios de la policía y miembros de la Guarda Nacional quedaron con lesiones. Un manifestante falleció después de recibir un disparo en un altercado en el que no participó el cuerpo policial. La participación de los bomberos en el evento fue mínima; según Hannan, el rol del CFD estuvo limitado a la extinción de un incendio de un bote de residuos y a atender lesiones menores de los funcionarios de policía y civiles. En líneas generales, Hannan dijo que estaba "muy conforme" con el modo en que los socorristas de Charlotte manejaron la situación. Planea estudiar el informe oficial de los Jefes de Bomberos Metropolitanos y el SOP para ver cómo se podrían mejorar o actualizar las políticas de su departamento.

Moore-Merrell les dio el mismo consejo a todos los cuerpos de bomberos: "incluso si pareciera improbable que se genere un disturbio civil en sus comunidades, no esperen que algo ocurra para leer sobre el tema, ya será tarde", dijo. "Alentamos a todos a leerlos de antemano, pensarlos y aplicarlos localmente".

Compartir:

Más Noticias

Nosotros

Quiénes Somos

La National Fire Protection Association (NFPA) es la fuente de códigos y normas que gobiernan la industria de protección contra incendios y seguridad humana.

Suscripción al NFPA JLA
NFPA JLA E-Newsletter